Orgías | 1.725 lecturas |

Follando a dos con ropas cortas y delgadas

Ha llegado el verano y con el, trae muchos beneficios para el deleite del ojo humano, pues en este tiempo por el calor intenso que hace todos optan en usar ropas cortas y delgadas, en especial las mujeres quienes utilizan minifaldas de tela delgadas y algunas transparentes que dejan ver lo que llevan puesto dentro, en su mayoría trajes de baño exhibiendo además sus grandes atributos que poseen por delante. Será por eso que en esta época mayormente uno tiene ganas enormes de ir a la playa no sólo por refrescarse en sus inmensos mares sino por ganarse con los traseros y pechos bien formaditos que poseen la mayoría de damas que acuden.

Lo que les relatare me paso hace unos 6 días y no pude resistir mas por contarlo, por eso mismo ahora aprovecho la ocasión para contarles que tengo 20 años y estudio, vivo en la ciudad de Lima, Perú y acá ya comenzó el verano desde fines de diciembre así que decidí que pronto iría a la playa por el intenso calor que hacia ya en estos días.

Un domingo me levante temprano, equipe y me dirigí a una de las playas del sur, las cuales son las mejores de la ciudad. Tarde por los menos casi 2 horas para llegar a la playa por el trafico que ya a esa hora había a pesar de ser temprano. Cuando llegue, por suerte no estaba muy llena así que pude elegir donde acomodarme, el sol ya estaba dando sus primeros intensos rayos mientras yo estaba desempacando todo lo que había llevado, si preferí ir solo fue por que necesitaba un poco de tranquilidad y paz. Después de haber terminado de sacar todo me dispuse a quitarme el polo para echarme bloqueador para después comer unas hamburguesas que había preparado y llevado, todo transcurría normal, no había hasta el momento mujer que llamara mi atención pues todas estaban recién llegando y otras desempacando.

Ya después de haber comido algo y descansado un buen rato mire mi reloj y eran casi las 11de la mañana entonces dispuse a levantarme y darme mi primer baño en sus aguas cuando mire quienes estaban ubicados a mi costado, ¡oh fue mi sorpresa!, habían dos hermosas chicas de cabello castaño una de ellas tenia ojos celestes la otra azules ya con ropa de baño que se dejaba ver sus enormes bustos, luciendo una fina piel bronceadita, acompañadas de una señora que suponía era su madre, parecía que habían llegado a la playa no dos simples señoritas sino unas top models de pasarela pues con el cuerpo que pude apreciar que tenían era para dejar a uno excitado (en pindinga), trate de disimular lo que vi y me dirigí al mar, estuve un rato ahí disfrutando de lo cálido que eran sus aguas mientras pensaba en el par de señoritas que había visto y se me erectaba el pene en el mar, me puse un rato sereno y me retire del mar.

Regresando a donde estaba yo ubicado pase por el lado de las dos despampanantes mujeres y una de ellas la de ojos azules, alzo la mirada y me guiño el ojo, ni la conocía pero ella ya me coqueteaba, sonriéndole seguí mi rumbo hasta mi sitio, me senté mientras solapadamente las observaba, estaban que conversaban con la señora que fijo era su madre, yo mientras, saque un libro para leer pero ni leer podía, pues como me iba a concentrar teniendo a dos diosas a mi costado, de repente alguien me toco y era la chica de ojos azules quien me pregunto si tenia una bolsa que no me sirviera para poder poner la basura ahí ya que los botes de basura estaban un poco lejos de donde estábamos y mirándole a los ojos le dije que si, de inmediato busque entre las cosas que había llevado, una bolsa hasta que encontré y le di, ella se sintió agradecida así aprovechando le pregunte su nombre y presentarme, ella me dijo que se llamaba Tamara, tenia 19 años y que vivía cerca de la playa, así nos conocimos y me dijo que luego conversaríamos que ahorita regresaba que le iba a dar la bolsa para la basura a su madre (efectivamente tenia razón esa señora era su madre).

