Mi vecino Pedro enloquece por mi culo

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Mi nombre es Susana tengo 31 años y me junte hace solo 6 meses, no es por alabarme pero tengo muy buen cuerpo, tengo un busto mediano, cintura pequeña, piernas bien torneadas, un culo y una concha grande y abultada que llama la atención y mi cara es muy bonita, cuando camino por la calle, todos los hombres se dan vuelta para mirarme y me dicen: “que buena estas, perra!”. Vivo en un pequeño departamento en Paternal y los únicos amigos que tenemos en el edificio son una pareja que vive en el departamento al lado del nuestro, ellos son Pedro y Ana, son de Cordoba y Pedro es un amigo antiguo de mi familia, el es un moreno de 32 años y ella es de Catamarca, en realidad somos más amigos de él que de ella pues lo conocíamos antes de que se casara.

Fernando siempre se va a trabajar muy temprano y no regresa hasta las 6 de la tarde, a su vez Ana también sale a trabajar todo el día y yo suelo invitar a Pedro a mi cocina para tomar un café porque el trabaja por las noches. Hace poco tuve un grave problema con Fernando porque le encontré unas fotos de una chica semidesnuda en su cartera (él es aficionado a las fotos) cuando le pregunté, las explicaciones que él me dio no me convencieron, lo cierto es que después de varios días de conversación, finalmente lo perdoné, pero quedé muy dolida. Como mi temperamento es muy fuerte e impulsivo, decidí que a pesar de haberlo perdonado, yo tenia que hacerle lo mismo para sacarme el clavo, lo que se dice ojo por ojo, diente por diente.

Estábamos Pedro y yo tomándonos un café en mi cocina como siempre, cuando de pronto se me ocurrió la idea. Entonces le dije: ¿Pedro, me podrías hacer un gran favor?, “claro, me contestó, lo que vos quieras”. Le dije entonces que había tenido un problema con Fernando, que no venia al caso que se lo contara pero esa era la razón del favor que le iba a pedir, “bueno, ¿De que se trata?” Me preguntó, yo le dije que el era un amigo de confianza y que por esa razón me prometiera que lo que hablamos nunca saldría de nosotros, “por supuesto”, me dijo. Le dije directamente mirándolo a los ojos: “el favor que te pido es que quiero tener relaciones sexuales contigo”, me miró estupefacto y sorprendido y me dijo que nadie le había pedido una cosa así nunca, que seguramente yo tenia razones muy importantes para hacerlo, que si yo lo había pensado bien pero que en todo caso aceptaba gustosamente porque yo siempre le había gustado como mujer, que muchas veces había tenido fantasías sexuales conmigo y que en realidad yo le estaba haciendo un favor a él, le dije que lo hacía por despecho y que sería por una sola vez. Aceptando mis condiciones le dije, “Ten la llave de mi dpto., mañana a las 10 de la mañana, abres la puerta y vas a mi dormitorio, en el corredor te desvistes y entras, yo te estaré esperando en la cama”. Pero te quería pedir algo antes me dijo, “que cosa le pregunte”, me dijo “porque no me das un adelanto antes de irte, no vaya ser que te arrepientas y yo me quede desilusionado”, lo mire y me sonreí, “que vivo eres!” le dije entonces me desabotoné la blusa, me baje el sostén, y tome sus manos y me las puse en mis tetas, el las manoseo y también jugueteo con mis pezones un ratito, entonces le dije “ya! no te entusiasmes hasta aquí no más espérate hasta mañana” le retire las manos me subí el corpiño y me abotone la blusa y me fui riendo.

