Al estar cogiendo luis y yo con mi esposa, otro amigo nos estaba espiando

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Han pasado como dos semanas que mi amigo Luis coge con a mi esposa por fin pude hablar con Gaby acerca de lo ocurrido, me dijo;

¡Papi!… Me siento muy puta por coger con los dos al mismo tiempo, tengo mucha pena con nuestro amigo Luis, pues también me cogió por mi colita.🤣😘

Le comenté; para nada no tienes por qué apenarte, si las cosas sucedieron así es porque teníamos ganas los tres, Luis y yo disfrutamos mucho con esa cogida doble que nos disté… Jejeje. Fue maravillosa según comentario de Luis, pues me llama casi todos los días para ver cómo estamos, pues quiere más.

Me hablo Luis para invitarme una copa, nos citamos en una cantina que está a la vuelta de mi casa para no tener que manejar con copas, empezamos a platicar de todo y de nada, después de cómo tres tragos cada uno, se nos empezó a aflojar la boca, empezamos a comentar la última vez con mari, Luis me comentaba:

Uff, que forma de coger de tu esposa, nunca imaginé que ¡tuviéramos sexo los tres al mismo tiempo!! (y yo menos) es el mejor sexo que he tenido en toda mi vida, que mujer tienes es maravillosa e increíble qué forma de cogernos tan rica, su panocha tiene “perrito” es única… Uff y que nalgas tan sabrosas tiene.

Le pedí; ya no sigas alabando a mi esposa, que ya me paraste la verga. ¿no te estarás enamorando de mari?…  Me respondió:

No para nada, es que nunca había estado con una mujer así de buena, con tantos atributos sexuales, con el debido respeto tu mujer es una máquina de placer en la cama, y siempre una gran dama, por eso estoy tan apantallado con ustedes; sabes que los quiero mucho con un cariño fraternal. Le contesté; pues si cabrón, pero ya cometiste incesto y soltamos una carcajada.

Luego pedimos más tragos y seguimos platicando, me confesó he cortado a todas mis viejas desde la noche que me cogí a tu esposa, porque con ustedes no hay problema, son estables y mari coge mejor que todas mis viejas juntas, no tengo que usar condón y sé que mari solo coge por placer, no por amor estoy feliz con ustedes, pero no la jodan; vamos a coger más seguido, ya no aguanto más, me la tengo que jalar a diario en honor a tu esposa, si no se puede en tu casa vamos a mi departamento cuando quieran.

Pagamos la cuenta y salimos de la cantina, el coche de Luis que estaba estacionado enfrente de mi casa y me insistía; dime cuando va a ser la próxima vez?  Al calor de las copas le respondí; ahora?. Pero no hagas ruido, entramos en silencio hasta a la recamara, mi esposa estaba dormida solo había una pequeña luz encendida, cerramos la puerta y Luis destapo lentamente las cobijas, se quedó contemplando a mi mujer que tenía un pequeño baby doll color azul levantado a su cintura y unas pantaletas bikini que medio cubrían sus nalgas, mi amigo quedó extasiado viéndola y se sobaba su pija por arriba de sus pantalones.

En eso mari despierta con un gran sobresalto asustada y nos dice en voz muy baja pero enérgica; ¡que hacen aquí, largo!!…

Nos salimos corriendo de la recamara y nos fuimos a la cocina a servimos un trago, a los pocos minutos llego mari y nos reprendió:

Miren que borrachera traen los dos no les da vergüenza lo que hicieron, están los chicos en casa que tal si se dan cuenta, te lo voy a decir de una vez, tu hijo el mayor cada vez que tenemos “relaciones” se acerca a nuestra puerta para escucharnos lo he sorprendido dos veces, imagínate si además oye a Luis? Pero no te enojes suplicaba él, yo no hago ruido me quedo calladito y yaa, es que no aguanto más, solo quería verte compadécete de mí?

Les voy a preparar algo de cenar para que se les baje la papalina que traen. Mari con una sonrisa nos comentó: viendo a este pobre hombre como está que les parece una ?Fiesta? Para mañana sábado por que hablaron mis papas que llevarían a los chicos al circo y luego se quedarían a dormir en su casa. A Luis le brillaban los ojos tenía una sonrisa de oreja a oreja besaba la mano de mari. Bueno yo traigo todo para la fiesta no compren nada, a qué hora nos vemos a las ocho dijo mari ok.

