Mi Amigo Y Yo Nos Follamos A Nuestras Madres

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Amor Filial, Madre e Hijo. Hola amigos les contaré de una fantasía hecha realidad gracias a esta página y a un lector de la misma que me ayudó a cumplirla.

Embargado por un sentimiento de culpa le confesé a mi hermana mayor que soñaba constantemente a mamá follándomela y con el tiempo ese sentimiento de culpa se convirtió en placer y excitación repasando las imágenes de cómo cogíamos con mamá. Pregunté si se debía a que sorprendí varias veces a mamá cogiendo con un primo y otros amantes, y que yo la deseaba.

Como no hubo reproche le insistí -¿no me vas a decir nada? ¿No me consideras mal hermano o hijo?- -no, no te reprocharé, yo también la sorprendí bombeándola, es natural que necesitara de un hombre y es natural el complejo de Edipo que un hijo se enamore de su madre.

Al día siguiente le hablé por teléfono a mi hermana, yo nunca estuve enamorado de mamá-. No amigos yo nunca me enamoré, cuando la veía desnuda, deseaba cogérmela y mamarle la conchita y más cuando se la dejaban abierta y chorreante de tanta bombeada.

Con el tiempo descubrí esta página y descubrí que hay más gente como yo, que han follado o desean a su mamá y me atreví a relatar mis deseos y de cómo se la bombeaban. Y me escribió Alex, de Portugal que también su mamá lo volvía loco y que le había gustado mi relato sobre todo cuando ella decía: -mmmmm., aaaaajj, aajj, ssii, siii, assiiii, mmmm, aaaahhh, aaaaaaaahhhh, muévete mmáaaaaaasss, assiiiiii méteme la veeerrga hasta el foooondo, ya necesitaba una verga así de gruesa y grande, muévete más rápido, métemela hasta adeeeeentro, llename toda por dentro, así, ¡asssíiii, assssiiiiiiiiiiii, aaaaaahhhh! daaaame máaaaasssss, empuja con fuuueeerrza dale duro, másss, muéeeveteeee, aassíii, asíii, máasss, máaaajjjjjssss, ssiiiii córrete conmigooo, no la saques, dame hasta la última gota de tu leecheee, yaaaaaaagggggrr, me corroooo, aaaaaaaaaaahhhh, aassiiiiiiiiiiii, tooodoossss, los quieerooo, todoooosss, aaaahh, lleeename de leche, sssiiiii!, aaassssiiiiii!, ¡asiiii me gusta cogeeerrrr que me llenen de leche caliente las entrañas!

Que quería ser mi amigo. Nos hicimos amigos e intercambiamos varios correos hasta que lo invité a mi país para entre los dos idear la manera de follarnos a nuestras madres. Los recibimos en el aeropuerto Acapulco, México. Presentándonos, Alex yo soy Roberto y mi mamá Gloria. Hola mi madre Elizabeth. Elizabeth la mamá de Alex de edad imprecisa y invitación, nos tenemos que ayudar aprovechando lo paradisíaco del puerto de Acapulco para follarnos a nuestras mamas, en Europa se cree que el sexo se da solo.

-Pues si que tenemos que aprovechar, es mi sueño cogerme a mamá si vieras que lindo coge y como mueve las nalgas pidiendo más verga, es súper caliente, ahora no tiene amante si no la espiábamos para verla coger, grita como loca cuando se corre.

-A mamá no la he visto follar, pero se masturba usando todo tipo de objeto eso me calienta y me vuelve loco y deseo ser yo el que calme su ardor y tiene un cuerpo muy apetecible. Durante el día nos la pasamos en la playa, ellas disfrutando del agua y nosotros planeando y admirando los cuerpos que nos comeríamos a la primera oportunidad.

El segundo día visitamos los sitios de interés del puerto y la tercera noche fuimos a bailar, en una melodía suave me repegué a mamá metiendo mi muslo en su entrepierna restregando con suavidad el gran bulto formado por su monte de Venus y la abundante pelambrera que lo cubría, en automático se irguió mi pene. Al término como de acuerdo nos dirigimos al baño con Alex.

