Mi mujer entrega el culo a un amigo (I)

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Mi mujer, Elsita, tiene 31 años, muy bonita, pelo largo negro y siempre atrae miradas por sus ojos y su culo porque siempre usa pantalones muy apretados y su cola es del tipo que se alza cuando camina. Un lunes por la noche me la iba a clavar antes de irme de viaje por una semana… me dijo que tenia la regla pero que “había una alternativa”. Una media hora después, sonreía como loca porque se la habían clavado por primera vez por el culo, y, le encanto!; mientras se lo hice, le insinué que el culo que tenia se prestaba para mas de un hombre y me contesto rápido que: ¿Por que no intentar algo nuevo?. Después, en la cocina, le mencione que su amigo de trabajo Stuart seria un buen candidato; Elsita sonrió y me dijo que le daría vergüenza preguntarle… yo le dije que lo haría.

Ese viernes vi a Stuart en el supermercado de casualidad y le pregunte si tenia 5 minutos para hablar: contesto que si, y le dije de frente que Elsita quería sentir a otro hombre por el culo y si a el le interesaría. Se puso rojo, nervioso pero después se reía un poco mientras me dijo que le encantaría y que como tenia una “larga y delgada” creía que le encantaría a Elsita, además de que le encantaban los culitos y el de mi mujer le encantaba. Le dije que lo invitaba a cenar y que si Elsita se sentaba en el sofá con las piernas arriba del sofá y su cola hacia el que tendría que sentarse en el mismo sofá, era la señal de que todo iba viento en popa porque el le vería todo el culo desnudo ya que Elsita usaría una mini y sin ropa interior de manera que, en esa posición, se vería todo… el arreglo seria que en ese momento el le toque las nalgas y luego el culito y luego el se lo besaría antes de ir a la cama, para realmente calentarla.

Llego el sábado, Elsita nerviosa se puso la mini y me pregunto si seguir adelante, yo le dije que sí porque si en algún momento cambiaba de sentir, detenemos todo; sonó el timbre y apareció Stuart a cenar; le dio un beso nervioso a Elsita y ella camino hacia la cocina dándole la espalda, levantando el culito y sin zapatos que a Stuart le encantaba, sus tetitas (no muy grandes pero alzadas y puntiagudas) se veían a través de un top transparente.. Stuart estaba “alzado”; nos sentamos en el living, Stuart en el sofá y Elsita en un sillón para analizar sus sentimientos y yo en otro y hablamos nerviosamente de cosas sin importancia, trabajo, turismo.

Después de 5 minutos Elsita fue a la cocina y yo saqué la vaselina y la puse en la mesa y le guiñé un ojo a Stuart; Elsita regresó y se sentó en el mismo sofá en el que estaba Stuart, a la derecha de Stuart y a la izquierda de mi sillón y vio la vaselina y se sonreía tímidamente mientras me miraba, porque le daba vergüenza mirarlo a Stuart… luego levantó las piernas y las giró hacia Stuart con las rodillas hacia mí, (este era el mensaje de que entregaría el culo a otro que no fuese su esposo), encima del sofá mientras hablábamos de otras cosas nerviosamente! La mirada de Stuart cambio, extendió la mano y, aunque yo no veía, empezó a acariciarle las nalgas tímidamente y ahí Elsita se ruborizó y dijo “esto es el colmo”… pensé que todo se acababa pero sorpresivamente se llevó una mano atrás, cerró los ojos, y se abrió las nalgas con una mano, separándolas bien abiertas, para que Stuart pueda ver y manosear mejor y mirarle el culito marrón y… Elsita comenzó a gemir como loca, siempre con los ojos cerrados, Stuart le tocaba toda la cola, el culito y se agachó en el sofá y le besaba la cola cuando Elsita le pidió: “por favor bésame el culito Stuart, mamameló Stuart y después me haces lo que quieras en la cama y con lo que desees”. Stuart la complació, se metió con su lengua bien adentro del culito de Elsita y le dio a mi mujer la mamada y chupada de culo que nunca antes tuvo en su vida (yo nunca se lo hice)… increíblemente erótico ver como Stuart disfrutaba de ese agujerito marrón tan preciado por muchos hombres que le han visto la cola alzada a Elsita, aunque con pantalones, pero que nunca pudieron poseerlo.

