La princesa Mila

📋 Lecturas: ️1473
⏰ Tiempo estimado de lectura: 04:00 min.

Una llamada sorpresa: pero no de Mila la Princesa de mis ojos.

Una noche estaba solo en mi casa ya que mi Princesa había ido a quedarse donde su madre por un par de noches, esa noche hablé con Mila y después que dejamos de hablar, era como las 9 : 30 de la noche.

Rato después iba ir a acostarme, recuerdo que ya eran pasada las diez de la noche cuando entró una llamada a mi celular, era de un número desconocido…

Buenas noches dije…

Hola buenas noches como estas amigo, me contestaron….

Que le puedo servir dije de nuevo…. ?

Es usted el compañero de Mila?…

Si claro que se le ofrece y quien es usted?….

Espero no se moleste al saber mi nombre y tampoco me corte la llamada…

Mi nombre es Don Carlos el amigo de Mila…

Ahh como estas Don Carlos y en que le puedo ayudar…

Quería saber si podíamos hablar un ratito…?

Si claro, dime de que quiere que Hablemos…?

Es sobre la otra noche que estuve llamando a Mila, espero no te hayas enojado por las llamadas que le hice a Mila…

No para nada, si le pregunté a ella por usted pero fue una conversación normal, bueno eso creo… en ese momento se vino la idea de hacer un trío, así que lo dejé hablar y poco a poco lo iba a llevar a la conversación del sexo

Y Mila está contigo?

No Don Carlos ella está donde la mamá por un par de días, así que podemos hablar de lo que tu quieras.

Pero me adelanté y le pregunté a Don Carlos si el sentía algo especial por Mila?

El respondió, sinceramente si y espero no le moleste eso.

No amigo para nada, más bien me alegra escucharlo y Don Carlos me dijo que yo era un afortunado por tenerla a ella todos los días y que la podía acariciar y tocar cuando yo quería y también hacerle el amor, me contó que el se la imaginaba muchas veces desnuda y que el se veía estando con ella y que cuando eso se diera le iba a dar una buena mamada que nunca la olvidaría y que le iba dar una culiada como nunca en la vida se la habían dado y que después de culiarla la iba a poner a mamarle la picha hasta regarse dentro de su boca.

Al escuchar a Don Carlos decir todas esas cosas mi verga sin darme cuenta estaba bien parada.

De repente escuche a Don Carlos que hablaba muy agitado y respiraba bastante fuerte, de pronto grito… ayyy amiigooo mee riiieeegooo, mee estoy regandoo y Don Carlos en ese momento dejaba sus güevos vacíos, se había regado a nombre de mi princesa.

Luego le dije, oye Don Carlos la otra vez que usted la estuvo llamando cuando nosotros llegamos a la casa estuvimos hablando de usted y luego nos fuimos a culiar y cuando ella empezó a venirse le pregunte que si le gustaría culiar contigo y me dijo que tal vez y me abrazo muy fuertemente y empezó a venirse hasta dejar las sabanas mojadas por tanta corrida que se dio, ella gemia y decía papii metala toda uyyy quee riicoo y creo que se estaba imaginando a usted.

Ayyy amiigooo que ricoo y Don Carlos de nuevo gritaba, me riego me riieegoo, me la estoy sobando a nombre de Milaa cuanto quisiera tenerla a mi lado para culiarmela toda, que esos labios de mamona, y esa cara de culiona me tiemblan todo, ayyy amigo que riicooo me estoy regando a nombre de milaa….

Mientras Don Carlos se regaba, yo me la sobaba imaginando a mi princesa siendo cogida por otro hombre y grite me estoy regandoo quee delicioso y Don Carlos solo dijo que bueno amigoo.

Nos despedimos y quedamos de hablar luego en la casa con la princesa. Fin

Compartir en tu redes !!
Sotiko65
Sotiko65

Soy de mente abierta y me gusta hablar de sexo

Relatos: 8