Fantasías Eróticas | 4.997 lecturas | 11:00

Primer encuentro entre novia y compañero

Primer encuentro entre novia y compañero 2

Hola a todos.

Hoy les contaré la historia de como empezamos con un trío, entre mi novia (Diana), mi compañero de clases(Eduardo) y yo. Con mi novia llevábamos una relación desde la secundaria, y para nuestro encuentro ella ya tenía 22 añitos, yo le llevaba un año y eran edades con Eduardo, a quién conocí desde que ingresamos a la universidad (casi el mismo tiempo que conoció a mi novia), y nos hicimos buenos amigos, y compartíamos las actividades académicas dentro y fuera de las aulas.

Aunque no estudiábamos con ella, siempre coincidíamos para los trabajos grupales, o alguna que otra salida entre amigos, siempre era sonriente con ellos, incluso podría decir coqueta sin darse cuenta, y es así como ganaron un poco de confianza entre ellos.

Ya para el último año de universidad, mi novia y yo por el tiempo que llevábamos, ya contábamos con algo de experiencia exhibicionista, lo hacíamos con la ventana semi abierta en los hoteles, o en algún lugar publico donde nos podrían estar mirando sin que nos diéramos cuenta, entre otras formas.

Por otro lado, con mi amigo, teníamos mucha confianza y hablábamos de todo, siempre recordaba en los primeros años de clases, una primera salida que tuve con él, entre tragos me terminó, de alguna manera, confesando que le había gustado mi novia cuando se lo presenté en nuestra fiesta de bienvenida a la univ, no lo tomé a mal, porque ya estaba pasado de copas, solo no le di mucha importancia en aquella época.

Ya con la experiencia que comentaba tenía con mi novia, el último año de clases, le pregunté a ella, si quería hacer algo distinto, ya que a ella le gustaba que la observen o ser deseada por otros, por eso la practica del exhibicionismo que realizábamos.

Nuestra última semana de clases del último ciclo, planeábamos con mi amigo, festejar, como cada fin de ciclo, y quedé con él en mi casa un sábado por la tarde, por su lado con Diana habíamos quedado en practicar el exhibicionismo más privado y personalizado, y que mi amigo Eduardo sea el espectador y una forma de festejar juntos el fin de carrera, y desde el comienzo no le disgustó esa idea, así que ya solo estaba en mi, ver la forma como dábamos el siguiente paso con él, sin decirles directamente a alguno de ellos, cual era la idea (HMH o algo cercano).

Conociendo a los dos, veía posible que se pueda dar ese encuentro, porque teníamos confianza entre los tres, solo era cuestión de ajustar esa confianza y llevarla al otro nivel.

Hasta que llegó aquel sábado por la tarde, yo con un poco de nervios, porque sentía que quizá no podía salir bien, ya que no fui directo con ninguno de los dos, pero creía que ellos podría existir una atracción física de momento, que nos lleve a realizar este encuentro.

Para esa tarde me había abastecido de bastante bebidas para la ocasión, primero llegó él, y empezamos a tomar en mi habitación, que era una habitación grande, con todo y baño, y al rato llegó ella, vestida muy apretadamente, más de lo costumbre, por lo que mi amigo Eduardo, se quedó sorprendida al verla llegar, y la unimos al ruedo del trago.

Habremos estado casi dos horas tomando y conversando de varios temas incluido sexuales. Hasta que me dirigí a Eduardo y le dije que hoy no saldríamos como siempre salimos a celebrar de la forma convencional, que hoy la celebración sería aquí en esta habitación, textualmente… está bien responde, y nos acota, pero ustedes saben que cuando tomo, no hay nadie quien me pare con el trago, nosotros respondimos casi al unísono, que no había problema…

y completé la idea comentándole que Diana y yo tendríamos relaciones en la habitación y él estaba invitado a expectar si lo creía conveniente. Sorprendido respondió, que no tenía ningún problema y agradeció que lo hayamos tomado en cuenta, Diana trató de darle confianza indicándole coquetamente que es “como un premio por el esfuerzo de estos años juntos, y que se sienta cómodo y disfrute”.

Dianita a ser sincero, tuvo su primera experiencia sexual conmigo, cuando aún estaba en el colegio, así que por varios años no conoció a otro hombre en la intimidad, por ese lado, sentía que merecía la oportunidad de probar otra verga, y por el lado de mi amigo, había mucha confianza y me cubrió muchas cosas a lo largo de esos años, así que sentía que era como un premio por tanto tiempo de amistad…

Ya estaba cerca todo, él se puso cómodo a un costado de la cama a seguir tomando, Diana y yo nos íbamos acomodando en la cama, empecé besándola, acariciándola, y de a pocos sacándole la ropa, después de un buen rato, empezamos con el sexo oral mutuo (69), luego ella, arrodillada haciéndomelo a mi, y ahí fue donde empecé con mi estrategia, en esa posición me acerqué al borde de la cama casi donde estaba él, lo cual obligaba a que ella también se acerque, dándole la colita de ella a vista de él…

Le dije: Mira Eduardo, como a Diana le gusta hacer este oral, es fascinante, y ella lo hacía con más ganas y excitación y por ratos ella volteaba a mirarlo mientras no soltaba mi verga, los vi mirándose mientras que ella seguía jugando con mi miembro, ya en ese momento notaba que Diana estaba excitada y ni que decir de él, yo sabía que a ella le excitaba sentirse deseada, pero de ahí de hacerlo con otro, era algo que tenía que descubrir ese día, así que…

Le pregunté a él, si le gustaba ver a Diana,

Eduardo: respondió muy excitado que si,

Yo: te excita verla así cono está ahora? le repregunté?,

Eduardo: si, demasiado… respondió,

Yo: le hice la pregunta más importante, “en este momento la deseas carnalmente?”

