Mi primer encuentro con Marisa le revente el culo

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Me vine a vivir a mi actual domicilio hace ya unos meses y vivo frente a la playa en Barcelona. En verano cuando llego de trabajar a veces me voy un rato a la playa y otras me voy a tomar algo en una terraza de un bar de los muchos que tengo muy cerca de casa. A veces me llevo el portátil o algo para leer y mis auriculares.

Una tarde de julio, llegue de trabajar y como había pasado mucha calor ese dia, escogí darme una buena ducha y bajarme a la terraza de uno de mis bares favoritos. Cuando ya llevaba una media hora, note que me picaban en el hombro, levante la vista del portátil y me gire, vi a una chica joven de aspecto gótico, que reclamaba mi atención.

Me la quedé mirando por un momento por si la reconocía de algo, pero no. Era una chica con el pelo corto, busto generoso con una camiseta ceñida y escotada y una falda corta.

Bajita y generosa.

La chica me sonrió y yo saque los cascos de mis orejas.

Enseguida me dijo que me iba a quedar sordo. Yo también le sonreí, después de bajar el volumen.

-Te quería preguntar una cosa si no es indiscreción.

Yo la invite a sentarse y le pregunte que a que se debía.

– llevo un rato sentada en la mesa que hay detrás tuyo y no me podia ir sin preguntarte, que colonia usas. Se la voy a regalar a mi novio en cuanto llegue a Madrid.

No me pude contener y eché una risa, después de decirle que no se molestara. Porque esta fragancia me la trae un amigo indio que viaja a ver a su familia a Jaipur. La chica escuchaba con cara de “no me lo creo” pero es la pura verdad. También le explique que los perfumes no huelen igual en pieles diferentes. Otra vez escuchaba callada.

De golpe me calló con un.

-Me llamo Marisa y Tu?

Yo le di mi nombre y nos levantamos para darnos dos besos. Note que ella también olía bien.

Levante la mano para llamar a la camarera, madurita y buena gente.

Me pedí lo de siempre después de invitarla a tomar algo. Se pidió lo mismo.

Una vez sentados, me contó que había venido unos dias a la playa y que estaba en casa de unas amigas cerca de alli. Yo llevaba gafas de sol y mientas ella me contaba su situación, me permitían observarla discretamente o al menos eso creía yo. Marisa tiene unos 23 años y cuando le dije mi edad, me dijo que no se lo creía ya que yo le doblaba la edad. volví a reirme y ella también.

Bebimos unas cuantas copas y nos contamos un poco la vida, a Marisa se la veia una chica bastante culta. Me explicó un poco su moda gótica, y como estaba ya un poco chispada, hablaba sin demasiados remilgos empezamos a hablar de sexo en cuanto a gustos y experiencias. La conversación subía de tono y me confeso que era de tendencia bisexual y que una vez al mes se venia a Barcelona a ver a sus amigas y se hacían unas orgías lésbicas de varias horas. En su ciudad tenia un noviete de su edad que era vecino suyo, empollón y le ayudaba a estudiar a cambio de unos polvos de 10 minutos que decía que la dejaban con las ganas y a medio camino.

Yo también iba un poco chispado pero controlaba perfectamente y prefería escucharla porque su hilaridad me estaba dejando un poco sorprendido y me estaba provocando una erección que me impedía levantarme al baño.

Le confesé mis ganas de ir al baño y mi “problema” y ella soltó una carcajada que casi se cae para atrás. me dijo que no se lo creía y me levante un poco para poder mostrarle la tienda de campaña que gastaba.

Se calló de golpe y solto un -JODER.

Me saque las gafas y plegue el portátil, tapándome con el, me fui al interior del bar directo a los baños.

Me baje el pantalón y mi polla salió como un resorte.

-Por Dios.

Parecía un orgasmo el poder orinar después de aguantarme tanto.

La puerta de los baños sonó, alguien había entrado. Oí mi nombre y respondí.

mientras meaba con el portátil entre las piernas. note como se habría la puerta de mi baño. me giré y era Marisa con una cara de buena nena, me dijo que quería verme la polla mientas se ponia a mi lado y sin esperar mi consentimiento. Debido a mi erección, me la tenia que empujar hacia el inodoro para no salpicar, ella puso su mano encima de la mia y me dijo al oido.

