Vacaciones en familia

📋 Lecturas: ️7638
⏰ Tiempo estimado de lectura: 15 min.

Mi tía, hermana de mi padre que vive con mi hermana, alquiló hace unos años una parcela para irnos de vacaciones. Nos fuimos mi hermana, mi cuñado, mi tía y yo.

Mi hermana se había comprado un bikini negro para las vacaciones, y se veía deliciosa con el puesto. Se le notaban sus deliciosos pezones en la tela con el frio del agua y su hermoso culito con las braguitas.

En la piscinas, con los juegos, yo le tocaba el culo y el coño, (os recuerdo que ya hemos follado varias veces), sin que mi cuñado se diese cuenta, y a veces ella me tocaba la polla, incluso metiendome la mano por el bañador.

Después de una mañana de juegos en la piscina, nos preparamos para almorzar. Después de almorzar, mi tía se fue a su habitación a dormir la siesta y mi cuñado hizo lo mismo. Yo me quedé ayudando a mi hermana a recoger la mesa y a fregar los platos. Cuando terminamos, yo fui a mi habitación a echarme un rato. Después de varias vueltas en la cama sin poder dormir, debido a la calor, me levanté y salí al salón.

Mi hermana estaba acostada en el sofá, aun con el bikini puesto, sobre una toalla, para no mojarlo. Se encontraba de lado,en posición fetal, cara al respaldo del sofá, con su delicioso y hermoso culo casi sobresaliendo del sofá. Me aseguré de que mi tía y mi cuñado estuviesen dormidos. Me acerqué a mi hermana y noté como roncaba.

Le empecé a tocar el culo. pasando mis manos por sus nalgas y tocándole el ojete. No me pude contener y bajándole el bikini, comencé a besarle las nalgas, poco a poco separándolas y jugando con mi lengua en su ojete, haciéndole un beso negro mientras metía mi mano por debajo para tocarle el coño y meter mi dedo corazón en su interior. Me bajé mi bañador y le rocé mi polla por su culo. Se movió y se colocó boca abajo, por lo que tenia su culo a mi disposición. Esta vez solo rocé mi polla hasta correrme en sus nalgas. Fui por una servilleta y la limpié.

Por la tarde, seguimos con los juegos en la piscina, la sobaba a fondo, incluso a veces le echaba a un lado el bikini y le rozaba mi polla, incluso llegamos a follar en la piscina, echando a un lado el bikini y penetrándola por el coño desde atrás mientras ella estaba apoyada en el borde de la piscina, pues mi cuñado estaba en la casa.

Después de los juegos en la piscina y la follada, salimos para descansar y tomar un aperitivo. Entre risas y bebidas, llegó la noche y nos dispusimos a cenar

Antes de cenar, nos duchamos para quitarnos el cloro de la piscina. Mi hermana se había puesto un camisón azul, de tirantas, que a penas cubría sus tetas, pues casi se les salia por las tirantas, y corto, por encima de las rodillas. Cuando habíamos terminado de cenar, nos quedamos un rato viendo la tele. Sobre las 12:00, nuestra tía se fue a dormir y nos quedamos mi hermana, mi cuñado y yo. Con disimulo no dejaba de mirar a mi hermana, y en un descuido, pues estaba sentada frente a mi, observé que llevaba un tanga bajo el camisón. (Cosa que descubrí mas tarde). Tuve que cruzar las piernas para disimular mi erección. Mi cuñado se fue a dormir sobre la 1:00, quedándonos mi hermana y yo solos.

Fuimos a la cocina para prepararnos unos cubatas, le sobé el culo por debajo del camisón, y así descubrí que llevaba el tanga. No se molestó, incluso le gustó, pues meneó su culo.

Después de ver un rato la tele, mi hermana se quedó dormida en el sofá del salón. Me acerqué a las habitaciones y mi tía y cuñado estaban dormidos. Me volví al salón y me quedé unos minutos observando a mi hermana dormida, boca abajo, en el sofá. Me acerqué y poco a poco, comencé a subirle el camisón, dejando su culo a la vista, solamente separando las nalgas por el hilo del tanga. Es como si estuviese desnudo.

