Amor Filial | 22.872 lecturas | 06:00

Me cogí a mi madre

Este fue cuando tenia 18 años, vivía con mis padres ambos.

Mi madre era ama de casa, siempre fue una mujer muy cuidadosa de su físico, desde que era muy joven y soltera tengo entendido que asistía al gimnasio, le gustaban mucho las fiestas y también el baile, también pertenecía a un club donde enseñaban a bailar ritmos latinos, salsa y esas cosas, ella bailaba muy bien.

Mi padre un abogado ya entrado en años, ella tenia 36 años mientras el tenia 55, ya algo subido de peso, no le gustaba mucho el baile ni las fiestas, se que lo que atrajo a mi madre fue mas que todo su estabilidad económica, ya que el era dueño de una notaría, se que ella quedo embarazada apenas habían iniciado su relación y al mes de la noticia se casaron, producto de ello, nací yo.

Recuerdo que cuando era pequeño, ella me llevaba a su academia de baile ya que no tenia con quien dejarme, yo solo me sentaba a ver, ella iba con un buzo muy apretado, en ese momento no lo entendía bien, pero mas adelante pude notar que tenia un cuerpo hermoso, tenia un gran amigo ahí, se llamaba Renzo, era su pareja de baile, yo veía los bailes y era espectador de como el tipo la apretaba contra su cuerpo y se frotaba en todo momento mientras bailaban, especialmente cuando empezaban a bailar las lambadas.

Aun así, sin comprenderlo siempre tenia erecciones cuando los veía bailar, aun recuerdo un baile donde ellos terminaban en una posición donde ella levantaba su pierna derecha y recostaba su cuerpo en el, mientras se miraban directo a los ojos, el la agarraba de una mano y con la otra recorría su espalda y terminaba agarrándole las nalgas para acabar en su muslo y a veces se daban un pequeño pico que supuestamente era parte del baile.

Ellos siempre iban en el último turno, por lo que eran prácticamente los que cerraban la academia, siempre se quedaba solo el conserje con ellos, al finalizar iban cada uno a ducharse, yo como siempre, esperaba en las bancas del salón principal, siempre demoraban bastante y el salía pocos minutos antes que ella.

Cierto día, minutos después que fueron a ducharse, quise ir también al baño, cuando entre al de varones, las duchas estaban desérticas, no estaba Renzo, después de orinar, me dio curiosidad y entre al baño de mujeres, al acercarme a las duchas pude ver a mi madre completamente desnuda, con las manos en la pared y el tipo estaba detrás de ella también desnudo, la cogía de la cintura mientras le metía toda su tranca, empujaba y jalaba una y otra vez, mi madre por su parte movía su culo adelante, atrás y hacia movimientos circulares con su trasero bastante rápidos a su vez que lanzaba gemidos.

Yo tuve una erección debajo del pantalón, solo mira hasta que el lanzo como un quejido y dejo de clavarle la tranca en tanto ella suspiraba bastante agitada, no se porque, pero solo salí sin que me vieran y espere como siempre a que salgan, el como siempre salió a los minutos primero y finalmente ella, yo la mire diferente a pesar de mi corta edad.

En adelante siempre la abrazaba pero aprovechaba para tocarle el culo, y frotarle la verga en las piernas, me volví asiduo espectador de las cogidas que se metían Inter diario en la academia.

A medida que fui creciendo dejo de llevarme con ella; pero para ese tiempo yo ya sabia lo que pasaba, también tuve oportunidad de observar algunos íntimos encuentros de mis padres, y definitivamente pude entender porque ella tenia un amante, textualmente el no la penetraba, solo le hacia sexo oral y apenas la penetraba se venia inmediatamente, eso ya era una constante en su vida sexual.

Yo no podía dejar de mirarle siempre el culo, y como desde chico habíamos desarrollado una relación donde yo siempre la abrazaba y pegaba a mi, pues podía seguir haciéndolo y nadie sospechaba.

Cuando ya tenia 18, recuerdo que la abrace un día desde la espalda muy fuerte y le apreté mi verga en el culo tan fuerte como nunca antes lo había hecho, ella no dijo nada y por el contrario me dio la impresión que ella se pego mas a mi y antes de quitarse se inclino un poco para poder sentir mas su culo.

Cierta noche escuche a mis padres conversando, estaban tomando vino, eso es lo que hacían cada vez que se disponían a tener esa extraña intimidad donde el solo le hacia sexo oral. Tomaban vino en la sala escuchando música y conversando, ya cuando estaban algo mareados, ella subía, el tomaba un poco mas y al rato iba a su dormitorio donde la encontraba desnuda y procedían con su rutina.

Esa noche no pude resistirme, cuando ella subió, me acerque donde el y le dije que brindemos, así seguimos tomando y al estar el muy avanzado simplemente termino durmiéndose en la sala muy rápido, yo inmediatamente subí a la habitación y sin prender la luz entre y empecé a mamarle la concha tal como el lo hacia, le tocaba las tetas, el culo, ella se movía frenéticamente, mientras yo a la vez me iba quitando sutilmente toda la ropa hasta quedar igual que ella completamente desnudo.

En ese momento ella empieza a tocarme la espalda y se dio cuenta que no era mi padre, ella inmediatamente prendio con una mano su lampara y me vio, me dijo TU???? intentó quitarse desesperada pero yo la agarre del culo y de ahí las piernas, la levante, ella instintivamente se agarro de mi cuello para no caerse ya que estaba literalmente en el aire, puso una de sus palmas de la mano en mi pecho intentando separarse.

Yo antes que todo, la penetre inmediatamente así como estábamos, ella estaba muy mojada y al sentir la penetración abrió los ojos muchísimo y aspiró mucho aire y dijo “no puede ser” yo empecé a meterla y sacarla, ella no pudo resistir y me abrazo a la vez que me regaba que no siga; pero su cuerpo la traicionaba ya que también se movía al ritmo de mis embestidas, fue tanta su excitación que terminamos besándonos en la boca con lengua incluida.

Al rato ella clavo sus uñas en mi espalda y ambos nos vinimos simultáneamente en un orgasmo, yo la llene de semen y mientras me vaciaba la eche en la cama conmigo encima y le metí la verga hasta el fondo mientras eyaculaba, quería todo mi leche bien adentro de ella.

Al terminar me recosté a su costado, ella me pregunto que por que le hice eso? yo solo me reí, le conté ahí mismo que sabia lo de su amante, que siempre lo supe, ella se sorprendió, me dijo que me vaya rápido, que mi padre podría venir en cualquier momento y podría hacerme algo.

De su amante ya hablaríamos después, me empezó a dar varios besos en la mejilla y en la boca, y me retire.

Ella fue a ducharse

Scroll al inicio