Pequeñas confesiones placenteras

📋 Lecturas: ️2182
⏰ Tiempo estimado de lectura: 7 min.

Pequeñas confesiones

Soy una persona que me encanta hablar de sexo y por eso les confieso lo siguiente:

Desde pequeño me hablaban de sexo y siempre quise experimentar cosas y aprender un poco de todo. Hasta que llegué hacer un adulto, antes de alcanzar la mayoría de edad vi muchas cosas que no debía, pero las vi, por ejemplo ver a mis tías ya siendo grandes desnudas y verles la vagina cubierta de pelos, verlas con sus novios y como ellos las tocaban y metían sus manos por debajo de su falta y escucharlos decir uy amor que rico estas mojadita, cuando me lo das y cuando me la mama… cosas así que para mi edad no comprendía.

En otra ocasión vi a mi madre acariciándole el pene a un hombre que vivía en la casa con nosotros y cuando mi padre no estaba ellos se metían al cuarto y yo lo graba ver como ella sacaba la verga del amigo y la acariciaba, luego la desgorraba y se la metía en la boca, algunas veces lo hacía hasta que el le dijera no aguanto más y de su picha salia unos chorros de un liquido que para entonces creía que era orines, otras veces mi madre se quitaba el calzón y el de pie le arrimaba la verga en la panocha de mi madre se inclinaba un poquito y la metía dentro de la panocha de mi mamá y unos minutos después el decía me riego y mi madre solo decía échame la lechita, algo que tampoco entendía…

Una noche mi padre llegó con el amigo que vivía con nosotros y después de un rato le dijo a mi madre que la iba a pasar bien y fue entonces cuando tendieron un colchón en la sala y los tres se acostaron juntos, mi madre era acaricia por mi padre, luego por el amigo y después todos estaban desnudos, mi madre en cada mano sostenía cada verga, luego se las metía en la boca y después ellos empezaron a subirselen encima primero fue el amigo que muy rápido se bajo y mi padre le preguntó que se ya había terminado, luego se subió mi padre y tampoco duró mucho subido, esperaron un rato y volvieron a repetir lo mismo, luego cada quien para su cuarto…

Recuerdo la vez que vi un hombre que con su mano frotaba su verga muy rápidamente hasta que dejó de hacerlo y de su picha salían unos chorros mientras el decía quee riicoo…

El tiempo paso y con el quedaron todas esas cosas gravadas en mi cabeza, claro con el mismo tiempo fui comprendiendo que significaban todas esas cosas vividas y muchas más….

Llegue a tener muchas novias y cada vez que podía las tocaba, las acariciaba e intentaba hacer con ellas todo lo que había visto…

Luego me casé y tiempo después intentaba hacer con mi esposa lo que mi padre había hecho con mi madre, pero no me atrevía, le hice muchas insinuaciones, pero ella no aceptaba, más bien se molestaba….

Supe lo que fue presentarle a mi esposa a ciertas amistades y muchos de ellos la miraban con deseos, la desnudaban con la mirada, a mi eso no me molestaba al contrario me sentía bien.

Me gustaba ver a mi mujer bailando con otro hombre canciones románticas ver como ellos la pegaban a sus cuerpos y hasta restregar su enorme bulto por sus piernas mientras le hablaban de sexo, de lo rica que andabas y de lo bien que olía, saber que algunos terminaban rogándose dentro de sus bóxer, lo sé porque ella me contaba.

Cuando llegábamos a la casa ella me contaba todo lo que esos hombres le decían, alguna veces llegaba mojadita, le decían cosas tan perversas que la excitaban.

Una noche un hombre que estaba bailando con ella frotaba su verga en la pierna de mi mujer, le pidió que se detuviera por un momento y al instante sacó su verga del pantalón y empezó a tirar leche tanto así que un poco cayó en la pierna de ella deslizándose hacia abajo, cuando el la guardo mi mujer se retiró dejándolo solo y con servilletas se limpio el semen.

Cuando mi mujer y yo culiabamos y ella estaba a punto de tener su orgasmo y empezaba a gemir y a decir quee riicooo mee voy a venir yo aprovechaba para hacerle insinuaciones o propuestas… ayy amorrr que riicoo culeaass te gustaría que le metan otra verga, ella en su placer me decía con voz baja, ayy papi noo see noo see… imagínate amor que otro hombre está encima suyo metiendole otra vergaa bien grande y gruesa… uyyy amor que bueenoo seriaa… papi aprete aprete duro amor que me estoy viniendo y en un fuerte orgasmo pero ricoo ella se venía.

Para mi era muy placentero ver a mi mujer mamándole la verga a otro hombre, se miraba tan rico verla como se la metía en la boca y la disfrutaba al máximo, ver como algunos se regaban dentro de su boca, otros le tiraban la leche en la cara y otros le cogian las tetas hasta corrersen.

También me gustaba ver como se cogian a mi mujer disfrutaba de eso al máximo, tanto así que mi excitacion era tan fuerte que con solo verlos me regaba.

Excitante escucharla a ella y decirle a su culiador…. uy papi que ricoo, que buena picha, que grande la tienes, que gruesa y que cabezota… ayyy papi metamela toda…toodaaa papi, uyy amor culeame sabroso.

Cuando ella estaba culiando con otro hombre y yo me encontraba a su lado, en ese momento yo no existía y le daba tanta confianza a su hombre que parecía que estaban solos.

Claro que es rico escucharla decir ayyy quee rico métela, saquela, suavecito amorr, más despacio, o más rápido… que excitante cuando decía…. me voy a venir o me estoy viniendo, dame duro, dame tu leche, dame vergaaa, veergaa amoorr todaaa toodaaa queee riicooo… aveces ella mee gritaba… amoor me voy a venir me están culiandooo riicooo muuyy riicooo y abrazaba a su hombre lo besaba y se fundía en su cuerpo entregándole todas sus ganas, su placer, su lujuria, sus fuerzas y hasta su amor quedando exhausta de tremenda culiada que le habían proporcionado.

Yo al vivir tanta intensidad terminaba regandome, hasta 2 veces.

También me gusta ver cuando se la metían por el culo, aveces se la dejaban ir de un solo, otras veces de apoquito, pero siempre lo disfrutaba, siempre le llenaban el culo de leche.

Riquísimo era verla tragándose dos pichas al mismo tiempo, una por el culo y la otra por la panocha, ella gemia y gritaba de placer, recuerdo que Nacho decía uyy mi amor que culo más apretadito tienes definitivamente estas riquísima y de pronto gritaba Nacho mee riiieeegooo me estoy viniendo y llenaba el culo de mi esposa de su espesa leche, el la dejaba adentro y minutos después la sacaba, su verga era bastante grande y gruesa.

Luego era Tito que gritaba uy mamaciiitaaa abrázame fuerte que me veengoo y luego gritaba meee estoy regandoo y así llenaba la panocha de mi mujer de mucha leche.

Yo disfrutaba mucho de todo esto y muchas veces cuando hacíamos el amor mi esposa y yo ella me hablaba de todas esas aventuras y terminaba excitandose y yo mucho más y así nos veníamos muy ricamente.

La verdad a mi me gustaba verla culiar con otros hombres, para mi era muy placentero….. Fin

Compartir en tu redes !!
Sotiko65
Sotiko65

Soy de mente abierta y me gusta hablar de sexo

Relatos: 8