En la mañana, me levanté temprano le preparé su desayuno a Fernando y se despidió como siempre con un beso, después me eché en la cama un rato y me puse a reflexionar si lo que iba a hacer estaba bien, pero me dije a mi misma que si el había podido hacerlo entonces yo también. Fui y tomé un baño largo, cerré las persianas del cuarto y me metí desnuda en la cama debajo de la sabana. A las 10 en punto Pedro me toca la puerta del cuarto, yo le digo pasa, el abre la puerta y logro distinguir en la oscuridad que está desnudo, “hola” me dice, y yo le contesto: “Métete en la cama”, él lo hace, se echa a mi lado y sin mediar mas palabras, me empieza a manosear mis tetas, me toca los pezones con sus dedos y me los empieza a lamer, morder y chupar y me dice: “no sabes cuanto tiempo he querido hacer eso” luego toma mi mano y me la lleva a su pija que ya está como un hierro, noto que es del mismo tamaño que el de Fernando solo que más grueso, lo agarro y comienzo a pajearlo, a apretarle la cabeza y a tocarle sus huevos, luego me besa en la boca y su mano baja hasta mi concha, yo con nerviosismo cierro las piernas pero él me las levanta y me las abre violentamente y comienza a meterme un dedo dentro y me frota el clítoris, yo lanzo un gemido porque ya me estoy calentando, luego me introduce dos dedos más y yo pego un grito pero él no hace caso y sigue metiendo y sacando sus dedos, mordiendo mis pezones, yo ya me estoy mojando y me dice: “por dios que rica eres, tienes una concha deliciosa” De pronto él se sienta bruscamente y me agarra la cabeza y la dirige a su choto y me lo mete en la boca sin darme tiempo a protestar, en realidad yo tengo experiencia en eso porque a Fernando le gusta mucho que se la chupe y a mi me fascina hacerlo, me gusta el sabor del semen y él me ha enseñado cual es la parte mas sensible, así que yo le empiezo a lamer y morder la cabeza y a chupársela, él se enloquece y me empieza a meter y sacar su pija cada vez mas adentro de la boca. Entonces con un movimiento inesperado, se da la vuelta y pone su cabeza en mi concha haciendo un 69, me hace levantar las piernas y me las separa al máximo y coloca su cara en mi concha y me mete la lengua, luego mete toda la boca hasta la nariz y empieza a lamérmela y a mordérmela con rapidez mientras me mete y saca sus dedos, yo casi no puedo aguantarme más, grito y le acabo en su boca, me vienen espasmos y me comienzo a mover hacia arriba y hacia abajo como loca, me pongo a gritar y me vienen tres orgasmos seguidos, mientras se la sigo chupando y él se mueve frenético metiéndomela y sacándomela de la boca, siento sus huevos chocando en mi cara, se los masajeo y luego subo mi mano y empiezo a meterle mi dedo en su culo, de pronto siento que se pone rígido y me la mete profundamente y siento en la garganta como me entra a latigazos su esperma que me lo tengo que tragar, casi me ahoga, luego saca un poco su pija y yo se lo limpio chupando y absorbiendo todo su semen que me chorrea por mis labios.

Después de un rato que permanecimos en cama descansando yo le dije que todo me había gustado, pero lo que yo quería era una relación sexual normal con penetración y que no había esperado que pasara esto, entonces lo invité a que pasara mañana después de almuerzo para terminar con nuestro trato. Al día siguiente, seguí mi rutina de siempre y a las 11 tomé un baño y me puse mi ropa interior más sexy que tenía, un corpiño transparente blanco pequeñísimo que realza mucho mis turgentes pechos y una tanga del mismo color que por delante deja traslucir los vellos castaños de mi pubis pero que no cubre totalmente mi concha pues es tan chico que mis pelos se desbordan por los costados y por atrás prácticamente no cubre nada a mi redondo culo, no me puse medias porque era verano, una blusa blanca trasluciente y una minifalda marrón que me llega a medio muslo y deja ver mis bien torneadas piernas. A las 14.00 hs. toca el timbre y yo le abro la puerta y lo hago pasar a la sala y se sienta en el sillón frente a mi, me mira de cuerpo entero y me dice: “Susi estás hermosa, siempre has sido bonita pero nunca te había visto así, tan deseable, tan sexy…” yo sonrío y le agradezco sus frases, entonces cruzo mis piernas a sabiendas que al hacerlo él puede ver hasta mi concha a través de la tanguita, él me mira entre las piernas y se queda mudo de asombro. Me dice ojalá tuviera una cámara fotográfica para tomarte así, yo le digo: “si tengo una” fui al cuarto, abrí el cajón y saqué la cámara digital de Fernando y se la di a Pedro, él ya sabía como usarla, así que me comenzó a tomar varias fotos, una frente a mi, yo con las piernas abiertas donde se ve mi tanga y los pelos de mi conchita por los costados, otra yo de espaldas inclinada en el sillón con la pollera levantada mostrando mi culo, en otra me abrí la blusa y me bajé el sostén mostrándole mis tetas y por último una subiéndome la mini y bajándome la bombacha y con mis manos abriendo mi concha. El estaba nervioso y muy caliente, después de la sesión fotográfica me devolvió la cámara yo le dije que iba a guardar las fotos.

