Rebeca y el consolador …

📋 Lecturas: ️1491
⏰ Tiempo estimado de lectura: 4 min.

Rebeca se encontraba en su casa descansando un poco pues esa noche le toca bailar en el club, cuando de pronto sintió que sonaba el timbre de la puerta, no esperaba visita alguna así que fue a la puerta como se encontraba envuelta en su traje de baño, abrió sólo un poco para ver de quién se trataba y fue mucha su sorpresa y alegría a ver que era Oscar quien había llegado

Este por su parte adoró mucho verla con solo aquel atuendo, e inmediatamente que estuvo dentro le safo el lazo de la cintura y le dejó caer su traje, y sin que mediara palabra alguna se dispuso a besarle todo su cuerpo, la cogió en sus brazos y la puso encima del sofá, ella subió una pierna en el respaldar del mismo y dejó caer la otra en el suelo quedando así a su total disposición, mientras el aprovechó y se quitó todo su ropa pues ya su miembro no aguantaba más, parecía que se le iba a explotar

Después reanudó sus caricias desde el cuello, le fue pasando la lengua por sus senos y en eso buscó algo que había traído, sacó un paquete de hilo de esos que ya vienen listos beber, colocó uno en su boca y con el le fue rozando todo el cuerpo a Rebeca, ya tenía sus piernas mojadas por todo lo que estaba sucediendo, así fue deslizándose hasta llegar al clitoris, enseguida cogió otro hielo y comenzó a moverlo de arriba hacia abajo, mientras le acariciaba con sus manos su trasero, ella sentía como si se estuviera quemando por dentro y cuando pensó que ya comenzaría la acción, Oscar le dijo que se quedará quieta que aún tenía algo que enseñarle

Y sacó un aparatico de esos que se usan en las películas para dar placer, ella soltó una sonrisa, no se creía lo que estaba viendo, era un consolador e inmediatamente lo encendió y se lo puso en la pelvis, Rebeca sentía como vibraba aquello mientras el no paraba de manosearla por todos lados

Y sin darse cuenta ya Oscar le había introducido en su vagina aquel juguetico, quedándome una puntica encima de su clitoris que no paraba de vibrar de hacerla sentir en las nubes

Realmente nunca había sentido algo así, y le estaba gustando mucho, tanto así que le vino enseguida su primer orgasmo y en pocos minutos dos más, uno tras otro, en eso Oscar se lo sacó y metió toda su lengua en su vagina para disfrutar de sus jugos, hasta que ella le pidió a gritos que la penetrara el mismo, que necesito sentirlo dentro como el sabía que tanto le gustaba

Siguiendo sus pedidos Oscar se le encaramo y la penetró de una sola vez, pues Rebeca estaba tan mojada que no hizo falta ningún esfuerzo

Así estuvieron largo tiempo el dándole como ella quería, ella con sus piernas en sus hombros como le gustaba, cambiaron de posición varias veces mientras ella le se mojaba cada vez más por sus continuos orgasmos hasta que el le pidió que se pusiera en cuatro y sin dejar de utilizar el juguetito, le pidió a Rebeca que ella misma se lo introdujera en su vagina, mientras él se lo haré por su trasero, ella muy juguetona pasó sus dedos por sus partes para mojarlas bien, y se luego lo hizo por su ano para ayudar a lubricarlo, se abrió bien las nalgas para ayudarlo e inmediatamente comenzó a utilizar aquel juguetico, enseguida Oscar aprovechando y poco a poco la fue penetrando hasta sentir que había entrado bien y asi poder moverse más fuerte

Rebeca no paraba de mover aquel juguetico, y Oscar por su parte se movía cada vez más fuerte hasta que se vinieron junto los dos.

Compartir en tu redes !!