Compartí a mi esposa con un desconocido

📋 Lecturas: ️13686
⏰ Tiempo estimado de lectura: 26:00 min.

Debía ser una salida normal con mi esposa o al menos era lo que siempre ocurría. Era un sábado por la noche y me disponía a salir con Jazmin mi esposa como lo hacíamos cada fin de semana, salíamos, nos comíamos algo y tomábamos unas cervezas para luego terminar la noche en algún hotel de la ciudad.

Ese sábado hicimos todo como de costumbre, ella llevaba un vestido corto de color negro y una blusa roja la cual dejaba ver a fácilmente sus atributos. Mi esposa es pequeñita, sus pechos son grandes y muy llamativos por cierto, su trasero es de muy buen tamaño y no es porque sea mi esposa ella es muy hermosa.

Habíamos llegado a un Sport Bar al que siempre íbamos, nos sentamos y pedimos como de costumbre un balde de cervezas. El bar estaba muy lleno más de lo normal, al punto que poco a poco la gente quedaba de pie sin mesa donde acomodarse.

Nos tomamos nuestro primer balde e iba a pedir otro, no somos de tomar mucho pero parece que estábamos con buenas ganas de tomar este día. Mientras que yo lo iba a pedir mi esposa se fue al baño, en eso un muchacho que estaba de pie se me acerco y me dijo que si una de las sillas que estaba en mi mesa estaba ocupada, que si se podía sentar allí; le indique que no estaba ocupada pero que la que estaba a la par era la de mi esposa. El solo me dijo que disculpara que no quería incomodar a lo que le dije que tranquilo que podía tomarla sin problema.

El muchacho la cogió pero no tenía donde ubicarla por lo que le dije que si quería se podía sentar en nuestra mesa. El me dio la mano y se presentó….

– Hola, mi nombre es Juan mucho gusto!!!

– Mi nombre es Luis, mucho gusto y ella la que viene allí es mi esposa Jazmin…

Él se levantó para que mi esposa pasara, el la miro de arriba abajo, me dio cierto celos pues casi la desnuda con su mirada…

– Jazmin te presento a Juan, el me pidió permiso para sentarse acá con nosotros, le dije que no había problema… Verdad que no???

– No, ningún problema… Mucho gusto Juan, Jazmin…

– El gusto es todo mío, muchas gracias, es que el bar está muy lleno…

– así es, hoy parece que todo mundo quiso salir jjjj

– Y ustedes que están tomando?

– Ya se me había olvidado, iba a pedir un balde de cervezas…

– No hay problema si los invito a las cervezas?

– No no, tranquilo nosotros las compramos como te vas a molestar…

– No es ninguna molestia, digamos que es en son de agradecimiento!!!

– Bueno, está bien…

En eso él se levantó para ir a pedir las cervezas. Yo mire a mi esposa y ella me miro a mi…

– Y donde salió esta persona?

– No sé, como te dije solo me pidió la silla y le dije que sentara acá…

– Uhhhh no sé porque pero esto me suena a que es una trama tuya, no será un plan tuyo para hacer alguna de esas locuras de las que tanto hablas, de esas tales fantasías? Recuerda que me habías narrado un ambiente justo como está sucediendo ahorita…

En la intimidad a mi esposa varias veces le había contado que una de mis fantasías era poder hacer un trio con ella, poder verla con otro hombre teniendo sexo, hacer una doble penetración y muchas otras locuras. Eso se lo decía cada vez que teníamos sexo o la mayor parte de las veces, Nunca lo habíamos hecho ya que a mi esposa no le gustaba la idea o le parecía muy arriesgada.

– Nada que ver, lo vengo conociendo. Aunque déjame decirte que la idea no esta tan mala jajaja…

– Que cosas dices, tu sí que eres enfermo Luis…

– Yo soy el enfermo? Quien fue la que concluyo que esto debía ser una trama mía para hacer un trio contigo???

