Amor Filial | 52.265 lecturas |

Un verano con mi sobrino en mi casa

Un verano con mi sobrino en mi casa 2

Me llamo Laura, tengo 45 años y quiero relatarles la experiencia que tuve hace 10 años con mi sobrino.

Era verano y mi sobrino se encontraba de vacaciones, nos visitó mi hermano y su esposa y mi sobrino Luis. Por esas fechas Luis tenía 18 años y yo ya 35, mi esposo estaba de viaje y me encontraba sola en casa. Bien cenamos los 4 y de pronto Luis comentó que mañana tendría que ir al registro de preparatoria para su ingreso.

La preparatoria quedaba muy cerca de mi casa y ellos vivían al extremo de la ciudad, por lo que le propuse a mi cuñada que Luis se quedará en mi casa para facilitar su llegada a la preparatoria y así no tener que despertarse muy temprano, pues bien mi cuñada aceptó. 😘

Durante la cena Luis me miraba insistentemente, lo noté había algo en su mirada que delataba sus pensamientos, así paso el tiempo y nos quedamos solos, eran cerca de las 12 de la noche, y le preparé la cena, por el intenso calor de la temporada Luis me dijo que tomaría un baño, y se metió a bañar sin toalla para secarse, no sé si lo hizo a propósito, esperando llamarme para que le llevara la toalla hasta el baño como fue.

Yo para entonces llevaba un camisón blanco casi transparente y tanga blanca, siempre he sido una mujer de glúteos grandes y regular de tetas, y siempre trato de mantenerme en forma, bien Luis abrió un poco la puerta para que le pasara la toalla. 😁

Su cuerpo se reflejaba en el espejo y sin ser tan descarada mire hacía su pene y tenía una erección enorme, mínimo aquello medía no menos de 20 centímetros, Luis me lo mostró todo sin ningún pudor, le entregué la toalla sonriéndole y me retire, sin embargo no deje de pensar en esa rica pinga.

Ahora el calor era infernal, no solo por la temperatura si no por aquella visión que me puso super caliente, y casi era la una de la madrugada y ni Luis ni yo podíamos dormir, ambos pensando el uno por el otro, de pronto Luis se acercó a mi recamara y me preguntó si podía prepararle un sándwich ya que tenía hambre. 😊

Pues bien bajamos a la cocina, yo para calentarlo más me puse tacones altos y mi camisón casi transparente y una tanga, y sin sostén!! Para dejarlo ver mis tetas en toda su amplitud, bien él estaba sentado en el desayunador, hábilmente me incline para sacar la mermelada de la alacena, mostrándole mi culo bien empinado.

Lo vi ruborizarse y noté su mirada incesante sobre mi cuerpo, le preparé el sándwich y al momento de llevárselo me incline para dejarlo ver mis tetas, casi se queda sin habla, jajaja pues bien terminó de cenar y yo hábilmente me adelanté en la escalera para dejarlo ver mi bien formado culo que resaltaba aún más por los tacones altos. 🤣

Lo vi y ya traía una erección a tope, se fue a su cuarto y dejó la puerta entreabierta, pase por el pasillo sin hacer ruido y vi que estaba masturbándose viendo porno en la computadora, su verga estaba enorme y eso me calentó muchísimo, me metí a bañar para quitarme la calentura y utilice la misma estrategia de Luis.

Lo llamé para que me pasara una toalla, pero esta vez al saber que estaba caliente, abrí más la puerta del baño para que me viera completamente desnuda y él me pasó la toalla solo que se quedó de pie frente  mí, el agua de la regadera todavía corría, el regresó a su cuarto pero a los 2 minutos se metió al baño completamente desnudo conmigo.

Su verga como les dije era enorme, con una cabeza grande y poderosa yo sin poderlo resistir más me senté sobre la tasa del baño frente a él y comencé a mamar aquella pinga con todas mis ganas, era enorme y llegaba hasta mi garganta la cara de Luis estaba completamente ruborizada, noté como ya no podía contenerse y mamé con todas mis fuerzas, los chorros de semen me llenaron la boca resbalando por mi garganta. 😂

Era un sabor delicioso, espeso y caliente, no dejé caer ni una gota. Luis estaba como loco excitado como nunca, me confesó que nunca había estado con una mujer, que aún era virgen, eso me encantó lo llevé directo a mi cama y abrí mis piernas de par en par, su pinga de inmediato tuvo una erección, y sin más me penetró hasta el fondo.

Era un chico sin experiencia por lo que no tardo en venirse dentro de mí. Esa noche jodimos hasta el amanecer, pues era un semental a pesar de su edad, al tiempo y sin que él lo supiera le presenté a su primito, pero en realidad era su hijo ya que aquella noche Luis me había preñado.

El ahora tiene 25 años y le platiqué la verdad de que ese no era su primo si no su hijo, y él muy contento se alegró, curiosamente ese día igual estábamos solos, mi hijo (su hijo) estaba en el colegio y mi marido en el trabajo. 😉

Sabiendo esto sin que yo lo deseara me llevó hasta mi habitación y forcejando trataba de evitar que me follara, el siendo mucho más fuerte me doblego, rápidamente sin que pudiera hacer nada.

Me puso en 4 patas y me lo metió hasta el fondo, una y otra vez, al principio no lo quería pero después gemía como puta en celo por su vergota, esta vez me cabalgó con furia y sin parar, hasta llenarme la panocha de leche, yo ya no estaba molesta, al contrario, desde ese día Luis es mi amante y cada que podemos jodemos como locos.

By: Luna Indiscreta

Scroll al inicio