Rollete de una noche con una madura de 63

📋 Lecturas: ️1640
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Estaba en un bar y entró una madura a la que conocía de hacia tiempo y que hacia años que no veía, desde que me divorcié, pues era vecina en el bloque donde yo vivía. Después de hablar un rato y beber un poco, la invité a mi casa, aceptando sin oponerse.

Después deber un poco y charlar, la llevé a mi casa para seguir bebiendo, pues entraron gente conocida y así evitamos los cotilleros.

Llegamos a mi casa y preparé unos cubatas de ron, pues es lo que me gusta y siempre tengo en casa, Mientras bebíamos me comentó que se había quedado viuda hacia 2 años.

.- Vaya lo siento… Comenté abrazándola… No sabía nada.

.- Gracias… Comentó respondiendo al abrazo… Fue muy duro, pero poco a poco lo voy superando.

Cuando me casé, yo tenía 31 años, y ella tendría al rededor de los 48 años, y recibía las miradas de todos los hombres por donde pasaba. Un cuerpazo de 10, aunque sus tetas no eran grandes, pero se veían firmes tras la ropa ajustada que llevaba siempre, dejando intuir un hermoso y delicioso culo.

Ahora a sus 63 años, aun está de muy buen ver, pues su culo sigue firme, pues se cuidaba yendo al gimnasio y a clase de baile para mayores. Bueno, no me enrollo más y voy a lo que interesa.

Después de beber un par de cubatas, fue al servicio. Yo pasé a la cocina a por más hielo para la bebida y al salir, la puerta del servicio estaba entornada y por la rendija pude verla sentada en el water orinando y vi su coño poco peludito. Mi polla se puso a 100. Volví al salón cuando noté que terminaba. Mientras la esperaba senti un pequeño golpe y un quejido.

.- Te encuentras bien?… Pregunté preocupado.

.- Si, no te preocupes… Contestó desde el servicio… Me he dado un golpe en el pie mientras me recomponia la ropa.

Salió cojeando un poco y la ayudé a sentarse, agarrándola por la cintura. Cuando se sentó en el sofá, le cogí el pie y comencé a darle un pequeño masaje. Poco a poco se le iba calmando el dolor y se notaba más relajada. Entre caricia y caricia, íbamos tomando el cubata. Además del pie, cuando ya se le calmó el dolor, le empecé a acariciar las piernas, subiendo cada vez más mis manos, sin notar oposición alguna por parte de ella. Quise forzar un poco la situación y subí por sus muslos llegando a la altura de sus bragas, como seguía sin oponer resistencia, rocé con mis dedos su coño a través de las bragas notando sus labios vaginales. Esta vez reaccionó abriendo más las piernas y dejándose hacer, por lo que aparté un poco las bragas y comencé a jugar con mis dedos en su coño, pasándolo entre los labios y jugando con su clítoris.

.- Ummmm, hacia tiempo que no me tocaban así… Comentó entre suspiros… Ummm, que gusto.

.- Yo te haré disfrutar… Comenté, introduciendo un dedo en su coño… Estás muy mojada.

.- Ummmmm… Soltaba de vez en cuando…. Ummmm, aaah.

Seguí hurgando su coño hasta que noté un espasmo y las paredes de su coño contraerse y soltar los flujos, llenando mi mano. Sin pensarlo dos veces, me incorporé y quitándome el pantalón y mis bóxer, mi polla saltó como un resorte sobre su cara. La agarró y dándole un beso, se la metió en la boca sintiendo sus labios subir y bajar por todo mi tronco. Mientras yo le quitaba la falda y las bragas, dejándola desnuda de cintura para abajo. La aupé un poco sobre el sofá y colocándose encima de mí, la inserté poco a poco en su empapado coño.

.- Ummmmm… Soltó al sentir la penetración… Aaaaah, siiii.

Mientras bombeaba le desabroché la blusa y subí el sujetador para besar y comerle las tetas y mamar sus pezones. Ella gemía y movía sus caderas al compás de mis penetraciones. Después de un buen rato en esa postura, la coloqué de perrito y volví a insertarle el coño, hasta que llegó a un nuevo orgasmo mientras yo jugaba con sus tetas y soltaba varias descargas en su interior. Cuando la saqué ella se colocó de rodillas y se metió mi polla en la boca, dejándomela limpia de sus jugos y mi semen.

Después de descansar un rato, fumando un cigarrillo y recuperando el aliento, nos dimos un beso de tornillo, nos vestimos, tomamos una ultima copa y se fue contenta, diciendo que intentaría volver a repetir.

Compartir en tu redes !!
Sevilla1972
Sevilla1972
Relatos: 39