Llevo a mi esposa a la casa de mi amigo

📋 Lecturas: ️7499
⏰ Tiempo estimado de lectura: 5 min.

Hola está es mi historia.

Durante 5 meses estuve tratando de que mi esposa aceptará mi loca idea de que ella tenga sexo con otros hombres, la idea le parecía descabellada, y tarde mucho tiempo pero al final fue cediendo, mi esposa se llama Estefanía es una latina de 1.65 buenas piernas unos senos medianos y un bonito trasero, su boquita pequeña y su cabello ondulado la ha en ver una chiquilla aún aunque para el tiempo en que ocurrió todo tenia 25 años.

Ella ya lo había hecho con uno de sus ex novios y con un ex compañero de la universidad, esas tres ocasiones no estuve presente porque el trato era que yo no podía estar presente ya que se sentiría incómoda, además eligió chicos ya conocidos para que todo fluyera mejor entre ellos, este relato se basa en la primera vez que lo hizo frente a mi, yo había hablado con Daniel un ex compañero de oficina, le conté lo que quería y el obviamente encantado con la idea aceptó inmediatamente, el encuentro sería en su casa, a mi esposa se lo mostré en una fotografía y le agrado, pero fue con la condición que si no había química simplemente hablaríamos un rato y nos retiramos, así fue que llegamos a su casa, cada vez que me acercaba al sitio mi corazón latía más fuerte, al fin la iba a ver al fin la iba a escuchar disfrutar, lleve 2 six pack de cervezas pero Daniel tenía una botella de whisky así que optamos por su bebida y abrimos la botella, desde que se saludaron ellos se cayeron muy bien, se hicieron amigos rápidamente eso me parecía fantástico las cosas estaban marcando muy bien.

Ya con media botella consumida los ánimos estaban muy alegres y no había nadie cohibido, Daniel propuso jugar “verdad o reto” y aceptamos gustosos, sin decir una palabra Daniel y yo con la mirada nos pusimos de acuerdo para quitarle la mayor cantidad de prendas a Estefanía, me exitaba la idea que estuviese con poca ropa frente a alguien desconocido aún.

Llegamos al punto en que Estefania ya solo cubría su cuerpo desnudo con una toalla que Daniel le proporcionó, mi corazón latía a mil al ver cómo Daniel miraba a mi esposa, Daniel perdió un reto y le pedí que acariciara los senos de mi esposa sobre la toalla, esa escena me encendió todo estaba subiendo rápidamente de temperatura, luego el me pidió que le acaricie la conchita debajo de la toalla, mi esposa cerró sus ojos y disfrutaba del momento luego le pedí que le diera un beso en los labios, ellos se dieron un besito cortito pero les sije que debería ser un beso real y largo, ellos se acercaron mas y se dieron un beso apasionado, se veía claramente que el fuego ya estaba encendido entre ellos.

Daniel me pidió que le hiciera sexo oral a mi esposa, la recosté en el sillón, le subí un poco la toalla y comencé a lamer esa deliciosa concha, luego de unos segundos levanté la cabeza y Vi que Daniel se había tirado sobre ella y se estaban besando salvajemente, yo me separé despacio y me senté en el sofá del frente con mi vaso de whisky en la mano, luego d eunos segundos ellos se dieron cuenta y mi esposa se avergonzó, les dije que le fiesta era para ellos yo solo queria ser espectador y queria verla disfrutar al maximo,Daniel le quitó la toalla se acostó junto a ella y comenzó a acariciar su cuerpo mientras se besaban, el bajo hasta su concha y comenzó a lamer lentamente, ella agarraba su cabeza y lo aprisionaba contra su entrepierna el se quitó el pantalón y se sentó en el sofá, ella se levantó y busco su verga la acaricio y la comenzó a lamer disfrutaba esa polla nueva y grande yo me levante y le alcancé un preservativo, ellos se levantaron Daniel se puso el condón y la recostó sobre el sillón, abrió aua piernas y comenzo a penetrarla lentamente, mi esposa cerró sus ojitos tiro su cabeza hacia atrás y gemía de una forma tan exitante que me tenia a punto de eyacular, asi la estuvo clavando un largo rato luego la puso en cuatro de perrito y la comenzo a follar desde atrás, que espectacular vista la que tenia, mi esposa estaba siendo follada por mi amigo y lo disfrutaba, de pronto ella me lla.o y me puse frente a su cara me baje el pantalón y me comenzó a hacer una encantadora mamada, estábamos haciendo un trío era mágico para mí.

Daniel la penetraban frenéticamente y ella gozaba al poco rato me corrí en su boca no soporte más unos minutos más tarde Daniel se corrió en su espalda, nos limpiamos y nos quedamos un rato en el sofá grande ellos ahí desnudos y abrazados y yo frente a ellos, tuve la corrida más excitante de mi vida, un rato más y nos fuimos, salimos de esa casa como si nada con los vecinos por ahí haciendo sus cosas, la próxima visita sería en nuestra casa pero esa es otra historia.

Compartir en tu redes !!
Alquimista
Alquimista
Artículos: 4