La cita: El descubrimiento de César II Parte

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Han pasado casi dos meses de esa primera cita y desde ese día no he vuelto a ver a César  y lo extraño más de lo que quisiera admitir. Veo mi celular y leo sus mensajes, me ha escrito casi que a diario desde ese día, supongo que también me extraña. A resumidas cuentas fue el mejor sexo que he tenido en años.

Me decidí a contestarle, después de todo somos adultos y lo que tenía que pasar ya pasó. Y necesito volver a sentir lo que sentí ese día. Excitada, deseada, valorada, que soy capaz de complacer a un hombre más allá de las aburridas tareas caseras que marchitan mi existencia. 😍

Reviso mi celular y allí está César, saludando nuevamente. Le contesto el saludo y me pregunta que si nos podemos ver, le digo que sí, lo siento emocionado y la verdad yo también solo que trato de no decir nada que haga evidente mi emoción por nuestro encuentro.

Al llegar el día y la hora me vuelvo a sentir como aquella vez, nerviosa y ansiosa, sé que es una tontería porque ya sé cómo es pero no lo puedo evitar, los nervios hacen que me suden las manos, que locura!!!!.

Llegué a su casa, siempre un poquito retrasada, no deseo que me perciba ansiosa, me está esperando en la entrada, me recibe con cariño; aaaahhhh!!!!. Que delicia esa sensación de que alguien te espera y es feliz al recibirte. Pasamos a su apartamento y al llegar a su cuarto vuelvo a sentarme en el mismo lugar de su cama como lo hice la primera vez. 🤩

Él se ríe y me pregunta que si ese lugar me gusta, yo asiento con la cabeza, todo es como ese día excepto por el hecho de que ese día me sentía ansiosa por que no sabía cómo se iban a dar las cosas y en esta ocasión me sentía ansiosa por que ya sabía cómo era el sexo con él. Y me parece que fue un error haber asumido que conocía como era el sexo con el por qué nuevamente me sorprendió.

Después de comer algo y una ligera charla nos comenzamos a desvestir, el besa mi cuello mientras sus manos recorren mi cuerpo, me empuja delicadamente hacia la cama y con suavidad me ayuda a acomodarme en su cama mientras se coloca sobre mí. No ha parado de besarme, su mano derecha inspecciona mi vagina y juega con sus labios mientras se apoya con su mano izquierda según él pesa mucho y no desea aplastarme. 😉

Me excita tener las piernas abiertas

La verdad es que a mí me encanta la sensación de tener un hombre sobre mí. Me excita tener las piernas abiertas y saberlo encima de mí literalmente dentro de mí tomando posesión de mi cuerpo y sin poder moverme por encontrarme sujeta por su peso.

Bueno, regresando a lo que contaba, allí estaba yo en su cama y el explorando mi vagina con sus dedos, ya me encuentro mojada, muy mojada y es que este hombre me hace sentir un millón de sensaciones, me calienta de verdad, me pone súper cachonda, me pone tan caliente que puedo correrme al solo contacto de sus manos. 😎

Mientras juega con mi vagina, me besa la boca y baja al cuello, ha encontrado un punto en mi cuello que me excita, lo sabe y lo usa con frecuencia. Cada vez que me toca en ese lugar lo único que deseo es que me penetre, deseo y necesito sentirlo dentro de mí, su boca sigue bajando a mis tetas y las besa deliciosamente.

Lo miro y es maravilloso lo que observo, se ve tan lindo y atractivo allí besando, mamando mis tetas mientras que sus dedos no han parado de explorar y jugar con mi vagina, no resisto más y me corro en silencio; el percibe mi exceso de humedad y creo que piensa que estoy súper excitada y eso no es mentira lo que no sabe es que tuve un orgasmo delicioso, callado e intenso que ha producido fluidos que se desbordan de mi vagina al grado de chorrearse hasta mi culo. 😁

Su lengua lasciva se posa sobre mi clítoris húmedo

Sigue bajando su boca por mi cuerpo hasta que llega a mi vagina y una vez más su lengua lasciva se posa sobre mi clítoris húmedo, excitado y sensible por el orgasmo callado que acabo de tener.  El me besa de muchas maneras, suave, más fuerte, pasa su lengua controlando los diferentes ritmos e intensidades, es realmente delicioso pero debo detenerlo, quiero sentir su pene muy dentro de mí. 😊

Le pido entre jadeos que por favor se detenga, tomo su cabeza entra mis manos y alejo su boca de mi vagina y lo beso la boca agradeciendo toda la dedicación que pone en mi cuerpo y para que yo sienta placer. Sigo besando su boca que está toda mojada de mis fluidos, eso me excita una vez más.

Lo dirijo para que se coloque mejor sobre mí y le pido que me penetre, no aguanto más y lo siento entrar en mí, su pene está verdaderamente duro, erecto y caliente y empieza a entrar y salir de mi vagina, siento como sus pelotas rebotan contra mi cuerpo en cada embestida y siento como su pene golpea las paredes internas de mi vagina. 🥰

Entrando y saliendo de mi vagina

El permanece en un delicioso movimiento de entrada y salida de mi vagina, pega su cuerpo contra el mío y se aferra a él sujetado de mis hombros mientras aumenta el ritmo de sus embestidas.

Se detiene repentinamente y me dice que cambiemos de posición, casi no le entiendo nada, tengo todos los sentidos revueltos y la razón perdida, me ayuda a ponerme en cuatro y me vuelve a penetrar y al momento de sentir su pene entrar nuevamente en mí no resistí y me corrí en un fuerte y estruendoso orgasmo que más tarde me daría mucha pena recordarlo porque siento que hasta los vecinos se dieron cuenta de lo rico que este hombre me coge. 😆

Me siento agotada y las piernas me tiemblan y siento que César  se ha dado cuenta de mi estado porque me pide que me acueste de espaldas se hace sobre mí y vuelve a penetrarme y una vez más renueva sus energías embestidas mientras se sostiene de mis hombros, aumenta su ritmo hasta que lo oigo jadear fuertemente, su corazón late con fuerzas y queda inmóvil y agotado sobre mí.

Ha sido tan delicioso que no pudimos llegar a hacer un anal, será para la próxima vez que nos veamos.

Abrazados conversamos de muchas cosas, aunque hayamos tenido sexo seguimos en esencia siendo unos desconocidos. 🤨

Durante la conversación le confieso algunos gustos sexuales un poco más extremos que tengo y lo hago porque él me ha dado la confianza y al hablarle veo que no le molesta lo que le digo y le confieso sobre mi naturaleza sumisa a lo que reacciona con mucho gusto y hacemos planes para nuestro próximo encuentro.

La cita: El descubrimiento de César I Parte

By: Gatagolosa 👩‍🦰

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236