Amor Filial | 4.260 lecturas |

Una noche de pasion y mucho sexo con mi prima

Hola, soy nuevo posteando, hace rato leo las publicaciones y ne han dado ganas de publicar una anécdota mía.

Tengo 26 años, soy bastante guapo, (me lo dice mi mamá) contextura atlética y mido 1.80 (pasando el dato xd)

El tema es que tengo una prima, con la cual nos hemos criado desde pequeños, tiene 2 años menos que yo, ella es morena, 160 cm y buenas proporciones, desde niña que empezó a desarrollar su anatomía y hoy en día es una mujer rica, simpática y apañadora.

Como dije, desde muy niños hemos estado bien unidos, y siempre hubo una especie de atracción entre nosotros, pero nada mas que eso… hasta hace unos pocos meses.

Salimos a carretear una fría noche de invierno, bebimos unas cervezas y luego una caja de vinito tinto para calentar el cuerpo, siempre buena onda, tirando la talla y riendonos de estupideces, somos amigos y primos a la vez, siempre nos hemos querido mucho.

El frío calaba hondo a pesar de los efectos anestésicos del copete, tipín 4 de la mañana, decidimos irnos a casa, su casa, sus padres (mis tíos) dormían ya hace rato… ya la casa, nos hicimos un café y nos fumamos unos cuantos puchos, nos fuimos a acostar, cada uno en una cama… de pronto un whatsapp dice; ven, tengo frío, acuestate conmigo… inocentemente fuí, le dije; correte, hazme un espacio, super bruto, alcoholizado, me recosté a su lado e hicimos cucharita cuales perritos hermanos… me quedé dormido al instante.

Habrá pasado un rato, despierto percatandome que movía su trasero y lo apretaba a mi cuerpo, que estaba con ropa, para capear el frío de la noche… me hice el dormido, pero no pude evitar menear mi cintura, haciendo que mi pene se pusiera extremadamente duro y empezara a mojarse… con la incertidumbre de no saber que hacer, me quedé quieto un rato, pero siempre pegado a ella. Cuando la calentura no pudo más, pasé una mano, que hasta ese momento estaba en su barriga, sobre un pecho, era enorme, duro y estaba muy tibio, me excité tanto que no pude evitar meterle los dedos por debajo de la polera y sacarle la teta y tocarle un pezón, era pequeño, pero se había endurecido mucho. Empezó a gemir muy despacio, y yo ya no daba más, así que lentamente empecé a bajarle el pijama y su enorme trasero quedó al descubierto, pensé mil cosas en ese momento, pero por instinto, mi mano se metió entre sus nalgas y empecè a tocarle los labios vaginales muy lentamente, ella estaba muy húmeda, a tal punto que mis dedos, empapados de sus jugos, estaban llenos de su olor… sin avisarle, sin decir palabra alguna, le abrí las nalgas y empece a tocarle el ano con mis dedos mojados, le tocaba el ano lentamente y notaba que ella lo disfrutaba… sin darme cuenta, fui bajando instintivamente hacia su trasero, húmedo y con ese olor a su sexo que me estaba volviendo loco… quedé frente a su ano y no lo dudé un segundo, metí mi cara entre sus cachetes y empecé a lamerle la vagina muy suavemente, lamía su clitoris y metía mi lengua lo mas profundamente posible, ella tomaba mi cabeza y la hundía en su trasero, la lamí mucho rato, mi nariz estaba pegada a su ano, casi penetrandola, olía maravilloso, así que no aguanté mas y empecè a pasarle la lengua por el culo, hasta que la enterré en su ano… le besé el ano mucho rato, como si una boca fuese, le metía la lengua energicamente y la movía muy rápido, el beso negro le encantaba, se retorcía de placer mientras yo, tenía la erección mas increíble de mi vida… al pasar el rato, ella se mueve, quedando de guata sobre la cama y parando levemente el traste, era una señal, la iba a penetrar y ella lo anhelaba… lentamente, sin condón y muy mojado, mi pene fué entrando en su vagina, haciendola tomar las sabanas y llevarlas a su boca para morderlas, la penetré muchas veces, sonaban sus nalgas al chocar con mi cuerpo… al rato acabó, la humedad pasó a ser un río de fluidos vaginales que empapó toda la cama… yo quería mas, y continué, ella estaba muy excitada, de pronto toma mi pene y se lo pone en el ano, yo maravillado, lo introducí lentamente, con saliva y jugos, estaba suave, apretado y caliente… la penetré duro, por unos pocos minutos, porque la escena de verla en 4, con mi pene entrando y saliendo de su hoyo era maravillosa… eyacule litros, y eyaculé dentro de su culo, fué majestuoso…

Al terminar, me hice a un lado y la abracé… se levantó al baño y se acostó nuevamente, ni una sola palabra, se durmió, con una leve sonrisa…

Nunca se habló de tema…

Hasta la semana pasada cuando volvio a ocurrir…

Espero les haya gustado, se viene la segunda parte… dejen sus comentarios.

Scroll al inicio