Inmediatamente después vino y se sentó a conversar conmigo, sus hermosos pechos atraía mi mirada, yo trataba de no hacer evidente mi calentura pero no podía. Yo entonces le dije lo bella que era que tenia unos ojos preciosos y ella solo atino a sonrojarse yo estaba en ese momento excitado con el pene endurecido y parado pero trataba de que no se notara. Aunque debo decir que la mirada también se desviaba a la otra chica que estaba acompañándola, la de pechos un poco más grandes y con la curiosidad que tenia le pregunte quien era aquella chica que le acompañaba y me dijo que era su hermana mayor por un año: Katy, lo que me dijo me agrado pues no solo quería contentarme con conocer a una sino a las dos. Aprovechando que ya conocía a la hermana menor quería ahora que me la presentara a su hermana mayor, que tenia la misma edad que yo. Conversando, espere el momento propicio para que se diera la oportunidad para decirle que me la presentara, hasta que se presento sin decirle nada, cuando ella me dijo para ingresar al mar juntos, que le acompañara y fue entonces que antes de eso fuimos a donde estaba su madre y su guapa hermana para que me conocieran, al llegar a donde estaban me presente y su madre me vio con buenos ojos, como un amigo más que conocía su hija en tanto su hermana Katy me saludo sonrientemente preguntándome si había venido solo pues de hace rato me había visto solo y le respondí que si, que decidí venir solo para poder sentir la tranquilidad fuera de la ciudad, ella guiñándome el ojo sonrió.

Luego de haber conocido a su madre y su hermana me fui con Tamara a meterme al mar, dentro nos comenzamos a bromear y jugar a los dos nos gustaba de pronto me dijo que nos metiéramos mas adentro y que yo fuera detrás de ella, que le agarrara de la cintura y no le soltara, yo ni loco me iba a negar e hice lo que me pidió, así me puse por detrás de ella pegada a su trasero, cada vez por la fuerza de las olas que venia ella retorcía y chocaba con mi bulto que para ese momento de tanto puntearla trataba de salirse pero por mi ropa no podía. En ese rato me dieron unas ganas enormes de follarla por ese rico culo pero tuve que contenerme, luego de un largo rato de haber estado con ella metida en el refrescante mar regresamos a donde estábamos.

Cuando llegamos ya estaban almorzando su madre y su hermana y me invitaron a que les acompañara ya que sabían que estaba solo, y la bella de Tamara me sirvió una rica ensalada de verduras acompañado de un rico jugo, yo estaba agradecido con lo hecho por ella así que le di un beso en la cara aunque me quedaron las ganas de dárselo en la boca. Mientras almorzábamos la madre de Tamara me pregunto si tenia enamorada, y le dije que no, que todavía no encontraba a la mujer ideal, ella sonriendo le miro a Tamara y yo viendo hasta el momento que su hermana mayor Katy no se había metido a bañar al mar, le pregunte por que no se había metido a bañar al mar con tanto calor que hace, y dijo que lo haría solo que no quería entrar sola así que me ofrecí, ella al escuchar eso pregunto: ¿ y mi hermana? Yo respondiéndole le dije que podríamos entrar los 3 juntos al mar que seria mucho mas divertido; al comienzo no le gusto la idea pero insistiendo acepto.

Después de haber comido y charlado un rato Tamara me animo a que entráramos de nuevo al mar, aceptando le dijimos a Katy, así fuimos los tres al mar, yo al medio abrazando a dos guapas señoritas, parecía el paraíso. La gente no paraba de observarnos, el ver que yo era un afortunado al estar rodeado de dos guapas y despampanantes chicas. Dentro del mar hicimos el trencito y me paso lo mismo que en la anterior vez me paso, estaba punteando por detrás ahora no a una sino a dos mujeres pues jugando cambiábamos de posición mi bulto ya no podía mas aguantar, parecía que ellas habían sentido mi bulto por detrás pues dieron un grito de placer, y después de un rato me di cuenta que no me había equivocado con lo que pensé pues abrazando a una de ellas, a Tamara de casualidad le toque sus senos con mis manos y estaban paraditos mientras Katy con quien también ya había entrado en confianza me decía que le besara en el cuello. Lo que comenzó como un juego iba a terminar en una orgía. Tanta gente había que no podíamos continuar así rodeados de tanta gente. Me sorprendió el ver como las dos se ponían de acuerdo y me hicieron la propuesta para ir a su casa que quedaba un poco cerca de ahí, era tanto el deseo que no pude decir que no, ya bastante me había excitado con puntearles que ahora tenia ganas de follarlas a las dos, ni lo pensé dos veces y les dije que ya pero su madre se daría cuenta del tiempo que nos estaríamos tardando en regresar del mar, ellas dijeron que no me preocupara pues ella sabe que en las tardes aparte de meternos a bañar nos ponemos a recorrer por toda la playa.

