Mi perro Brandon y yo

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Me llamo Zandra, tengo 19 años, de mediana estatura, delgada, pero rellenita. Vivo sola en un apartamento en la capital, en donde vine para acudir a la Universidad. Les quiero contar mi iniciación con la zoofilia, que inició hace unos 16 días.

Hace poco más de 3 semanas recibí un mail en donde había una mujer mamando la polla de un caballo, me dio mucha curiosidad y quise buscar más fotos en Internet, hasta que me encontré con esta página de relatos, comencé a leer los relatos de zoofilia, y la gran mayoría era con perros, me dió cierta curiosidad, y estaba deseosa de probar eso. El solo hecho de leer los relatos me ponían muy caliente, ya que tenia mucho tiempo de no coger con nadie, casi 1 año que había terminado con mi novio, me compré un consolador, pero la verdad, nunca he tenido un orgasmo con el consolador, por lo que dejé de usarlo.

Yo tengo un perro en mi casa en el interior del país, se llama Brandon, es de color negro, y de raza Pitbull, no lo puedo tener acá, porque es un perro grande y en el condominio donde vivo no se pueden tener animales.

Al leer los relatos me imaginaba con mi perro Brandon, en esa semana terminé mis exámenes en la Universidad y me programé para irme al interior a visitar a mi familia y a aprovechar mis vacaciones. Yo quedaba sola en casa, mi mamá se iba a trabajar desde las 6:30 AM y regresa a las 5 PM, y mi hermano trabaja y estudia en la noche, así que sale de casa desde las 7 AM y regresa a eso de 10-11 de la noche.

Cuando todos se iban, yo me iba al patio a jugar con Brandon, lo acariciaba tal y como había leído, pero al principio no le salía nada, no veía su pija, al día siguiente lo volví a hacer, y vi como salía algo rosado intenso, y me dije, allí viene, ya yo estaba mojada, pero hasta allí, no salio del todo. El día siguiente, estaba decidida a que ese sería el día, así que lo bañé, quería que estuviera limpio, mientras le colocaba champoo allá abajo, lo manoseaba, no salía nada, pero sé que le gustaba, acabé de enjuagarlo, y fui por una toalla para secarlo, y cuando regreso, estaba allí echado con parte de su pija afuera y la lamía, corrí a buscar una regla para medirla, peor me daba pena que alguien me viera, así que metí a Brandon dentro de mi cuarto, y cerré con llave, le medí su pija, eran 10 cm de largo y de grosor tenia un diámetro de 4 cm, eso es dando toda la vuelta, o sea, que en realidad no la veía muy gruesa, el color era rosado muy intenso, ya yo estaba muy mojadita, y me desnudé, mientras comencé a tocar a Brandon, ya no le salía más, me coloqué en frente de él y abrí mis piernas, y dirigía su cabeza mi conchita, él comenzó a oler, pero no hacía nada, fui a la nevera a buscar algo para colocarme en mi conchita así como había leído, y encontré una mermelada de piña, me la coloqué, Brandon rápidamente comenzó a oler y pasar su lengua, no coordinaba bien, eran rápidos, y muy áspera su lengua, yo quería que me lamiera el clítoris, y lo hacia, pero no se mantenía allí, yo quería sentirlo solo en mi clítoris, ya estaba frustrada, porque no conseguía el placer que quería.

Luego me metí mucha mermelada en mi rajita, esperando que metiera su lengua allí dentro, me lengueteaba por todas partes, yo me metía el dedo dirigiéndolo a mi rajita, hasta que al fin entendió, y metió su lengua, no duraba mucho adentro, pero yo e ponía mucha mermelada dentro, y me tocaba el clítoris, se sentía bien. Esa fue mi primer contacto con Brandon, no obtuve un orgasmo. Pero el siguiente día, cuando salí al patio, ya él presentía a lo que iba, lo quería volver a bañar, y fui a preparar su baño, me agaché a recoger algunas cosas, allí estaba él oliendo mi culo y mi concha, de repente de enganchó en mi pierna, como si se estuviera cogiendo a una perra, tenia mucha fuerza, y por poco me tumba, luché mucho para quitarlo de encima, lo volví a meter en mi cuarto, él estaba alborotado, se me tiraba encima, su pija estaba afuera y media 13 cm, y estaba de igual grosor, logré que se echara en el piso, y comencé a masturbarlos, mientras me quitaba la ropa, estaba completamente desnuda, me dije hoy es el día, le coloqué unas medias en las patas delanteras, las cual él trataba de quitarlas con sus dientes, de echo las rompió, yo estaba que me chorreaba al ver como le crecía su pija, ya media 15 cm y era más gruesa, ya no aguantaba más, y lo dejé así como estaba echado, y me coloqué encima, se la sujeté y la metí en mi rajita, yo subía y bajaba, hacia mucho que no sentía una pija dentro de mi, yo la mantenía sujetada con mi mano, no la metía toda, poco a poco la fui soltando y la metí toda, quedé prácticamente sentada sobre el perro, yo me movía de manera circular, para sentir bien la pija adentro, y sentía como iba creciendo dentro, me subí un poco, la saqué totalmente, y eso era inmenso, había crecido, tomé la regla y medía 20.5 cm y 9 cm de diámetro, no lo podía creer, me volví a sentar sobre él, que delicia sentía, con un dedo me tocaba el clítoris, yo me movía hacia adelante y atrás, y cambiaba a movimientos circulares.

