Sexo con Maduras | 3.258 lecturas |

Nunca había hecho algo tan loco

Se que vale la pena el contarlo, por que es algo de mi lista de cosas locas que me encanta (en lo personal).

Esto es planeado para ser rápido, así que me voy a limitar a decirlo al grano, pero también siendo lo más sincero posible.

No soy ese amante excepcional que todos siempre esperan en estas historias, y no llevo conmigo un don fuera de lo común.

Empezó un día que acompañaría a mi amiga al supermercado, pero al llegar a su casa, note que estaba enferma, pero como era necesario para el siguiente día que tuviera el vestido que íbamos a buscar, tendría que ir yo, pero entonces ella dijo que no tenía el gusto perfecto de una mujer, así que le pidió a su madre que fuera, pero no quería que fuera sola por no tener problemas con su ex esposo, por que habían terminado hace ya un año, pero el tipo estaba completamente decidido a vengarse de su engaño, y por eso prefería que yo la acompañara, para que tuviera quien defenderla en caso extremo.

Salimos algo tarde de la casa, porque le dejó todo lo necesario por si empeoraba, y como a las siete salimos a buscar el vestido. Vinimos llegando por ahí de las siete y media a la boutique, en la cual, por cierto, no encontramos nada; y así por todas las de el lugar, hasta que por fin decidimos ir al supermercado, por que era la ultima opción, y mi amiga no se podía quedar sin vestido para el bautizo de su primito, y por eso estábamos dando vueltas por todo el lugar? No habíamos cruzado palabra alguna que no fuera: ?¿quieres cigarro??, ?¿este esta bien que no??, pero en ese momento la confianza nos invadió de pronto, y se atrevió a preguntarme si alguna vez había estado con su hija (si alguna vez lo hice con su hija), realmente si, ¡¡pero no podía contestarle tal cosa!! Así que respondí que no, nunca me había acostado con ella, y le pregunte ?¿por qué??

? Pura curiosidad.

? No creo?

? Jajaja, pues estas en lo correcto, aparte Yo se que si.

? ¿qué?

? Si, ella me lo dijo hace como un mes atrás, y me dio detalles de todo.

? Y, ¿qué le dijo exactamente?

? Que sabes muy bien lo que haces.

? A, ¡dígale que muchas gracias por la fama creada!

? Jejeje, OK, le diré.

En ese momento encontramos uno que le podía quedar, pero no era muy lujoso, pero le gustaría, así que nos fuimos directamente a su casa, pero llegue aun con la duda de lo que mi amiga le habría dicho a su madre? En la tarde del siguiente día la fui a buscar, pensando que ella ya habría llegado del bautizo, pero no fue así, en la puerta me encontré a su mamá, y me dijo que se quedaría a dormir con su prima, pero me invitó a pasar para que me tomara un café con ella, por que así se sentiría un poco mas segura de que su ex marido viniera (la verdad no se por que, no soy bueno con los puños, pero no había problema por mi?).

Pase con facilidad, como si mi amiga estuviera ahí, y me senté en la silla del comedor, pero me pidió que nos sentáramos en la estancia de la alcoba, para poder ver la novela. Pronto me aburrí, y decidí irme, por que no soy muy amante de las novelas televisivas, pero me detuvo cuando me levantaba, y el café que quedaba se cayó al piso, ?yo lo limpio? dijo, y fácilmente accedí, jejeje. Fue por un trapo de la cocina, y llegando se agachó frente a mi para limpiar, quedo justo de perrito frente a mí, nunca había notado el hermoso trasero que se cargaba, aun parado a pesar de su edad y con esa forma tan antojable que tienen las mujeres de esta edad, entre puntiagudo y redondo; llevaba un calzón corto, que con la falda de tela delgada se veía perfectamente el contorno. No pude aguantar mucho la tentación, y tuve que decir algo, y lo único que me salio es preguntarle por lo de anoche (que le había dicho su hija de mi), a lo que ella respondió sin quitarse de ahí.

? Que eres bueno en la cama.

? Sólo eso, me imagino, ¿verdad?

