Buscando departamento, asi conoci a Gabriela

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

BUSCANDO DEPARTAMENTO

Todo fue casualidad, digamos? el destino?

Lo cierto es que había decidido dejar la casa de mis padres, llegando a veinticinco años había conseguido una beca importante para terminar mis estudios terciarios y estaba buscando un departamento para alquilar, en la zona céntrica de la ciudad, preferentemente cerca de la universidad, para poder ir a pie, a lo sumo en bicicleta.

Además, quería ser independiente, tener mis horarios, mis responsabilidades, quería crecer y que nadie me dijera ya lo que debía hacer, lo que estaba bien y lo que estaba mal.

El problema es que no encontraba algo que encajara con mis pretensiones, soy un tanto berrinchuda digamos, y a todo suelo encontrarle una excusa, la ubicación, el tamaño, las terminaciones, el costo, y así se escapó el tiempo y se fueron cerrando los caminos, y fui agotando posibilidades.

Navegando en la web di con la página de ?Cerezo Bienes Raíces? un nombre que intuí decía más de lo que era, pero vi fotos de un par de alternativas que me parecieron potables, y los precios estaban a mi alcance.

Hice algunas consultas por mail, y un par de llamadas, hasta que me decidí a ir personalmente.

Al llegar comprobé lo que imaginaba, el nombre ?Cerezo Bienes Raíces? pretendía ser más de lo que realmente era, una modesta oficina que era tan pequeña como mi cuarto, donde se agolpaban torpemente dos escritorios modernos, en caños cromados con la superficie vidriada, con una pc de escritorio y una notebook, me recibieron sus dueños, comprendí de inmediato que eran pareja, aparentaban unos cincuenta años promedio, pero se veían muy bien conservados, él era alto, espigado, de cabellos entrecanos y encrespados, lucía un aro pequeño en una de sus orejas, perfectamente afeitado, camisa blanca, traje y zapatos lustrados, ella por su parte, mostraba su cabello rubio recogido, pude notar que eran teñidos, pequeños lentes de aumento, lucía un traje de falda pegada, muy sexi, incluso noté que le dibujaba un culo envidiablemente hermoso, con medias negras y zapatos tacos altos, realmente sabía vestirse y tenía un perfume dulzón que se me hacía exquisito.

Ella se presentó como Gabriela, y empezó a contarme sobre las opciones por las cuales yo había consultado, ella casi monologaba pero no pude evitar notar como el que asumí sería su esposo, no me quitaba los ojos de encima, de esa manera que miran los hombres que hasta llegan a incomodar, y honestamente me sentí seducida, sus ojos se iban una y otra vez a mis tetas, y es que bueno, tengo tetas grandes y llamativas, que puedo hacer? y no podía más que mirar de reojo cada tanto y sonreírme tontamente, me sentía acalorada por lo raro de la situación, porque su mujer estaba ahí, y la adrenalina del peligro me devoraba?

De pronto sonó su celular, y él se desentendió de nosotras, fue entonces cuando ella bajando la voz y acercándose un poco me dijo directamente

Disculpa, vi cómo te mira mi esposo, y vi cómo le sonríes, crees que debería preocuparme?

Lejos de intimidarme, me acerqué a ella, lo suficiente como para sentir su aliento, y mirándola directamente a los ojos disparé mientras me enrulaba los cabellos entre mis dedos

No, en verdad creo que el que debe preocuparse es el?

Ella se apartó instintivamente, sorprendida por mis palabras, y yo me morí de risa por dentro, es que no se, me sentí tan lesbiana al decir esas palabras…

Después de ese momento un tanto incómodo para ella y tan gracioso para mí, no hubo mucho más por ese día, solo combinar para visitar al día siguiente uno de los departamentos ofrecidos.

Así fue como volvimos a encontrarnos, esta vez al pie del edificio, nos saludamos cortésmente cruzando besos en nuestras mejillas y volví a percibir ese perfume embriagador que usaba, nuevamente lucia ese traje de oficina ajustado al cuerpo que tan bien le quedaba, con un culo envidiable, y un porte femenino digno de admiración, y no es que lo mío sean las mujeres, pero se reconocer cuando una mujer es sexi y atractiva.

Subimos por el ascensor, ella tenía unas carpetas en la mano, y leía detalles del apartamento con atención, pero mi mente estaba en otra cosa, yo solo miraba su falda y me moría de intriga por saber que lucía abajo, además, el nacimiento de sus pechos escapaba por el escote de la blanca camisa abotonada al frente, y en su respiración se hacía excitante observar la situación.