-Roberto, que te parece si cambiamos de pareja, ya no puedo ocultar el paquete y es mi madre.

-Tienes razón, yo me puse a mil tallando con la pierna el biscochote que porta mamá, otro poco y le restregó la verga, ya no aguanto, si no guardara toda la leche para ella ahora me pajeaba.

Cambiamos de pareja como si nos conociéramos de años, y los que agarraron más confianza fueron mamá y Alex. Mamá como jovencita le bamboleaba las tetas en la cara se giraba y restregaba el culo en el paquete a Alex que ya no podía ocultar, cuando bailaban abrazados le tallaba la verga a mamá y se veía que le gustaba por que lo jalaba hacia si misma y los gestos de su cara así lo indicaban. Así pasó la noche hasta que regresamos, en nuestra habitación comentábamos lo sucedido y cada uno alabando a la mamá del otro y si se darían cuenta que nos excitaron.-no creo, más bien tu mamá cree que me la quiero coger y tú a la mía y por cierto otro poco más y te la coges parada, la has de haber dejado calva de tanto tallón de verga- Jaaaa, Jaaaa, Jaaaa.

El siguiente día lo pasamos en la piscina de la casa estrechando más la confianza y la amistad proponiendo volver a bailar en la noche, pero regresaríamos más temprano. Ya con más confianza bailábamos alternados y con más iniciativa le rozaba las tetas, nalgas y biscocho a la señora Elizabeth que tampoco decía nada y solo sonreía ¡y como no! Alex le restregaba la verga a mi mamá por todos lados.

-Ay mi hijo, como es. Lo bueno que ustedes son amigos y tu mamá anda feliz.

Yo pensé, lo bueno es que esta noche me la pienso coger si todo sale bien y mientras más caliente la ponga mejor y tú no sabes la culeada que te dará tu hijo Alex.

Regresamos a casa muy alegres y por que no decir excitados por la situación ellas aparentaban naturalidad pero iban igual de calientes que nosotros, ellas iniciaron la plática que como jóvenes nuestras vidas sexuales deberían ser muy activas. Los dos pensábamos que ese era el mejor momento para lograr nuestros propósitos y hablamos de temas tabú hasta llegar a casa, las acomodamos en la sala y nos apresuramos a servirles tequila.

-Entonces que Roberto te sientas con mamá o con la tuya, tu mamá piensa que mi excitación es por que me la quiero tirar y la mía piensa igual de ti, no le pasa por la mente que a quien quiero tirarme es a ella y con tu perdón cuando vi a tu mamá en la playa y luego desnuda? creeme, ya vamos que mi mamá también está caliente así se le pone la cara de roja cuando se calienta.

-Si, pero yo no le dedee la concha, lo más que hice fue aplastarle las tetas y uno que otro tallón en las nalgas, -¿nomás? ¿Qué querías, cogértela? y te admiras de mi, si te veo como le hechas el ojo y no te reclamo. Anda vamos.

Así con nuestras ideas regresamos a la sala, como en el sofá los cuatro estaríamos apretados nos sentamos frente a ellas. Alex haciendo todo tipo de preguntas como: -señora Gloria, es usted muy guapa ¿Por qué no se volvió a casar?, el sexo es necesario para una mujer, en unas culturas es un arte en las antiguas monarquías no mezclaban su sangre, se relacionaban entre padres e hijos. ¿Usted que opina de eso? En este momento puse el play y corrió la película y al unísono exclamaron.

-Hiiijos esa es una película XXX. Y somos sus madres.

-Mamá, Alex te hizo una pregunta y no la has contestado preguntó que opinan sobre incesto, por que esta película Taboo habla de incesto y que mejor que una madre conteste nuestras inquietudes.

-bueno hijo, en nuestra cultura eso es pecado y se ve mal, en Europa más liberales y con la revolución sexual es mas aceptado y hasta legalizan los matrimonios gay ¿o tú que opinas Elizabeth? -si es verdad, pero yo no me atrevería a hacerlo con mi hijo Alex.

