Mi esposa y mi amigo ahora en mi casa

📋 Lecturas: ️4559
⏰ Tiempo estimado de lectura: 5 min.

Hola, anteriormente les había contado sobre la primera vez que ví a Estefanía mi esposa teniendo sexo con Daniel el amigo que le presenté.

Ahora les contaré la noche que Daniel nos visitó en nuestra casa.

Era un sábado en la tarde y ya estábamos poniendo todo a punto para recibir a nuestro invitado, terminamos de preparar algo para comer, habíamos comprado bebidas en fin queríamos ser unos buenos anfitriones, llegada las 19:00 me llamo Daniel para que le indicará la dirección exacta de mi casa, lo ayudé y unos minutos después ya estaba estacionando su auto afuera, lo recibí con un apretón de manos invitándolos a ingresar, el traía un ramo de rosas y una botella de vino la cual me la entregó, se sentó en el sofá de la sala y yo fui a dejar enfriando la botella de vino, unos minutos después bajo mi esposa.

Daniel se quedó maravillado al verla bajar las escaleras (la verdad yo también estaba encantado de verla) traía una falda bastante corta que dejaban ver sus preciosos muslos, una blusa blanca con un amplio escote en la espalda dejando ver el tatuaje de un colibrí que tiene un poco más abajo de su cuello, su cabello aum estaba húmedo por la ducha que habia tomado, y traía ese perfume que me enloquece, Daniel se puso de pie la saludo con un beso en la mejilla y le dió las rosas que llevaba, Estefanía le busco un jarrón para ponerlas mientras Daniel me obsequiaba una caja de cigarrillos ( la primera vez en su casa no pude fumar) me gusta el cigarrillo en momentos de ansiedad como sería de seguro el caso de esa noche.

Disfrutamos de una buena velada, bebimos 2 botellas de vino y ya a media noche teníamos la tercera a la mitad ya para este momento mi esposa estaba sentada en las piernas de Daniel abrazándolo con su brazo derecho y el la tenía rodeada de la cintura con su brazo izquierdo reían se besaban y todo estaba muy divertido, de pronto mi esposa se puso de pie frente a Daniel le extendió la mano y le dijo “quieres subir a mi cuarto” a lo que Daniel respondió “ahora”?

Mi esposa asintió con su cabeza, el tomo su mano se puso de pie me miró y me dijo: “con permiso mijo”  les dije tranquilos aquí los espero no los voy a interrumpir, así que subieron las escaleras Estefanía llevando a Daniel a nuestra habitación, yo me quedé exitado me bebi una copa llena de vino y fume un cigarrillo, tarde unos 5 minutos luego subí las escaleras muy despacio para que no me escuchen y me tire boca arriba ahí detras de la puerta, escuchaba a Daniel decirle “estás bellísima” “de verdad que me gustas mucho” y mi esposa “tu tambien me gustas mucho y más como me besas” eso fue fuego para mi, saqué mi verga y comencé a pajearme lentamente, hubo un silencio y luego escuché caer sobre el piso el pa talos y unos zapatos, de golpe el sonido de la cama cuando se acuestan sobre ella, mis oidos se agudizaban para escuchar lo mejor posible, no ha Ian voces solo jadeos y pequeños gemidos, besos y más besos.

Estefania comenzó a gemir de forma que cada vez se escuchaba más y más , yo sabía que estaba disfrutando de un buen sexo oral, de pronto otro cribir de la cama y ahora unos lengueteos y lamidas, Daniel jadeaba y decía “así mamita así suavecito” luego de un momento Daniel le dijo “detente, aún no” y volví a escuchar el sonido de la cama, Estefanía comenzó a gemir de una forma seguida sus gemidos crecían y la cama con un ritmo lento el ruido era cada vez mas fuerte y escuché a mi esposa decirle: “sigue papacito metela hasta el fondo, si papi duro duro, hay mi amor que rico que te mueves, no pares por favor” “no Estefi no quiero parar nunca, eres deliciosa mi amor me voy a correr” ” aún no papacito quiero más no te corras” decía mi esposa, baje por un trago y un cigarrillo.

Estaba con el morbo a mil, sentia que la verga me explotaba y no queria correrme aún, volví a subir 10 minutos después escuché a Estefanía decirle “aquí en mis tetas en mis tetas” luego jadeos de placer de Daniel, seguro se estaba corriendo en las tetas de mi amada esposa, escuche que se besaban y luego silencio, bajé me sente en mi asiento y los esperé casi me termino la mitad de la botella de vino de la tensión y ansiedad que tenía, enseguida bajo Daniel con una sonrisa en su rostro directo a mí me pone la mano en el hombro y me dice ” que rica que es Estefi hermano” me sonreí y lo reafirme con mi cabeza, se sentó y abrimos unas cervezas unos minutos después bajo mi esposa con su ropa de cama un short y camisa de tiras de sea color rosado sin brasier deja do a la vista esos hermosos pezones, vino hacia mi y me dió un beso sensacional me miró y me dijo gracias mi amor, fue donde Daniel lo beso y le dijo “gracias señor” y nos reímos abiertamente, luego de unos minutos Daniel se retiraba ya como a las 03:30 me despedí dandole un estrechon de manos y me adelante a abrir la puerta, le quité el seguro y antes de abrirla mire hacia atrás y loa ví despidiendose con un lujurioso beso, Daniel le dijo hasta pronto mi vida, eso me exito nuevamente, viendolos como esposos despidiéndose en la mañana para ir a trabajar.

Cuando se fue subimos a nuestro cuarto y ella comenzó a contarme en detalle mientras yo le volvía a meter la verga y comenzar a follarla frenéticamente por todo lo que escuchaba.

Luego de tres días volvió a casa está vez sin avisarnos, obviamente lo recibimos pero esa es otra historia.

Compartir en tu redes !!
Alquimista
Alquimista
Artículos: 4