Sabiendo eso nos retiramos rápidamente de la playa tal como estábamos, yo con un short y ellas en traje de baño, me llevaron a su casa que tal como dijeron quedaba cerca de ahí, de inmediato me hicieron subir al segundo piso y me llevaron a uno de los cuartos, estando ya dentro de el, Tamara me confeso que nunca había follado con un hombre que tan solo se masturbaba y que ahora quería experimentarlo conmigo mientras su hermana Katy me dijo que esperaba que esta sea la mejor follada que le hayan dado hasta ahorita, no hablando mas Tamara se quito lo que llevaba en la parte de arriba, quedando al descubierto vi que tenia unos senos bien redonditos ella con la cara de coqueta me dijo que esperaba para chupárselos, pero su hermana dijo que esperara, que primero le chupara a ella, de inmediato también ella dejo al descubierto sus senos, al verlos los tenían más grandes que los de Tamara era algo impresionante pues si con los senos de Tamara me había quedado boquiabierto pues imagínense como quede con los de Katy de hecho chuparía primero los de ella; y se me acerco, Tamara también quería que le chupara primero acercando rápidamente, las dos se peleaban por ser la primera en ser chupada sus senos por mí, yo al observar lo que sucedía me sentía el hombre mas afortunado de toda la tierra por ser la disputa de dos guapas jóvenes de buen cuerpo, fino rostro y bellos ojos.

Entonces para evitar que una de las dos tuviera que esperar fue que las agarre a las dos, y yo sentándome en la cama les hice que se pusieran cada una a mi lado, sentándolas en cada una de mis piernas con una mano en cada seno los comencé a sobar hasta que empecé por los de Katy a chuparlos mientras sobaba los de Tamara por un rato, después cambie, chupando los de Tamara y manoseando los de Katy, las dos estaban excitadazas pues no paraban de gemir de placer, yo ni que decir sabiendo que pronto las dos pedirían que les follara de una vez, y otra vez no me equivoque, después de un buen rato de haber disfrutado con los pechos de ambas se pararon y me dijeron que ahora querían tener mi bulto dentro de ellas, que les clavara mi pieza de ébano a lo que les conteste bajándoles lo ultimo del traje de baño que llevaban puestas, cuando se los quite a cada una, sus coños estaban mojados y eso me excito.

No podía esperar más tenia que follarlas de una vez así que me quite mi short y mi ropa interior, quedando mi pene a la vista de las dos que al verlos se quedaron admiradas por lo paradazo que estaba, diciéndole Katy a Tamara que lo tenia bien grueso, yo al escucharlo me reí, las dos se habían excitado bastante que estaban locas por querer de una vez clavárselo dentro, aunque yo elegiría, así que me eche en la cama boca arriba con el pene erectado y le dije a Tamara que si se sentía preparada para perder la virginidad con un hombre que se me acercara y se montara encima de mí, que no quería esperar mas, ella al escuchar eso me dijo que no estaba preparada pero que no le importaba pues lo único que quería era de una vez llegar al orgasmo; su hermana se río viendo tan valentía, Tamara de frente se vino encima de mí y quedo clavada, dando un grito que le hizo botar lagrimas, parecía como una puñalada, pero para evitar que siguiera con el dolor me comencé a mover y ella agarro el ritmo y luego de unos minutos de dolor ya que había pedido la virginidad comenzó a dar gritos y gemidos de placer pidiendo que no parara, sintiendo tanta excitación pedía mas así que ella sola comenzó a moverse mas rápido haciendo que me viniera dentro de ella, pero ella seguía y mi pene se erecto otra vez clavándole nuevamente mientras su hermana Katy que había ido a traer un consolador para lubricarse estaba masturbándose, al mismo tiempo que veía como me la follaba a su hermana.

Tamara en tanto pedía que siguiera que ya se venia, así de tantas clavadas nos venimos juntos, mezclando sudor, jugos y placer, Katy al ver que ya había llegado al orgasmo su hermana le hizo que se saliera de mí, para que ahora se montara ella encima de mí, su hermana se negaba, quería seguir clavada en mi, pero como ya se había venido tenia que cederle el lugar a la tetona de Katy; no perdiendo tiempo Katy se subió también encima de mí, quería cabalgar como si estuviera encima de un potro, de repente de vuelta mi pene estaba en un mete y saca, iba a ser la tercera vaciada, ella gimiendo como una puta, hasta que me vine llenándole todo su coño de leche ella en ese momento se levanto y le dijo a su hermana Tamara: “Ves, así tienes que exprimirle toda su leche” enseñando su coño, en tanto Tamara que observaba y escuchaba lo que decía su hermana Katy estaba que se metía el dedo sentada en la silla del cuarto.