Al día siguiente me desperté con una cruda pavorosa y con la verga bien parada le pregunté a mari si nos podíamos echar un tirito, me dijo; espera a la noche, se me hizo el día largo, los chicos se fueron con los abuelos eran las seis y media de la tarde, mari se metió a bañar, se estaba poniendo un conjunto de lencería (victoria secret ) que estaba para matar en color negro, en eso suena el timbre y yo pensé que era mi amigo el “calenturas” que se había adelantado, pero no.

Resulta que era nuestra comadre patricia que por cierto venia guapísima con vestido escotado, las tetas se veían impresionantes pues calza del 36e. Me pregunto; ¿van a salir a algún lado? Le respondí que Luis nos había invitado al cine, para ver si se iba.

¿Los puedo acompañar?… Le exclamé; ¡por supuesto!

Nuestros planes se venían abajo irremediablemente: a los pocos minutos sonó el timbre de nuevo, me apuré a abrir para contarle a Luis lo que pasaba y esconder en su coche todo lo que traía, se puso la encabronada de su vida, entró a la casa y le dijo a mari que si ya nos íbamos. Paty le pregunto si podía ir con nosotros, Luis le contesto que solo había podido conseguir tres boletos y que las localidades estaban agotadas.

Mari dijo que no fuéramos al cine que regresáramos los boletos y que compráramos algo de beber y de cenar, paty respondió; no se molesten voy a casa de mi hermana, les llamo luego para ver si nos juntamos. Luis nos pidió que ya nos fuéramos pues se hacía tarde y que la dejáramos en casa de la hermana.

Una vez que dejamos a paty, mari nos regañó por malos. Luis dijo vamos a mi departamento para que no nos moleste nadie, tú sabes que lo comparto con nuestro amigo juan que es piloto aviador comercial, y hace como dos meses que no viene, ahora vive con su familia en monterrey, y cuando viene siempre me avisa antes para que lo deje a solas para tirarse a alguna azafata, pues tienen hotel pagado por la compañía aérea, pero lo hace en el departamento para que no los vean sus compañeros de tripulación.

Llegamos al departamento de mi amigo y preparamos unas cubas de ron las cuales nos tomamos rápido, servimos la siguiente ronda más cargaditas en lo que se enfriaban las botellas de asti spumanti. Luis puso música suave y empezamos a bailar los tres juntos haciendo un sándwich con mi esposa, sentía el suave movimiento de sus nalgas en mi pinga, acariciaba sus pechos desabrochando su blusa mientras Luis pegaba su verga bien parada al chipote de la pelvis de mi señora.

Luis con una mano le desabrochaba la falda y acariciaba las nalgas de mi mujer rozando mi palo que estaba a mil, se besaban trenzando sus lenguas, la blusa y la falda de mari desaparecieron quedando con un mini sujetador de media copa en el cual se podían apreciar parte de sus aureolas rosas que contrastaban con el color negro del sujetador, sus nalgas desbordaban de su tanga, se veían respingonas y sonrosadas, medias negras con liguero y zapatos altos, se veía impresionante.

Seguíamos bailando, ella giraba a veces de frente a mí con unos besos profundos y tiernos, mi amigo por detrás le desabrocho su sujetador, pegaba sus pezones súper duros a mi pecho, Luis no perdía el tiempo acariciando y estrujando sus nalgas y empezó a bajar su tanga al piso y así hincado le besaba, mordía y chupaba su culito, mi esposa gemía suavemente me daba unos besos de fuego, en eso ella se flexiona hacía adelante para desabrochar mi pantalón y darle más acceso a Luis para que le mamara su coñito, mi amigo no desaprovechaba estaba pegado mamando con todo la panocha de mi mujer sus bigotes desaparecían en el coño, mientras mari me estaba mamando la verga en una forma deliciosa, tuve que apartarme porque sentía que estaba próximo a venirme, aproveche para desvestirme y recuperar el aliento sentado en la sala viendo el show y saboreando mi trago.

