Cumpliéndole la fantasía a mi esposa

📋 Lecturas: ️6559
⏰ Tiempo estimado de lectura: 5 min.

Tadeo nuestro amigo mexicano hoy nos cuenta su aventurilla con el hermano complaciendo la fantasía de su esposa.

Fue el día sábado, salimos los 3 a cenar y después a bailar, mi hermano bailaba con ella y cada vez que podía le arrimaba la verga a sus nalgas y yo los miraba desde la mesa, ella me veía y me sonreía muy coquetamente, vestía un pantalón de mezclilla bien pegado a su cuerpo, que le dejaba ver sus nalgas bien redondas y duras, una blusita ombliguera se le miraba su cinturita bien formada, el pelo suelto y unos tacones que le favorecían sus esbelta piernas, se veía bien sabrosa.

Hay estuvimos bailando los 3 hasta la media noche, nos tomamos unos tragos y de regreso a casa yo iba manejando y mi hermano se subió a mi lado, mi esposa en la parte de atrás, pasamos a una tienda por más cerveza, yo me baje a comprar y cuando regrese mi hermano estaba en la parte de atrás besando y manoseando a mi mujer, así nos fuimos hasta un hotel cercano yo los veía por el espejo, él le quitó la blusa y le chupaba las tetas y ella buscaba entre sus piernas la manera de sacarle la verga, cuando por fin pudo sacarla se la empezó a chupar y el me veía por el espejo y me dijo que rico chupa la verga mi cuñada.

En mi mente paso decirle: “así de rico me la chupa tu hija” cuando llegamos al motel metí el carro, cerré la puerta de la cochera y abrí la puerta del cuarto, ellos se bajaron, entramos al cuarto y mi esposa me besó en la boca y me dijo sabe a la verga de tu hermano jajaja jajaja yo llevaba la verga que me iba a reventar de lo dura que estaba, mi hermano la tomo por la cintura la beso y le empezó a bajar el pantalón, ella traía una tanguita negra metida en sus nalgas, la desnudo por completo y nosotros también nos desnudamos, la pusimos de rodillas frente a nosotros y nos empezó a chupar la verga a los 2, la cabeza de mi verga pegaba con la de mi hermano, era una sensación muy deliciosa, mientras nos chupaba la verga le tocábamos las tetas y ella nos decía que era su día de suerte que le encantaba esa experiencia, que le hiciéramos lo que quisiéramos que hoy sería nuestra puta, así duramos un ratito.

Luego la pusimos de perrito bien empinada para que el pudiera ver si vagina bien mojadita y su culito apretado, él la empezó a penetrar primero, mientras yo los miraba, ella gritaba de placer, de lo excitada que estaba con esas embestidas que recibía, él le daba sus nalgadas y le jalaba el pelo y le decía eres una puta muy rica, le metía la verga fuerte hasta el fondo, yo me acosté enfrente de ella para que pudiera chuparme la verga, mientras mi hermano la penetraba, con los empujones que le daba el, ella me chupaba la verga bien sabroso, después el se acostó y ella se montaba en la verga, yo me pare al lado de ella para que siguiera chupando verga, me encanto verla así disfrutando las dos vergas que ella tanto quería, él la estaba cogiendo fuerte le mordía las tetas y le daba sus cachetadas y eso la ponía más caliente, yo me puse atrás de ellos, para ver mejor, como le entraba y salía la verga de su cosita que estaba escurriendo.

Ya para ese momento ella se había venido como 3 veces, le empecé a lubricar el culo con sus mismos jugos vaginales y le metí un dedo para empezar a dilatar ese culito apretadito qué me encanta, ya después eran 2 dedos, cuando ya estaba lista me acomode atrás de ella, le hice una seña a mi hermano para que la abrazara fuerte mientras yo le abría el culo y de un solo golpe le metí toda la verga en ese culito, ella gritaba y suplicaba qué se la sacara y esos gritos me excitaban más y me empecé a mover cada vez más fuerte y así esos gritos de dolor se convirtieron en gritos de placer, ya que se estaba acostumbrando a las dos vergas adentro de ella, después de un rato le dimos la vuelta, mi hermano seguía acostado boca arriba y ella se dio la vuelta dándole la espalda a él y se sentó en su verga, pero está vez se la metió en el culo, yo le levante las piernas y me acomode frente a ella para meterle la verga en la cosita hermosa que tiene mi mujer, ya la tenía rosada de tanta verga qué le estábamos dando.

Yo ya no me pude contener, porque ella se movía muy rico con las dos vergas adentro decía: Me encantan estas vergas que van a ser mías cada vez que yo quiera, cuñado tienes una verga deliciosa al igual que tu mi amor, de ahora en adelante somos una familia de 3, voy a ser mujer de 2 hermanos uuuufff termine en su vagina mi leche escurría hasta su culo y los huevos de mi hermano, él se la siguió culiando unos minutos más en esa misma posición hasta que terminó en su culo, tenía leche en sus 2 agujeros y no se cambiaba por nadie ya que había logrado lo que tanto deseaba, nos metimos a bañar los tres y luego estuvimos platicando de lo rico que había sido para 3 cada uno de nosotros, así nos acostamos desnudos los 3 en la cama a dormir un rato, a ella la pusimos en medio de la cama y nosotros uno a cada lado de ella, ya cuando amaneció nos fuimos a desayunar y después cada quien para su casa, mi hermano quedo encantado con el culo de mi mujer.

Espero que está experiencia se repita pronto.

Compartir en tu redes !!
Carlosrelatos
Carlosrelatos
Artículos: 32