-No te he contado alli fuera que es lo que mas me gusta del sexo.

Mientas me apartaba mi mano y ella tomaba el control.

-He visto como me mirabas el escote y eso me ha puesto un poco tonta y ahora que te veo la polla, creo que tu también te has puesto un poco durito.

Yo ya había acabado y ella cogió papel higiénico y me seco la punta para acto seguido llevarme una de mis manos hacia su escote.

-Que te preguntabas? Si eran de verdad?

Me miraba con cara de vicio y yo metí mi mano por debajo de su camiseta y se la subí para que quedaran al aire. Comprobé que ademas de naturales eran muy grandes sin estar caídas y de aspecto puntiagudo. No me pude resistir y empecé a chuparlos mientas ella me pajeaba como podía y me dijo

– tócame el coño hijo de puta, mira como me tienes.

llevé una mano a su entrepierna y estaba empapada, su tanga estaba completamente empapado.

La invite a venir a mi casa y después de arreglar nuestro aspecto, salimos al bar uno de tras del otro.

Me acerque a pagar la cuenta, pero me dijeron que estaba todo pagado. La madurita se reia porque nos dijo que pensaba que ya habíamos marchado y había dispuesto de la mesa.

Marisa salió al paso, y le dijo que había tenido un problema y yo le había ayudado en el baño.

Puse cara de disimular y al salir del bar vi que Marisa llevaba la falda rajada y tenia al aire parte de su culo cosa que no le parecía importar demasiado o no se había dado cuenta.

No me había dado cuenta que tenia un culo perfecto y el tanga le ponía la guinda al pastel.

Enseguida llegamos a mi casa, me pregunto si yo vivía solo y después de confirmárselo, alli mismo se desvistió y se quedo solamente con su minúsculo tanga blanco.

-Que calor hace aqui en Barcelona!!! Estaba loca por poderme desnudar.

Como yo ya estaba en situación, hice lo mismo aunque completamente y la invite a darse una ducha los dos juntos, a lo que contesto afirmativamente al momento.

Alli mientras nos caia el agua, pude comprobar la dureza de su culo y lo prietas de sus carnes.

Ella se agacho y empezó a lamer mi polla que parecía que iba a explotar. Intentó tragársela entera pero no le pasaba de la mitad.

-Que pollaza tienes, me vas a reventar y lo estoy deseando. Se levantó y entonces empecé yo a masturbarla, comprobando que tenia el clítoris muy dilatado.

Empezó a decirme guarradas de todo tipo y a insultarme diciéndome cabron, hijo de puta y otras lindezas.

-Seguro que no tienes cojones para ponerme a 4 patas en el suelo y follarme muy fuerte

-Me gusta que me follen bien follada.

Al oir esa frase, paré la ducha y sin secarnos, la lleve de la mano hasta la habitación. Ella se subió a la cama y se puso a 4 patas en el borde de la cama. Aproveché las vistas y me abalancé a comer su coñito y su zona perianal.

ella tensaba su espalda a cada chupeton que yo le propinaba y ella no paraba de decir

-Joderrr!!! Cabronnnn!!!! me vas a matar cuando me folles.

Nunca en mi vida me había puesto un condón tan rápido y masturbándola a la vez.

Ella giraba su cabeza y ponía cara de poseída por el demonio.

Le dije que se mirara en el espejo de enfrente y mientas empezaba a mirar, le empecé a meter mi polla en su coño despacio pero sin pausa, hasta que mis huevos pusieron el final.

-Hijo de puta!!!!!! pégame en el culo que me encanta.

La imagen del espejo, con sus enormes tetas al frente y ver como abría las órbitas de sus ojos, hicieron que me quedara inmóvil esperando que ella reaccionara..

Entre sollozos, me dijo.

-Me voy a correr, no aguanto mas.