– Ya shhhh!!! Allí viene el muchacho, no vaya a ser que nos escuche y nos termine viendo como unos enfermos…

Juan traía nuestras cervezas y además un botella de Whisky justo a tres copas, no había duda de que nos iba a invitar de sus tragos…

– Acá tienen las cervezas… Espero me acompañen a tomar unos traguitos de Whisky???

– Muchas gracias, amigo, no somos de tomar licor pero está bien te acompañamos…

El empezó a servir las copas para mi esposa y para mi e hizo lo mismo con su copa… Alzo su copa y nos dijo que hacia un brindis por las nuevas amistades. Nosotros alzamos las copas y brindamos igual que el “por las amistades” y procedimos a tomarnos el trago… Sabía que esa no era buena idea mezclar licor con cervezas…

Jazmin nuevamente se levantó para ir al baño y me quede con nuestro nuevo amigo…

– Te digo algo, espero no lo tomes a mal… Tienes una esposa muy hermosa!!!

– Porque me voy a molestar??? Muchas gracias, ella además de hermosa es todo un amor, tiene muchas cualidades que me encantan…

– Me imagino que sí, se ve que son muy unidos y felices… Hoy en día cuesta que haya mujeres así…

– Si, ella es muy buena en todo el sentido de la palabra jjjj…

No sé porque había dicho eso… Sabía que él había entendido la referencia, por lo que quite trate de cambiar de tema…

– Y tú, porque estas solo??? O estabas esperando a tu novia o amigos???

– No, yo vine solo, quería salir un rato de la rutina… Estaba solo en casa y me sentía muy desanimado y que mejor forma de hacerlo que saliendo a tomarse unas copas…

– Pues tienes toda la razón, mi esposa y yo salimos casi todos los fines de semana, no nos gusta estar en casa así que venimos acá, tomamos y luego nos quedamos en el hotel de acá mismo…

– Tienen una vida muy bonita, siento celos de los buenos por la vida que llevan…

En eso llego mi esposa, que por cierto se tardó mucho en el baño…

– Estaba repleto ese baño… Y dime, de que estaban hablando???

– De todo un poco, le contaba a Juan que venimos acá cada fin de semana, que no nos gusta estar encerrados en casa…

Juan se levantó e indico que iba para el baño… Mi esposa me miro y me dijo:

– No sé, algo no me cuadra acá!!! Es que te veo conversando con esta persona como si tuvieras toda una vida de conocerse!!!

– Ya te dije que no, no lo conozco… Y si piensas que es que te estoy montando una trampa para emborracharte y que te llevemos los dos al cuarto del hotel, pues no…. Si me gustaría jajaja pero no… No será que tu si quieres??? Uhhh como que estas muy interesada….

– No digas tonteras jijijiji yo no soy tan pervertida como tu… Además él es un carajillo, que va a tener en mente hacer algo así y menos con una mujer tan mayor como yo, aparte que él es joven y guapo…

Me sorprendió lo que mi esposa estaba diciendo, me parecía que si lo haría, solo que dudaba que este muchacho se fijara en ella… Seria acaso que ya le estaban haciendo efecto los tragos???

– Acaso tu estas vieja??? Por otro lado él me dijo que tú eras muy bella, me dijo ese alago para ti…

– Es enserio??? O es que quieres lavarme el cerebro con esa hablada, cuando te lo dijo….

– Si lo dije es porque es cierto… Para que voy a inventar algo así??? Me lo dijo cuando tu andabas en el baño, yo fui al baño y el llego atrás mío también a orinar… Por cierto se maneja un pene de muy buen tamaño jjj es mucho más grande que el mío…

– Como??? Tú le viste el pene a el jjjj que bárbaro que eres jajaja…

– Si él estaba al lado mío como no lo iba a ver… Si quieres le digo que te lo enseñe para que veas que no miento…

– No digas estupideces, cuidado se te ocurre salir con algo así…

En eso llego nuestro amigo y se sentó… Mi esposa lo estaba mirando, desde que venía caminando hasta que se sentó, parece que si le interesaba pues hasta se le quedo viendo la entre pierna…

– Juan, puedes repetir lo que dijiste de mi esposa???