Nuestras madres daban sus puntos de vista y no dejaban de mirar las escenas notándose su nerviosismo se movían inquietas en el sofá, mi madre cruzó la pierna y como estábamos pendientes de ellas no pasó desapercibido que no traía calzón y observamos el biscochote peludo de mamá y efectivamente estaba caliente, su entrepierna tenía manchas de humedad de líquidos vaginales por la dedeada que le propinó Alex.

-¿y tú mamá te atreverías? -no, yo tampoco me atrevería.

-¡mamá! ¿Si no es para embarazarse? El hacer el sexo por placer no pasa nada. Tú me encontraste cogiéndome a mi prima Lucy y no pasó nada y que bien le aprendí y acuérdate hace años te sorprendí cuando te bombeaba tu primo Alejandro mi tío y no pasó nada.

Roberto cállate, como te atreves a decir eso delante de invitados.

-no pasa nada mamá, no hay nada de todas tus aventuras amorosas que Alex ignore. Sabe todos los detalles que con todo lujo le conté. Que tengo una mamá buenísima, que en la cama es un torbellino, que siento orgullo y excitación al verla coger, que a ninguna mujer deseo tanto hacerle el amor como a mi madre que en las noches la sueño y de día cada que la veo me la imagino penetrándola gritando pidiéndome más como a su primo. Por que él tiene el mismo problema.

-¿hijo todas las veces me viste Y se lo contaste? ¿Me deseas y te parezco hermosa? -Si mamá, veía como te bombeaban y gritabas pidiendo más, si eres hermosa y he deseado cogerte.

-¿hijo, no te avergüenzas? ¿En verdad me deseas? -con toda el alma, sueño con penetrarte y mamarte esa vagina de labios gordezuelos, lamerte el clítoris hasta el cansancio y acariciar esa mata de pelos sedosos.

-Elizabeth, aunque no pertenezca a la monarquía no puedo negarle ese deseo a mi hijo.

-hijo, si piensas igual que Roberto no te puedo dejar con ese sufrimiento y menos ahora que se que todo lo hiciste por el deseo a tu madre, yo también necesito un hombre y que bueno que seas tú quien calme mi ardor y noches de soledad.

Se pusieron de pie desvistiéndose lentamente mamá deslizó su vestido hacia abajo y sus tetas brincaron como resortes cubiertos por una aureola y matizada por unos p púbico muy bien recortado, su cuerpo estilizado de blanca piel semejaba una diosa esculpida en mármol. Nuestros ojos iban de un lado a otro admirando esos cuerpos de belleza diferente y que estaban dispuestas a satisfacer nuestras fantasías y deseos.

Se acomodaron en cada extremo del sofá con las piernas abiertas listas a recibirnos, mamá más cachonda y experta levanto la pierna derecha sobre el descansa brazos pasando su mano por la rajada esparciendo los fluidos que le escurrían en abundancia por todo el triángulo del pecado, abrió sus gruesos labios mostrando el dilatado y rojo clítoris. En ese instante sentí que me corría, presurosos nos desvestimos y mi verga palpitante de excitación chorreaba líquido preseminal alcanzando su tamaño máximo 17 cms. De carne maciza.

Doña Elizabeth abrió los ojos como plato y volteé a mirar a Alex y a su puta madre, al cabrón le colgaba un vergón como de 23 cms. Gruesa y cabezona, este tipo va a partir en dos a su mamá, no creo que aguante semejante pollón en ese bizcochito, sentí compasión por su mamá, pero mi madre esperaba ansiosa de ser penetrada por su hijo, se la metí despacio viendo como se abrían sus labios vaginales hasta tragarse los 17 cms de carne hasta los testículos, así permanecí sin bombear disfrutando del abrazo de sus paredes vaginales de haber logrado mi anhelo, mamá caliente por naturaleza no permaneció quieta y le bastaron tres movimientos de cintura para que yo gritara: -aaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhh.me coooorrooooo, maaammaaaaaaa no aguanntoooooo mmaaaaaasss, aaaaaaaajjjjjgggg, mamiiita mamaciiiita linnda no aguannnteeee perdooooname, yaaa, y aaa mmee estaba viniéndome cuando te sobaste la verga.

-No pidas perdón, me hace feliz sentir tu leche caliente, tu sigue vaciándote siento correr tu fuego por mis entrañas cumple tu deseo de cogerte a mamita.