Mientas. llevé mi mano a su coño y pude apreciar como chorreaba flujo, piernas abajo mojándome a mi también, mientras ella chillaba como una bestia.

Rapidamente le tapé la boca por miedo a que nos pudieran oir hasta que empezó a calmarse.

Yo aun no había ni empezado a moverme y tenia una erección brutal. Así que aprovechando que ella se había tumbado boca abajo, me acomodé encima y apunte mi polla a la entrada de su coñito y metiendo mis manos por debajo para poderla agarrar de las tetas, se la metí de una sola embestida. Ahora pude comprobar que tenia su coño ardiendo y de nuevo dio un alarido y empezó a mover el culo como si se la quisiera clavar mas adentro si pudiese.

-Me corro!!! Joder

Mi cuerpo se acoplaba al suyo y le apretaba las tetas con fuerza.

-No puedo mas necesito respirar.

yo estaba a punto de correrme, pero me reprimí y la voltee quedando ella encima.

Descansamos un rato y nos fumamos un pitillo pero a los 20 minutos ya estábamos hablando de sexo nuevamente.

mientas nos acariciávamos. Me contó, que era bisexual desde su adolescencia y que nunca había estado con alguien de mi edad aunque habia perdido la virginidad con un vecino suyo bastante mas mayor que ella y recordaba aquellos polvos con su vecino de una manera que cada vez que pensaba en ellos se tenia que masturbar después y que desde entonces fantaseaba con volver a estar con otro hombre que fuese de mediana edad. Luego me contó como descubrió su bisexualidad con una amiga de toda la vida y que desde entonces también fantaseaba con hacer un trio, con otra chica y un chico.

Yo ya estaba otra vez con una erección terrible y como estaba boca abajo, me voltee mi polla quedo mirando al techo. Ella seguía hablándome sin poder retirar la vista de mi polla erecta.

-No puedo dejar de mirarla me tiene hipnotizada.

-Tu crees que me entraría toda en el culo? se me dilata mucho y muy pronto.

No podía creer lo que estaba escuchando. Me gusta mucho el sexo anal pero soy consciente que mi polla no entra en cualquier culo fácilmente.

– tienes lubricante?

Alargué mi mano hasta la mesita y le di un bote de Durex. Ella lo destapo echándose un poco en una mano y me dijo.

-Veras como se me pone el ojete.

Se untó el lubricante en su ano y puso su bonito culo junto a mi cara mientras introducía en el su dedo índice. Yo al ver esa escena no me pude resistir de meter mi cabeza bajo sus piernas y empezar a chupar otra vez ese coñito que ya estaba de nuevo chorreando. Ella al sentir mi lengua en su sexo, dió un grito y poniéndose encima mio quedamos haciendo un 69. Al poco y viendo lo poco cómoda de su postura le retiré yo la mano de su culo e introduje mi dedo pulgar en su culo, entraba con mucha facilidad y su ano apenas ofrecía resistencia.

De nuevo volvi a escuchar las lindezas de su excitación.

-En la boca no me cabe, pero veras como me cabe toda en el culo, me la voy a clavar entera, hijo de puta.

se giro para coger el bote de dures y soltó una buena cantidad de lubricante en mi polla y después sin mediar palabra levanto su culo de mi cara y se puso a horcajadas sobre mi apuntando mi polla a su culo.

-No te pierdas esto.

Se fue sentando despacio sobre mi polla hasta que se la metió entera. Por el espejo veia que se ponia vizca y su cara reflejaba que estaba sintiendo un placer enorme y yo notaba como su recto se acoplaba perfectamente a mi polla.

Al cabo de unos instantes, abandonó su inmovilismo y girando su cabeza me exclamó.

-Ahora te voy a follar yo pero no te corras todavia, aguàntame un poco que yo estoy a punto.

Y cuando ella empezó a subir y a bajar, la agarré de sus nalgas para acompañar su movimiento, mi placer y excitación era muy grande y notaba como Marisa volvía a estallar en un nuevo orgasmo aumentando la velocidad de sus sentones encima de mi polla clavándosela hasta lo mas hondo de sus entrañas. Ya no chillaba, mas bien sollozaba y decía cosas incongruentes mientas notaba como se estaba meando sobre mis huevos, yo estaba a punto de explotar pero otra vez se levanto de su postura y casi se cae al ponerse de pie en mi cama.

