Confesiones | 4.333 lecturas |

Adiós a mis votos matrimoniales

Era principio de cursos y llevaba a mi hijo al colegio, por una razón u otra siempre se me hacia tarde, y así fue como lo conocí, el llegaba también casi todos los días tarde a dejar a su niña, era un hombre como de 38 años guapote de espaldas amplias alto como de 1.85 y muy bien parecido del tipo español, (todo lo contrario a mi marido), bien nos encontrábamos casi diario en la puerta del colegio y como casi no había ya padres de familia afuera pues nos sonreíamos los dos sin llegar a platicar.

Ese día no deje de pensar en el, a la mañana siguiente me arregle muy bien mi marido me preguntó que por que tan arreglada, le dije que iba a comer con algunas amigas y no quería verme mal, el sale muy temprano a su trabajo, ese día me puse un vestido entallado tacones altos y escote, para que se notará mi figura completamente así que tomé la camioneta y salí rumbo al colegio de mi hijo y ya tarde a propósito, espere a que llegará él, no salí de mi camioneta pues siempre iba de pants y esta vez se iba a notar el cambio y quería que se notara pero solo para él, llegó en 10 minutos más salí y ambos dejamos a nuestros hijos, el notó de inmediato mi vestido no me dejaba de ver las nalgas y yo le sonreí, no dejaba de mirarme y él sabia que también me había gustado, me subí a mi camioneta pero al momento de subir lo deje ver mis piernas más de lo acostumbrado que al subirme normalmente, arranque me adelante y espere a que su coche estuviera detrás de mi camioneta lo ví pongo las intermitentes y me orillo el se me empareja nos sonreímos y le dije hola como te llamas me dijo su nombre y yo le dí el mio, intercambiamos teléfonos celulares y listo, no tardo 5 minutos en llamarme y eso me encantó, platicamos un buen rato el también estaba casado así que no teníamos problema.

Al día siguiente nos citamos en un cáfe, el apareció increíble en una playera polo que dejaba ver su cuerpo atlético, yo con jeans super ajustados y un escote provocador, platicamos muy poco y llegó el primer beso y de ahí directo al hotel, yo estaba super mojada el guapísimo y con una erección que no podía disimular, llegamos al hotel y de inmediato nos desvestimos, comencé a tocar su verga era enorme cabezona y llena de fuerza riquísima un tamaño mucho más grande que mi marido, no espere más y comencé a mamarlo desesperada quería que gozara mi macho, le di lengua a todo ese animalote una y otra vez pasaba mi lengua por su cabezota y eso lo volvía loco , me sentía la hembra más afortunada del mundo por haber encontrado ese machote, de pronto hicimos un 69 el me metió su lengua hasta adentro de mi pucha y yo no paraba de mamar ese animalote, llegó el momento, me abrí completamente para el, el le daba golpecitos a mi pucha con su vergota pero no lo metía haciéndome suplicar que yo lo hiciera, de pronto comencé a sentir como ese animalón comenzó a entrar dios mío era una delicia aquella verga!!!lo sumió de un solo golpe todo y yo le grite cógeme fuerte cabrón, cógeme bien !! , el comenzó a bombearme delicioso su verga entraba y salía con furia de mi pucha, era todo un chingón cogiendo, mucho mejor que mi marido en todo, yo no quería que terminara nunca era la verga más rica que me había comido en mi vida, el me dijo de repente patitas al hombre y yo le dije lo que tu quieras papi mis nalgas y mi pucha son todas tuyas eso lo excito más y su verga creció más puse mis pierna sobre sus hombros y de un solo golpe retaco ese pitote en mi pepa , me estaba dando la cogida de mi vida!!! entraba y salía con fuerza, podía sentir su cabezón tocándome hasta el fondo, le dije que tenía unas ganas locas de mamarlo que lo sacara, el lo sacó y yo salte sobre el lo comencé a mamar con loca veía en sus ojos como lo estaba disfrutando y de repente la idea de probar su leche me invadió, su cabezota golpeaba mi garganta empecé a sentir los latidos de su verga cada vez más rápidos le dije papi quiero que te vengas en mi boca !!! no pasó un minuto y la explosión de leche llegó inundando mi boca y garganta, sabía deliciosa caliente espesa, estaba super excitada pensando si el pendejo de mi marido supiera que me estoy tragando el esperma de otro macho…jajaja y que macho!! el se lo merecía por ser chingón en la cama y no pendejo como mi marido, en fin me tragué toda su leche le dije que su leche era deliciosa el me dijo que era por la dieta del gimnasio, yo lo comencé a mamar de nuevo, lo iba a dejar vacío esa verga no se me iba a escapar sin darme hasta la última gota de leche,regresó su erección enorme poderosa, solo que esta vez no tuvo piedad de mi , me pidió que empinara el culo, yo lo empine a todo lo que da ofreciéndoselo a ese papacito, me acercó la ñonga a mi pepa pero el muy cabroncito la levanto me puso crema en mi chiquito y lo empujo con todas sus fuerzas, el cabrón me hizo gritar, le dije que era un hijo de puta cabrón vi su cara en el espejo y solo sonrió, se aferró a mis caderas y me empezó a dar una chinga que en mi vida me la habían dado ! nunca me había comido una verga de ese tamaño por el chiquito, yo gemia como perra en celo el sabía la chinga que me estaba poniendo de repente el dolor de sentir ese animalote en mi culo comenzó a desaparecer y le dije no pares no pares fornica mi culo con fuerza el se reía y empujaba con fuerza, le dije eres un cabrón!! la idea de que aquel animalote se viniera dentro de mi culo me mojo aun más, le dije quiero que termines dentro de mi chiquito, el seguía bombeando con ganas pero no se venía, me dijo: pídemelo con ganas! y yo le suplicaba por su leche y el muy cabrón se reía, le decía échamelos cabrón hazlo te lo suplico, baña mi chiquito con tu leche, el ya no aguanto y los chorros de leche comenzaron a llenarme hasta los intestinos, sentía aquella leche hirviendo dentro de mi, fue una cogida riquisíma, asi estuvimos durante meses fue divino. SI QUIEREN CHATEAR MI CORREO ES : [email protected]

Scroll al inicio