A Luis le escurrían los jugos de mari por su boca se tiró en el piso para terminar de desvestirse, mi esposa seguía bailando y ¡ho sorpresa! Se había depilado su panocha y solo dejo una pequeña cantidad de pelitos en el comienzo de su raja se veía como actriz porno, solo con su ligero y medias, mi esposa se sentó de espaldas sobre mí y se fue metiendo poco a poco mi pija en su coñito sentía como sus músculos vaginales trabajaban me aprisionaban la verga, quedando de espaldas a mí y jugando de frente con el súper prepucio de la verga de mi amigo, pelando y tapando su verga, chupando unos líquidos transparentes que salían haciendo hebras hasta su boca.

Yo le pedí a Luis que se la cogiera porque estaba nuevamente a punto de venirme, a lo que el rápidamente la levanto y acomodó el estómago de mi mujer en el descansabrazos del sillón y se la empezó a meter muy despacio en posición de perrito pero parados, empezaron los gritos de mi amigo:

¡eres la reina que forma tan rica de coger!! ¡uff… Me estás mordiendo la verga me la tienes aprisionada!! Mari no dejaba de jadiar muy fuerte ¡haagghh que rico!! ¡Métela toda así síiii, así!!!

Le venían oleadas y oleadas de orgasmos, yo le quería tapar la boca con mi verga para que los vecinos no oyeran el concierto de gritos y jadeos, se movían como máquinas de coger, la sacaba casi toda y se la volvía a hundir hasta los huevos y gritaba:

¡Qué rico me estás ordeñando!! Luis se estaba viniendo dándole unos empujones tremendos hasta el fondo de su panocha, estrujando las nalgas de mi esposa con sus manos se las abría para tener mejor vista aprovechando para sobarle su culito, mari sollozaba y gritaba: ¡no la saques déjame ordeñarla toda!! ¡uff que rico papacito!! Aplicaba sus músculos vaginales. Luis se convulsionaba y aullaba, yo tome mi lugar a un lado de Luis y cuando se le bajo se salió y entre lo más rápido posible.

Mi esposa empezó a gritar nuevamente, la panocha estaba ardiendo e inundada de leche yo sentía el cosquilleo que me producía la leche de mi amigo, (me estaba aficionando a remover leche, y me gustaba) las contracciones del coño de mari me estaban enloqueciendo con unos orgasmos muy intensos que soltaba. Él tenía su verga en los labios de mi mujer, moje un dedo con esperma de Luis que escurría de la panochita, y se lo metí por su culito. Al mismo tiempo la estaba bombeando hasta el fondo con el dedo metido en su culito gracias a la posición en que se encontraba, nos empezamos a venir los dos como locos brotaban chorros y chorros de leche que le dejé bien adentro, cuando mari caminó al baño le escurría por sus muslos el semen de los dos llegaba a sus rodillas.

Luis estaba feliz, creo que hasta unas lágrimas se le salieron y me decía gracias los quiero mucho, estar con ustedes es lo mejor que me ha pasado, nos servimos otra ronda de cubas y nos sentamos en la sala a tomar, mari salió del baño totalmente desnuda y nos dijo: que bárbaros como aventaron leche, me dejaron las medias empapadas por eso mejor me las quité. Tomamos nuestros tragos y serví otra ronda más, nos sentamos en el mismo sillón con mi esposa sentada en las piernas de Luis que no dejaba de acariciarle todo, y empezamos a platicar de lo rica que fue la cogida de los tres al mismo tiempo de la vez anterior, Luis le preguntaba ¿te gustó mari?

Sí pero me dolió mi colita, fue mucho para ser la primera vez.

¿hoy nos vas a dar chance?

Pues si me lo hacen con cuidado sí

Nos empezamos a calentar de nuevo, Luis acariciaba suavemente los pezones y yo sobaba suavemente su rajita y sus pelitos sentía el palo de mi amigo pegado a la entrada del culito, mari comentó me estás haciendo cosquillitas en mi culito se movió y sacó la verga de mi amigo entre sus piernas nos pajeaba suavemente las vergas (una en cada mano) volteaba su rostro hacia mí y me besaba muy tierna, luego giraba hacia Luis y lo besaba muy suavemente.

Mari nos platicó de la sensación de tener dos vergas enterradas al mismo tiempo:

Es lo máximo del erotismo, el dolor tan fuerte que sentía en mi culito como se fue transformando en un placer indescriptible, la unión de tres cuerpos es la cosa más sublime y caliente que he vivido, me sentía como la actriz de las películas porno y eso me calentaba cada vez más? Siempre tengo muchos orgasmos, pero en ese momento eran interminables uno tras otro, lo único malo es que no me pude sentar bien en una semana pues me dolía mi colita que era virgen. Je, je, je.

