Mi puta esposa y yo hacemos locuras sexuales

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

La historia que les contare es completamente real. Primero les diré que somos una pareja con 7 años de vivir juntos de San José Costa Rica, conocí a mi esposa en un baile, salimos un tiempo y como la cosa iba en serio ella me hizo una confesión muy importante y que cambiaria nuestra relación para siempre, ella trabajaba de PUTA en un hotel fino de la capital. Para mi eso no tuvo importancia para mal pero si mucha para bien, yo la respeto como mujer y la amo mas que a nadie, pero para mi forma de ser liberal ella era la mujer ideal para mí, después de un tiempo hablamos y decidimos empezar con los tríos, intercambios, etc. Ella es bisexual así que imagínense todo el mundo de sorpresas y fantasías que tenemos.

Un día de estos tuvimos una discusión y ella salio a hacer unos mandados, al rato me llamo y me dijo que en la gaveta de la mesita de noche había una carta para mi, pensé que seria una carta sermoneándome por algo, pero me sorprendí cuando la leí, y después de hablar con ella les hago llegar la carta exactamente como mi esposa me la escribió, pues además de ser algo que le paso en su trabajo la escribió para que la publicáramos en su pagina.

“Para mi amor te amo mucho”

Trabajo en un céntrico hotel de San José Costa Rica y me siento muy a gusto ahí porque me considero muy caliente.

Una tarde de estas estaba bien placida sentada en una de las mesas del bar del hotel, cuando se me acerco un joven, mas viejo que joven pero bien hecho y me pidió si se podía sentar conmigo, yo le dije favor que me hace, después de varios halagos y uno que otro trago me pidió que si lo acompañaba a su casa, casi no me gusta ir a casas porque me siento tan bien en ellas que termino dando todas las lechitas que quiero. Después de un momento le dije que si. Nos montamos en un auto muy elegante y me dije así será la casa. En el trayecto iba pellizcándome los pezones y yo iba toda mojada y sentía que me venia. Tenía razón, llegamos a la casa y que casa, piscina bar, jacuzzi, etc. Me dijo siéntate en tu casa con confianza, me hizo sentir la señora de la casa, se fue para adentro y regreso con un vestido de baño de mi talla, me pareció extraño pero me lo puse.

Hablamos en la piscina, un par de cervezas, unos besitos y es que no estaba nada mal por encima de la pantaloneta se le veía que tenia muy buen bate, ya parecía carpa de circo. No había pasado ni media hora cuando exaltada (aun en la piscina) escuche el portón eléctrico abrirse. Me asuste porque en este negocio una nunca sabe, el me vio la cara de asustada y me consoló diciéndome que era su esposa. Le dije que mejor me pongo la ropa antes de que se enoje, el dijo no venga si no estamos haciendo nada (y era cierto aparte de los besitos no me había tocado ni siquiera).

Al llegar ahí note algo extraño pues a mi me gusta el queso el sushi y las aceitunas cosas que pido con regularidad en el bar del hotel y al llegar había de todo eso en la mesa. Ella tardo como diez minutos en bajar, ya que la casa mas parece un castillo, y mi sorpresa fue grande al verla a ella que solo me hizo una señal de silencio con el dedo en su boca y yo le hice caso. Ella es una bartender del hotel donde trabajo, amiga mía que conoce mis gustos, es muy linda y esta bien rica, pero nunca pensé en ella de esa forma. Llego hasta nosotros y me ofreció un trago no sin antes darme un beso que me metió la lengua hasta el fondo de mi boca, “veo que conoces a mi esposo” dijo, aun temblando por la sorpresa le dije que si. Ahí en la piscina y con ese sol ella quedo en topless y yo con ganas de tirármele encima.

El me pregunto que si me gustaba claro le conteste admirando su cuerpo, ella me llamo a la camita de asolearse y de un solo me metió la mano desde el culo hasta el clítoris y me metió como dos dedos dentro de mi panochita que ya estaba bien mojada de mis jugos y me di el gusto de tocarla también, nos pegamos unas mamaditas riquísimas, él solo estaba viendo como a medio metro para no perderse ningún detalle. En una de esas mamaditas sentí q me volcaron poniéndome de 4 patas y me metieron aquel bate en mi panocha de un solo empujón, oí un susurro en mi oído, era ella que había quedado debajo mío y me como la sientes, riquísima conteste, y de nuevo susurrando me dijo te gustaría por el culito si claro le conteste, ella empezó a jugar con sus dedos en mi culito para ir suavizando la entrada y luego sin compasión me dejo de un solo golpe toda la picha en mi culo que solo quería mas picha y mas picha.

A punto de regarse se quito el condón (ella estaba debajo de mi) y se la metió a ella de un solo tiro, ella gritaba y él se movía muy rápido en un momento él la sacó y sentí algo calienten la parte baja de mi cintura y mi culo, era la leche de él que la dejo caer para las dos, era una cascada de leche blanca, espesa y calientita; duramos un poco para reaccionar, luego unas cervecitas desnudos en la piscina. Para mi asombro él recibió una llamada y dijo acaban de llamar “papi y mami” que vienen de camino, yo que soy mal pensada me quede pasmada, ella se volvió y muy fresca me dijo él es Juancito mi hermano mayor y lo mejor que me a pasado en la vida.

Después de eso yo llego al bar, ella solo me cierra un ojo y yo me voy para el parqueo del hotel donde Juancito me espera luego como media hora después ella llega y empezamos la fiesta, imagínese estar ahí.

”Sorpresa te amo ¿y tu a mi?”.

Bueno eso fue lo que me dijo mi esposa. Luego que llego de sus mandados hicimos el amor como locos, seguimos saliendo a hacer tríos y demás y ella se escapa con su compañera de vez en cuando solo espero que me inviten un día, mientras yo ya estoy planeando buscar tres hombres bien vergudos para coger con ella, a mi me gusta mucho verla a ella cogida por todos lados así que espero encontrar tres hombres muy bien dotados.

Espero que les guste el relato algún comentario a: [email protected]

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236