Sexo después de un partido de futbol

📋 Lecturas: ️5678
⏰ Tiempo estimado de lectura: 08:00 min.

Era un caluroso Viernes por la mañana, cuando sonó mi teléfono móvil. Al otro lado, cuando descolgué sonó la voz de mi hermana mayor.

.- Hola … Me saludó mi hermana… ¿Puedes hablar?

.- Hola hermanita… Contesté… Si estoy desayunando

.- Quería pedirte un favor, si pude ser… Comenzó a explicar mi hermana… Mañana trabaja tu cuñado y no me gustaría ver el partido sola. ¿Podrías venir a verlo conmigo?

No lo pensé ni un segundo.

.- Si, claro… Contesté enérgico… Mañana nos vemos

.- Hasta mañana pues… Se despidió mi hermana, colgando el teléfono.

Pasé el día del viernes, feliz, pensando en mi hermana. ¿Tendría la oportunidad de volver a follar con ella?

Llegó el Sábado, y me presenté en casa de mi hermana a las 20:15 horas, sabiendo que mi cuñado ya se había ido a trabajar, pues entraba a las 20:00 horas, de vigilante en una urbanización. Mi hermana me recibió con ropa de estar en casa, un leguins muy ajustado y una camiseta de tirantes con un gran escote.

.- Hola, hermanita… La saludé al entrar dándole un beso en la mejilla, muy cerca de sus labios… Ya llegué

.- Hola … Me saludó, devolviéndome el beso, aunque fue como un pico en los labios… Llegas pronto, el partido no es hasta las 21:00 horas

.- Ya lo se… Contesté… Pero, si te apetece, podríamos ir al bar de la esquina a verlo, aunque sea la primera parte.

.- Vale… Contestó mi hermana… Solo la primera parte, pues había comprado bebidas para verlo en casa.

.- En ese caso lo vemos aquí… Comenté… Mejor solos, pues no sabemos quien puede armarla en el bar.

.- Si, mejor… Comentó… Aunque si te apetece podríamos tomar algo antes en el bar.

.- Déjalo… Comenté… Mientras te cambias y bajamos, nos sirven, se hace tarde y comienza el partido. Nos quedamos en casa mejor.

.- Como quieras… Contestó mi hermana… Hay bebidas de sobra.

.- Pues prepara unas cervezas, mientras me cambio de ropa… Le dije… ¿Donde están mis calzonas?

.- En es segundo cajón de la painadora… Contestó… Cámbiate mientras preparo las cervezas.

Fui a su habitación y cogí las calzonas del cajón para cambiarme. Mientras me desnudaba, pude observar a mi hermana detrás de la puerta. Hice como que no la había visto y cuando me quedé en bóxer, me los bajé, tocándome la polla que estaba tiesa por el escote de mi hermana. Vi como mi hermana sonreía. Me puse las calzonas y me dispuse a salir.

.- ¿Te queda mucho?… Preguntó mi hermana… Ya están las cervezas.

.- Ya voy… Contesté.

Al llegar al salón, la tele estaba puesta con la previa del partido y mi hermana sentada en el sofá. Por el escote de la camiseta se le veían las tetas y casi los pezones (.)(.). Me senté a su lado y di un sorbo a mi cerveza, mientras ella hacia lo mismo con la suya.

.- Si ganamos hoy, pasamos a la semifinal… Comenté eufórico… Ojalá tengamos suerte.

.- Uff,eso sería genial… Comentó ella… Calla, que dan la alineación.

Una vez anunciada la alineación de nuestro equipo, la comentamos intercambiando opiniones sobre a quién hubiésemos puesto en vez de a los que el entrenador sacaba, con diferencia de opinión en algunos casos.

Comenzó el partido y solo en la primera parte cayeron dos litros de cerveza, uno cada uno. Ya estábamos un poco chispados, pero serenos. En el intermedio mi hermana preparó un par de sandwichs para cada uno y trajo otro litro de cerveza. El litro calló entre los sandwichs y el comienzo de la segunda parte.

Me levanté y fui a la cocina, y al abrir el frigorífico, para coger otra cerveza, vi una coca-cola y una botella de ron las cuales cogí y me las llevé al salón, justo en el momento que nuestro equipo marcaba el primer gol.

.- Goooooool… Gritó mi hermana… , casi te lo pierdes.

.- Goooooool… Grité a la par… Por poco me lo pierdo.

Nos abrazamos, notando sus pezones en mi pecho. Con el abrazo, bajé la mano y toqué su culo, sin oposición por parte de ella. Nos hicimos un cubata y seguimos viendo el partido. Nuestro equipo ganó por 3 – 1 y en cada gol volvía a tocar su culo cuando nos abrazábamos. Cuando terminó el partido ya llevábamos 3 cubatas, unidos a los litros de cerveza. Ni que decir tiene que estábamos borrachos, aunque ella estaba peor que yo. Fui al servicio y al regresar mi hermana había servido otro cubata para cada uno. Nos los tomamos y después de un rato comentando el partido, entre risas, pues se nos trababa la lengua, cada uno se fue a dormir. Yo en el sofá cama del salón y mi hermana a su habitación.