Mis testículos bombeaban leche en abundancia, aunque no tocaba el fondo de mi madre yo empujaba con fuerza quería enterrarle hasta los huevos en la vagina que parecía caldera de lo caliente que estaba, se me doblaron las piernas recostándome sobre sus pechos lengüeteando sus pezones alternadamente, ceso mi orgasmo y permanecí sin sacar la verga besándola y acariciando sus tetas. Mama, solo me abrazo.

Miré a Alex y tenia problemas para penetrar a su mama le metió los dedos en la vagina y con sus fluidos y saliva lubricó la enorme cabeza que parecía tomate de lo roja, su mama se echó hacia atrás abrió más las piernas tomándose de los tobillos y Alex volvió a apuntar al centro, los labios vaginales se separaron permitiendo la entrada empujaba poco a poco, la vagina de su mama se dilató al máximo y al fin aceptó la mitad de carne del gigantesco animalón.

Alex inició el mete-saca con cuidado para no lastimar a su madre aunque de vez en cuando le metía un poco mas de la mitad de verga y doña Elizabeth abría los ojos como plato de la sorpresa.

Sucedió lo contrario de conmigo con unas cuantas embestidas doña Elizabeth gimió y soltó un profundo: -Oooooooooooohhhhhhh, chiquito mío no me vayas a clavar más, que me mataaaaatas y yaaa meeee estoooyyy corriendo, aaaaauuuuuuuu, siiii, asssííííííííííí. Mmmmm, Ahhhhhhhhhh. Elizabeth se retorcía levantando las piernas se agarraba las rodillas se soltaba y enterraba los dedos en los bordes del sofá pujaba apretando la boca convulsionando todo el cuerpo como si recibiera descargas eléctricas, su vista estaba fija en el trozo de carne que tenía clavado.

Mi madre no perdía detalle de semejante pollón, solo Alex permanecía inmóvil sin poder Alex que se sentó al lado de su desvanecida madre. Siguió sobándose la rígida verga que no había eyaculado. Me deslicé hacia la concha de mamá frotando la nariz abriendo sus labios y lengüeteando su vulva y clítoris recorría con la lengua toda su rajada tragándome sus jugos, lengüeteaba lo más profundo que podía hasta que empezó a agitarse y a gemir.

-Mmmmm, aaaahhhhh, mmmmmmgggghhh, siiii, aassííí. Síguele aassííí. Mete tu lengua sigue mamando mi botón (clítoris), aassííí mi vida, aassííí. Jamás me han mamado el chocho y es divino has gozar a tu mamita que me voy a co, co, correr, yaaaaaagggghhhhhh, sigue, siguee mamannnndo, aaaaahhh, aaaaaaoooooohhhhhh. Muchas veces vi coger a mi madre, pero pocas veces la vi correrse como hoy, se sobaba el clítoris y se dedeaba la concha a la velocidad que movía las caderas sus movimientos eran incontrolables me era imposible seguir mamándole el clítoris me golpeó los dientes con la pelvis que sentí que me los tiraba, sus dedos los tenía embarrados de semen y fluidos vaginales que arrojaba a chorros, como podía chupaba sus dedos y se estremecía toda ella.

Terminé restregando mi cara en toda su rajada aspirando y lamiendo los restos de fluido con semen arrojaba. Era otro sueño cumplido, mamarle la rajada a mi madre cuando arrojara los torrentes de semen y jugos vaginales. Alex no perdió detalle de la mamada que le propiné a mi madre estaba tan caliente que se empezó a pajear.

-hijo aunque te hayas corrido me hiciste venir como nunca. Siéntate, no lo he hecho, pero quiero hacerte lo mismo y goces como yo.

Ocupé su lugar y se empinó para la felación, lamió del glande hasta el tronco limpiando los restos de fluidos succionaba los testículos con avidez, me chupaba la cabeza terminando engullendo todo hasta la garganta rozando con sus labios mi pubis ensalivando los pelos. Alex no separaba la vista del culo de mamá y ella miraba de vez en cuando el pollón que parecía palo encebado por el tamaño y lo lubricado. Entendí que los dos se deseaban e hice una seña para que ensartara por atrás a mi madre.