Después de haberle mostrado y dicho eso Katy a su hermana Tamara, de inmediato se agacho sentándose encima de mí y siguió cabalgando, mi pene seguía firme, hasta que ella dijo que se venia. Luego de que Katy había llegado al orgasmo, decidí pararme para cambiar de posición, así que ella se paro mientras le chorreaba mi leche y sus jugos por toda su pierna para darse la vuelta y ponerse en cuatro para así ahora follarle por el hueco de su culo. Escupiendo en su trasero lo sobe con mis manos para que se preparara para el gran recibimiento, para esa dura pieza que le iba a meter. De una sola le introduje mi pieza dando ella un grito de dolor pero no le importaba mas que tener metida mi pieza dentro de ella, gimiendo luego, no paraba de meterle y sobar con mis testículos sus redondeadas nalgas así una tras otra nos venimos, fueron tantas veces y seguidas que perdí la cuenta, hasta me había olvidado que estaba ahí Tamara y que todavía me faltaba darle por su culo, que tenia que llenárselo.

Después de tantas vaciadas la experimentada de Katy (por que también es un hecho que lo es, pues lo sabe hacer muy bien) se levanto triunfadora a la vez exhausta con todo mi leche chorreándole por el trasero por su cometido, ya que me había dejado casi exprimido. Acercándose a su hermana Tamara le dijo cerca al oído: “te falta mucho que aprender, lo que hiciste tu no es nada, mira mi coño y sobre todo mi trasero, lo tengo todo lleno de rica leche… me voy a bañar, ahí te lo dejo”. Tamara con las palabras de su hermana por no sentirse mal se vino deprisa hacia mí con unas ganas locas de que le follara y exprimirme por completo, yo parado le mire a los ojos, ya exhaustado por las folladas que le hice a Katy, pero con todas las ganas de romper un culo más.

No esperando más le abrace y comencé a tocarle y manosearle todo el cuerpo, ella todo excitada y con el coño lubricado me pedía a gritos que de una vez le follara, que quería rendir tan igual o mejor que su hermana exprimiéndome completamente, yo escuchando lo que ella decía le tome de la cintura y la voltee agachándole, dejando todo su trasero para mi erecto pene que de un solo golpe se lo introduje en su hueco (que estaba lubricado con los jugos que aun tenia, los cuales habían chorreado hasta ahí) dando unos movidas lentas convirtiéndose luego en mas rápidas y mas rápidas hasta que sentí que me venia, ahí en ese instante también ella llegaba al orgasmo, luego de darle duro y llenarle un par de veces por el culo cambiamos de posiciones, repitiendo la hazaña; después de acabar llenándole sus dichosos huecos de mi leche caliente, quede como un trapo.

Al salir Katy del baño duchada nos vio rendidos en el suelo, quedando sorprendida por lo logrado por su hermana con el coño lleno de mi leche al dejarme exprimido. Tan solo dijo unas palabras: “Hermanita veo que aprendiste muy rápido…”. Tamara al oír esto le contesto con breves palabras que todavía las recuerdo: “Con el chico que tuve como maestro como no iba aprender tan rápido… ojalá se repita y pueda aprender muchas cosas más” yo ni sonreír podía, me sentía bastante cansado, nunca había follado tanto en un solo día y tan rico. Un rato paso para que me levantara y me metiera a bañar con Tamara, para vestirnos y regresar con ellas nuevamente a la playa.

Al llegar a la playa fuimos donde estaba la mama de las dos diosas, quien estaba leyendo una revista de moda con la cara de preocupada, al vernos nos pregunto por que de la demora, Tamara para evitar cualquier duda le dijo que yo les había invitado a comer helados, su mama menos mal que creyó y dijo que ya era hora de volver a casa, Tamara y Katy le dijeron que se quedarían un rato más, que querían ver el sunset, su mama acepto, despidiéndose de mi, diciéndome que esta es la playa habitual donde siempre paran y que ojala vuelva pronto por aquí, que le caí bien.

Estando ahora solo con las dos en la arena del mar echados, con la playa ya casi vacía, nos pusimos a contemplar el atardecer. Ya para irme las dos me dijeron algo; la tetona de Katy: que cumplí con sus expectativas y la preciosa de Tamara: que venga más seguido, pues desearía repetir la experiencia conmigo. En fin han pasado los días y cuando puedo voy a esa playa, y me encuentro con las dos, aunque les digo algo, estoy a partir de ahora de novio, con la preciosa de Tamara.

Scroll al inicio