Cumpliendo la fantasía de mi suegra y aprovechando también a su yerna

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Después de la sabrosas vivencias con mi suegra y con mi cuñada, apenas habían transcurrido menos de una semana cuando a esos de las siete de la mañana repica mi celular, al percatarme del número que ingresa me doy cuenta de inmediato que la llamada viene de la casa de mis suegros.

Al responder escucho con claridad la voz de mi suegra, pidiéndome que si podía ir a su casa, lo cual acepté sin hacer preguntas. En menos de diez minutos ya estaba tocando el timbre de dicho hogar. Mi suegra abrió la puerta de manera rápida, sin perder tiempo me invitó a pasar, vestía con una bata para dormir, podía ver con facilidad que no llevaba ropa interior, ella se dirigió hacia la cocina, iba detrás y detallaba con minuciosidad su tremendo trasero. 😜

Como mencioné en el relato anterior, poseía unas nalgas grandes, algo caída por su edad, pero a mí me encendía de tal manera que no tardé en tener una buena erección, no hizo falta palabras, estaba totalmente claro el motivo de su llamada.

De espalda a mí preparaba desayuno, me ubiqué detrás de ella, la abrazaba, le acariciaba sus senos, lo cual respondía arqueando su cintura y restregando sus nalgas a contra mi pene bien erecto, subí su bata mientras besaba su cuello y magreaba sus tetas, bajé mi shorts y le hice sentir mis carnes contra su trasero. 😆

Mi suegra lo estaba disfrutando tanto que con las puras caricias había alcanzado un pequeño orgasmo, jadeaba y gemía con suavidad, mis manos bajan para tocar sutilmente su sexo y su culo, abro sus nalgas y contacto que ya se había untado lubricantes, no articulamos palabra alguna, sólo nos dejamos llevar por el momento, como si de una invitación se tratara separó sus nalgas, apunté mi miembro a la entrada de su ano, fui empujando con lentitud, hasta penetrarla por completo, acelero y voy aumentando el ritmo.

Los gemidos ya no son tan suaves, son más fuertes y con mayor intensidad, a mí suegra le encanta ser cogida como una perra, así estuvimos hasta que le llené el culo de leche, nos sentamos, ella encima de mí, permanecimos así por varios minutos, hasta que se levantó, me limpió, lo mismo hizo ella y me invitó a desayunar. 😍

Comimos en silencio, hasta que rompió el silencio, diciendo lo bastante que le había gustado, también agradeciendo el haberle realizado su fantasía. Pero que había algo más.

Quedé algo confundido, al interrogarla, respondió que en un momento saldría de mis dudas, primero que tuviese paciencia y segundo que confiara en ella. Pocos minutos después sonó el timbre, yo en mis cavilaciones no me percaté de la presencia de la esposa de mi cuñado, el último hijo que parió mi suegra, el último de los cuatro que tuvo.

La mamá de mi esposa interrumpe mis pensamientos

Todavía no entendía nada, sin medias tintas, fue directo al grano, dijo que su yerna estaba al tanto de lo que hacíamos ella y mi cuñada, en lo que la esposa de mi cuñado me hizo saber el motivo de su presencia, con palabras más palabras menos, quería ser sodomizada, su marido no le gustaba esa práctica, después de enterarse nuestra vivencias, ella también quería experimentar, conmigo sentía que no le era infiel a su esposo, también que la condición sería sólo sexo anal y oral, el vaginal lo reservaba para su cónyuge. 😎

La yerna de mi suegra era algo gordita y un poco más alta que yo, sólo conversando estaba con el pene como roca, no sé sí era el morbo o el tamaño de su trasero, subió su vestido y dejó al descubierto su gran culo, acariciaba con ganas, abría sus cachetes, un día mi lengua en su orto, para el tamaño de aquella mujer y las dimensiones de sus nalgas, poseía un ano bastante estrecho, en un principio el simple hecho de tratar introducir sólo un dedo parecía todo un reto.

Fui lubricando con el mismo aceite que había usado mi suegra, poco a poco fui trabajando ése hermoso trasero hasta que fue cediendo. 😁

Decidimos usar el cuarto de mi suegra, esa vieja puta siempre estuvo mirando y acompañándonos, la cuñada de mi esposa se colocó boca abajo en la cama, abrí sus nalgas, con la ayuda de mi suegra, no sin antes hacerme una buena mamada.

Al estar mi pene como una estaca me acomodé y con la punta de mi miembro en la entrada de su ano la fui penetrando, no está de más decir que entró fácilmente, sentía que apretaba con fuerza mi falo, ella gemía y decía que la partía, pero que sentía también un buen gusto, fui acelerando, los gemidos eran fuertes, mi suegra viendo lo que hacíamos se tocaba de manera lasciva.

Seguí penetrándola, subía y bajaba la intensidad, la puse en cuatro, bombeaba con fuerza, hasta que acabamos juntos. Con el culo lleno de leche, ella pedía que repetiríamos. 😆

Mi suegra agarró mi pene y lo llevó a su boca, limpió con ahínco, nuevamente hizo que se levantará, hice que ambas mujeres se colocaran en cuatro, las penetraba y alternaba entre mi suegra y su yerna, hasta que nuevamente les hice saber que me correría y dijeron que la querían en la cara, así fue.

Nos recompusimos, nos lavamos y nos prometimos repetir. 😎

By: El Conde

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236