Llegamos, abrió la puerta y me hizo pasar, el departamento era amueblado, así que en un punto ella me pidió que nos sentáramos a hablar bien de cómo serían los pagos, garantías y todo eso, a todo esto, yo no podía dejar de verla a los ojos, fue divertido ponerla incomoda, sentí como se empezaba a molestar, su cuerpo la delataba…

Decidí entonces pasar al mismo sillón en el que ella estaba sentada, solo me senté junto a ella, solo para estar más cerca y mientras ella me seguía explicando un tanto nerviosa yo la paré de golpe y le pedí que me contara un poco de ella, de su vida.

Gabriela empezó a contarme de su familia, su esposo, y demás cosas, volví a interrumpirla, directamente fui al grano y le dije si nunca había estado con otra mujer, fue tan sexi notar como el color le subió por las mejillas y en ese momento se le comenzó a entrecortar la voz, me contestó que no y me preguntó si yo sí, a lo cual le contesté sonriendo que no, siempre me han gustado los hombres , pero la verdad se veía muy sexy y desde que la había conocido no podía pasar por alto el hermoso cuerpo que tenía, en especial ese culo?

En ese momento me acerqué más a ella y le di un beso en los labios, ella reculó evitando lo que yo proponía, pero en verdad no puede dejar eso así, es que se me hacía muy deseable, volví a la carga, y le volví a robar otro beso, sus labios con los míos, aproveché su confusión y con la mano la atraje a mi lado, cerrando distancias

Gabriela reaccionó y se apartó de mi lado, se incorporó y fue al sillón que estaba al frente, me dijo que ella no podía hacer eso, pero yo no aceptaría un ?no? se su parte, casi salté sobre su posición y me puse sobre ella, sobre sus piernas, como cabalgándola y la tomé fuerte por sus muñecas para que esta vez le costara más trabajo zafarse, que rico fue eso, era como estar cazando a mi presa, entonces le pregunté si no le parecía atractiva o qué diablos le pasaba?

Ella con una voz muy amable me dijo

Si, tenes un cuerpo hermoso, eres joven, pero? no te das cuenta? Podrías ser mi hija, de hecho, tienes su edad?

A lo que respondí jugando nuevamente con sus palabras, como ya lo había hecho en la oficina

Cierto, podría ser tu hija, pero sabes qué? No lo soy?

No le di tiempo a reaccionar y le planté otro beso, y esta vez, ella ya resignada fue receptiva y me respondió bajando las defensas. Sus manos entonces pasaron por mi espalda y las mías fueron a su nuca a tomarla para que no se despegue, nos dimos un beso muy rico, muy caliente, muy de fantasía loca con otra mujer, nuestras lenguas jugaron entre sí, ella estaba tan caliente como yo, entonces paré el beso y solo me quedé mirándola, sin decir palabra, como que el tiempo se congeló en ese momento, naufragué en la calma de sus enormes ojos verdes, ella respiró profundamente y se recostó sobre el sillón, yo tenía el control, sin quitarme de encima fui desabrochando cada uno de los botones de su camisa blanca hasta quitársela lentamente, dejándola solo en sostén, demasiado sexi?

Le di otro beso, muy profundo, después fui bajando por su cuello, en esos besos que me encantan, seguí más abajo, a su pecho hasta llegar a sus tetas, eran pequeñas y bonitas, solté el sostén y ya nada nos separó, comencé a chupar sus pezones, ahhhhh! que rico fue ver su cara de placer y yo poder hacerlo como en algún momento lo había hecho con los míos, cuando me masturbo en soledad, pasé mi lengua por cada uno de ellos delicadamente y no dejaba de mirarla directamente a los ojos, pero ella no podía sostenerme la mirada del placer que estaba sintiendo?

Comenzó a jadear, cada vez más fuerte, entonces paré nuevamente para quitarme mi blusa, mis pechos son enormes al lado de los suyos, solo estaba con un sostén armado que los hacía ver más grandes aun, le pregunté si le gustaba lo que veía, ella tenía sus ojos firmes en mis pechos, le dije que me los tocara, entonces ella tomó la iniciativa para desnudarlos por completo, fue tan rico? y más cuando se acercó y empezó a lamerme, era su turno, yo solo miraba como lo hacía, como me los comía, como pasaba su lengua por ellos, ahhhh! era tan excitante, sentirla como lo disfrutaba, sentir como me mojaba, mas y cada vez más

Retomé el control del juego, me puse de pie e hice que me acompañara, paradas frente a frente me paré en puntas de pie para alcanzarla y darle un terrible y profundo beso, ella estaba entregada, ya solo gemía?

Entonces empecé a bajar mis manos por su cuerpo, llegué a su culo, se veía tan grande y provocador, solté su falda, y lentamente la deslicé por sus caderas hasta dejarla caer al suelo, menuda sorpresa, pensé que tendría medias completas, pero en verdad usaba porta ligas, Dios, que sexi? además esos tacos altos, y una pequeña tanga enterrada entre sus nalgas, muy erótico?