Me desperté de madrugada para ir al servicio, y como estaba frente a la habitación de mi hermana, al salir la observé y por la claridad del Televisor que estaba encendido, pude ver que estaba totalmente desnuda, tumbada boca arriba.

Mi polla se puso dura al momento, al ver sus deliciosas tetas ( . )( . ), con sus aureolas rosadas coronadas por dos pezones grandes y duros. Me coloqué al lado de la cama y la estuve observando su delicioso cuerpo desnudo. Me incliné y acerqué mi boca y comencé a besar las tetas, lamer alrededor de los pezones, siguiendo la circunferencia de las aureolas, notando como se endurecían cada vez más, seguí lamiendo, chupando y mamando sus tetas por un buen rato, mientras las acariciaba. Bajé una de mis manos hasta llegar a su coño y acariciarlo, pasando mis dedos entre sus labios vaginales. Me incorporé y me subí a la cama, por los pies, le separé las piernas, arqueándolas un poco, y me incliné para comerle el coño, cubierto por un pequeño triángulo negro de vello.

Separé sus labios vaginales con mis dedos y con mi lengua busqué su clítoris, dándole pequeñas y suaves lamidas y mordisquitos con mis labios. Me quité la ropa y colocándome encima de ella, apunté a la entrada y poco a poco fui introduciendo mi polla en el coño de mi hermana. Esperé un poco, con mi polla dentro de ella, y comencé un suave mete y saca, mientras seguía mamando de sus pezones. Después de unos minutos bombeando, solté mi leche dentro de ella. (No hay peligro pues está operada). Esperé hasta que mi polla salió sola debido a la flaccidez después de la corrida. La limpié con un trozo de papel higiénico, hasta que ya no salia nada de mi semen de su coño. La estuve acariciando y besando por toda su piel durante un buen rato más. Me quedé un buen rato observándola y me fui a al salón a dormir.

Poco antes de quedarme dormido, sentí a mi hermana levantarse para ir al servicio. Me levanté, desnudo y fui tras ella, entré encendiendo la luz, pues ella estaba sentada en el WC a oscuras y con la puerta abierta.

.- Ups, perdona… Comenté haciéndome el despistado… Creí que no había nadie.

.- No te preocupes… Comentó… No vas a ver nada que no hayas visto ya.

Nos reímos, mientras se levantaba y salía del servicio. Oriné, y al salir mi hermana me llamó.

.- ¿puedes venir?… Preguntó desde su habitación.

.- Voy… Contesté… Un momento.

Cuando salí del servicio y entré en su habitación. me llevé una gran sorpresa. Allí, tumbada sobre la cama, estaba mi hermana, totalmente desnuda, boca arriba.(.)(.)(Y)

.- Ven… Me dijo, señalando un lado de la cama… Acuéstate a mi lado.

No lo dudé y me acosté a su lado… (Ni que decir tiene que ya habíamos follado otras veces)…. Su reacción fue agarrar mi polla y comenzar a besarla, lamer mi glande y acto seguido introducirla en su boca, 8===> sintiendo sus labios subir y bajar por mi polla, mientras acariciaba mis huevos. Yo me coloqué de tal forma que pudiera comerle el coño y efectuamos un placentero 69.

Antes de correrme, saqué mi polla de su boca e indicándole que se colocara de perito, volví a insertarla en el coño, mientras agarraba sus nalgas y tiraba de ella para que mi polla entrara hasta el fondo, follándola durante un buen rato, debido a la follada anterior. Entre la mamada y el bombeo, volví a inundarla el coño de leche, aunque esta vez no mucha, debido a la follada de antes. Ella llegó al orgasmo acariciándose el clítoris. Nos besamos, y cada uno se echó a dormir en su respectivo sitio.

Al despertarme por la mañana, mi hermana estaba dormida en el sofá al lado del mio, mientras mi cuñado estaba durmiendo en su habitación, después de llagar de trabajar. Jugué un rato con sus nalgas, la bajé el pantalón y las bragas para seguir jugando con su culo y metí la mano entre los muslos para llegar a su coño y acariciarlo muy suavemente incluso le metí dos dedos en su coño,(Y) follándola con ellos, despertándola con un orgasmo.

Su reacción fue bajarme las calzonas y el bóxer y después de acariciar mi polla, se la metió en la boca y me hizo una deliciosa mamada. Cuando me iba a correr, la avisé y subiéndose la camiseta, solté todo en sus tetas.(.)(.)(Pues no le gusta tragar).

Se levantó y fue al baño a lavarse. Cuando volvió, nos dimos un beso el la boca, enredando nuestras lenguas y volvimos a dormirnos, hasta bien entrada la mañana.

Desayunamos y me despedí hasta otra ocasión.

Compartir en tu redes !!
Sevilla1972
Sevilla1972
Relatos: 39