Juan se puso rojo, y se notaba que estaba nervioso, por otro lado mi esposa me metió un pellizco…

– Tranquilo Juan, es que le dije a mi esposa que tu dijiste que ella era muy atractiva. Es cierto o no???

– La verdad es que si, y no dije ninguna mentira eres muy hermosa…

– Muchas gracias jijjij…. Tu sí que eres, ya pusiste nervioso al muchacho…

– No lo hice con esa intensión, es para que vieras que no había mentido, que eres hermosa y que otros hombres también te ven así…

– Tendría que ser uno ciego para no ver la belleza tuya con tu perdón…

Mi esposa se puso roja, tomo la copa y de se tomó todo lo que había en ella… Estaba nerviosa pero le había gustado lo él alago de parte de este muchacho…

– Además Jazmin quiere pedirte algo Juan…

Ella me pego un golpe en mi pierna y apretó el brazo…

– Si claro, lo que guste…

– Ella quiere que le regales otra copa de Whisky…

Ella seguro creía que yo le iba a decir a el que a Juan que le enseñara su verga, se creyó la broma jajaja se puso super nerviosa…

Juan tomo la copa de mi esposa y la mía y las volvió a llenar…

– Me la vengo tomando y ya me la llenaste de nuevo??? Voy a salir borracha de acá…

– Ahhhh pero al menos les queda cerca la habitación, me dice su esposo que se quedan acá mismo???

– Si, nos quedamos acá mismo… Así no andamos en carreras y con miedo de un accidente!!!

– Muy buena idea… La próxima vez hare lo mismo que ustedes, me quedare acá para no cometer una imprudencia…

Seguimos tomando, ya nos habíamos tomado el segundo balde y además la botella de Whisky. Nuestro nuevo amigo, se levantó y se fue a comprar más… Mi esposa no dijo nada, ella si era de gratis pues estaba bien…

– Mi amor yo ya estoy mareada… No creo poder tomar mucho más!!!

– Pues nos tomamos unas copitas más y nos vamos al cuarto…

– Mira como camina tu amigo, parece que a él también ya le están haciendo efecto los tragos…

Él nos puso las cervezas cerca nuestro, abrió la nueva botella de Whisky que había traído y nos sirvió a cada uno…

– Juan. Estas bien??? No has tomado mucho ya???

– Tranquila jjjj me siento un poco mareado pero aun aguanto… Solo debo ir al baño y si orino se me quita…

Mi esposa me volteo a ver y movió su cabeza en señal de que había visto que Juan no estaba tan bien como decía… Él se levantó y se fue al baño. Yo me acerqué a mi esposa y le di un beso.

– Hasta ahora me das un beso???

– Es que no había podido dártelo mi amor…

La tome y le plantee un beso que luego me fui directo a su cuello llegando casi a sus tetas…

– No, no hagas eso… Me estas poniendo mal y luego no respondo jijiji

– Es para ir calentando de una vez jjjj

Acerque mi mano a su entrepierna y la metí por debajo de su vestido, corrí un poco su ropa interior y toque sus panochito… Le metía un dedo disimuladamente pues había mucha gente alrededor… Mi esposa se recostó a mi hombro, podía escuchar su respiración como se había agitado…

No habíamos visto que Juan había llegado y para desgracia si se había dado cuenta de lo que hacíamos. Saqué mi mano rápidamente de su vestido e hice como que nada había pasado. Mi esposa estaba que se moría de la vergüenza, pero a su vez me miro y en su cara había una sonrisa. Juan por su parte no dijo nada, pero más o menos sabía que le podía pasar por la cabeza. Él se iba a sentar y para su desgracia resbalo de la silla y cayó al suelo, yo le ayude a levantarse.

Esa era la señal de que no debíamos tomar más… Él se puso de pie, por dicha no le sucedió nada. Era evidente que estaba tomado y en ese estado no creía que pudiera manejar…

– Juan estas mareado, así no vas a poder manejar a tu casa!!!