En ese momento Luis y yo estábamos súper empalmados, mi esposa toma mi mano y la pone en el palo de Luis, me dice corre el pellejito de la verga se siente muy rico. Uff que razón tenía mari se sentía delicioso estar pajeando la verga de mi amigo nunca lo imagine, mi mujer besaba con lujuria la boca de mi amigo en lo que yo le hacía una riquísima puñeta. 

Nos fuimos a la recamara con la hielera tres copas y las dos botellas de asti, descorchamos una botella y brindamos por nuestra amistad en un cruzadito a fondo. Mari le pregunto a Luis si tenía aceite o vaselina. Creo que no?. ¿algo lubricante?

Pomada de vitacilina, pero la tengo en el refrigerador pues estaba muy aguada por el calor. Ve por ella le exclamé. Mari nos volteaba a ver con cara de asombro.

El regresó y la dejo en el buró, mi esposa se dedicó a mamar nuestras pijas en forma alternada, y cautivada por el prepucio de la verga de mi amigo lo pelaba todo y lo tapaba completamente, le sobraba un buen pedazo de pellejo me pone enfrente de Él, junta las puntas y me cubre mi capullo con el pellejo de Luis, son unas sensaciones increíbles el tener pegadas verga con verga mojadas con la lengua de una hermosa mujer que con su mano corría el prepucio de mi amigo destapándome y cubriendo de nuevo mi glande.

Luis se acostó en la cama mari se hincó a seguir lamiendo la pija y yo a mamar la pepita de mi mujer que estaba dura y de fuera, sentía un fuerte sabor a semen de los dos, yo nunca lo había probado estaba agridulce pero muy caliente, le mamaba más fuerte a mi esposa jadeaba, se retorcía de placer, la empuje hacia mi amigo, se sentó en la verga y pude ver muy de cerca como poco a poco desaparecía en el coño de mi mujer, tome la pomada con mis dedos y se la puse en su culito y me dijo está muy fría pero se siente muy rico, ponme más para que no me duela papi.  Le metía mi dedo lleno de pomada lo que sobraba se lo ponía a mi verga que parecía de cemento.

Levante a mari un poco, y suavemente se la fui clavando, mi esposa y Luis jadiaban y gritaban; ¡que rico se siente!! Mi amigo se empezó a mover lentamente, yo sentía su verga como corría dentro de mi esposa, tome su ritmo cuando el entraba yo salía era el extremo del placer, el morbo en su máxima expresión los tres estábamos en éxtasis, mari besaba con lujuria a mi amigo yo pellizcaba los pezones de los dos, los orgasmos y contracciones de mi esposa los sentía en mi palo.

En eso estábamos? Cuando siento una sombra a un costado, me quede petrificado de miedo?. De inmediato me desmonté de mari. ¡era juan!!… Sentí que me moría de vergüenza, nos dijo:

¡hola!! ¿cómo están?… A mari no le pregunto porque está buenísima. (el cabrón tenía un gran bulto en sus pantalones.) Los he estado viendo, y cogen de maravilla.

Mari estaba blanca del susto y apenadísima se sacó la verga de Luis, se quería cubrir, pero no atinaba con qué. Luis no podía hablar y tartamudeando justificaba; que solo es una fantasía de pareja, es la primera vez y recalcaba, ¡mari es toda una dama!! Fue culpa mía yo los induje.

Juan exclamó; ¡por mí no hay problema!, pero a mí no me van a dejar así mostrando su bulto, además si es una fantasía pues que mejor que sea entre los cuatro y será un absoluto secreto, pues yo conozco a todas sus amistades, y ustedes conocen a mi esposa es amiga de mari y no le van a decir nada ¿verdad?… Esto solo queda entre los cuatro ¿heee?

Está bien le contestamos; mi esposa nos volteaba a ver con cara de asombro como preguntando que debía de hacer. Juan se acariciaba su paquete por arriba del pantalón: entonces si te parece bien me vas a permitir hacerle el amor a tu esposa.

