Confesiones | 2.046 lecturas |

Pasando lengua y meterme ese pedazo de tela en mi ragita húmeda

Hola me llamo Carolina actualmente tengo 37 años, tuve a mi hijo muy jóven, después me separé de mi pareja y sólo vivímos él y yo en casa, ese día organizamos una fiesta y llegaron muchos de sus amigos y amigas, la fiesta estaba muy divertida y yo atendía lo que podía y las bebidas sin prestar mucha atención, para que se sientieran a gusto.

Todo empezó como a las 8 de la noche, ya para las once llagaron tres amigos más y uno de ellos me llamó mucho la atención, un jóven de no más de 25 años, moreno, alto con excelente cuerpo, que inmediatamente empezó a tomar y a bailar con algunas chicas, entonces puse un poco de atención ya que los jeans ajustados que traía advertían un enorme paquetote que les restregaba bailando y al mismo tiempo meneaba bien sabroso con la salsa y era muy divertido con las chicas …

Así pasaron las horas y para la una de la mañana algunos se comenzaron a ir, Sergio el jóven del que les habló se quedo con una de las chicas, y seguimos, siguió tomando y en una de esas que fue a la barrita por una paloma, me dijo señora disculpe ya me emborache mucho le dije cequita con forma coqueta, no te preocupes, si no quieres conducir te puedes quedar, allá arriba, …. entonces dijo ah que buena onda y se llevó la paloma bebiendo… Entonces vi sus enorme piernas duras y fuertes tambaleándose.

Al rato mi hijo, me dijo : – sabes que Sergio, ya se emborracho y quiere irse, pero para su zona no vive nadie y como anda, lo interrumpi ya le dije que se quede por qué es peligroso sólo quedaban dos amigas y la novia de mi hijo, entonces le dije subelo a alguno de los cuartos ya se le pasará y mi hijo lo hizo pero sólo lo dejo al borde de la escalera…

Poco más tarde unos 25 minutos despúes mi hijo me dijo que llevaría a su novia y amigas a su casa, apenas cerró la puerta y subí ya andaba muy cansada y mareada ya que también estuve tomando puras de torres diez, con la distancia que vivía la novia y sus amigas, supuse que tardaría por lo menos una media hora en regresar ( por lo menos ) llegué a mi cuarto y prendí la luz, veo un bulto en mi cama, y ¡ ohh ¡ Sergio estaba ahí, entonces recorri la habitación y el pantalón estaba tirado en la alfombra, la camisa en una silla, los zapatos por allá y ¡ aaaghhh ¡ las truzas en el baño, un calcetín lo tenía puesto y el otro a medio quitar. .

Ya no le quise dar vueltas, me sentía bien cachonda y caliente, más aún cuando ví sus truzas y las levanté del baño, eran grandes y de una tela negra transparente muy fina, no sé que me pasó nunca lo había hecho ( me llevé las truzas al olfato y percibí un rico aroma a sexo, muy definido, y en la parte donde tendría su verga, comencé a pasarle a lengua y a meterme ese pedazo de tela en mi ragita ya húmeda, entonces me quité lo que traía y el roncaba ya, levanté un poco la sábana y ¡ ohhh my good ¡ ví su espalda bien ancha y la piel muy limpia, baje la vista y ví el nacimiento de sus enormes nalgas, bien grandes, gruesas y unas carnes qué me hicieron sentirme bien caliente, cuando levanté la sábana un poco más, y ví el camino de pelos bien tupido en medio de sus nalgotas.

Me acosté y comencé a tocarme mi ragita ya bien húmeda, me sentía bien cachonda estando con ese muchacho todo desnudo, y lo descobije para ver más sus muslos gruesos y enormes, en ese momento, se dió la vuelta y quedó boca arriba, ( no me moví ni un pelo ) al ratito volvio a roncar ¡ no manches ¡ tenía un pitote grueso, enorme y aún en estado flácido era una carne tremenda, mi gula o la peda me ganó y me acerqué lentamente a esa verga, su púbis era una mata enorme de pelos, ( cosa que me exita mucho en los hombres ) y la comencé a chupar abriendo toda la boca, porque inmediatamente se puso dura, abrí toda la boca y me la metía completa, sintiéndo delicioso ese placer, la comencé a mamar con ganas era muy dulce y despertó y sólo dijo cometela toda ando bien cachondo.