Después de un rato sobando y besando su culo, y meter mi mano por debajo para jugar con su coño, me bajé el pijama y el bóxer y comencé a rozar mi polla por su culo y su coño. En un momento dado, hice a un lado el hilo del tanga y colocándome encima le metí mi polla en su coño, realizando un mete y saca muy despacio, hasta que le eché toda mi leche en su coño.(Como ya he comentado en otras ocasiones, tiene la menopausia y no hay peligro). Dejé que mi polla saliera por si sola y le limpié la leche que chorreaba con una servilleta que vi en la mesa del salón.

Me fui al servicio y cuando salía mi hermana estaba esperando para entrar como si no hubiese pasado nada. Nos fuimos a dormir cada uno a su habitación.

Sobre las 4:00 fui otra vez al servicio y escuché unos gemiditos que provenían del cuarto de mi hermana. Me acerqué y mirando por la rendija de la habitación, vi a mi hermana follando con mi cuñado. Estaba sentada encima de la polla de mi cuñado, de cara a la puerta. En un descuido mio, mi hermana me vio en la puerta y me echó una sonrisa. Se me puso dura viendo como botaban sus tetas. Fui al servicio, me hice una paja, y volví a mi habitación.

A la mañana siguiente, me levanté sobre las 10:00 y todos seguían acostados. Cuando me estaba haciendo el desayuno, apareció mi hermana con su camisón azul de tirantas. Tenía los pezones duros y se le notaban en la tela.

.- Buenos días… Me saludó mientras me daba un beso en la mejilla… ¿Me haces el desayuno a mi también?

.- Buenos días… Contesté, mientras no dejaba de mirar sus tetas… Claro, hermana, ahora te lo hago.

.- ¿Te gustó lo que viste anoche?… Preguntó mi hermana con una sonrisa picarona.

.- Sentí celos de tu marido… Contesté… Ya me hubiese gustado ser yo.

.- Ya tendrás tu oportunidad… Comentó, tocándome la polla… No seas impaciente.

En ese momento apareció mi cuñado por la puerta de la cocina.

.- Buenos días… Saludó.

.- Buenos días… contestamos mi hermana y yo al unisono.

.- Tienes que prepararme la comida, cariño… Comentó mi cuñado… Me ha llamado mi jefe para que vaya a suplir una baja hoy y mañana. Se ha muerto el padre de un compañero. Voy a ducharme, mientras me preparas algo.

.- Vale cariño… Contestó mi hermana, mientras le daba un beso en los labios… Te haré algo para el almuerzo y la cena.

Mi cuñado se fue a duchar.

.- Vaya, que mala suerte… Comentó mi hermana… Hoy le toca trabajar.

.- Ya se sabe… Intenté consolarla… El trabajo de Vigilante de Seguridad es así.

.- Ya… Comentó resignada… Pero nunca me hago a la idea.

Mi cuñado se fue a eso de las 12:00 para trabajar. Después de desayunar nosotros y darle el desayuno a mi tía, nos fuimos a la piscina y entre juegos y toqueteos por mi parte, nos lo pasamos genial.

Después de la piscina, almorzamos y nos fuimos a dormir un rato. Por la tarde sobre las 20:00, me levanté y mi hermana estaba en la piscina. Se veía deliciosa con su bikini negro, tumbada sobre la colchoneta. Estaba boca arriba, con sus tetas cubiertas por el sujetador del bikini, pero con sus pezones duros debido al frio del agua. Entré en la piscina y empujándola de la colchoneta la tiré al agua y en el fondo de la piscina la sobé por todos lados, incluso mamándole un pezón.

Después de los juegos, nos salimos y tras unas copas y jugar a un juego de mesa con nuestra tía, nos dispusimos a cenar. Después de cenar y estar un rato con nosotros, mi tía se fue a dormir. Nos preparamos unos cubatas y sobre las 2:00 nos fuimos a dormir.

Yo no podía dormir, debido a la calor, pues el aire de mi habitación no funcionaba. Me levanté y fui a la habitación de mi hermana. Estaba en posición fetal, con el mismo camisón azul del día anterior. Me acerqué despacio y me tumbé a su lado. Le subí suavemente el camisón dejando su culo a la vista con el tanguita. Le comencé a sobar el culo y echando a un lado el hilo del tanga comencé a lamer el ojete del culo, mientras le metía el dedo corazón en el coño.