Le conté que a Fernando le encantaba tomarme fotos desnuda y que tenía una gran colección que se la enseñaría otro día “Siéntate junto mi” le digo, él se levanta y se sienta a mi lado entonces me abraza y comienza a besarme la oreja y la nuca y pone su mano en mi pecho, me lo toma y lo aprieta encima de la blusa yo pongo mi mano sobre su pantalón y le empiezo a masajear su bulto también por encima, me besa apasionadamente y comienza a desabrocharme la blusa luego que lo consigue. me baja el corpiño y deja mis pechos al aire con sus dedos presiona mis pezones que ya están duros, yo gimo y el se inclina y empieza a lamerlos suavemente y después a chuparlos y morderlos, mientras tanto yo le bajo el cierre de su pantalón y le saco su verga que ya esta dura y la tomo en mi mano le agarro los huevos y comienzo a hacerle la paja. El me hace levantar del asiento me alza la falda y me saca la tanga y yo le saco el pantalón y sus calzoncillos, me carga y me sienta en la mesa del comedor, me empuja para atrás y me abre las piernas y me las levanta, me agarra de las nalgas entonces pone la cabezota de su pija en mi concha y empuja con fuerza y me lo mete hasta el fondo, yo doy un grito, pero él continua moviéndose hacia dentro y hacia fuera, nos quedamos así por un rato, después me baja, me pone frente a la mesa de espaldas a él y me hace levantar una pierna y ponerla encima de la mesa dejando al descubierto por atrás mi concha entonces me penetra profundamente por atrás y comienza a moverse, introduciéndome su choto y sacándolo varias veces hasta que ya no pude mas y acabe derramando mis jugos hasta mi pierna y gritando: “Métemelo más! Más adentro! No pares!” Con su pija ensartada en mi concha me carga y me lleva al dormitorio, me la saca y nos desvestimos hasta quedar completamente desnudos, me pongo boca arriba encima de la cama y él se sube encima de mí, me abre las piernas, yo tomo su tremenda pija y me la introduzco en mi concha, nos empezamos a mover un rato así, luego nos ponemos de costado, él levanta su pierna encima de la mía consiguiendo así la máxima penetración yo ya no doy mas y me comienzan los orgasmos, uno, dos, tres, grito y después él la saca y me da vuelta, me pone boca abajo arrodillada y me lo vuelve a meter esta vez desde atrás y sigue moviéndose para adelante y para atrás a mi me vuelven a venir mas orgasmos y grito, le digo: “Que divino papi!! segui así! métemela más adentro!” Y me siguen los orgasmos, él la saca y separa mis nalgas hasta que el agujero del orto queda bien visible, primero siento su lengua pasando, comienza a lamerme el culo, me separa fuertemente las nalgas, y me comienza a meter la punta de su lengua y luego siento su dedo en mi culo, siento que lo mete y siento algo viscoso y frío que me entra, le pregunto: “que me estas haciendo?” y me responde: “Te estoy lubricando el culo con vaselina para que no te duela” luego vuelve a introducir ya no un dedo sino por lo menos dos que los mete profundamente y los saca, varias veces.