Entonces ya con su permiso, la mojé toda y se la chupe a gusto, la verga estaba super dura y me pesaba en la mano, sentía su pulsar, sentía su respiración agitada, diciendo más, más chupamela toda bien rico seguí chupando y abrí sus piernas en un compás y me situé en medio de esas piernotas peludas, y un aroma a sexo me enscendió la picha, y luego me dijo acuestate y abre las piernas lo más que puedas, quiero comerme esa rica pichota tuya acercó su lengua y ¡ puta madre ¡ comenzó a chuparme el clítoris, las getitas y todo el hoyito bien rico, luego lo halaba con su lengua y dientes y me escupía la pepa para volverla a mamar bien rico, así me la mojó y dilató todo el capullo, mientras decía ¡ mamita que rica pichota tienes, esta bien jugosa ¡ bien rica y caliente ¡ ¿ cuánto hace que no te cojen ? – contesté pues mucho, ¡ como una semana ¡ luego dijo ponte en cuatro para metertela toda ya no aguanto así lo hice, y se incorporó, apuntó su vergota y le puso mucho saliba a mi coñito, con unos lenguetazos bien sabrosos, apunto su estaca y ¡ aaaaayyy ¡ aaaaghh dios sentía que me abría mi panochita bien mojada y empapada, pero sentía el enorme grosor de esa dura carne, entrando y partiendome la pepa en dos, super rico, sentía que me venía, más cuando me dejó la verga dentro y sólo se meneaba y yo podía ver solo los pelotes de su macana afuera, porque la tenía toda metida y me aguanté comenzó a bombearme de forma frenética en tanto me modía las tetas y las mamaba…

Así me estuvo cogiendo, enterrandome la verga, hasta el tope, en realidad sentía que me entraba toda , unos siete minutos y luego me dijo acuestate y dame las piernas me agarro las piernas y las puso en sus fuertes hombros y me dobló hasta levantarme todo el culo, metió la vergota de un solo empujón, no se si por lo pedo o por lo caliente y comenzó a picarmela bien fuerte y luego me dijo ¿ te gusta ¿ te gusta mi verga ? .—yo apenas resoplandol le dije ´si , si, me gusta mucho luego acotó, ¿ crees que no me di cuenta como me mirabas cuando estaba bailando reggaetón, ? se veía como si tuvieras ganas de cogerme a hi mismo ? chiquita si ? — aaahh si , es que la verdad estás enormeeeeee aaaagahhh y sentí una embertida que me mandó al cielo y tuve un orgasmo bien intenso, que me hicieron arañar su espalda suavemente, y le mojé toda el pitote …

¡ Así así mojame toda la verga empapamela ¡ él decía mojamela toda con tus jugos de mujer cachonda, toma , toma ¡” toma aaaaghhh aaaaghh es tan rica y gruesa aaaayayy…en ese momento sentí como gotas de sudor de su pecho me caían en las tetas y más fuerte me dió camote, la sacaba y me la metía toda , haciendome aullar como una perra, ¡ aaaaaayyyy aaayyyy ya, ya ya aaaggg que delicia, me sentía toda bien caliente, las piernas, el culo, las nalgas, las tetas, y él decía tienes el coñito bien caliente y empapado como me gustan las rucas los oidos los sentía bien calientes, sentía como me partía con su verga bien rico, y como bufaba bien cachondo hasta que sentí los chorros de leche, inundandome mi ragita y él cayó desvanecido sobre mi, así estuvo un ratito y luego me la sacó ya flácida y llena de mecos. Poco a poco se comenzó a cambiar y extrañamente se le había pasado lo tomado, lo acompañé a la puerta y arrancó el carro y se fue, yo tuve que cambiar mis sábanas porque estaban llenas de orgasmo y jugos, sudor, olían a sexo y a mecos.

Scroll al inicio