De pronto brando quería pararse, y yo lo sujetaba para que no lo hiciera, y comencé a moverme más rápido con todo dentro de mí, para someterlo y que se quedara quieto, yo iba muy rápido y así obtuve mi primer orgasmo, ohhhh, ahhh, gemia, me gustaba, quería seguir, pero el perro se inquietaba mas y me ladró, me asusté y me le quité de encima, estaba satisfecha, me tiré al piso boca arriba, con las piernas abiertas y Brandon se abalanzó sobre mi, me sujetaba del mulos, y hacia el movimiento como si se cogiera a una perra, comprendí que el quería coger, pero a su manera, me lo quité de encima, y vi su pija, era más gruesa en su base, y hasta la veía un poco más larga, quizás con unos 3 o 4 cm, de más, yo me puse en cuatro y bajé hasta donde pude mi cabeza, que tocara el piso, él se montó, pero no atinaba, lo intentaba y nada, yo le sujetaba su pija pero no lograba penetrarme, se me ocurrió ponerme boca arriba, y coloqué varias toallas sucias sobre varias almohadas, y me senté sobre ellas, haciendo que mi pubis quedara más alto, abrí mis piernas e hice que me cogiera así, fue difícil, pero le agarré la pija y la metí, Brandon se mueve muy rápido, yo me tocaba el clítoris y mi segundo orgasmo.

Me levanté y me lo quité de encima, creo que el no se corrió, porque no sentí su leche. Al día siguiente, quería volver a hacerlo, lo metí e mi cuarto, me desnudé, o masturbé, era más chica, medía 18 cm, y de grosor 5, me puse en cuatro e hice que me montara, lo hizo, pero no atinaba, abrí más mis piernas y me agaché lo mas que pude para que mi culo quedara bien parado, le sujeté su pija por debajo mió, y la metí, creo que se la halé muy fuerte, porque chilló, peor logré que entrara, ya adentro me incliné más, y Brandon me estaba cogiendo, estaba contenta, lo había conseguido, y estaba Brandon dale que dale, rápido, a mi me mataban las rodillas de tanto tiempo apoyarme en ellas, y Brando seguía, yo disfrutaba viendo por el espejo que estaba a un lado, cuando de repente veo como Brando cambiaba su gesto, vi como agachaba su cabeza, casi apoyada a mi espalda, como para sujetarse más y su pelvis se echaba para adelante, hacia mi concha, como metiendo su pija al fondo, todo era un poco lento y sus patitas traseras daban pasitos hacia adelante, se metía más a mi, pero por Dios!!, era la bola, me había olvidado de la bola, estaba tratando de meterme su enorme bola, traté de quitarme, pero me enganchó con la uña y me arañó en la espalda, no me quedó mas que seguir viendo por el espejo, como su pelvis se iba totalmente hacia adelante, y plub, entró la bola, que dolor, pero que placer y dentro todo, comenzó a moverse más y más, rápido, que energía tiene mi perro, así estuvimos largo tiempo, yo me decía Brandon vente ya, no aguanto, y nada, tuve un orgasmo largo… ahhhhhhh, uhhhhhh, ahhhhhhh, era el orgasmo más largo que había tenido, creo que habían pasado 25 minutos desde que me metió su bola, cuando Brandon se detuvo, miré al espejo a ver que pasaba, me dio risa, el quería girarse pero no podía, y chillaba un poco, de repente lo logró, giró su pata sobre mi espalda y dio un pequeño salto para quedar en pie.

Ese saltito a mi me dolió, quise apartarme de él, pero no podía, estaba atrapada, ya no aguataba mas, mis rodillas me dolían, quise estirarme un poco, pero lo lastimaba a él y a mi, así que me quedé así, quieta sin moverme, cuando sentí adentro algo caliente, era su leche, a chorros, no se si en ese momento se corrió o la lo había hecho, pero había sido en ese momento que me había percatado de que se había corrido, y sentía como su pija se movía dentro de mi, así como cuando mueven la cola cuando están felices, y sentía un pum pum, era su bola, que estaba hinchada, ese pum pum, se excitaba, y comencé a tocar mi clítoris, y a los 10 minutos otro orgasmo, pasaron unos 7 minutos más, cuando sentía como se deshinchaba la bola, y poco a poco fue saliendo, él se echó y comenzó a limpiarse su pija, yo me tiré, mis rodillas estaba rojas, y allí estaba Brandon, limpiando todo el desastre que había hecho, creo q no dejó ninguna gota de su leche y mis jugos en mis muslos ni en mi conchita, pero para sorpresa, por andar limpiándome en mi conchita, otro orgasmo, y no le quedó más que seguir limpiando, desde ese día, lo hemos hecho todos los días, hace un rato lo hice, pero ahora siento deseos nuevamente, no se que haré cuando me tenga que regresar a mi apartamento y dejar a Brandon.

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236