La hice recular contra el sillón, le pedí que abriera sus piernas, me puse de rodillas y me acerqué lentamente, la besé poco a poco en el abdomen, bajando hasta llegar a donde comenzaba su tanga, que rico se veía?

Solo la miraba a los ojos al hacerlo, notaba como se agitaba su respiración, sintiendo como su cuerpo disfrutaba cada segundo… bajé más aún, comencé a besarla por encima de su tanga y noté cuan húmeda estaba, tan húmeda como yo, el saber que yo era la culpable de su vagina mojada solo hizo que me calentara más de lo que ya estaba, al fin hice a un lado la suave tela de su tanga, y solo me encontré con su conchita bien depilada ahhhhhh! Dios! que rico, toda mojada y caliente?

Pasé delicadamente mi lengua por si intimidad, por su clítoris y comence a hacerle un muy rico sexo oral, como me gusta que me lo hagan a mí, noté que mi boca se fue llenando con sus jugos, más lamía y más se mojaba, demasiado, y en todo momento no perdía el contacto visual con ella, noté que no podía con tanto placer, empezó a apretarse las tetas, ahhh! es muy rico, no la dejé llegar, subí a su boca y la besé profundamente para hacerle probar lo que yo estaba probando, para darle sus propios jugos, en un beso es bien rico, bien mojado?

Le pedí que terminara en mi boca, asi, como estaba de caliente quería que se corriera en mi boca, noté esa mirada cómplice, volví a bajar entre sus piernas y esta vez metí dos de mis dedos en su conchita, entraron con suma facilidad por lo mojada que estaba y eso me encantó, se veía tan mujer, tan caliente!… y moví mis dedos en su interior, cada vez más rápido, de la forma en que yo misma me masturbo, le seguí dando placer, pasando mi lengua por su clítoris, no podía resistirlo, de pronto llegaron los espasmos, los gemidos fueron gritos contenidos, tuvo un orgasmo riquísimo, no pudo controlar su cuerpo, seguí hasta verla terminar, hasta que no pudo más?

Gabriela entonces tomó el control de la situación, se acercó y me dijo

Querías jugar mocosa?

Me sonó riquísimo, volvió a besarme, con un fuerte beso lleno de pasión, me empujo sobre el sillón con calculada violencia, haciendo que yo perdiera el equilibrio pero sin golpearme, vino sobre mí, comenzó por mis labios, luego por mi cuello, pasó por mis pechos, llegó a mi abdomen, al fin a mi pollera, solo la levantó hasta mi cintura y ahí se quedó frente a mi tanga blanca, que dicho sea de paso estaba empapada y desbordada, sentía mis flujos que ya habían empezado a correr por el interior de mis piernas?

Ella solo empezó a acariciarme con sus dedos, eso era una eterna tortura, sabía que yo deseaba que ya lo hiciera, hasta que de una comenzó a pasar su lengua por mi conchita bien mojada, por mi clítoris y en ese momento sin decir más me penetro con sus dedos muy rico, devolviendo lo mismo que yo le había dado, eso era delicioso, sentir como lo hace una mujer, y ver como esa fantasía tan marcada que tenía poco a poco se cumplía, la forma en que besaba mi intimidad y me llenaba de placer, ahhhhhh! Y ya no pude aguantar, solo terminé en su boca, mi cuerpo no aguantó y comencé a moverme en forma incontrolada, ese orgasmo fue maravilloso…

Cuando termine, ella se acostó enseñándome su culo, fingiendo que era casual, pero ambas sabíamos de provocaciones, y?. Dios mío! era perfecto? con la tanga marcada por el bronceado sabía riquísimo…

Me pidió entonces que le sacara algunas fotos, así como estaba, era tan lindo verla así dispuesta y la idea de las fotos me excito más, tomé varias, y luego me pidió hacer lo mismo conmigo, así que hizo que me pusiera en cuatro solo para fotografiarme. Mientras ella me sacaba las fotos yo solo podía imaginar y mojarme, claro que yo no tengo ese culaso que ella se cargaba, pero era rico, muy rico?

De pronto cambió el juego, se sentó nuevamente y me arrastró sobre ella, me dejó haciendo equilibrio sobre sus piernas, culito para arriba, de esa forma que solían poner los padres a los niños para darles nalgadas por alguna travesura, entonces me dio una rico golpe con la palma de su mano en uno de mis cachetes y me dijo

Niña malcriada! Mira lo que me hiciste hacer?

Sonó tan lésbico? sentí humedecerme nuevamente?

Gabriela entonces empezó a recorrer mi piel con sus dedos, y se fue acercando lentamente a mi esfínter, cada vez mas cerca, cada vez mas sexi, me seguí mojando y empecé a gemir en deseo, porque me hacía desear, aprovechó el jugo de mi conchita para mojar sus dedos, y al fin lentamente coló un dedo y empezó a moverlo perversamente, luego probó con dos y siguió el juego, entonces me dijo

Vi como seducías a mi esposo, seguro que si mis dedos fueran su verga lo estarías disfrutando mucho, puta hermosa?

