Mi primo mi hija y yo, una noche inolvidable

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Un fin de semana la cual pensé que iba a ser tranquila, ya que mi mujer esta trabajando fuera de la ciudad, quedándome a cargo de mis dos hijos, una de 18 y la otra de 20 años la cual esa noche ella tenía una fiesta con sus amigos de universidad, ella al salir de su habitación, puedo decirle que era inevitable no poder mirar a mi hija con cierto descaro, pero los tragos la ausencia de mi mujer y la poca actividad en el sexo y a esto se le suma los tragos que ya estaba haciendo efecto.

No repare en mirar a mi hija con deseo, y ese efecto no solo cayó en mi si no que al ver a mi primo creo que su mirada era más descarada no reparo en ponerse en pie y llenarla de elogios a mi hija, es que la manera que ella estaba vestido era inevitable no llenarla de elogios, ese vestido super pegado de color claro esa tanguita que le resaltaba sus deliciosas nalgas, y que traslucia y no dejaba nada a la imaginación.😘

Mi hija es una jovencita delgada pero de nalgas bien formadas, con unos senos pequeños pero al verla bien parecía que no llebaba brasier puesto, mi primo se la deboraba con la mirada, mientras que el la alababa mi hija no le era indiferente se sentía alagada por todo lo que le decía mi primo mirándolo con cierto coqueteo, al igual que yo tiene 37 años, el es un tipo más fornido y muy guapo, después de un rato y mi hija irse a su fiesta al fin mi primo se dio cuenta que yo estaba allí, jejeje, si que te dejo con la boca abierta mi hija primo le dije.

Pero el para disimular la citación empezó a decirme, si esta muy bonita mi sobrina, tienes que cuidarla mucho, y bla bla y bla, la noche seguía y yo estaba perdido en el espacio, estaba súper ebrio pero consciente de todo, mientras mi primo estaba más sobrio que yo, al querer ir al baño noto que no podía ponerme en pie, estaba completamente borracho, a penas podía andar, pero igual seguía bebiendo para seguir acompañando a mi primo, además tenía que esperar a mi hija que llegara de su fiesta, no podía irme sin que ella llegara a casa.

No se en que momento me quede dormido pero al despertar vi mi hija bebiendo con mi primo, me quise poner en pie, pero al casi caerme mi hija se me acerca y me dice…papi no sigas ya, te vas a caer, note que ella también también algo ebria y le pregunte, mami has estado bebiendo, a lo que ella me responde, bueno, si papi, pero tranquilo, que ya estoy en casa, sentia que ya no podía más, ya ni ganas de beber tenia,pero mi primo insistía en que siga bebiendo, a lo que no me opuse, pero de rato en rato me dormia.

Al despertar veía que el se le acercaba cada vez más a mi hija, y notaba que ella también tambaleaba por lo que también el trago le estaba afectando mientras que el iba tomándola por la cintura y hablándole cada vez más cerca, mi hija solo se reía de las cosas que le hablaba mi primo, yo estaba que no podía ni hablar, pero nuevamente me quedé dormido pero al despertar, estaba solo en la sala, mi hija y mi primo no estaban, me sentía desorientado, trataba de ponerme, y con mucha dificultad logré levantarme, iba muy despacio hasta la habitación de mis hijas.

Al abrir la puerta dDlo estaba durmiendo, se me hizo raro pensé que mi primo ya se había ido y que mi hija dormía, pero no fue así, mi gran sorpresa fue al irme a mi habitación, las luces encendidas algo de música, se escuchaba, al acercarme abrí muy despacio la puerta, me quede petrificado al ver a mi de rodillas en mi cama mientras que mi primo le mamaba el culo a mi hija.

Bueno es lo que podía notar, mi reacción solo fue en observar lo que hacían, no sentía rabia alguna al ver que mi primo se estaba comiendo a mi hija, pues fue todo lo contrario el descaro y la poca vergüenza de que estén cogiendo en la cama en la que mi mujer y yo dormimos y fallamos.

Me calentó de una manera que no tienen idea, hasta puedo decirles que todo la borrschera se me quitó, era la primera vez que veía a mi hija desnuda, ver ese culito que mi primo estaba disfrutando, el brillo en su anito por la saliba de mi primo y escuchar ese sonido de como le chupaba y succionaba sus agujeros a mi hija no evito que me empiece a pajear viendo tremendo espectáculo.

Mi hija gemia de placer por tremenda mamada que le estaban dando, mi primo la disfrutaba como no tienen idea le metía los dedos con desepero se la estaba comiendo, mi hija no controlaba sus gemidos y empezó a genir más fuerte, se retorcía de placer, mientras mi hija estaba de espaldas y me primo también no podían notar mi presencia, hasta que mi primo volteó y se dio cuenta que los observaba, pero mi única reacción fue hacerle señas de que siga, pero que me deje ver con más claridad, fue un trato a lo lejos, fue en ese momento que se puso a un lado y empezó a abrirle las nalgas a mi hija.

Wow me quede impactado ver tremenda vista del culo y sobre todo esa conchita que se le veía aun cerradita, se le veía una concha virginal y bien depiladita, mi primo me miraba mientras le chupaba el culo y concha a mi hija, sentía que no aguantaría y quería ir a unirme a ellos, pero eso era imposible, la cambio de posición pero esta vez la puso boca arriba al moverla ella a penas estaba con los ojos abiertos y a penas podía moverse, estaba muy ebria mi hija, esas pequeñas tetas con unos pezones bien redondos muy hermosos, se puso en pose 69 y mientras que el le chupaba la concha ella le mamaba la verga.