Mientras se lo hacía con la lengua Stuart, Elsita me agarraba la mano, gemía, casi gritaba y movía el culo para todos lados de la excitación. Después de un rato Stuart paro de chupar y lamer la colita de Elsita, le agarró la mano y le dijo: “Vamos a la cama que quiero que tu esposo disfrute de ver como te “hago” el culito con una sorpresa larga”… los tres fuimos a la cama y nos desvestimos. Stuart la puso de rodillas con el culito bien alto, le metió un dedo con vaselina y ahí mismo Elsita me pidió que yo le meta la “mía” en la boca que quería leche, mientras Stuart disfrutaba de su culito: de un saque le metió su miembro largo y delgado, Elsita pego un grito como si le doliese y luego empezó a gemir y susurrar “esto es el colmo, no puede ser, que belleza, mas adentro Stuart, sácamela, adentro otra vez y duro…” (a Elsita le gusta hablar mientras se la clavan).

Esa noche, Stuart en la cocina le dijo a Elsita, mientras estábamos desnudos, que se la clavaría otra vez pero que quería verla a Elsita mamarle el culo a él mientras yo miraba, porque pensaba que a mi señora le gustaría si el se bañaba y ella le tomaba el pulso a hacerlo y que si no le gustaba la sensación de darle placer mamandole el culo que parase cuando quisiese… increíblemente Elsita dijo que “si”, otra vez a la cama todos y Elsita pasándole la lengua a Stuart por todo el culo, abriéndole las nalgas, pasándole la lengua a cada nalga y lentamente entrando al medio para lamer el culito negro de Stuart mientras el disfrutaba, como loco; luego le cerraba las nalgas y le metía la lengua hasta el culo a través de las nalgas apretaditas, Stuart en el paraíso diciendo “que puta es tu esposa pero que bella”. Así terminamos esa noche, Elsita le hizo todo a Stuart, todo lo que el le pidió, desde lamerle el culo hasta las tetillas y los pies y susurrarle en la oreja a Stuart que le tenia el culito de ella listo para esa cosita “larga” que tenia preparado… y el a ella también; cuando se fue, nos agradeció muchísimo, y pidió si podíamos hacer lo mismo otra vez y Elsita le dijo que “si, sin ninguna duda”; Stuart también mencionó que le interesarían los “dos culitos” al mismo tiempo si fuese posible así que tenemos en que pensar y hablar con Elsita, no sé, ella dice que porque no? y yo tengo dudas pero pienso en la “larga” de Stuart y en como disfruto de mamarle el culo Elsita y por ahí cambio de parecer, no sé.

La próxima semana viene Stuart otra vez a “comer”; Elsita me pregunto si le molestaba que le mame el culo y todo lo demás a Stuart y le dije que no mientras aun me quiera así que todos contentos. Elsita propuso que si yo ofrecía el “mío” que hagamos lo mismo y yo con ropa interior en el sofá mientras ella mire. Elsita me dijo que lo que más disfruto fue cuando ella le chupaba el culo a Stuart mientras el le mamaba a ella en 69 y yo acariciando a Elsita y mirando lo que se hacían aunque Elsita me pidió que participe más, en “lo que sea” con ella o el. Elsita me dijo que a esta altura llevamos tiempo juntos así que no le molestaba mucho lo que hacíamos los tres en la cama mientras le perforemos el culito a ella y le demos uno para chupar mas una linda perforación de 15 minutos, de manera que el lunes sabremos, vuelve Stuart. Creo que es posible que me atreva aunque nunca he mamado a un hombre ni me he dejado, aun así lo he pensado y es probable que si. Vi que hay una ropa interior interesante en la que adelante se ve normal pero atrás quedaría mi culo descubierto, voy a comprar un par por las dudas. Lo que si le aclaré a Elsita es que si lo hago sería “una sola vez” para probar, ¡Veremos!.

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236