Transexuales | 10.942 lecturas |

Sorpresas bajo la falda

Sorpresas bajo la falda 2

Era una mañana del mes de Junio, había tenido que ir a Alicante a realizar unos asuntos de papeles, había salido temprano, así que sobre las 9:30 de la mañana había terminado de realizar todas las gestiones. Como no tenia prisa por volver a mi pueblo pues el trabajo se desarrollaba de manera fluida, decidí desayunar allí, entre en la primera cafetería que encontré en el camino hacia el aparcamiento donde había dejado mi coche.

La cafetería estaba llena solo había una mesa libre, y al mismo tiempo que entraba yo entraban también dos mujeres, una tendría sobre 28 años y la otra rondaba los 35, el caso es que era la única mesa libre que había en el local y les propuse sentarnos los tres en la misma mesa, ellas aceptaron mi proposición y se sentaron una a mi lado y otra al otro.

Yo había comprado esa mañana el periódico, y me puse a ojearlo, ellas me dijeron que iban un momento al aseo, tardaron en volver unos cinco minutos, yo pedí un café y una botella de agua mineral, ellas se pidieron dos cafés con leche, mientras leía el periódico, note como la mano de una de ellas se deslizaba por mi muslo, mientras hablaba con la otra, se cruzaron una mirada y la otra empezó también a pasar su mano por el otro muslo. Yo notaba como se me ponía dura, entonces una de ellas me propuso de ir a su casa, vivían a unos cincuenta metros de la cafetería, les dije que por mi de acuerdo. Me dijeron que con ellas vivía otra amiga y si me atrevía les dije que podría intentarlo.

Llegamos a su casa era un piso pequeño, tenía dos habitaciones en una de ellos había una cama, un armario y un espejo, en la otra había un gran sofá y como una especie de reclinatorio.

Me indicaron donde esta el aseo para lavarme, la amiga que se había quedado en la cosa se ofreció a lavarme a lo que no me opuse, me hizo una limpieza insuperable, también me lavo bien en el ano cosa que en principio me extraño, luego me acompaño hasta la habitación invitándome a desnudarme mientras ella se lavaba, apenas tardo cinco minutos.

Entro en la habitación, llevaba una falda no muy larga ni corta más bien de tipo medio la invite a quitársela, me dijo que cuando estuviéramos los cuatro, se la quitaría, se sentó en la cama y me pidió le acercara mi polla, que estaba dura a la boca, así lo hice, empezó a chuparla despacito, pasando su lengua por la abertura del glande y recorriéndola de arriba abajo, lo cierto es que no tarde mucho en correrme, entonces me invito a descansar para continuar luego.

Me tumbe boca bajo intentando descansar un poco, a los pocos minutos entraron las tres amigas, dos de ellas se sentaron en la cama a mi lado, y me preguntaron te animas a seguir, les dije que estaba dispuesto y que abrían de trabajar un poco, para que la cosa se animara, me dijeron no te preocupes, entonces se quitaron las braguitas, y me invitaron a meter la mano bajo la falda, grande fue mi sorpresa, tocaba algo duro y grande, bajo aquella falda, le invite a quitársela y así lo hizo, debajo de la falda había un enorme falo, duro y en plena erección, me dijo no te preocupes, veras como te gusta, inmediatamente se quedaron las tres desnudas, las tres eran travestís con grandes pollas.

No se como pero de repente me encontré con una de aquellas enormes pollas dentro de mi boca, entrando y saliendo, estaba excitadísimo, ellas se dieron cuenta de ello, y me preguntaron: “¿Es tu primera vez?”, les dije que si, “Bueno pues no te preocupes demasiado y déjanos hacer a nosotras”, aquella polla que entraba y salía de mi boca estaba a punto de estallar antes de hacerlo la saco, entonces me invitaron a entrar en la sala del sofá, allí me hicieron poner a cuatro patas, otra de ellas, sustituyo a la anterior, su polla era mas gruesa y mas corta y me la metió de nuevo en la boca, mientras yo se la lamía, con voracidad, note que algo entraba en mi ano, era la polla que había estado chupando antes, primero la metió despacio con suavidad y fue poco a poco acelerando el movimiento, a los pocos minutos notaba en mi recto, un liquido caliente y espeso, se había corrido dentro de mi, esto hizo que la polla de la otra me la comiera con mas rapidez para provocar su eyaculación, cosa que ocurrió en unos segundos inundo mi boca con su leche, la otra que había estado mirando masturbándose, tendría una polla de unos 25 centímetros, dijo ahora me toca a mi, me cogio de las caderas y me clavo aquella cosa en el ano, me penetraba no de forma continua sino entrando y saliendo del culo, estuvo así un buen tiempo, hasta que decidió correrse, entonces acelero el ritmo y volví a notar el liquido caliente y espero era su leche, su corrida fue abundante.

Iba ya a levantarme cuando la primera me volvió a acercar su polla a la boca y me dijo chúpamela, así lo hice empecé a lamerle, los huevos y la polla, pasando mi lengua una y otra vez, la primera a la que se la chupe se acerco entonces por detrás y empezó a meterme su enorme aparato por el culo este estaba bien lubricado por la corrida de sus otras dos compañeras, era una polla gruesa debería tener unos seis centímetros de diámetro, empezó a follarme con frenesí, hasta correrse también lo hizo dentro de mi y volví a notar su semen en mi recto y ano, estuvimos dos o tres así, ellas iban turnándose una tras otra en la boca y en el culo, para ser mi primera experiencia, quizás fue excesivo. Pero la verdad es que lo pase bien me dejaron su numero de teléfono y propusieron repetirlo cuando quisiera.

Scroll al inicio