Mi mejor amigo preño a mi madre

📋 Lecturas: ️8459
⏰ Tiempo estimado de lectura: 08:00 min.

Vivo con mi madre y hermanos desde hace muchos años. Ella es una mujer joven de 35 años. Yo tengo 20 años y soy el mayor de sus hijos. Me tuvo a mi cuando era muy joven y desde entonces ha tenido varios hijos con diferentes parejas. Ella siempre ha sido una mujer hermosa por lo que nunca le han faltado pretendientes. Su mayor debilidad siempre ha sido el sexo e incluso ella me confesó que era ninfómana.

Entre nosotros siempre hubo entorno de confianza, pues desde hace mucho tiempo la veía coger con diferentes hombres en nuestra casa. A mí no me molestaba en lo absoluto, pues para mí era un placer verla a ella disfrutar. Pero la historia que les vengo a contar ahora es de aquella vez que mi madre se cogió a mi mejor amigo. Esto paso hace un par de años.

Yo y él nos hicimos grandes amigos en la escuela. Él frecuentaba mucho mi casa y notaba que se acercaba mucho a mi madre. Para mi eso era normal porque a nuestra edad ver una mujer con los atributos de mi madre era asombroso. Siempre que podía acercarse a ella no perdía la oportunidad y a mi madre parecía agradarle su compañía. Fue así que note que algo podría suceder entre los dos.

En aquel entonces mi amigo me confesó que le gustaba mi madre. Él pensó que yo me enfadaría con él, pero al contrario lo supe comprender y le dije que podría contar conmigo para lo que sea. En ese momento, él no dudo en pedirme ayuda para conseguir acostarse con mi madre, a lo que yo no me negué. Los dos planeamos que sería el día de su cumpleaños.

Yo me encargue de que mi madre asistiera al cumpleaños de amigo y tenia planeado que luego de la fiesta iríamos a un lugar más privado para que ellos pudieran acostarse. No fue difícil convencer a mi madre, pues ella acepto ir a aquella fiesta sin poner ningún pero. Parecía que ella también quería ver a mi amigo. Aquel día, antes de ir a la casa de mi amigo, ella se preparó y se vistió muy hermosa para la ocasión. Llevaba un vestido rojo oscuro con tacones que dejaba apreciar toda la voluptuosidad de su candente cuerpo. Tenía su cabello oscuro y ondulado suelto.

Su piel blanca y suave emanaba un olor a feminidad intenso. Sali con ella rumbo a la casa de mi amigo. Cuando llegamos, mi amigo estaba ahí esperándonos en la puerta de su casa. Mi madre lo vio y se saludaron de manera cariñosa. Él se porto muy amable con ella y le dijo que lucía muy hermosa. La fiesta duro varias horas y ellos dos permanecieron juntos durante casi toda la noche. Mi madre y mi amigo se habían divertido mucho y entre muchas copas ambos ya querían comerse.

En ese momento, yo tenia que actuar y los mantuve separados hasta que pudiéramos ir a algún lugar más privado. Cuando ya todos se habían marchado, les dije a ambos que yo los llevaría en el auto a un lugar donde podrían pasar un buen momento. Tome las llaves del auto y conduje hasta algún hotel en donde nadie pudiera descubrirnos. Mientras yo conducía, mi madre y mi amigo iban atrás. Ellos se besaron y se dieron caricias durante todo el camino. Finalmente llegamos y escogí una de las mejores habitaciones.

No podía perderme lo que estaba a punto de acontecer. Entramos y cerré la puerta. Mi madre ya se notaba muy excitada y casi de inmediato se desnudo frente a mi amigo. Sus senos eran grandes con sus pezones firmes. Su culo era redondo y pude ver que su coño estaba mojado. Posteriormente siguieron con los besos y caricias mientras mi madre lo iba desvistiendo. Mi madre le bajo los pantalones y tomo el pene de amigo para comenzar a lamerlo. Él no podía creer que finalmente se iba coger a mi madre y solo disfruto del momento.

Mi madre era toda una experta para comerse las pollas. Lo introducía dentro de su boca lentamente hasta el fondo y luego iba más rápido. Mi amigo y ella se miraban a los ojos mientras él le daba caricias en la cabeza. Ella le lamia las bolas y los masturbaba con sus tetas hasta que un momento dado mi amigo estuvo a punto de venirse, pero mi madre lo detuvo. Yo saqué el preservativo que traía en mi bolsillo y se lo di a amigo. Él se lo paso a mi madre y ella se puso con la boca.