Le respondí apenado que por mí no había problema. Mi esposa se acostaba en la cama boca arriba cubriendo sus pechos con un brazo y su panocha con la otra mano, nos mandó una mirada de resignación. Mari apenada le decía a juan si mi marido está de acuerdo pues adelante pero no vayas a decir nada.

Juan se desvistió rápidamente mostrando una verga café pero con la cabeza gorda y rosa con una curvatura muy pronunciada parecía un plátano grueso pero mucho más curvo, juan es como tres años más grande que nosotros pero se conserva muy bien pues va al gimnasio por qué la vida de piloto es muy sedentaria, está delgado y fuerte sin más subió una pierna a la cama y le acercó su verga a la boca de mi esposa, mari sorprendida la tomó en su mano le pajeaba lentamente empezó a pasarle la lengua por su cabeza y a darle chupetes en la punta, pajeando muy lentamente.

Yo tenía mi verga como un malvavisco por el susto y la impresión, Luis estaba igual, pero con una cara de encabronado, pronto escuche a mi mujer jadiar con un sonido suave tenía su boca totalmente llena y se empezó a mover suavemente, juan cerraba sus ojos y acariciaba los pechos de mari. ¡mmmhhgg que rico mamas! Mientras le estrujaba una nalga, con la otra pellizcaba su pezón derecho, entonces juan giró a mi esposa y le acariciaba el coñito, me dijo; con tu permiso que me muero de ganas de meterle la verga a tu mujercita, siempre me gustaste mucho, pero estás mucho más buena de lo que imaginaba.

Se subió encima de ella y le quiso meter de golpe la cabezota, pero no podía, mi esposa le dijo con calma, despacio ella se la fue acomodando y lentamente desaparecía su glande entraba la mitad. Juan decía que apretada estás uff ¿qué tienes adentro?…  Mi mujer le dijo disfruta lo que te voy a hacer, y le aplico su mejor técnica de cogida le oprimía la verga con sus músculos y hacia movimientos cortos y rápidos y luego lo soltaba le decía que la sacara toda y se la metiera nuevamente, juan aullaba y mari gritaba ¡qué verga tan rica tienes!!! ¡haagghh papi me hace ver estrellitas!!

La siento como un gancho que me jala mis cositas por dentro, y ¡me toca otras partes nunca tocadas antes! ¡haagghh me estoy viniendo mucho!! Luis se veía más que encabronado y nada más nos volteábamos a ver los dos con cara de pendéjos. Mi esposa le dio otro tratamiento como solo ella sabe y los dos se convulsionaron se besaron y terminaron con un gran orgasmo mutuo hasta dejar a juan bien ordeñado.

Servimos unas copas de cava y juan brindo por mari la mujer más increíble del mundo y decía: me case ya grande, cogí con más de cien mujeres de todas las formas posibles y sigo echando mis canas al aire, pero nunca había sentido lo que mari me ha hecho sentir, lo tenemos que repetir ¿verdad?… Mari se veía radiante, feliz con una cara de puta, acostada en la cama desnuda escurriendo leche por su coñito rodeada por tres cabrones encuerados. Llenamos las copas de nuevo y brindaron por el afortunado esposo o sea yo, me sentí por primera vez con unos cuernos de reno canadiense.

Mari se fue a asear al baño mientras Luis y yo nos pusimos los calzones y servía otra ronda de vino espumoso, mari regresó con su falda y su blusa puesta, estábamos tomando y comentando el susto que nos pegó juan.

Juan comentaba que nos estaba observando desde que mi esposa nos estaba mamando el pito, y crean son mejores que una película porno además en vivo jajaja, pensé, esta mujer no se me va sin que yo le meta el pito?. Estuve esperando a que llegaran a su clímax, pero ya no aguanté más, para entonces ya me dolían los huevos de verlos.

En eso suena el celular de Luis y era paty?Le preguntaba a Luis que si ya salimos del cine. Luis le comentó que apenas salíamos del cine tapó la bocina del aparato y nos preguntó que le decíamos, mari le dijo que la invitara que porque ya eran muchas groserías que le habíamos hecho, y mi comadrita anda muy caliente y decidida a todo.

Luis le comentó que juan estaba en el departamento esperándonos y ya vamos para allá, ella respondió; entonces ¿los puedo ver ahí? Sí claro te esperamos.

Luis comentó y ahora que hacemos viene para acá? Pues primero vestirnos y ventilar tu departamento por que huele a pura leche, luego emborracharla, y si mari nos ayuda pues nos la cogemos.