Me bajé mi bóxer y apunté a la entrada de su coño, penetrándola en posición de cucharita. Poco a poco la fui empujando hasta que pude colocarla boca abajo. Separándole las piernas volví a follarle el coño. Se despertó y se colocó de perrito, dejándome el culo en pompa. No lo dudé y apuntando a su ojete, le follé el culo soltando toda mi lefa dentro. Nos besamos y después de reponernos un rato, se desnudó completamente, quitándose el camisón y el tanga. Se colocó boca arriba y separando las piernas me señaló su coño. Lo lamí y acto seguido se lo follé suavemente, hasta que los dos llegamos al orgasmo al unisono. Nos besamos y amanecimos juntos desnudos. Me fui a mi habitación antes de que nuestra tía se despertara.

En la cocina, mientras nos preparábamos el desayuno, seguimos con los toqueteos disimulados, para que nuestra tía no se diera cuenta. Después de desayunar, nos fuimos a la piscina y mientras nuestra tía estaba viendo la tele, abracé a mi hermana por la cintura desde atrás, y bajándole las baraguitas del bikini la follé por el coño, mientras le sobaba las tetas, hasta que me corrí dentro de ella.

.- Has tenido dos oportunidades… Me dijo burlona… Anoche y ahora.

.- Si por mi fuera… Le dije, mientras le tocaba una teta… No paraba en todo el día.

.- Loco… Me dijo sonriente, mientras me tocaba la polla… Después de almorzar, nos vemos.

Las horas pasaban y me parecían eternas esperando el medio día. Después de almorzar y cuando nuestra tía se fue a dormir, esperé un tiempo prudencial y me dirigí a la habitación de mi hermana. Cuando llegué la puerta estaba cerrada. Llamé

.- Hermanita… Susurré… ¿Estás despierta?

.- Siiii… Se escuchó tras la puerta… Pasa y vuelve a cerrar.

Al entrar me quedé de piedra. Mi hermana estaba totalmente desnuda, en posición de perrito, con las piernas separadas, mostrándome su hermoso culo y su delicioso coño peludito, con sus tetas colgando. No lo dudé, me quité la poca ropa que tenía y colocándome detrás de ella, comencé a follarle el coño mientras jugaba con mis manos en sus tetas, Luego me coloqué boca arriba, y después de una fabulosa mamada de mi polla, mi hermana se colocó a horcahadas metiéndose mi polla en su coño y comenzar a cabalgar. Ummmm, como se movían sus deliciosas tetas, botando. La agarré de su culo, saqué mi polla de su coño, y se la metí en el ojete descargando toda mi leche en su interior. Después le comí el coño y follandola de nuevo nos corrimos a la par.

Nos vestimos y salimos de la habitación. Nuestra tía aun no se había levantado. Fuimos un rato a la piscina y después de unos toqueteos en el agua, volvimos a la casa. Al rato llegó mi cuñado y ya no pudimos repetir las folladas nocturnas, aunque de vez en cuando follabamos en la piscina, mientras mi cuñado estaba dentro de la casa.

Una mañana, nos dimos un chapuzón en la piscina, mi hermana y yo. Entre juegos yo no dejaba de tocar a mi hermana por todos lados. Después de varios chapuzones, nos salimos de la piscina para almorzar. Una vez habíamos almorzado, serian las 16:00. más o menos, mi tía y mi cuñado se fueron a dormir la siesta, quedándonos mi hermana y yo solos en el salón. Después de recoger los platos y fregarlos, nos pusimos a ver una peli en la TV. Pasado un buen rato, mi hermana se quedó dormida en el sofá. Dejé pasar unos minutos, para asegurarme de que estaba realmente dormida.

Me acerqué a las habitaciones y tanto mi tía como mi cuñado estaban dormidos. (Como ya sabéis de otros relatos, mi hermana tiene el sueño muy profundo). Volví al salón y allí estaba mi hermana, boca abajo, profundamente dormida, con el bikikni, acostada sobre una toalla. Me acerqué y le acaricié el culo por encima del bikini, como no reaccionaba metí mi mano por el bikini y acaricié sus nalgas y su coño. Seguía sin reaccionar y saqué la mano de su culo y cogiendo el elástico del bikini, comencé a bajarlo hasta las rodillas, dejando su culo desnudo a mi vista. Volví a acariciarlo y besarlo, incluso le hice un beso negro. Separé sus piernas y bajándome el bañador, apunté con mi polla a su delicioso coño. Empujé poco a poco hasta que se la metí hasta el fondo.