– No es para tanto, estoy bien tranquilos, solo me resbale…

Mi esposa me volteo a ver, se me acerco y me dijo en voz baja:

– Este muchacho no puede manejar así, que hacemos??? Me siento culpable…

– No sé, que hacer!!! Que propones???

– Te voy a decir algo, no lo tomes a mal o no te imagines ninguna estupidez… Creo que debemos llevarlo a la habitación, debe quedarse allí pues así lo que hará es que se ve a matar si se va en el carro!!!

– Creo que tienes la razón, no se ve muy ebrio pero puede ser peligroso.

– Amigo creo que así no podrás manejar, está bien si te llevamos a nuestra habitación y te vas mañana cuando estes mejor???

– Noooo, como les voy a matar su noche de pasión por mi culpa???

– jajaja tu tranquilo, primero esta tu humanidad, así que vamos camina, vamos…

Lo tomé de un brazo y lo fui guiando hasta nuestra habitación… Mi esposa se apresuró y abrió la puerta, le dije que se sentara en la cama y así lo hizo. Mi esposa me veía y yo solo me reía, ella hacia cara de molesta pues sabía que mi cara de risa era de maldosidad…

– Ni se te ocurra???

– Ni que se me ocurra que, de que hablas???

– Ayyyy Luis cuidado no te conozco y no sé lo que te pasa por la cabeza…

– Uhhhh mírame!!!

Ella me volteo a ver y yo le hice un gesto con mi mano dándole a entender del tamaño del pene de Juan, e hice como que se lo estaba metiendo en la boca… Ella me dio un golpe…

– Ya compórtate, además mira como esta este hombre no creo que podría hacer nada con nadie…

Ella pensó que él no estaba escuchando y él le dijo:

– Que no puedo hacer que???

Ella se quedó muda y me volteo a ver, como para que la sacara del embrollo…

– No que tú no te puedes ni poner la cobija encima…

– Ahhhh creía que era que así no podría tener sexo… No estoy borracho, solo un poco mareado…

– Noooo no era eso, que mal pensado jajaja

Él se acostó en uno de los bordes de la cama, para nuestra desgracias era una habitación de una sola cama, porque para que vamos a ocupar dos camas….

– Y ahora que hacemos, como vamos a dormir???

– Diay debemos acomodarnos para entrar los tres…

Yo me acosté en el otro extremo, quedando mi esposa en el centro… Ella me dijo enojada:

– Como se te ocurre dejarme en el centro de la cama, que tal que el me vomite o que le entre el amor y me empiece a tocar???

– Por lo de vomitar si es un problema, por lo que te de amor no le veo nada malo jajaja..

– Tu y tus cosas, ya Ponte serio!!!

– Que quiere que te diga, en la orilla te vas a caer… Tu tranquila que él no se va a despertar y te hará nada…

Ella se fue al baño y escuche la bañera sonar, se estaba bañando… Me pasaron muchas ideas por la cabeza y una de ellas era ver a este tipo cogerse a mi esposa, en ese momento tuve una erección. Sabía que podía ser la única posibilidad de que mi esposa hiciera un trio, pero el problema era que Juan estaba dormido. Debía buscar la manera de que él se despertara y entrara en el juego si nos veía teniendo sexo.

Ya estaba a punto de salir mi esposa del baño, la bañera tenía rato de no sonar. Estaba con una erección terrible, quería una sesión de sexo con ella. En eso ella salió del baño, aun venia con el vestido puesto, yo le di campo para que se acomodara en su lugar. Juan no se movía, lo que le dio confianza a Jazmin para tomar su lugar en la cama.

Cuando ella se acostó se acomodó de manera que quedo frente a mí, yo me acerqué y le di un beso y ella me correspondió. Comencé a besarla de manera más apasionada y mi mano empezó a bajar hasta tocar su vagina. Ella inmediatamente me detuvo.

– Que te pasa, no ves que acá esta esté desconocido??? Como pretendes que tengamos intimida frente a el???