Mi esposa sonrió con cara de traviesa, todos nos aseamos, peinamos y nos vestimos tomamos nuestros lugares en la sala. Pasaron como cuarenta minutos y nada no llegaba, pasó otra media hora y nada Luis le marca al celular contesta disculpándose estaba en un bar, al salir la abordó un galán para invitarle una copa y ella accedió, Luis le comentó que vamos a salir con juan a cenar.

Luis puso un cd. De música tropical juan sacó a bailar a mi esposa, ella movía sus nalgas en una forma muy cachonda, juan no le quitaba los ojos a mi esposa, Luis y yo platicábamos de lo ocurrido con juan y me comentaba; pinche abusivo el muy cabrón se la cogió, me da mucho coraje. Luis bailaba atrás no podía contener el morbo de ver a los dos cabrones con un bultote en sus pantalones, y la muy juguetona de mi mujer los besaba alternadamente y les pegaba las nalgas en el paquete.

Luis cambió la música por una propia para streep tease y le dijo a mari nos haces un streep tease, para deleitarnos con la mujer más sabrosa del mundo…  Luis la empezó a presentar como si fuera maestro de ceremonias de un cabaret, y con ustedes la nalgonik ii, Luis la puso de pie ella empezó a bailar lentamente, agachándose y mostrándonos sus tetas por el escote de su blusa, juan aplaudía yo le gritaba ¡mucha ropa!!.

Mi mujer ondulaba sus nalgas en una forma muy cachonda bailaba muy sensual. Juan grito ¡mucha ropa!! Lo segundamos Luis y yo, mari empezó a desabrochar su falda por la parte de atrás, le pidió a juan que desabrochara su blusa. Juan de inmediato lo hizo, entonces continuo mi esposa se quitó su blusa y retó a juan, para que le desabrochara el sostén, de inmediato brincó por la espalda de mi esposa dejo caer muy suavemente su sostén y quedó con sus tetas al aire que se las movía en círculos en las narices de juan que le daba de chupetes en los pezones.

Los tres gritábamos que era la reina, juan se empezó a desvestir cuando lo vio Luis de inmediato hizo lo mismo, juan le preguntaba a mi esposa como se atrevieron a dar este paso, mi esposa le explicaba, es que tu amigo cabrón me puso el cuerno y lo caché sentí que me moría pero él me decía que solo fue por hacer una travesura, que debería de hacer lo mismo para que me diera cuenta que no pasa nada solo es coger por coger, me aseguró que podía coger con quien yo quisiera para que me quitara de la mente la obsesión de que me engaño, pasó mucho tiempo hasta que el demonio de Luis invento un juego de cartas, como estaba muy borracha acabé cogiendo con el llevamos poco tiempo.

Mi esposa estaba sentada en el sillón largo con juan sentado a un lado, mi esposa mientras le platicaba le hacía una lenta paja a su curvada verga, Luis se fue a sentar junto a ella con su verga bien dura con su prepucio cerrado, mi esposa les confiaba que como es posible que haya tantos tipos de vergas, aquí hay tres tipos totalmente diferentes mientras mi esposa se inclinaba sobre juan y le daba una mamada profunda, con la otra mano le pelaba la verga a Luis para luego darle otra mamada de lujo luciendo su putería a los amigos.

Yo estaba de mesero del burdel sirviendo tragos a todos cuando mi esposa se pone de pie y con la voz más cachonda me pregunta ¿me puedo coger a juanito?… Claro que sí mi amor y a Luis también mira que cara de pendejo tiene, sin decir más mi esposa se hinca sobre juan y empieza a guiar su glande a su coñito con unos sentones con retorcida de nalgas la mitad de la verga ya estaba adentro, subió de nuevo y se dejó caer quedando toda la verga, enterrada en el coño de mi esposa, Luis tenía los ojos de plato viendo a centímetros la verga de juan totalmente encajada en el coño de mi mujer. Juan estaba como loco estrujando con fuerza las nalgas, mamando y mordiendo los pezones Luis despertó de la hipnosis salió corriendo por el tubo de vaselina se la aplicaba en el culito y en su verga, mi esposa casi saca toda la verga de juan para recibir la verga de Luis por el culo, de un ansioso empujón se la metió hasta los huevos, mi esposa gritó de placer con un fuerte orgasmo se veía la leche de mi esposa como corría por los huevos de juan, los tres se movían con todo, yo no aguanté más y le puse mi verga en la boca de mi mujer, me la mamaba como nunca de sabroso mi glande traspasaba su garganta y quedaba a centímetros de la boca de juan.