Entonces él acomoda la cabeza de su verga en el hueco de mi culo y me empuja el choto hasta adentro, yo grito de dolor pero es solo temporal porque comenzó a meterlo y sacarlo, ya no me dolía, solo sentía un cuerpo extraño dentro de mi pero era una sensación de llenura agradable hasta que lo empujó hasta adentro, pegó un grito y sentí como ingresaba su semen como disparos, yo sentía su verga hasta el estómago como una espada clavada y luego sentí el semen como un liquido caliente que me llenaba bien el orto. Después la sacó y comenzó a chorrear el semen por mi culo y nalgas y la puso en mi boca y me la empujó hasta la garganta, yo se la chupé y limpié aunque aun seguía botando más semen el que me lo tragué todo. Nos pareció tan bueno lo que hicimos que decidimos esperar un rato para recuperarnos, fuimos al baño y nos bañamos juntos luego regresamos a la cama y descansamos un rato, nos dormimos por una hora y cuando despertamos, el me pidió nuevamente la cámara y me tomó algunas fotos desnuda para calentarse, una fue sentada en la cama con las piernas abiertas mostrando mi concha, en ese momento me dijo: “Susana tienes la concha más impresionante que he visto en mi vida!”, otra mas de cerca de medio cuerpo con mis tetas al aire, otra de espaldas inclinada de tal manera que se me veía la concha y el culo, entonces me dijo si yo aceptaría tomarme fotos porno, le pregunté como era eso y me dijo que ponía la cámara en automático y nos tomábamos los dos en plena acción. Me pareció bien pero antes me dijo quería probar otras cosas, yo le pregunte intrigada que es lo que quería hacer, espera me dijo, se levantó y salió un momento, regresó con una banana y una zanahoria, yo inocentemente le pregunté para que era, el no me respondió, sino que me recostó en la cabecera de la cama, me levantó las piernas y me metió banana en la concha, fue tan rápido que cuando quise reaccionar él ya me estaba tomando la foto, después me dijo métetelo bien adentro así lo hice, solo se veía un pedacito de la banana, el resto lo tenia todo dentro, me tomo varias fotos así, me pidió que me diera vuelta y me pusiera como perrito, se acercó por atrás me abrió las nalgas y untó mi ano con vaselina y me metió la zanahoria hasta la mitad, eso me hizo gritar porque me dolió un poco, pero ahora tenia una banana en la concha y una zanahoria en el culo yo comencé a meterme hasta adentro y sacarme la banana varias veces hasta que me vino un fuertísimo orgasmo que me hizo gritar, Pedro se volvió loco tomándome fotos desde todos los ángulos posibles, finalmente se acercó a mi con la cámara en la mano y me metió la verga en su boca, tomo varias fotos así después colocó la cámara en un sitio donde abarcaba la cama, me puso boca abajo y me penetró por atrás, luego se levantó y me puso arrodillada en la cama y me metió su pija en la boca, yo lo tome con mis dos manos y empecé a sacarlo y meterlo y a chupárselo, lo lamía y me lo metía hasta dentro mientras le hacia la paja con una mano le masajeaba los huevos, después lo sacaba de mi boca y lo lamía por afuera, lo mordía y le chupaba los huevos hasta que me dijo: “Ya te acabo mami, te acabo” entonces me lo metí todo a la boca y me disparó todo su esperma, esta vez lo recibí en la boca de tal manera que lo saboreé lo tuve un momento en la boca y me lo comencé a pasar lentamente, hicimos algunas fotos mas hasta que nos cansamos. Ya después nos vestimos, yo le agradecí el favor y el me suplicó que lo hiciéramos de nuevo en otra oportunidad, que se había sentido satisfecho, que me había cojido por todos partes, que yo me había comportado como una verdadera puta y que lo que yo le había hecho era increíble, que ninguna mujer era tan puta y apasionada como yo, que yo no tenía vergüenza para hacer todo lo que él había soñado hacérselo a una mujer, yo le dije que tal vez en alguna otra oportunidad mas adelante porque a mi también me había gustado mucho y su verga especialmente.

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236