– Pero acaso no ves que está completamente dormido, no se ha movido desde que se acostó???

– Y que quieres que haga, que tal que se despierte???

– No se va a despertar, lo dudo mucho…

– No sé, no me siento nada cómoda estando el acá…

– Tu no te muevas para que él no se despierte, yo me encargo del resto…

Yo me coloque a los pies de ella, le subí su vestido y le quite su braga… Metí mi cabeza entre sus piernas quedando expuesta para mi deleite su vagina, fue allí en donde le empecé a darle sexo oral… Ella coloco sus manos en su boca para no dejar salir sonidos ya que era notable que estaba disfrutando lo que yo le hacía…

– Ya para por favor, no sigas más…

Yo solo reía y seguía dándole placer con mi boca… Ella se retorcía y hacia pequeños movimientos con su cuerpo, no quería emitir ningún sonido pero ya no se pudo contener…

– Por favor para paraaaa…. No sigas… Ahhhhh Uhhhhh

Y de la nada tuvo un orgasmo muy sonoro, ella se estaba quejando y sus gemidos eran muy notables… No se guardó nada y me sostenía con fuerza mi cabeza para mantenerla dentro de su vagina y así le siguiera dando placer… Aproveche su éxtasis, me subí sobre ella, baje mi calzoncillo quedando con mi pene apuntando a hacia su vagina, lo acerque y se la metí de un golpe…

Sus ojos se cerraron, yo se la metía con fuerza; no me importaba que a la par de nosotros estuviera otro hombre, aunque por otro lado quería que él se despertara y si mi esposa seguía quejándose de esa manera no tardaría en despertar…

Ella abrió sus ojos, me miro y seguidamente volteo a ver hacia donde estaba Juan, no sé si quería comprobar si estaba aún dormido o por el contrario quería que se despertara…

– Lo estas disfrutando mi amor???

– Siii sigue no pares…

Y paso lo que tenía que pasar, Juan se despertó; me miro a mí y a mi esposa, estaba atónito… No podía creer lo que sus ojos estaban viendo, mi esposa se dio cuenta y trato de quitarse de encima mío pero yo la sostuve con fuerza..

Por mi parte yo la seguía penetrándola, no iba a parar… Pude sentir como mi esposa estaba teniendo un nuevo orgasmo, intentaba no demostrarlo pero yo le seguía dando con más fuerza. Ahora parecía que ya no le importaba que Juan estuviera allí. Yo no podía quedarme de brazos cruzados, así que volví a ver a Juan y le dije:

– No piensas ayudarme amigo o solo quieres ver?

Juan se quedó dudoso de lo que le había dicho, me miraba y miraba Jazmin, como pidiendo aprobación no solo de mi parte. Mi esposa lo miro, y cerro una vez más sus ojos, ella empezó a gemir. Juan se aproximó y tomo los pechos de mi esposa, los estaba tocando y no tardo en chuparlos… Ahora sí, él ya había entrado en el juego…

Mi esposa se dio cuenta y se movía con más velocidad, me tomaba de mi cadera para que le metiera con más fuerza mi verga… Por su parte Juan se comenzó a quitar la ropa, dejando a la vista su enorme pene que como le había dicho a mi esposa de buen tamaño.

El tomo su pene con sus manos y lo dirigió a la boca de mi esposa, está por su parte empezó a chuparlo, trataba de meterlo por completo pero era un poco grande y grueso, pero no se rendiría fácilmente hasta que consiguió tragarlo por completo.

Juan lo estaba disfrutando, se notaba en su cara. Yo me quite de la posición en que estaba y Juan se acostó en la cama, mi esposa por su parte se levantó y se colocó encima de Juan, tomo la verga de este y se la metió de a poco en su vagina, ella abrió su boca de excitación y salió un pequeño suspiro… Inicio un juego de mete saca con la verga de Juan, ella subía y bajaba cada vez con más velocidad… En pocos instantes ella tuvo un gran orgasmos, yo solo miraba.