Se paró y acomodó la punta de la verga en la raja de mamá que no dijo nada, al contrario abrió las piernas empinando más el culo y siguió mamándome la verga. Alex empujó poco a poco hasta la mitad. Mamá se quedó quieta sin mover la lengua para acariciarme. Volvió a empujar dejándole ir otro pedazo de carne abrió los ojos de sorpresa y soltó un ligero ooooouuugghh- Alex inició a bombear lentamente, a mamá se le notaba lo caliente pues mamaba mi verga con desesperación introduciéndosela hasta la garganta.

Respondía a los embates moviendo la cadera, cuando estaba a punto de correrme me dio una mordida luego otra y así a cada arremetida me mordía cortándome la excitación. Comprendí que no coordinaba con los dos miembros y opté por dejarlos y sentarme frente a ellos para observar. Con más libertad mamá se hincó encima del sofá y se apoyó en el respaldo acomodando el culo a la altura de Alex metiéndole completamente los 23 cms de verga.

Mamá por un momento se quedó inmóvil en lo que se acostumbró al tamaño moviendo lentamente la cintura, Alex bombeaba más rápido y mamá se echaba hacia atrás evitando que saliera la verga, la quería toda adentro. Elizabeth, su mamá, se había recuperado y se sentó a mi lado para observar como su hijo bombeaba a mi madre, el enorme miembro entraba en su clítoris, le metí un dedo y se inclinó para mamarme la verga y vaya que lo hacía bien aquí le llevaba mucha ventaja a mamá que tomando la iniciativa se ensartaba solita y decía: -Asii Asiii?Iiiiiiii ya entró toda, métela hasta adentro lléname la concha de carne te siento hasta la garganta.

Elizabeth, que hijo tan lindo tienes y no lo aprovechabas, si chiquito no pares, tú métele todo el fierro a esta puta, Oooooouuuhhhh, siiii, máaaaaaaas, aassííí, dale duro a esta puta, aaaahhhhh mee corroo, aaaaggghhh, aaaahhhhh, chiquito ya vennnte, me vooooyyyy a venir otraaa vezzz siiii. Meeee cooorrooo, síguele dando a esta putaaaa, aaaahhhhh, maaaatame de placer, aaaaaayyyyyfgggggggh, me vooooyyyy a vaciar no puedo parar, aguántame un poquito chiquito me vas a matar de placer.

Aaaaggghhh (plaafff, plaaaffff, plaaaffff, plaafff) otra vez me veengoo yaaa, papacito, yaaa vente conmigo, lléname de leche las entrañas, te quiero sentir papacito, aaaahhhhh, aaaahhhhh, aahh, aahh, aaaaahhh. Ay papacito no me diste tu leche caliente no te sentí mío papacito aj, aj, aj. Hijo sírvele otro tequila a la puta de tu madre. Hoy seré la puta de los dos. Mamá resoplaba al borde del infarto si yo le arranqué un orgasmo, Alex por poco la mata, el ver como se la bombeaban Elizabeth se dio una dedeada que se vino en su propia mano entre convulsiones y estertores guturales, glluuuggg, ggguuullgg- pues le llené la boca de leche que se le escapaba por las comisuras de los labios, se tragó la que pudo y el resto me la hizo tragar con todo y saliva en un apasionado beso.

Alex se separó de mi madre que se montó en la misma posición sobre el descansabrazos apoyando la cara en el respaldo, su enorme culo quedó en posición para ser penetrado, pero mamá ya había tenido suficiente su vagina era una inmensa zanja abierta que parecía una papaya que le arrancan una rebanada, sus labios abiertos de par en par colgaban destrozados escurriendo sus propios jugos. Alex seguía con la verga erecta como si no hubiera destrozado las entrañas de nuestras madres.

-Hijo no estás satisfecho verdad. Ven, entierra tu polla en tu madre destrózame las entrañas y báñame con tu leche, no te detengas penétrame hasta el fondo. Se acomodó empinándose igual que mi madre, en verdad doña Elizabeth era una mujer muy hermosa con un culo precioso por eso Alex la deseaba tanto y ahora la tenia a su alcance ofreciéndole su divino cuerpo.

