Finalmente me anime a confrontar a mi vecina Andrea

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Mi nombre es miguel, en mi anterior relato conté como me había cogido a mi hermana Claudia.

Fue una experiencia de lo más excitante, pero lamentablemente habíamos sido descubiertos por mi vecina Andrea.

A partir de eso, volvimos a comportarnos como hermanos normales, con el miedo de que Andrea un día fuera a hablar con nuestros padres.😎😍

Andrea era casi nueva en el barrio, vivía hacia menos de tres años, a comparación de nosotros que vivíamos hacía más de 20, aun Claudia gateaba y yo iba a jardín.

Ahora Claudia pisaba los 20 y yo ya tenía 23 años, aun así, nunca habíamos tenido trato directo con Andrea, solo unos saludos ocasionales de vecinos.

Para empeorar las cosas, Claudia parecía estar más caliente que nunca, luego de pasar varias semanas sin coger, comenzó a mandarme fotos suyas en el baño, andaba con remeras sin sujetador o con vestidos sin ropa interior, el cual subía para mostrarme su hermoso culo firme, cuando mamá no estaba mirando.

Estaba a punto de enloquecer, cuando tomé valor y decidí ir a hablar con Andrea.

Andrea me hizo pasar y me ofreció una taza de café que acepte de forma educada, no parecía sorprendida de verme y parecía que incluso me esperaba.

Antes de que dijera nada, me confronto y me dijo que ya sabía porque estaba allí, y que hablara con total franqueza.

Le conté todo con lujos de detalles, mi depresión y como Claudia se había de cierta manera aprovechada de toda esa situación, incluso como me estaba provocando estos últimos días.

Andrea me miraba sin decir nada, al hablar note su voz algo agitada, parecía que buscaba las palabras más adecuadas para esta situación.

Note que los pezones se le habían erectado y se le marcaban a través de la ropa, y que más que agitada parecía excitada por lo que le había contado.

Lo primero que pensé fue que era algún tipo de fetichista del incesto, y que lo que había podido ver iba aún más allá de los videos porno con lo que solía masturbarse regularmente.

Para tranquilizar el ambiente, le pregunte si tenía algo para acompañar el café a lo que Andrea respondió que sí y se levantó de forma alegre a buscar en la despensa.

Al hacerlo termine de confirmar mi teoría, una pequeña aureola oscura cubría su calza gris a la altura de su parte intima, no estaba excitada, estaba chorreando flujo de la calentura.

Me acerque por atrás y le apoye mi miembro mientras le tomaba los pechos con ambas manos.

Así que te calentaste escuchando como me cogía a Claudia, no sabía que teníamos a una vecina tan puta viviendo al lado, de seguro te masturbaste varias veces después de vernos en acción.

Andrea no sabía cómo responder, quería decir algo, pero las palabras parecían que no salían de sus labios.

Estas equivocado, eso que haces con Claudia está mal, los Hermanos no deberían hacerlo.

Metí mi mano dentro de su calzón y sentí lo húmeda que estaba, eso transpiración no era.

Le empecé a colar los dedos mientras le susurraba al oído como Claudia me calentaba, como me metía la lengua y nos besábamos apasionadamente, como me mandaba sus fotos y me provocaba en la casa.

Los masajes que le hacía en el comedor mientras nuestros padres dormían, y como gemía cada vez que me acercaba disimuladamente a sus tetas o a su culo.

Andrea se limitaba a gemir y trataba de negar fuertemente lo que sentía, diciéndome que estaba equivocado, después de un buen rato se me ocurrió algo mejor.

Si admitís que sos una sucia pervertida, que le gusta el incesto, quizás podamos venir y dejarte ver como cogemos, hasta podrías participar.

Sentí unos fuertes espasmos y un líquido caliente y espeso recorriendo mis dedos, las piernas de Andrea temblaban y la fuerza pareció abandonar su cuerpo, quedando arrodillada en frente mío.

Esas palabras le habían provocado un enorme orgasmo y su cara la delataba, era la cara de una perra caliente esperando por su macho.

Saqué mi verga y se la mostré, estaba totalmente erecta y mojada por los jugos pre seminales.

Esta verga estuvo en el interior de Claudia, mi hermana, y se bañó con los jugos de ambos, ¿no te apetece metértela en la boca?, solo tenés que decirme lo que quiero oír.

Andrea estaba en su límite moral, no podía fingir por más tiempo.

Está bien, me encanta el incesto, me encanta fantasear con hermanos cruzando la línea y teniendo sexo, cuando los vi me calentó tanto que me masturbé viéndolos hasta que notaron que estaba ahí, ¿ya estas feliz ahora?

Agarré su cabeza y le metí la verga, con mi mano empujaba su nuca y la hice atragantarse, dominarla así me hacía calentar más.

La dejaba respirar y se la volvía a meter, notaba como Andrea disfrutaba ser sometida.

Sentía el gorgoteo de su saliva, el ruido de mi verga contra su garganta, se la saque y eyacule en su rostro, llenando su cara de semen caliente.

Andrea se incorporó y con uno de sus dedos quito un poco de semen de su cara y lo lamio de forma casi sensual, se la notaba satisfecha, como si se hubiese quitado un peso de encima, un secreto que no se atrevía a hablar con nadie.

Mi verga se volvió a parar al ver semejante escena y quise bajarle los pantalones, pero Andrea me detuvo en seco.

No, no, no habrá sexo aún, me prometiste algo antes, si queres cogerme vas a tener que venir con Claudia y mostrarme un poco más ese amor fraternal entre ustedes chiquito.

Andrea me despidió con un breve beso en la mejilla y partí para casa, esperando a que mis padres se duerman para poder hablar con Claudia, y ver de qué manera decirle lo que acababa de pasar esa tarde.

By: Afrodita 😂❤️

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236