Vi como por sus piernas, mis huevos y parte de la cama estaba completamente mojada y Marisa tenia la cara descompuesta.

-Estoy muy mareada, voy a lavarme la cara.

Al bajarse de la cama, pude aprecia la tremenda dilatación de su ano, mientras yo seguía con mi tremenda erección y con los huevos como dos pelotas de tenis. Marisa volvió a la habitación con dos pitillos encendidos ya un poco mas repuesta y al ver de nuevo mi polla exclamo.

-Tu no te has corrido? es que tu no te corres nunca?

Le contesté que aun tenia carrete para rato y que cuando me corriera se iba a dar cuenta de verdad.

Empezó de nuevo su rol de vacilona y se tumbo de lado junto a mi en la parte de la cama que quedaba seca. Me percaté que se habia puesto el tanguita que traía y de nuevo parecia que rea mi polla quien le hablaba y no yo porque no apartaba la vista de ella. No me incomodaba ni mucho menos, pero dió una vuelta de tuerca cuando me empezó a decir.

-Tienes una buena polla pero no sabes tratar a una tia como yo. No serás un poco gay?

-Si fueras un poco mas rudo, serías una pasada.

Esta jovencita ya estaba sobrepasando una linea roja y si quería caña, yo se la iba a dar.

Sin decirle nada la cogi de la nuca y llevé su cabeza hasta mi polla y la obligue a tragarse mi polla. Creo que volvia a insultarme pero con la boca llena no la entendía. Yo la agarraba del pelo para que no se la sacara y fui poniendo las almohadas una encima de la otra debajo de su vientre pero sin tapar las tetas.

-Me quieres follar así, cabron?

Me puse detrás de ella y apartando un poco el tanga se la metí en el coño de golpe. Ella apretaba el culo contra mi y volvió a gritar de placer otra vez. Empecé a envestirla como un animal.

-Si, así me gusta maricón, dame mas fuerte, siiii.

-Ahora la quiero por el culo, por favor.

Su deseo no se hizo esperar, la baje de la cama mientras le sacaba el tanga y poniéndola de pie frente a mi espejo le metí el tanga en la boca, agarre el lubricante y le puse una cantidad importante en la entrada de su culo, aun estaba notablemente dilatado. Me puse detrás de ella y mientras frotaba mi polla por la raja de su culo le preguntaba con voz lasciva si era si como le gustaba, mientras asintía con la cabeza, encaje mi polla en la entrada de su culo y empecé a encularla hasta que ella se puso de puntillas a lo que yo aproveché para agarrarla de las tetas y volver a envestirla contra el espejo.

Ella dio un suspiro ahogado por el tanga y abrió tanto la boca que cayó el tanga al suelo y por el espejo vi otra vez la expresión bizca de la otra vez.

-Reviéntame el culo, me encanta.

Solté una sus tetas y llevando la mano a su entrepierna empecé a bombearla con tanta fuerza que casi no tocaba el suelo. De golpe noté que su cuerpo perdía tensión y se volvía a orinar abundantemente. En ese momento creo que no se desplomaba porque la tenia fuertemente agarrada. Yo no me pude resistir y empecé a correrme como nunca lo habia hecho antes. Notaba que los chorros de esperma le llenaban los intestinos, mientras sin soltarme de Marisa, recule hasta sentarme en la cama con ella encima. Al sentarme ella cayo un poco sobre mi y dio un respingo lo que hizo que se pusiera en pie. La lefa le chorreaba del culo mientras emitía alguna pedorreta. Estaba pálida, desencajada y aturdida y la cogi y la senté a mi lado en la cama mientras los dos recobrábamos el espíritu. Nos duchamos y la acompañé hasta la casa de sus amigas.

Este fue el primer encuentro con Marisa, luego hubieron algunos mas si estais interesad@s

Hacédmelo saber al [email protected]

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236