Mi madre se recostó de lado sobre la cama e invito a mi amigo a echarse detrás de ella. Rápidamente, él se acostó detrás y ella alzo su pierna para dejar ver todo su coño mojado. Mi amigo tomo su pene y comenzó a sobarlo contra su coño hasta que se decidió a entrar en ella. Lo hizo lentamente hasta llegar al fondo de su vagina. Mi madre soltó un pequeño alarido al techo.

Mi amigo comenzó a follarse lentamente y luego con más intensidad. Mientras ellos iban besándose apasionadamente. Estuvieron así por un largo rato hasta que decidieron cambiar a otra posición. Esta vez mi madre se echo boca arriba y abrió sus piernas, dejando ver así su apretada vagina. Mi amigo se colocó sobre ella y comenzó a penetrarla intensamente como los gemidos que soltaba mi madre. Parecía que ella había olvidado que yo estaba ahí y comenzó a decir cosas sucias. Ellos dos parecían dos locos enamorados por la intensidad con la que follaban. Mi amigo daba todo de si con cada embestida que le daba. Yo podía ver como su pene entraba y salía rápidamente de la dilatada vagina de mi madre. Ambos sudaban por la intensidad con que follaban. Él duro varios minutos hasta que mi madre tuvo un abundante squirt que nos salpico a todos.

Mi amigo cayo cansado boca arriba sobre la cama y tomaba aire a bocanadas por el gran esfuerzo que había hecho. Esta vez mi madre se encargaría y para ello se subió sobre él, tomo su pene y lo introdujo en su vagina para comenzar a montar a amigo. Yo solo podía ver la espalda de mi madre, pero él podía ver esas hermosas tetas rebotar, las cuales no dudo en tocar.

Mi madre comenzó a cansarse después de unos minutos. Mi amigo recupero sus energías y él tomo de la cintura a mi madre para comenzar a follarsela. Yo tenía una vista privilegiada, ya que podía ver como le metía todo su palpitante pene hasta las bolas y muy rápidamente. Él le comía las tetas mientras se la cogía y madre soltaba gemidos de gran excitación. Era tanta la excitación de mi madre que de un momento a otro saco el pene de mi amigo de su vagina y le quito el preservativo para nuevamente comenzar a follarselo.

Esto hizo que mi amigo perdiera la cabeza y sin importarle nada comenzó a penetrarla con más fuerza y velocidad. Mi madre se aferro a él con los brazos y le pedía que por favor la llene. Él no pudo resistir mucho más. Sus embestidas se detuvieron cuando su pene estaba completamente engullido por la vagina de mi madre. Estaba eyaculando adentro de ella.

Cuando termino de vaciarse en ella, no se retiro inmediatamente y permaneció dentro de ella por un tiempo más. Ellos dos se besaban hasta que ella se recostó en su pecho. Finalmente, él se retiro y pude ver como algunas gotas de semen salían de la vagina de mi madre, lo cual no me importo en lo absoluto. Tras una media hora, mi amigo recupero las energías para un ultimo polvo.

Esta vez ya sin condón, pues ya nada importaba. Mi madre se coloco en 4 sobre la cama con las piernas juntas. Su coño se veía hermoso y mi amigo vino por detrás para comenzar a follarsela de nuevo. Él la tomo de las caderas y gradualmente iba subiendo la velocidad de su penetración. Se podía oír el choque entre sus cuerpos y los gemidos de placer de mi madre. Después de un rato, mi amigo volvió a correrse dentro de mi madre. Para él, esa sensación era inigualable. Había dejado abundante cantidad de su semen adentro de ella, lo suficiente para dejarla preñada aquella noche y así fue.

Luego de esa noche, mi amigo siguió visitándome para cogerse a mi madre. Hasta que le conté que mi madre había quedado preñada de él. Le dije que no se preocupara, pues mi madre no tenia problemas con eso.

Por enésima vez volví a ver a mi madre embarazada. Para mi ya era costumbre verla así. Hasta que luego de unos meses nació mi nuevo hermano.

La relación entre mi amigo y madre no ha cambiado, aunque mi madre sigue buscando nuevos pretendientes para que la preñen seguramente.

Compartir en tu redes !!