Se sentía delicioso como su coño apretaba mi polla. Comencé un suave mete y saca, despacio, sin prisas, mientras acariciaba sus tetas y jugaba con sus pezones. Se movió y saqué mi polla de su coño. Se colocó boca arriba. Como le había bajado el bikini, su coño quedó a la vista. Esperé un tiempo prudencial y volví a meterla en el coño hasta el fondo. Después de un rato bombeando me corrí dentro de su coño, (No hay problema pues está operada). La limpié con una servilleta, la vestí y me fui a mi habitación a echar la siesta.

Sobre las 19:00 nos despertamos y mi hermana y yo nos dimos un buen chapuzón en la piscina entre toqueteos por todo nuestros cuerpos, mientras mi cuñado estaba en la casa merendando, llegando incluso a follarme a mi hermana, ella apoyada en el borde de la piscina y yo metiéndosela desde atrás, echándole a un lado el bikini.

Sobre las 21:00 nos duchamos y salimos a cenar a un bar cercano. Mientras cenábamos, con disimulo, acariciaba con mi pie la pierna de mi hermana, llegando a veces hasta su coño, cuya reacción era abrir más las piernas. Después de cenar volvimos a casa.

Ya en casa nos sentamos, mi hermanan y yo, en el porche a tomar unos cubatas mientras mi cuñado solo tomaba cerveza. Mi tía, al ser una persona mayor, se fue a dormir pronto ayudada por mi hermana, quedándonos mi cuñado y yo hablando y fumando. Cuando regresó mi hermana, nos hicimos otro cubata. Dieron las 1;00 en el reloj de la plaza, cercana a la casa y mi cuñado dijo que se iba a dormir.

.- Vale cariño… Comentó mi hermana… En un rato voy.

Cuando mi cuñado se fue, comenté:

.- ¿No me dejarás solo tomando el cubata?… Pregunté con sorna.

.- No te preocupes… Respondió mi hermana… Antes lo vamos a pasar bien tu y yo.

Dicho esto, mi hermana se puso de rodillas y bajándome la cremallera del pantalón y bajando mis bóxer, sacó mi polla y comenzó a darle besos desde el glande hasta los huevos, repitiendo lo mismo con su lengua.

.- Perdona que te corte… Comenté… Vamos a cambiarnos y ponernos más cómodos.

.- Me parece perfecto… Respondió mi hermana… Ahora vuelvo.

Nos fuimos cada uno a nuestra habitación. Como estaba una al lado de la otra, le tocaba el culo por el camino. Yo me desnudé y me puse solo un bañador tipo bóxer, y volví al porche a esperar a mi hermana fumando un cigarro. Al poco rato, apareció con una ropa interior de tanga rojo y un camisón transparente. Mi polla se puso como una estaca.

.- Woooooooou, hermanita… Susurré… Estás deliciosa.

.- Gracias, hermanito… Respondió… Ahora voy a terminar lo que empecé..

Volvió a agacharse y bajándome el bañador, se metió mi polla en la boca. Sentía sus labios subir y bajar por mi polla. UMMMMM; que mamada tan deliciosa. La incorporé y colocarla de bruces sobre la mesa, le eché a un lado el tanga y se la metí en el coño de una sola vez. Soltó un gemido y mientras jugaba con sus tetas, empecé un mete y saca, suave al principio y un poco más rápido cuando noté que se corría, llegando a la par los dos. Se recompuso y fue al servicio a limpiarse. Nos dimos un beso en los labios y nos fuimos a dormir.

De madrugada, me desperté con ganas de ir al servicio. Mi habitación estaba frente a la de mi hermana, y al salir me asomé y vi a mi hermana totalmente desnuda, boca arriba, abierta de piernas y profundamente dormida, con mi cuñado a su lado dormido. Me hice una paja en el servicio y unas fotos con mi móvil a mi hermana desnuda.

A la mañana siguiente me desperté temprano y fui a la cocina a hacerme el desayuno. Al poco llegó mi hermana con un bikini negro, sin que pudiera reaccionar, la agarré de la cintura y atrallendola hacia mí le di un beso en los labios, bajando mi mano y merendola por las braguitas del bikini, agarrándole el culo. Su reacción fue agarrar mi polla, metiendo la mano por el bañador. La coloqué encima de la encimera de la cocina y abriéndola de piernas, separándole el bikini, le metí mi polla en el coño, hasta que nos corrimos los dos.

Las vacaciones pasaron entre folladas en la piscina y en el salón, dormida o despierta. Otro verano disfrutando de los encantos de mi hermana.

Compartir en tu redes !!
Sevilla1972
Sevilla1972
Relatos: 52