Eduardo: excitado dudó en responder, pero dijo “Es tu novia, la conozco años contigo, y tú eres uno de mis mejores amigos, no podría desearla, pero si me preguntas en esta situación que estamos, te diré me ha generado unas ganas de también poder hacerla mía, siempre y cuando tú me lo permitas y no malogre nuestra amistad”,

Entonces con ese deseo expuesto,

Yo: le pregunté a ella, si deseaba hacerlo con Eduardo, y

Diana : Ella bien excitada, mirándonos nos dice, “antes de responder,

Diana a él: “¿Recuerdas cuántas veces te quedaste viendo mi trasero después despedirnos?”

él sonriendo, sonrojado y quizá un poco avergonzado responde… “No recuerdo exactamente”,

Diana: imaginabas alguna vez verlo así como lo estás viendo ahora?,

Eduardo muy excitado: cada vez que te miraba ir, me preguntaba a mi mismo ¿Cómo sería eso que ocultabas bajo tus ropa?. y ahora que lo he visto, tan redondito y bonito. no tengo palabras.

Diana: sonriendo responde “y también está durito”(le gustaba ir al GYM en aquella época).

Diana entonces me responde: “Está bien amor, si me gustaría hacerlo con Eduardo, pero con la condición de que tú no te molestes después con las cosas que le haga a tu amigo”

Yo: no para nada, confío en ustedes, siéntete libre de hacer lo que desees hacer, las poses que gustes hacer sin temor, y a él le dije, solo hazle caso y que goce, yo los acompaño aquí con mi trago(en el fondo yo sabía que le excitaba sentirse deseada por otro, y haberlo escuchado y confirmado, porque ella se sentía deseada por él hace mucho antes de esa reunión, pero quería escucharlo directamente de él, y eso la puso a mil, por el lado de él, en ese me venía a la memoria la confesión que alguna vez escuché y el respeto que siempre le tenía a ella frente a mi.)

Diana sin darse cuenta, ya tenía el control de la situación algo que yo no había calculado previamente…

Se le acerca a Eduardo desnuda como ya estaba hace buen rato, se para frente a él y le da la espalda, él sentado en una silla todavía, no sabía qué hacer con lo que estaba viendo, era el trasero de Diana frente a él,

Diana; Lo mira tocándose las nalgas y coqueteándole le dice “Hoy vas a tenerlo, esto que siempre te gustaba mirarme”.

Agarra la mano de Eduardo y lo hace partes de su cuerpo, y cuando llega al trasero se queda ahí buen rato,

Diana: le pregunta “es durito cierto”?

Eduardo: si el más duro que he tocado.

Ella le pide que se desvista y que se sienta al borde de la cama, dirigía el encuentro, como cuando estamos juntos los y está muy excitada, le gusta mandar en la intimad. Él obediente estaba listo para recibir la primera mamada de Diana, y yo estaba en ese momento de espectador, muy excitado dicho sea de paso,

Ella antes de empezar con el oral me mira y me dice “Con tu permiso amorcito voy a probar a nuestro amigo” y empezó dándole un buen oral, veía entrar todo en su boca, hasta la garganta, él gritaba de excitación, ella sorprendida por el grosor de su miembro, se quedaba por ratos mirándolo y midiendo su circunferencia,

Al rato él le empieza hacer sexo oral a ella, para suerte de él, yo aún no había entrado por ahí, así que la tuvo un buen momento haciéndole oral y ella gritaba de placer, luego se para frente a él al borde la cama y le pregunta: Qué pose quieres darme? el pidió perrito para comenzar a partir de ahí fue casi dos horas de sexo y de variedad de posiciones.

Resumiré esta parte, indicando que él terminó 2 veces ella 1 vez, y después de eso intervine yo y terminé una vez en ella, podría decir que no fue un trio como tal, porque no tuvimos mucha interacción los 3 al mismo tiempo.

Diana al terminar el encuentro se fue a bañar y pidió que nosotros hagamos lo mismo, para salir, porque aún eran las 8pm, y salimos a comer esa noche, en mi casa recién llegaban, cuando estábamos por salir, así que no se generó ninguna sospecha de lo ocurrido.

Fue una experiencia totalmente distinta a lo que ya habíamos probado como pareja, totalmente nuevo y eso generaba ese morbo adicional, de incluir a alguien en nuestra intimidad.

Después de ese encuentro salíamos con él a las discos o cualquier lado, nos generaba morbo a los dos que nos acompañe, ya que siempre había posibilidades de que se de otro encuentro similar al anterior. Con él hasta la fecha nos comunicamos.

Espero les haya gustado nuestra primera experiencia.

By: Julio 😁😂

Scroll al inicio