Todo eran jadeos mi mujer no dejaba de venirse las nalgas se le convulsionaban de lo intenso de sus orgasmos, Luis con voz ronca gritaba ¡ya me voy a correr! Le abría con fuerza las nalgas a mi mujer y le metía toda la verga, sus piernas le temblaban de la corrida que se estaba pegando, juan cuando sintió la corrida de Luis también gritaba le estrujaba las nalgas a mi esposa cuando le enterraba a fondo su plátano chueco, empezó a correrse me contagió y me empecé a correr en la garganta de mi mujer que sintió que se ahogaba con mi leche la sacó y le tocaron varios lechazos a juan en su nariz, mi esposa de inmediato le limpiaba las narices con su lengua y lo besaba con fuego pasando una buena cantidad de mi leche. 

Mi esposa corrió al baño a asearse, Luis nos pasaba servilletas para limpiarnos los jugos, nos medió vestimos y nos sentamos a la mesa a cenar unos ricos bocadillos que había comprado Luis con unas deliciosas cubas, juan de preguntón ¿cuánto tiempo llevan cogiendo? Luis le respondía casi nada, hoy es la tercera vez, pero que susto nos diste cabrón, si casi me da un infarto del susto que me pegaste, yo no me podía tapar estábamos acostados sobre la colcha y yo totalmente desnuda entre dos encuerados y tu viéndome con unos ojos que me taladraban la panocha, pinche juan tan cabrón.

Mari déjame decirte que he cogido con muchas mujeres pero ninguna es tan buena para coger como tú, estas buenísima que nalgas tan hermosas tienes, y ¡qué coño tienes!! Muy apretado con perrito mordelón delicioso, Luis entró a los comentarios: desde la primera vez que cogí con mari corte a todas las amiguitas que tenía, ninguna coge ni la mitad de sabroso como lo hace mari, había que usar condón, siempre hay el chantaje de no me ha bajado la regla, con ella no hay ningún problema además que los tríos son maravillosos, estas chupando alcohol con el amigo que quieres, la esposa no jode nada pues también se toma sus tragos y luego cogemos en trío.

Cuando juan entró al baño Luis se empezó a encabronar, que nos haya sorprendido cogiendo no le da ningún derecho de cogerse a mari, ese ojete no respeta ni a su madre, me da coraje que sea tan abusivo, ojalá que ya se    largue, cálmate Luis no te enojes le respondió mari bueno luego lo discutimos, nos servimos otro trago

Cuando juan sale del baño se viste y se despide de mi esposa con un gran beso, me pide mi dirección porque sabe dónde vivo pero no recordaba el número, él tenía vuelo en la tarde y casi eran las 5.30 a.m. Intercambiamos e mail. Le dice a Luis dame tu número de teléfono porqué extravié mi celular con tu número, por eso no te pude avisar que venía?. Qué bueno ¿verdad?… Nos dio un abrazo y se fue.

Luis me dijo llévate mi coche mañana me lo traes porque estoy muy cansado, nos vestimos pero nunca apareció la tanga de mari, el cabrón de juan seguro que se la llevó de recuerdo. Nos fuimos a descansar a nuestra casa.

Cuando nos acostamos le dije a mari, estuvo buena la fiesta, y por cierto que será de paty, no lo sé mañana le llamo.

El que no tiene madre es juan, ayer sonó el timbre de la casa, era un mensajero que traía un enorme arreglo floral y una caja muy elegante para mari, mi esposa abrió la caja y puso una cara de admiración tremenda, pues venían tres finísimas tangas preciosas con una nota que decía; ni con cien de estas podría reponer la tuya, que las tengo guardada como mi más preciado tesoro.

Hasta el fondo de la caja venía un sobre que tenía un viaje todo pagado por la compañía aérea donde trabaja juan, por 4 días en acapulco en uno de los hoteles más lujosos, con renta de un coche incluido y los boletos de avión para dos adultos y dos chicos.

By: Francisco ❤️😁

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236