Infidelidades | 9.987 lecturas | 07:00

Mi relación se fortaleció tras los cuernos de mi mujer

Mi relación se fortaleció tras los cuernos de mi mujer 2

Hola a todos.

Antes que nada les comparto características de mi esposa, para que puedas tener una buena imagen de lo rica que está.

Ella es de 32 años, profesionista, de familia muy católica, siempre fue una mujer seria y aparentemente recatada. Desde la secundaria empezó a tener unas nalgotas por lo que varios hombres notaban que estaba buenísima, aún los hombres adultos de joven le faltaban el respeto. Yo la conocía a distancia realmente pero siempre me gustó su culito. Es de cabello semi rubio, y de piel clarita, como extra sus pezoncitos son rosaditos y paraditos.

La llamaremos Candy.

Cuando por fin me la presentaron yo tenía 26 años, ella ya estaba pasadita de copas y por lo que veía andaba muy urgida ya que antes de mi ya había visto que se la habían fajado entre dos muchachos, vi que se la turnaban para sentarla en sus piernas, mi amiga en ese entonces igual estaba peda pero a diferencia de Candy ella no estaba tan bien proporcionada por lo que toda la atención se dirigía hacia la wera preciosa y borrachita.

En un rato que se me acerca solita y que se presenta, que me invita a beber y de ahí en delante me encantó la muy zorra.

Hoy en día tenemos 9 años de relación y siempre a sido la puta y zorra de la que me enamore esa noche.

Diario me daba sexo con un delicioso oral, ella sabía que a los hombres les gusta sucio una mamada, mientras más sucia mejor. Ponía mi verga en su boca, le escupía, se atragantaba con ella, metía todos mis huevos dentro de su boca y con su mano me masturbaba el mástil, por si no fuera mucho mi verga estaba tan lubricada en su saliva que me hacía sentir que mi leche pronto saldría a chorros; pero como la puta con experiencia que era se detenía cuando sentía que mi cabeza se empezaba a inflar, diciéndome “no papito la leche va dentro de mi, no afuera”.

Era el paraíso. Mi anécdota comienza a raíz de tanta sexualidad que teníamos, llegaba un punto en que para su insaciable apetito no terminaba de llenarse.

Cogíamos 2 o 3 veces al día y mi verga quedaba adolorida y aún así no dejaba de querer más y más semen adentro. (Ella está operada por lo que no había tema). Las fantasías que teníamos eran de todo un poco. Ella desnuda cogiendo en la vía pública, en el cine dándome oral y en especial el teniendo sexo con dos o más hombres a la vez.

Yo la verdad la motivaba mucho con ese tema, se venía en segundos de solo pensar que los dedos míos que tenía enterrados en su culo eran el pito de un segundo caballero entrandole al mismo tiempo que mi pene.

En una ocasión, ella arreglando su divorcio tuvo que ir a la ciudad de México, a meter pensión por sus hijos con su primer esposo. Ella era insistente que odiaba al tipo pero yo vi en su computadora que aún guardaba los vídeos donde grabaron muchas sesiones de sexo anal, oral y con atuendos que el le compraba. Yo miré los vídeos y la verdad me excitaban muchísimo verla como se le ponía a mamarle la verga, ahí aprendió a escupir pitos y a hacerlo tan sucio. El le decía “escúpeme la verga” y ella obediente (Candy tenía al rededor de 18 años en esos vídeos). Le decía mi mujer “verdad que soy una putita” y el se la cogía más duro. Me calentaba verla en su etapa de menor de edad cogiendo con uno mayor (el le llevaba 6 años) . Además de que gemia como gatita.

La confronte para preguntarle el porque tenía esos vídeos en lo que ella apenada tomo al instante la compu y me dijo los borro ahora mismo , pero la estuve, le dije que ese no era el problema, solo quería saber si aún los veía o porque los guardaba pero como buena mujer “mentirosa” jaja negó que algo así le gustara. Le pedí como castigo que me los tenía que poner , que ella tendría que verme a mi su amado prometido visualizar dichos videos donde se la estaba cogiendo su ex marido y de rodillas, desnuda tendría que darme oral como la puta zorra que era mientras yo lo hacía.

Teníamos ese acuerdo respecto a su comportamiento inapropiado, que yo podría castigarla de forma sexual si me desobedecía o hacía algo incorrecto (en parte como un juego de placer) pero esos castigos la ayudan a portarse mejor y la estimulaban a sentirse la mujer sumisa.

Ella llorando empezó a mamarme el pito (lloraba por la vergüenza de que la descubrí no de qué la castigue) se desnudó, se puso una tanquita que me encantaba y de rodillas me dijo “amor ten el primer video, voy a empezar con mi castigo” se pegaba con si de verdad estuviera arrepentida porque me daba unas mamadas tan profundas que mi cabeza se sentía que explotaba, mientras chupaba mi verga la chocaba en su cara y su saliva, sus lágrimas y mi líquido seminal estaban embarrados en toda su cara.

Ella repetía muchas veces perdona a tu mujer por ser tan zorra, ella te ama pero le encantan mucho los hombres, mi corazón es tuyo pero mi culito es fácil. Y así frase tras frase dignas de la más enferma mujer del mundo. En un vídeo el la obligaba a decir algunas frases de niña chiquita y ella reía al oírlo. No pude más tuve que venirme con mucha fuerza en su boca, al ver que me venía apretó más su boquita para que ni guna gota se le fuera a escapar, me la jalaba para que saliera toda completa.

Al final, me dijo que me la limpiaría con la lengua porque por su culpa me había quedado un desastre en todo mi miembro. Lo lamió y lamió hasta que todo mi pene quedó limpio y toda la suciedad dentro de su boca y el su cara. Se fue escurriendo la cara directo al baño y volvió a sentarse como niñita linda en mis piernas , me abrazó y me dijo amor te amo mucho y a pesar de que me avergüenza todo esto se que te hice feliz.

Tendré que continuar la historia en una segunda parte

Muchas gracias por su atención.

Scroll al inicio