Gays | 4.751 lecturas | 03:00

Fantasía y placer bisexual a los 50

A mi edad ya siendo un hombre maduro hetero con mi mujer que tiene unos años menos, 55 pero físicamente representa unos 40.

Rubia, físico atractivo, mujer con carita de chica inocente.

Le comenté que mi fantasía sexual era un trío hmh, que la amaba y quería hacerlo con ella.

El amigo íntimo tenía la experiencia que buscaba, porque asumió su rol de hembra y su ninfomania la transformó en una puta.

Y despertó el placer sexual que siempre rechaze en mi condición de hetero.

Como hombre me calentaba cuando nos mamaba, pero el descontrol sexual fue producto de su morbo femenino.

Hincada para mamarnos por turno, en un momento junto nuestros penes entre sus manos y empezó a masturbarnos.

Controle la reacción de apartarme, y fue un placer nuevo sentir la ereccion de otro pene que mi mujer iba metiendo en su boca, para verla como gozaba su primera doble mamada.

Les comento esta situación porque fue la razón de buscar nuevos placeres sexuales.

En una página de encuentros sexuales, respondí el aviso de un joven de 22 años que buscaba un sugar daddy para mamar.

Una tarde en que estaba solo acepto visitarme, confieso mi nerviosismo.

Porque soy un hombre maduro bien mantenido, canoso sin panza y al verlo era un gay afeminado, bonito, delgado con un culo parado.

Eres atractivo me dijo y esas palabras fueron la confianza que necesitaba para mi primera experiencia bisexual.

Nos recostados en mi cama a conversar y noto mi ereccion en mi entrepierna.

Quiero masturbarte, me dijo.

Nos desnudamos y me pidió que me sentará al borde de la cama.

Se hincó entre mis piernas, sus manos en mi pecho me empujaban hacia atrás.

Recuestate.

Sus manos recorrían desde mi pecho hasta mis muslos.

Sentí su lengua lamerme desde los testiculos hasta la punta de mi pene.

Levanté mi cabeza para ver lo que me hacía gozar. Una sensación nueva que nunca había experimentado.

Mi pene estaba duro y largo.

Un lolito como le decimos acá en Chile a los jóvenes de sobre los veinte años, con una mano me masturbaba y mire extasiado que cerraba sus ojos y abriendo su boca comenzó a mamarme y lera un doble placer, al mantener el ritmo de su mano con su boca que en ese momento retire con una mano.

Mámame

Le tomé del pelo y lentamente vi como mi pene se lo iba tragando.

Sentí que al rozar sus amígdalas se aparto para tomar aire.

Que lo tienes rico, papi.

Sentía que mi pene estaba largo y duro, sensible al roce de su lengua y paladar.

Mamame. Así me gusta.

La mitad de mi pene era la distancia entre sus amígdalas y su boca.

Que rico era hacerlo chupar y morder la mitad más sensible al tacto de su lengua sobre la cabeza de mi pene y empezó a tragarse mis jugos presemen.

Tragame entero…

Me relaje y comenzó a tragarme.

Mi pene estaba largo y grueso pero no erecto.

Respiro y sentí el roce de su garganta.

Deje de controlar mi calentura

Tragame entero…

Ninguna mujer me había hecho sexo oral total..

Mi pene erecto creció y me dio el placer de mi primera garganta profunda.

Así tragame entero, repetía mientras gozaba oír tus gemidos al empezar a gozar mi primera penetracion bucal.

Lo penetre unas 5 veces y al sacarlo respiraba.

Sentí subir mi semen por mis testículos….

Tragame y mis manos sostenían esa última penetracion y que exquisita era ese órgasmo oral que solo un hombre gay puede gozar.

Tenia mi pene duro, largo y grueso enterrado en su garganta.

Perdí el control y que rico era acabar dentro de su garganta.

Se aparto para respirar y al toser, de su garganta salía ese jugo blanco de saliva y semen.

Comenzó a tragarse ese jugo y empezó a mamarme ….. dos, tres y cada vez que me corría, sentía como se tragaba toda la leche hasta dejarme seco.

By: Peter 😊

Scroll al inicio