Volví a mi hija y su amiga mis esclavas sexuales

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Son las 3 de la mañana, estoy acostado completamente desnudo, mientras Sofí se mueve encima de mí. Sus pechos se mueven con el movimiento de su cadera, suben y bajan, mientras sus pezones se agrandan frente a mis ojos. Sus ojos encuentran los míos, se ríe y aumenta la velocidad.

Siento culpa al eyacular y llenar el preservativo, Sofía tiene tan solo 22 años y además es la mejor amiga de mi hija. 😂

Ella me quita el preservativo con delicadeza, le hace un nudo y lo deja a un costado, termina de limpiar mi miembro con la lengua.

La tomo del pelo y se lo meto de golpe hasta el fondo de la garganta, cuando se lo saca está completamente limpio.

Con ella no necesito ser amable o cariñoso, ella quiere complacerme, que la trate como mi puta.

Se levanta, tiene que volver al cuarto de mi hija Paola, o si no podría sospechar.

El cuarto huele a sexo, la contemplo desnuda antes de que se vista, es tan hermosa como pervertida, se viste y toma el condón para llevárselo.

¿Queres que te cuente que hago con el semen?

Trago saliva, tenía una intriga hacía ya un tiempo.

Le quito el nudo y me lo tiro en los pechos, me encanta ver como cae en mi piel, lo tomo con los dedos y lo paso por mis pezones, sentir el tacto viscoso. Y después ¿sabes qué hago?

Me tiembla la boca al intentar hablar, trato de controlarme.

¿Te lo llevas a la boca?

Sofía niega con la cabeza.

La leche no se desperdicia, pero no soy yo la que se la toma. Y no sabes cómo se prende a mis tetas, cada día más golosa. O acaso pensabas que Pao no iba a sospechar algo en algún momento. Apuesto a que ahora debe estar acostada, abierta de piernas, colándose los dedos, mientras espera por la leche fresquita de papi.

Me enojo con Sofía, le digo que eso ya es ir demasiado lejos. Que mi hija no es ninguna puta como ella.

Cuando me metí en tu cuarto y te dejé que me cogieras, te lo dije. Que iba a hacer realidad todos tus deseos mas oscuros. Además, me juzgas, pero mira como tener la verga de dura después de lo que te dije

Miro y veo que mi verga vuelve a estar erecta, es imposible engañarla.

Paola te quiere como hija, pero también te desea como hembra. Y creo que el sentimiento es mutuo. Ella me conto una vez, que a escondidas nos vio cuando cogíamos. Que le dio mucho asco al principio, pero luego sintió mucho morbo y deseos de autosatisfacerse, pensando que era ella quien era penetrada.

Que mi hija tuviera esos deseos ocultos me deja completamente helado, si no tomo la decisión correcta ahora voy a ser el peor padre del mundo. Tengo que actuar como un adulto responsable, aunque los adultos responsables no se cogen a las amigas de sus hijas.

Mi convicción flaquea cuando veo entrar a Paola, completamente desnuda al cuarto. Tiene la mirada puesta en mi verga, mientras sus dedos húmedos no dejan de entrar y salir de su vagina.

Sofí va hacia ella y la guía hacia mi, toma su cabeza y veo como mi verga se va perdiendo dentro de la boca de mi propia hija.

Usa su lengua, envuelve mi glande y comienza a lamerlo como un helado. Estimula mis huevos con la otra mano, mientras recorre todo el tronco, mirándome con esos ojos color café.

Veo como Sofí se posiciona detrás de ella y comienza a comerle el culo, metiéndole la lengua y jugando con su ano.

Esta noche papá quiero que me hagas la cola, por eso la quiero tener lo mas lubricada que pueda al momento de la penetración, como somos padre e hija se que no podemos tener sexo vaginal.

La noto algo triste al decir esas palabras, pero yo no soy un padre normal. Así que acaricio sus mejillas, la subo encima mío, y agarrándola fuerte sus nalgas, la siento en mi verga, y disfruto de su rostro de placer mientras esta se va hundiendo de a poco en su vagina. Siento como sus jugos bañan todo mi miembro, al haber eyaculado hace poco puedo controlar mejor cuando voy a acabar nuevamente.

Paola se desata a sus deseos y comienza a cabalgar sobre mi miembro, mientras veo como Sofí se toca viendo toda la escena.

Toma mi mano y la entrelaza con la suya, la acerca y mordisquea mis dedos, llevándoselos a la boca y lamiéndolos.

Me encantan tus manos, son grandes y fuertes. Cuando me tocaba imaginaba tus grandes dedos jugando con mi concha.

Toma la tanga y me la pone en la cara, tal como suele hacer Sofí. El olor y sabor de su flujo me resulta familiar, cuando lo noto mi hija sonríe y aprieta más sus piernas.

¿Te diste cuenta?, No era la tanga de Sofí la que te ponía en la boca cuando cogían, todo este tiempo estuviste cogiendo oliendo la vagina de tu propia hija.

Mi verga crece dentro de Paola, y la comienzo a coger con mas intensidad, sabiendo que esto es lo que ambos queremos.

Los gemidos crecen y sellamos nuestro amor prohibido con un largo beso de lengua. Siento el flujo caliente escurrirse por mis huevos y mis muslos, y los espasmos orgásmicos de Pao al venirse tan fuerte.

Hice acabar a mi propia hija, me siento orgulloso de una forma retorcida.

Estoy a punto de venirme, ya siento la sensación en los testículos. Hago que Sofí y Pao se arrodillen y libero mi lluvia de esperma sobre sus angelicales rostros, me sorprendo al ver la cantidad de semen que libero.

Contemplo como se lamen entre ellas y se besan pasándose la leche caliente de una boca a la otra.

Nos acostamos desnudos, ya no hay necesidad de fingir ni ocultar nada, y nos quedamos dormidos, sin siquiera limpiarnos.

Al mañana siguiente despierto y contemplo a las dos hembras que tengo a mi lado, y vuelvo a sentirme joven de nuevo.

Le meto un dedo en la vagina a Pao y comienzo a masturbarla suavemente.

Es hora de despertar mi cielo.

Pao gira y sonríe, sabiendo que nuestros días ya no van a ser nunca más iguales.

By: Sugar Daddy 🤣

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236