No respondí, no estaba pensando en su esposo, ni lo recordaba en ese momento, pero cuando ella lo menciono me supo rica la idea, pero claro, yo no sabía si ella iba en plan de juego o de reproche, así que solo esperé su próximo paso, al tiempo que ya sus dedos entraban y salían sin problemas, luego dijo

Vamos puta, quiero que te imagines que es mi esposo el que te hace el culo, quiero que te acabes pensando en que el te lo está haciendo, perra?

Al notar sus intenciones me relajé, y me dispuse a disfrutar, pasé mi mano entre mis piernas solo para tocar mi botoncito que estaba enorme por la excitación, ella seguía con el juego de palabras y eso solo aumentaba mi calor?

Sabes que rica verga que tiene, no imaginas? como me gustaría ver como te lo llena de leche? imaginas?

Ahh!!! por qué diablos hacía eso conmigo?

Qué putita resultase… si vieras como tienes el culito abierto, te estoy metiendo tres dedos y ni cuenta te has dado?

No había forma de resistirse, realmente no me había dado cuenta de que me estaba metiendo tres dedos, me vine de golpe, mezcla de placer físico con placer mental por imaginar lo que ella proponía?.

Al recobrar la cordura, estaba demasiado excitada aun, entonces le pedí que se acostara en el sillón, me subí nuevamente sobre ella y comencé a besarla otra vez en esa boca tan rica y caliente, su lengua y la mía eran una sola, puse mis tetas a la altura de su cara y ella comenzó a lamerme los pezones, me encantaba como lo hacía… ya estaba muy caliente así que cruce mis piernas con las suyas de manera de pegar mi conchita a la suya, eso era tan caliente, tan porno, tan rico, esa mujer me volvía loca, su madurez, su atención y su experiencia, tal vez la que jugó su juego siempre fue ella, no sé, pero era riquísimo…

Comencé a moverme lento al principio, las dos nos veíamos a los ojos, eso era lo más excitante, las dos tan calientes, empecé a acelerar el movimiento, acercándome a ella, su sexo íntimo y el mío, rozando y mojándonos, una de la otra más rápido cada vez los gemidos inundaron la habitación hasta que las dos terminamos en un perfecto y compartido orgasmo…

Suficiente, era suficiente para ambas, comenzamos a vestirnos en silencio, nuestras prendas estaban esparcidas por doquier, Gabriela tomo un cigarro de su cartera, lo encendió y fue hacia uno de los ventanales del departamento, se quedó mirando por la ventana, encerrada en sus pensamientos, me sentí extraña, mis ojos recibían como una postal la imagen de una mujer solitaria, a la distancia, y esa postal nada tenía que ver con lo que acababa de ocurrir, para mi había sido cumplir una fantasía, siempre había querido compartir un juego entre mujeres, pero ella?

Le pregunté mientras me acomodaba el cabello

Estás bien?

Gabriela giró y vino a mi lado, como recordando que yo estaba presente, me miró fijo a los ojos y me dijo

Voy a confiarte un secreto, un secreto que nadie sabe y confío que no saldrá de tu boca?

Yo solo asentí con la mirada, y esperé expectante

Alguna vez tuve tu edad, antes de mis hijas, antes de mi esposo? alguna vez estudiaba y tenía compañeras y una chica llamada Sandra fue mucho más que una compañera? compartimos más que estudios, llevamos adelante una relación oculta de pareja, imagina treinta años atrás lo que la sociedad opinaba de dos mujeres haciendo el amor, y como hacíamos el amor!!!!. Vivimos casi dos años de amor clandestino, oculto, prohibido? fue genial mientras duró?

Ella apagó el cigarro y como de la nada cambió de tema, como volviendo a cerrar esa puerta que la conectaba al pasado, y retomó el tema del alquiler, el motivo verdadero por el que estábamos en ese lugar, yo no dije más, no quise indagar, no correspondía?

Y fue así como alquilé ese lugar, creo que en verdad me decidí por los recuerdos que me traen, cada día al mirar los sillones recuerdo esa mañana con Gabi?

La veo una vez al mes, cuando paso a pagar la mensualidad, es inevitable que nuestras miradas se crucen y se nos escapen risas cómplices, su marido mira sin entender, que puede entender? debe pensar que estamos locas?

Si eres mayor de edad me gustaría saber tu opinión sobre este relato. Puedes escribirme con título ?BUSCANDO DEPARTAMENTO? a [email protected]

Compartir en tu redes !!
dulces.placeres
dulces.placeres
Relatos: 171