Ver como le metía la lengua en esa rajita a mi hija ya estaba que casi se me venga la leche, era una sensación inexplicable, mi primo al levantar la mirada me llama a que me acerque, muy nervioso y sin hacer ruido me acerque, sin que el me diga nada y sin importarme que estaba la saliba de él, empecé a mamarle esa conchita virginal a mi hija, tenerla así de cerca no desaprovechaba el momento y disfrutaba cada centímetro de la rajita de mi hija, y más me exitaba escuchar como gemia, y sin saber que era su padre quien le estaba comiendo su rajita.

Sus pequeños labios vaginales no podía dejar de chuparselo, estaba en la gloria, pero ya era momento de seguir de espectador, me regrese a donde estaba y mientras el seguía chupandosela mi hija pedía que se la meta, entre sus gemidos ella decía, tío metemela, tíos damela ya tio, el sin dudarlo se acomodo,.mi hija tambaleándose se va acomodando en 4, así mi primo se puso detrás de ella y antes de metersela empezó a chuparselo mientras que ella movia ese rico culo disfrutando la mamada de culo que le estaban dando, así mi primo acomodo su verga en la rajota de mi hija.

Mientras le acordaba la cabecita, mi hija empezó a gemir, más fuerte, pero al parecer le dolia su rajita, ella cpn su mano trataba de alejarlo pero el no le importaba le sacaba la mano y le iba dando mas rápido, mi hija poco a poco iba sediendo, ña.tomaba de sus cabellos y se la.metia más duro, mientras mi hija mordía la almohada para que no se escuchen sus gritos, estaba muy exitada mi hija, mientras le daba duro mi primo tomó su cabeza y se la enterraba en la cama a mi hija.

Ella empezó a moverse a su ritmo ella solita le movia el culo a mi primo, así dame más dame más tío, aaahh aaahhh , así así aaahhh, mi primo nuevamente voltea su mirada y me llamaba, sentía que eso iba a ser más riesgoso tratar de mwtereela mi hija, el temor de que se de cuenta que también participaba iba a ser algo traumatica para ella, pero ante tanta insistencia de él, me acerque me hace seña a que me acerque, y me dice al oído, tu hija esta borracha y no lo va a notar, no pude evitarlo y ver de tan cerca el culo de mi hija y ver lo rico que lo movia no me aguante y me anime, a lo que primo de dice, sigues el ritmo, no te detengas.

Mientras mi primo de rato en rato se la sacaba le iba acariciando ese culote, así mi primo rápidamente y mi verga estaba hecho un hierro, se la acomode y se la metí a mi hija, pude sentir lo apretado que lo tenía, pero sus ricos jugos facilitaban la penetrada.

Mi hija estaba escurriendo, y escuchar que ella gemia más fuerte mientras ahora yo se la estaba metiendo ya me tenía con la leche que ya se me salía, mi ritmo empezó a crecer y mi hija genia con más fuerza y decía, así tío dame más duro así asía así, aaaahhh dame duro dame duro, escucharla decir eso hizo que me aleje de golpe porque casi me corro dentro de mi hija, mi primo rápidamente se posiciono detrás de ella, y seguía dándole, mi hija estaba emputada, se hizo a un lado, lo agarro a mi primo y lo tiro a la cama, se puso encima de él acomodo la verga en la entrada de su conchita y empezó a montarlo.

Veía como le entraba y le salía la verga los movimientos de mi hija eran espectaculares, notaba como le escurría los jugos de mi hija en la verga de mi primo, pero como le rebotaban las nalgas a mi hija mientras qie mi primo la nalgueaba, mi hija seguía gimiendo hasta que los dos a la misma vez empezaron a gritar con mas fuerza mi hija se tira en el pecho de mi primo y aumentan sus movimientos, aaahhh así tío llename toda, así llename toda así tío así, aaaahhh así que rico así, aaahhh aaayyy tío aaayyy, aaahhh.

No pude aguantarme y empece a botar chorros y chorros de leche, las piernas me temblaban y sentía que se me debilitaban, así mi hija iba disminuyendo sus movimientos, myh suavemente ella se levanta y ver como la leche de mi primo le escurría de la concha, iba embarrando toda la cama, y al parecer eso a ella no le importaba, y eso era causa de su borrachera, ambos quedaron muy cansados, ella aún encima de el se movia encima de la verga ya flácida de el.

Se le acerca a su oído y le empieza a decir algo, y note la cara de impresion de él, mientras mi hija lo abrazaba, los deje allí y me fui a la sala nuevamente, sin hacer ruido alguno, me recosté donde estaba, y no se que tiempo paso, pero ya había amanecido.

Mi hija me despierta, y al ya sentirme más lucido no podía ver a los ojos a mi hija después de lo que pasó esa noche se sentía muy mal por lo sucedido, le pregunte por su tío y me dijo que apenas me quedé dormido el se fue, me hice el desentendido me acerque a mi cama, las sábanas las había cambiado, mi hija al acercarse me dice, que se había hechado en la cama y lo había vomitado, y lo metió a lavar, claro que eso era todo mentira.

Al pasar la tarde mi primo me encuentro con mi primo y mientras nos tomábamos unas gaseosas me pidió disculpas que el trago nos había hecho llegar muy lejos, bueno yo también me sentía culpable, pero le aclare que después de todo se disfruto del momento.

Conversamos todo lo que paso esa noche, pero el me comento que mi hija al final de todo le dijo, que era la primera vez que estaba con un hombre, y que le gustó lo que paso, mi primo me dijo que se quedó asustado, por lo que ya sabemos que muchas jovencitas se enamoran de su primer hombre, pero mi miedo era de que quede embarazada ya que el se vacío dentro de ella.

Me dijo que hablaría con ella y le daría su pastilla, solo esperemos de que lo acepte, fue una experiencia que nunca se olvidara, pero tener a una hija tan rica, creo que ningún padre podría resistirse.

By: Juanfavio 😊

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236