? No, también me dio detalles? Entonces me pare ella con un movimiento rápido se puso de vuelta de pie rozándome, seguro se dio cuenta de mi erección al frotar su bello trasero contra mi entrepierna, por que note un cambio de gestos en su cara. Fue entonces cuando lo note, su cuerpo, no la había visto bien nunca, solo la saludaba, pero esta vez alcance a notar que tenia los pezones a 100%, y que sus senos eran completamente redondos y de tamaño mediano; su cara, aun tersa a pesar de la edad, ya no era la de una madre abnegada, se había convertido en la de una Diosa que buscaba todo sin preocuparse por las consecuencias, y ya su piel blanca se había puesto algo rojiza; su pelo largo me estimulaba mientras me rozaba la cara, pero sus piernas eran aun incógnita, y no me decidía por completo a bajar mi mano para poder levantar la falda larga que llevaba y sentir su piel más a fondo, pero decidí después de titubear un segundo, poner mi mano en su cuello y mover su cabellera hacía el otro lado del cuerpo, para poder besarle la parte de debajo de la oreja.

Y así comenzó el delirio de placer al sentirla excitada ante el movimiento de mis labios, y sus palabras entrecortadas mencionaban mi nombre, fue entonces cuando le puse la mano en la cintura mientras que con la otra le tocaba el cuello lentamente, tal como si fuera agua, rodaba por su cuerpo mi mano derecha. Pase delicadamente de besar su cuello a besar con un toque de cariño (pero no muy efusivo) su hombro, que se estremecía con el suspiro entre cada beso; cada vez más cerca de llegar a una tregua, le fui rozando las áreas que me venían en gana, pero nunca las que la fueran a hacer reventar. Me puso la mano en el cuello, alcanzando a abrazar mi cabeza, y con la otra mano me tomó por la cintura, siéndome saber que la tregua estaba hecha, yo sería quien la llevaría, al menos por el momento. Deje de llevar la situación tan romántica para convertirla en una situación un tanto más salvaje, y puse me mano al lado de su muslo, justo en medio del trasero y su monte de Venus, levantando la falda larga? sus piernas estaban completamente esbeltas, con formas excelentes, viendo primero su espinilla y luego su muslo, para terminar en la braga negra lisa que llevaba. Mi excitación se volvió realmente seria, no sabía se me iba a venir ya o solamente me estaba advirtiendo el cuerpo que estaba a punto de descubrir que ella si era una mujer. Rodó entonces mi mano hasta su monte, y ahí, dentro de la braga, jugando con sus pelitos, me dijo:? ¿no piensas tocarme los senos primero? ?, y mi respuesta fue el mover mi mano de su cuello hacia su seno derecho, sobándolo durante un momento, antes de que la desesperación me ganara y terminara por arrancarle la camisa de botones y le quitara el brassiere para sentir su seno sin ropa de intermedio. Al oír su suspiro salir al fin metí la mano hasta donde me alcanzo (justo al lugar exacto); se dio una media vuelta y sin besarme me tomo de la entre pierna y me bajó el pantalón, vio hacia abajo, y dijo:? es justo lo que imagine ?, se agacho y comenzó a besarme alrededor, para que yo me dejara caer en el sillón rendido ante tal sensación. Sentí como lo tomaba con una mano, y con la otra me acariciaba el pecho, mientras lo chupaba como si fuese a irse, y me di cuenta de que le agradaba, por que sus suspiros eran cada vez más fuertes, lo cual me excitaba más.

Se quitó de encima y se puso de rodillas en el sillón, dejándome ver que quería lo mismo para ella, lo cual hice sin dudar; me metí debajo de la falda y sobre la braga comencé, para que luego ella la moviera a la izquierda dejándome verle todo. La chupe varias veces hasta que el aire se me acababa, y luego me separó, y se levanto la falda hasta el tope (para ese entonces ya no tenía nada que le cubriera el pecho), y me vio con ojos lujuriosos, que rehicieron tomarle las bragas y romperlas de un jalón hacia arriba, lo cual pareció excitarle; después la tome de la cintura y la bajé de un jalón, dejándola caer en mi entrepierna, y oyendo un jadeo grande y algo doloroso, entonces me di cuenta de por que otra razón se divorció. Comenzó a moverse de una manera muy excitante, y lentamente fuimos aumentando el ritmo, hasta que logre tomar el control de nuevo, para hacerla gritar mientras la presionaba contra mí. Después probamos varias poses distintas, pero ninguna como el perrito que tuvimos, por que aun a su edad y con una hija, aun sentía cierto apretoncito en su cuerpo, que me volvía cada vez más loco, entre sudor y gemidos, me encontré a punto de venirme, y le dije, ella respondió sacándome, y tomándolo con la mano se lo metió a la boca, cosa que me hizo explotar. De un solo beso me limpió. Se levantó a l baño, y a los segundo volvió con una sonrisa y dijo:

? ¿quieres un cigarro y otro café?

? ¡Por favor! Entonces me despedí con la amenaza de volver, pero la siguiente estuvo mejor, pero esa, amigos, será otra historia. . .

Scroll al inicio