Infidelidades | 9.459 lecturas |

Mi cuñada es la puta mas caliente que conozco

Hola que tal, mi nombre es José y tengo 28 años; voy a contaros una historia que me sucedió hace un par de años. Yo salía con una chica de 25 años su nombre es Ana, ella es rubia, ojos grises y un cuerpo de infarto, todo nos iba muy bien incluso nuestra vida sexual era perfecta; pero tenía una hermana de 23 años la cual estaba aun mejor que mi novia, es morena, ojos grises y su cuerpo es mucho más bonito y atractivo que el de su hermana, me tenía loco, cada vez que la veía me excitaba.

Pues resulta que estuve trabajando a unos cinco minutos de su casa y mi futura suegra me sugirió que fuera a comer durante toda la semana a su casa, que mi cuñada me daría de comer y vaya si lo hizo. La familia tiene un negocio familiar del cual no regresaban hasta las 19:00 de la tarde, asi que tenía un par de horas para estar a solas con mi cuñada.

Al empezar la semana fui a comer a casa de mi novia y me esperaba mi querida, caliente y joven cuñada; estaba sola terminando de prepararme la comida; al llegar yo la noté algo diferente a cuando estábamos acompañados por mi novia o algún familiar suyo; tan solo su forma de vestir ya me ponía a cien, un pantalón de esos que son súper estrechos y se le nota todo incluso su rajita y una camiseta tan ajustada y blanca que me dejaban ver sus pechos y pequeños pezones oscuros; yo pensaba que se vestía demasiado bien como para comer en casa.

En el transcurso de la semana se volvía el ambiente más picante, tanto en su vestir como en su vocabulario, me decía cosas que en ningún otro momento se había atrevido ni siquiera a insinuarme como por ejemplo que aun era virgen, que nunca había visto una polla y que estaba algo cachonda pero luego todo se quedaba asi.


Hasta el último día de la semana que fui a comer vestía aun más picarona. Se puso una falda que no le tapaba nada solo con moverse o agacharse un poco ya me dejaba ver todos sus tesoros aun sin explorar y un top que marcaba claramente sus pezones duros. Para entonces ya yo estaba muy acelerado, la muy puta había hecho un buen trabajo durante la semana para ponerme a mil. Ya me había pajeado varias veces pensando en ese cuerpo y en lo que podríamos hacer juntos. Y ahora me encontraba aquí delante de ella y esto no era un sueño ni una ilusión era mi mayor fantasía y la tenía al alcance de mi mano.

No podía mas me encontraba súper excitado y empalmado (mi polla mide unos 20 cm y nunca ninguna chica se a quejado de como me la he follado) mi polla estaba a reventar y no podía ni comer. Ese día ella me dijo que si quería ir a comer a su cuarto y asi veríamos la televisión al tiempo que almorzábamos a lo cual yo asentí.

Al llegar a su cuarto ella se sentó en la cama de su hermana (mi novia) y me dijo siéntate a mi lado asi no deshacemos las dos camas, a mí me pareció una idea excelente, asi podría tenerla mas cerca y ver mas bajo esa poca ropa que llevaba, estaba asombrado y desconcertado y no podía creer lo que me estaba ocurriendo, era mi cuñadita, mi sueño erótico pero aun asi no sabía que hacer.

Acabé de comer como pude y ella me dijo que si quería algo mas, a lo que le contesté que no, que me había quedado muy bien, entonces me dijo ¿seguro que no quieres nada mas?…. tú pide por esa boquita y te daré lo que me pidas. Yo estaba a reventar, mi excitación era tal que mi polla intentaba salir al descubierto por si sola. Entonces se levantó y se llevó los platos a la cocina, a los dos o tres minutos regresó y me preguntó si estaba bien a lo que le respondí que si estaba bien y ella me dijo túmbate en la cama para que descanses un poco luego se tumbó a mi lado, tan cerca que sentía el calor de su cuerpo; nos miramos un momento y eso bastó para deshacernos de placer y comenzar a besarnos.

Me besó muy sensualmente y yo correspondí a sus besos, luego desabrochó mi camisa y comenzó a besarme acercándose a mi entrepierna, con su mano me cogió la polla por encima del pantalón aun abrochado, lo abrió y los bajó hasta quedarse con ellos en sus manos, me besó y me quitó mi ropa interior para luego hacerme una mamada que me llevó a los cielos, la muy puta nunca lo había hecho pero parecía una profesional, sabía todos los puntos en los cuales me ponía mas cachondo aun, si eso podía ser; me chupaba la punta del capullo para luego con su lengua bajar hasta mis huevos y mi culo en el cual me besaba hasta hacerme temblar de placer, después me mamó la polla tan frenéticamente que me corrí dentro de su boca y ella no deja escapar ni una sola gota se lo tragó todo, me limpió mi polla con su lengua hasta dejarla limpia de semen y como no apunto para volver a empezar el juego, lo había hecho estupendamente y ahora me tocaba a mi, empecé por quitarle el top y como era de esperar no levaba nada debajo, dejé sus pechos al aire y me di cuenta de que era aun mas hermosos que los de mi novia, se los chupé un poco entreteniéndome lo necesario en cada pezón para dejarlos como piedras; luego seguí mi camino hacia ese paraíso sin explorar, al llegar a la altura de su pequeña falda se la quité con la boca y ayuda de mis dientes para dejar al descubierto un diminuto tanga blanco que solo le tapaba lo necesario para que no se le viera el coño, al mismo tiempo que sucedía todo esto yo estaba en forma y preparado, empalmado y listo para penetrarla.

Poco a poco fui quitándole sus diminutas tanguitas hasta dejar su depilado y hermoso coño al descubierto, el flujo le corría por sus esculturales piernas; empecé a besar sus extremidades inferiores acercándome lo mas a esa fruta que se encontraba entre sus muslos pero sin tocarla, luego volvía a bajar y llegaba hasta sus pies los cuales besaba desesperadamente, comencé el ascenso de nuevo besando sus largas y atléticas piernas hasta llegar a su coño el cual ahora si besé, saboreé y chupé como mejor supe; subiendo por su raja hasta su clítoris y volviendo a bajar hasta llegar a esa cueva deshabitada que muy pronto encontraría un inquilino muy calenturiento, mientras mamaba su coño se vino en mi boca al menos dos veces, solo decía ( sigue, sigue, sigue… ahhh!!!, aaahhh!!!, aaahhh!!!), sigue no te pares ahora es cierto lo que decía mi hermana, por lo visto mi novia y ella habían hablado sobre esto lo cual me puso más caliente, entonces poco a poco y como era su primera vez la fui penetrando con un mete y saca primero despacio y suave para terminar de lubricar su joven coño, para luego hacerlo con mas energía, mas rapidez y agresividad; era una experiencia increíble, única y yo creía que irrepetible.

Después de estar follándome un buen rato a mi cuñadita y conseguir que se corriera al menos un par de veces mas me corrí llevando mi polla hacia su cara y haciéndole una corrida facial estupenda. Entonces pasó algo que no esperaba entró mi novia en el cuarto y me vio con la polla aun escurriendo semen y en las manos y boca de su hermana y con su cara llena de mi leche, mi querida cuñada se había portado estupendamente. Luego ocurrió algo que fue maravilloso, pero eso lo voy a dejar para otra historia que os contaré en breve.

Espero que os haya gustado.

Scroll al inicio