Primera pijama con mi amigo y me pide llamarme Karla

📋 Lecturas: ️1973
⏰ Tiempo estimado de lectura: 06:00 min.

Entre mis amigos ya era conocido que mi culito ya no era virgen. Entre ellos hablaban de lo redondo y parado que lo tenia y que incluso mis caderas parecían de chica y no de chico. Ellos buscaban cualquier momento para cogerme.

Un día fui invitado por Carlos (otro amigo) a hacer una pijamada en su casa, yo pedí permiso y se me otorgo el permiso. Vimos algunas pelis, jugamos juegos de mesa, y fue una velada muy agradable. Hasta el momento pensé que no pasaría nada pues no lo parecía, pero estaba toda la familia de mi amigo observándonos pues todos estaban despiertos.

Al irnos a dormir, el se acostó en bóxer y yo me acosté con un short pequeño y una playera pues cómoda. Hablamos mucho durante la noche hasta que no aguante el sueño y me quede dormido, mi amigo me tenia abrazado por detrás, como cucharita pues sabia que me daba miedo la oscuridad, en ese momento solamente pensé que el estaba siendo muy buen amigo conmigo.

Pasaron algunas horas y comencé a sentir como se me subía la playera y me acariciaban mi cadera, yo desperté muy pero no hice ningún movimiento, quería saber que era lo que pasaría, lentamente fue subiendo y subiendo mi playera hasta que llego a mis pezones, y comenzó a estimularlos.

Recuerden que yo era 3 o 4 años menor que ellos, y por lo mismo fui el que mas tarde en desarrollar, para estos momentos, yo aun no tenia ningún bello en mi cuerpo, por lo que mi cadera era suave, mi piel sin bellos, y eso creo que les excitaba mas, pues podían incluso pensar estaban con una adolescente que aun no le habían crecido los pechos, ahora volviendo al relato.

Comenzó a acariciar mis pezones, ellos se fueron endureciendo, y acariciaba mis caderas cada vez mas, comenzó a bajarme el short. Para este momento yo ya estaba muy emocionado por lo que pasaría, moví mi mano para su verga y mi sorpresa fue que el ya no tenia bóxer y estaba bien erecto.

Subí mi mano hacia su cabeza y con vos suave me dijo. “Julio, hoy en la noche quiero que te llames Karla” (así se llamaba su hermana que era un año menor que yo), yo solo conteste con un gemido y comenzó a besarme los pezones, fue una sensación muy intensa, y cada vez me excitaba mas.

Me bajo completamente el short y me lo quite, el comenzó a acariciar mi culito y a tocar cerca de mi ano, me preguntaba si me gustaba y yo solo podía gemir. Me pidió que no hiciéramos ruido pues en su casa podían oírnos, para mi eso solo hizo que la situación fuera mas morbosa aun.

Coloco su verga erecta entre mi culo, y lo frotaba entre mi nalgas, yo sentía como su liquido pre-seminal mojaba mi culito, mi verga estaba a 1000, pero yo solo quería sentirme como Karla esa noche. Me volví a el y le dije suavemente. “Carlos, estas listo para que Karla sea tuya?”, el se emociono demasiado y coloco la punta de su verga en mi ano, me dijo: “Karla quiero que la disfrutes y que seas mía hoy”.

El comenzó a empujar en cucharita hacia adentro de mi ano, fue un poco difícil al principio pero mi excitación estaba a tal grado que yo solo le pedía que siguiera. Hasta ese momento yo no me había dado cuenta de que tan loco me volvían las vergas de mis amigos.

Cuando la verga de Carlos comenzó a entrar, yo ya no era Julio, era Karla en esa cama con Carlos, le tome la mano y se la puse en mis pezones para que me apretara mis pechos planos. Carlos comenzó con el mete saca, cada vez mas intenso y profundo, me besaba el cuello, me decía al oído lo rica que estaba en su cama esa noche. Me decía cosas como: “Ay Karla, yo sabia que tenias un tremendo culo, pero no me imaginaba que tan rico era”, “Karla, quiero llenarte toda de mi leche”, “Me encanta abrirte el culito con mi verga, Karla”

Después de esto ultimo que me dijo, comenzó a cogerme mas duro, el movimiento era lento, rápido, medio y así iba intercalando entre embestidas. Yo me sentía toda una puta, la puta de Carlos. Mi verga no estaba erecta, pero sentía una gran estimulación con cada embestida.

Después de un rato le dije a Carlos que estaba lista para tener mi orgasmo, él al escuchar solo incremento la velocidad y me dijo que nos corriéramos juntos. Le abrace su brazo mas fuerte, pegándome mas a su cuerpo sudoroso, su mano en mi pezon como tomando mis pechos de niña, cerré los ojos, subí la cabeza, sentí como mis testículos comenzaron a apretarse y comencé a sacar semen del orgasmo tan delicioso que estaba teniendo por la verga de mi amigo.

Carlos, me abrazo fuerte y me cogió fuertísimo, en eso comencé a sentir como su verga soltaba chorros de semen dentro de mi, un chorro, dos chorros, creo que fueron como 4 chorros los que el dejo dentro de mi.

Como su casa era pequeña no podíamos salir a lavarnos, pues éramos chicos y todos oirían que nos habíamos levantado, por lo que nos quedamos ahí acostados, yo me quede con la verga de Carlos adentro hasta que se le bajo su erección y se salió solita de mi.

Me dijo al oído: “Karla fue la mejor cogida que he tenido hasta el momento”, yo le conteste en susurro que a mi también me había encantado, y le dije que estaba listo para dormir. no se cuanto tiempo paso después pero dormí delicioso con el semen de mi amigo dentro de mi.

Al levantarnos en la mañana, me sorprendió la escena, frente a mi verga había una mancha pequeña de semen, mi amigo y yo totalmente desnudos en su cama, el tenia manchitas de semen en su verga y yo podía sentir mi culito palpitar de haber sido penetrado en la noche no una sino varias veces.

No les negare que me encanto ser Karla, la hermana mejor de mi amigo esa noche. En la mañana lo repetimos en la ducha, pero esa es otra historia que les contare.

Compartir en tu redes !!