-No te detengas mi rey, mete tu polla hasta el fondo. No soy tu madre soy una puta. Tu puta y como a la más puta destrózame las entrañas báñame con tu leche juvenil, te necesito dentro de mí, adelante mi Rey perfora esta concha ansiosa de verga.

Tomé las blancas nalgas de mamá con emoción, cuantas veces la espié de lejos cuando se cambiaba de ropa y me pajeaba con su imagen ahora la tenía a mi merced y me pedía que la penetrara lo hice con cuidado, lento poco a poco, pero sin detenerme conforme se la iba metiendo mamá brincaba sobre sus rodillas y se aferraba al respaldo del sofá, ella brincaba y yo seguía empujando hasta que entró toda mi polla soltó un uuuuuuuggffffff, aaaaajjjjjjj- mordió el sofá crispando los dedos así me quede sin soltar su cintura.

-No te detengas mi reeyy, bombea a esta puta, disfruta el culo que tanto deseabas. No soñabas enterrar tu polla en esta concha, pues bombea con fuerza, destroza la vagina a la caliente de tu madre, a tu puta de ahora en adelante.

Ya no resistiría más tiempo y perforé hasta el fondo la concha de mi madre, la punta de mi polla chocaba con algo blando que amortiguaba los embates dando la sensación

-Aaaaayyyy, mamà me cooorrrrooooo, ssiiiiiiii, apriéeeeetame, aaaaayyyy, mamá me cooorrroooo, siiii, apriéeeetameee, saaacame hasta la última gota aaayyyyiiigghhhh, siéntelos mamita, siente como salen, que los guardé para tiiiii.

-Siiii, siiii mi rey. Dámelos todos, todos hasta la última gota siieento tu lava correr poorr mis entrañas. Queemame con tu fuego que yo tataammmbieeen, e estoooyyy corriendo hijo mío, siente mis mieles bañar tu polla, siénteme hijo mío, disfruta a tu madre como yo lo hago contigo, ahhhhhhhhhhhh, soy feliz, feliz hijo mío y tú lo has hecho.

Terminé de correrme y abracé a mamá, la giré quedando yo sentado y ella encima de mí y le regalé esa estampa a Roberto ver a mi madre con las piernas encogidas y su concha abierta chorreando semen y un hilillo de sangre, me lo agradeció con una sonrisa como diciendo gracias y gracias por follarte a mamá. La señora Gloria había quedado dormida, mamá pidió agua y nos dirigimos a la cocina.

-¡Oye como le hiciste, te follaste a tu mamá dos veces a mi madre le arrancaste como cuatro orgasmos que todavía sigue dormida, yo de ver como te culeabas a tu mamá me quería venir y si mamá no se hubiera dormido le hubiera dado verga, mírala como tiene el chocho abierto escurriendo mi leche.

-luego te platico, vamos a llevarle agua a mama.

-sabes tu mamá se veía linda con su ropa interior, por que no nos pasamos el día de mañana los cuatro en la piscina en puros calzones y me acompañas comprar unas pantys a mamá, ya supiste que ella nunca usa ropa interior y quiero verla en pantys como tu mamá.

Así lo hicimos al salir las dos mujeres en lencería al medio día a la piscina, nos quedamos con la boca abierta. Mi madre lucía una pantaleta de encaje azul que combinaba con la blancura de su piel, Gloria la mamá de Roberto el encaje blanco abultado por los gruesos labios vaginales y los abundantes pelos chinos resaltaban su figura. Entendí por que Roberto quería ver a su madre en pantys se veía súper cogible con esa conchota y parecía que traía un pene escondido, si no le conociera el chocho pensaría que tenía un clítoris gigantesco.