Ella se inclinó sobre Juan, quedando sus rostros uno cerca del otro, mi esposa comenzó a besarlo, ahora ambos se comían a besos. Esa escena me prendió aún más. Me levante de donde estaba, me acerque por detrás de mi esposa, comencé a besar y morder sus nalgas. Pasaba mi lengua por su ano, ella me miro sin dejar de moverse… Yo ensalivé mi pene y se lo puse en la entrada a su culito, le fui metiendo de a poco mi pene entre su ano. Ella ahora ya no solo se quejaba, ahora ella estaba dando gritos, era notorio que a alguien se la estaban cogiendo en esta habitación…

Primera doble penetración de mi esposa

Mi esposa estaba recibiendo su primera doble penetración, y lo estaba gozando. Ella no paraba de besarse con Juan, solo quitaba sus labios de su boca más que para quejarse. Yo me quite detrás de ella y me acosté al lado suyo, ahora ella se quitó de encima de Juan y se subió en mí, no le costó que entrara mi pene a su panochito pues lo tenía muy lubricado, estaba toda mojada.

Ahora Juan busco colocarse detrás de Jazmin, pero el la tenía más gruesa y grande que la mía así que mi esposa le dijo que se la metiera suave:

– Por favor, suavecito si no me vas a lastimar!!!

– Claro que sí, te la voy a meter despacio…

Pero no fue así, Juan solo se echó un poco de saliva en su verga y de un solo golpe se la metió por el culo, sin contemplación la empezó a atornillar salvajemente, se la metía una y otra vez con fuerza… Mi esposa solo gritaba de dolor, pero poco a poco esos gritos ya no eran de dolor, ahora lo estaba disfrutando, ella se movía a ritmo para que no se le saliera ni la verga mía ni la de Juan…

– Sigan sigan, no paren siii asiii ahhh ahhhh… Me voy a regar sigan sigan ahhhhhh ahhhhhhh

Y allí tuvo un super orgasmo, sus espasmos hacían que toda la cama se moviera, sus quejidos eran como cantos para mis oídos… Y no pude aguantas más, eyaculé dentro de mi esposa… Por su parte Juan estaba a punto de llenarle el culo de leche a mi esposa, pero ella se movió para poder quitarlo de encima suyo y se separó de mí.

Tomo la verga de Juan en sus manos y comenzó a mamarla, era obvio que ella quería que Juan se regara en su boca, aunque para mí era extraño ya que a ella no le gustaba que yo acabara en su boca, lo más seguro es que quería probar su leche…

No tardo mucho y Juan la tomo con fuerza de su cabeza, para que le diera los ultimo jalonazos… Allí mismo Juan le empezó a lanzar chorros de leche dentro de su boca, mi esposa abría lo más que podía su boca para que no se le cayera nada de leche… Ella agarro el pene de Juan y lo lamio de arriba abajo, quería dejarlo completamente limpio sin rastros de semen. Ella se tragó hasta la última gota, me miro y sonrió…

– Gracias mi amor, no creí que esto fuera así…

– Creo que debes agradecer también a nuestro nuevo amigo…

– Desde luego que sí, gracias, Juan..

Se acerco a él y le dio un beso y él le correspondió… Luego ella se fue al baño a asearse… Yo me quedé con Juan y pude conversar con el….

– Que tal te pareció mi esposa???

– Desde el primer momento en que la vi me gusto y no cabe duda de que en el sexo sabe muy bien lo que hace….

No nos habíamos dado cuenta pero ya había amanecido, así que Juan nos dijo que debía marcharse…

– Ya me tengo que ir, acá les dejo mi número de teléfono por si algún día ocupan algún favor…

– Muchas gracias, amigo, espero volver a vernos algún día…

– Eso espero, eso espero jjjj

Juan se retiro y yo me quede con mi esposa, nos miramos uno al otro, me aproxime a ella y allí empezamos besarnos íbamos a tener un buen rato de sexo pero solo entre nosotros dos, como pareja de esposos…

Compartir en tu redes !!
Papillo1980
Papillo1980
Relatos: 6