Grandes Relatos | 751 lecturas |

Jonh el nerd: el inicio con raquel 2

Continuando con la historia la presa había tomado el anzuelo , – haré lo que quieras pero no digas nada- esas fueron las palabras de Raquel, -nos veremos en esta dirección despues de clases, ya veremos si eres capas de hacer lo que sea- le dije a la nena, – pero tengo asuntos que atender- dijo, – pues vas a tener que hacer un tiempo extra si no quieres que todos se enteren de quien eres- dije enérgico, me di la vuelta dejando con lagrimas en los ojos casi me sentía culpable. El tiempo paso lento ese día las clases que tanto disfrutaba se me hacían eternas, por fin tendría a esa chica a mi merced callando las estúpidas palabras de ese chico. Llegando la hora me dirijo a la dirección marcada un viejo departamento de mis padres, al parecer lo heredaros de uno de mis abuelos y mis padres no le dieron uso, hasta hoy que tome las llaves prestadas. La puerta sono, mi corazón se estremesio, realmente hiba a cruzar esa linea? Lo pense, pero no había marcha atrás, abrí la puerta, hay estaba la frágil Raquel, le templaban las piernas como a un cerbatillo recién nacido, – ya estoy aqui, que quieres de mi?- dijo temblorosa, llevaba el mismo uniforme de la escuela al parecer no tubo tiempo de cambiarse, – pasa Raquel toma asiento- dije – que quieres de mi que hacemos aqui?- dijo molesta, -calma calma- dije y continué- que quiero de ti? Bueno lo que cualquier chico de mi edad quisiera de una chica tan linda como tu, pero yo se que en la realidad nadie como tu se lo daría a alguien como yo, a si que lo tomare a la fuerza- dije con tono amenazante , – estas totalmente loco?! Y por que me haces esto a mi yo no te he hecho nada- dijo la nena casi al romper en llanto, – mis razones solo yo lo se y por que tu bueno no lo tomes personal, mira acabemos rápido con esto, has lo que te deja sin negarte y te hiras pronto con tu vida de celebridad intacta- dije ordenando, – esta bien que hago- dijo, -Mmmm primero quítate la blusa, despacio- lo cual lo hisopo sin pensar, dejando al descubierto su obra blanco cubriendo unas ricas tetas no muy grandes pero muy firmes, – muy bien Raquel, ahora tu bra – – pep pero..- -sin peros solo haslo- al quitárselo dejo ver sus ricas tetitas, me acerque a ella colocando mi mano en ellas – que ricas están Raquel- las sobe y apreté un rato luego la tome y la lleve a mi boca para chupar su pezón, – Mmmm que rico- diñé ecitado- para entonces mi pene estaba al máximo, no es necesario decirlo pero es la primera ves que estaba con una chica, – incate frente a mi- dije – esta bien- se cinco sin mas, abrí mis pantalones bajandolo y saque de entre mis trizas mi pene, que no era muy grande para ser honesto, – tómalo y llevatelo a tu boca- dije, – pero yo nunca- dijo temerosa, – solo haslo- – la tome de la mano y se la puse en mi pene, -masajealo y llevatelo a la boca- dije – si esta bien- al introducirlos sentí una gran delicia, – huy sigue sigue no te detengas- dije, la tome de la cabeza y el cabello y se la metí en toda la boca, – huaaaag espera quieres que me vomite?- dijo, – esta bien continua- despues de una rica mamada no quería terminar en su boca, – ahora ponte en cuatro- dije – esta bien- contesto, puse mis manos sobre su falda y se la subí, descubriendo su delicioso trasero cubierto por unas rosadas pantys, las cuales baje despacio, ya con su trasero descubierto se lo toque y aprete – que ricas nalgas Raquel, con razón todos los chicos quieren ser tus amigos, lastima que seas tan selecta para elegir a tus amistades guapos y adinerado, debes estar tan molesta que un chico tan insignificante como yo te éste tocando- dije molesto, – de eso se trata todo! solo por que segun tu eres insignificante?! – dijo molesta, – calla no te di permiso de hablar!!, dije molesto, – ensalibe mi pene y se lo puse en la entrada de su vagina – ahora veras que no soy insignificante!- dije, – espera no tan duro!- grito pero antes que terminará la sujete de sus caderas y si mas se la deje ir toda – aaaaaaah- pego un gran grito pense que la escucharían pero no me importo, ufff que delicia pense, hubiera hecho este plan desde hace mucho, -hay hay me duele no seas tan salvaje- gritaba la nena, – toma toma toma, esto te mereces por despreciar a los chicos como yo- sentía que no podía mas hasta que solté un chorro de semen en su vagina. Continuara….

Scroll al inicio