Nos metimos al agua y con sus pantys mojadas no deseamos otra cosa más que cogerlas. Las sentamos en la orilla e iniciamos mamándoles la concha sobre la fina tela y como si nos pusiéramos de acuerdo en la forma, las bajamos al agua se colgaron de nuestro cuello enroscando sus piernas en nuestras cinturas y al unísono metimos nuestros brazos bajo sus piernas para tomarlas mejor y haciendo a un lado sus pantys se las clavamos hasta el fondo, el lugar se lleno de gemidos y jadeos nuestras bocas estaban ocupadas besándonos y succionando nuestras lenguas el único signo de los orgasmos logrados por nuestras madres eran las olas que provocaban con el movimiento de sus caderas. Por la tarde agradecimos a Roberto y su mamá su hospitalidad, pero deseábamos estar solos en un hotel los cinco días restantes para disfrutar lo paradisíaco del puerto de Acapulco como un matrimonio normal.

Volvimos una noche antes de partir y mi madre dice a Roberto: -Roberto nos vamos mañana a Portugal y quiero pasar la noche contigo y mi hijo con Gloria aceptas.

-Por supuesto que si. Me siento halagado por la petición, mi madre no hace más que hablar del tamaño de Alex y mi madre nunca diría que no. ¿No te contó que ya la había dedeado en el baile? -¡Aaay este hijo mío! Tomamos unas copas de vino y cada quien se fue a su habitación sobra describir a Elizabeth. Me regaló un 69 hasta cámara de combustión que era la vagina de doña Elizabeth.

-Coño. No te vayas a correr tienes la polla ideal para hacer gozar a una mujer aguántame. Aassííí, oooohhhhh, aguanta máaaaaaaas no te cooorraaaassss, aaaahhhhh, déeejame terminar papito, Mmmmm. aaaahhhhh.yaaaaaaa, yaaa, yaaa, veenntee, riega mis entrañas, aaaaahhh, siiii, aassííí, fóllame rico, aaaahhhhh -Como le estará dando Roberto a mi madre que grita tanto y la cama rechina como barco carguero en el muelle de Lisboa.

Fue una noche maravillosa así como Elizabeth, cogimos en todas las formas y posiciones era una mujer muy abierta y liberal como toda europea. Los acompañamos al aeropuerto y antes de abordar: -gracias Roberto me hiciste sentir mujer sin pecado y gracias por darle felicidad a mi hijo con tu mama y la idea de pasar la noche fue mía, esa polla solo tu mamá se la tragaba completa, en Portugal esto terminara, él se buscará una novia a su medida a mi me puede lastimar y ante todo soy su madre. Gracias por aceptar.

-Elizabeth el agradecido soy yo, jamás tendré una mujer de tu clase tu serás el mejor trofeo y también me has hecho comprender que hay más mujeres que me darán lo mismo que mamá y tú fuiste la mejor. Gracias a ti.

-¡Oye Roberto te quiero contar dos secretos! -¡No Alex, tus secretos los pagamos mamá y yo! ¿Ahora me vas a decir que le diste por atrás y le desfloraste el culo? ¡Ese me tocaba a mí! -Noooo, no. Acércate, usé un retardador por eso aguanté, cuando me dijiste que tu mamá follaba rico y que no había polla que no exprimiera en segundos tuve la idea. El otro es que era virgen, lo hice con mamá y derrame mi lefa en sus entrañas como siempre lo desee y soñé. ya que lo sabes adiós y estamos en contacto y me cuentas igual.

Alex se sigue bombeando a su mamá, hasta que encuentre una mujer a su medida, no creo la encuentre, se la cogerá hasta que a su mama doña Elizabeth deje de gustarle la verga, es bien golosa. A mamá me la cogí toda una semana día y noche a partir de ahí solo en dos ocasiones más que no pudimos evitar, en una visita a casa de los abuelos nos dieron una sola cama y no habría problemas como madre e hijo, el problema era callar a mamá cuando se corrió.

La otra, trabajando en la ciudad de Querétaro sufrí un accidente me fue a ver, rentaba un solo cuarto con baño salió desnuda al secarse se tallaba la concha me calenté y terminamos cogiendo toda la tarde y efectivamente Alex la había dejado un poco guango, pero movía las nalgas de tal forma que no necesitaba apretar para exprimir una verga.

Se aceptan comentarios si es aceptado este relato describiremos los días que estuvimos solos y la noche que compartimos a nuestras madres si desean saber de Gloria mi madre con Roberto. De Elizabeth con Alex. A todos se les contestará.

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236