Infiel en mi casa y mi esposo dormido

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Hola, soy una mujer de 45 años, casada desde hace 15 años con una chica en mi matrimonio.

So maestra de Psicología en la universidad de mi ciudad por lo cual muchos de mis alumnos son de entre 18 y 25 años mas o menos. Yo no soy una mujer guapa pero creo, ahora estoy segura, que tengo mi atractivo y esa es la razón de mi confesion y por la cual le fui infiel a mi marido al cual amo mucho, pero aveces, el cuerpo es debil.

Bueno, todo empezó un dia que me hablo una ex alumna de la universidad que venia de visita a la ciudad y queria pasar a saludarme, ya que, tuvimos y tenemos una buena amistad. Me dijo que llegaria el sabado con unos amigos que si podiamos ir a tomar unas “chelas” y claro que acepte, le comente a mi marido y se ofrecio acompañarme pero el llegaria mas tarde. Llegue al Bar como a las 3 de la tarde, era sabado y mi hija se quedaria con mi mama hasta el otro dia, ella ya estaba ahi con dos muchachos mas o menos de su edad, 25 años, me los presento y empezamos a platicar de muchas cosas. Carlos y Javier, sus amigos, eran muy platicadores y se me hicieron muy agradables, ya que, apesar de la diferencia de edades ellos tenian una platica interesante y muy divertida.

Ya eran como las ocho de la noche cuando mi esposo hablo para decirme que no iba a llegar al Bar, pero que igual los invitara a la casa para saludar a mi amiga y seguir platicando, les pregunte si aceptaban y los tres asintieron. Pedimos la cuenta, nos fuimos a la casa no sin antes pasar por mas bebida, compramos un tequila y carlos pidio mas cerveza por que el no tomaba otra cosa. Llegamos a la casa, puse musica, y seguimos platicando hasta que llego mi marido, algo tomado, pero muy contento, saludo a todos y se integro a la platica. Seguimos asi, mi marido muy entrado en platica con mi amiga y javier y Carlos y yo platicando de otras cosas un poco retirados de los demas ahi note que Carlos empezo a tirarme la onda, no directamente pero si muy seductor lo cual, seria por el alcohol, me empezo a poner algo cachonda, cosa que nunca me habia pasado, pues nunca me habia pasado la idea de engañar a mi marido. Mi esposo saco a bailar a mi amiga unas cumbias y algo de salsa, y me dijo que bailara con Carlos que ya dejaramos de platicar, Carlos no se hizo del rogar y de inmediato empezamos a bailar. Carlos no perdia oportunidad de rozarme, aunque muy discreto, un poco mas abajo de la cintura y se me repegaba rozando mis pechos, eso me empezo a prender y la verdad lo empece a ver de una forma diferente, sus piernas eran grandes como de futbolista, sus brazos fuertes como de gimnasio pero sin exagerar, la camisa la traía un poco abierta dejando ver algo de su pelo en pecho, lo cual me gusta en un hombre y mi marido es lampiño jeje, y movía sus caderas muy sexy lo cual me encantaba, ademas pude ver el gran bulto que sobresalia en sus jeans ajustados y hacia que me imaginara algunas cosas que me ponían mas caliente el no dejaba de decirme piropos a los cuales yo sonreia. Asi estuvimos las horas, bailando, platicando y tomando, tanto que ya nos habiamos acabado la de tequila y mi marido ya habia sacado otra la cual ya llevabamos la mitad y todos ya andabamos bastante tomados pero muy alegres. Serian como las 2 de la mañana y mi amiga se paro, ya muy mareada, para despedirse por que todavia tenian que buscar hotel donde quedarse a lo cual, mi marido de inmediato les ofrecio quedarse en la casa para que no se arriesgaran y yo lo secunde a lo cual no se pudieron reusar, asi que seguimos con la platica y con la bebida. Mi marido ya estaba muy tomado y se disculpo para irse a dormir, poco despues mi amiga tambien se despidio junto con Javier a los cuales les indique el cuarto donde se quedaria ella y a Javier lo lleve al cuarto de mi hija, solo les lleve unas cobijas y regrese a la sala donde Carlos seguia tomando su copa. Le pregunte si se iba a dormir ya a lo cual me dijo que se tomaba la ultima y se iba pidiendome que lo acompañara, lo cual acepte. Me sirvio otra copa a mi y el relleno la suya. Me sente en el sofa y el junto a mi, lo cual me puso algo nerviosa ya que, auque me habia puesto algo cachonda, el hecho de que mi marido estuviera durmiendo en la habitacion me daba miedo que viera algo que no era.Despues Carlos me dijo que queria hacerme una confesion y que esperaba que no me molestara a lo cual le dije que no habia problema, me dijo que le gustaba mi forma de ser, que era una persona muy interesante y que era muy sexy, que le atraia mucho, mientras tomaba mi mano la cual trate de retirar pero el la agarro con fuerza pero sin brusquedad, me dijo que no me ofendiera que me deseaba mucho, le dije que no siguiera que mi marido estaba en la habitacion y que no estaba bien, el siguio tocando mi mano y se me acerco mas para decirme al oido, el no se dara cuenta y sera nuestro secreto, en ese instante senti un escalofrio que recorrio todo mi cuerpo, mezcla de miedo y exitacion y al sentir su aliento en mi oido se me doblaron las piernas, el aprobecho para tocarme las piernas y empezo a besarme el cuello lo cual me hizo sentir una humedad en mi rajita y ya no pensaba mas que en lo que me estaba haciendo. Le dije en un susurro que parara pero para el era como si le pidiera mas asi continuo besandome el cuello y su mano ya estaba debajo de mi blusa restregando mis chiches que con maestria saco de mi brasier sin darme cuenta, yo solo me arqueaba y gemia con cada caricia que me daba y mas cuando desabrocho mi pantalon y empezo a meter su mano hasta llegar a mi rajita y darse cuenta lo humeda que me tenia, metio dos dedos de una vez sin costarle trabajo, ya tenia una chiche en mi boca y me decia que estaba riquisima lo cual me prendia mas. Ahi me tenia en el sofa, desparamada, con la blusa abierta y las chiches de fuera, mi pantalon a media nalga solo con el espacio para poder meter su mano que ya estaba deseosa de sentirlo dentro de mi ya sin importarme que estuviera mi marido dormido me entregaba a las caricias de aquel joven mucho menor que yo dandome una faje que me provocaba una exitacion que nunca, nunca habia sentido. Instintivamente estire mi mano buscando en su pantalon aquel bulto que habia notado mientras bailabamos a lo cual, el me ayudo llevando posandola en es enorme tronco que ya queria salirde su prision, intente desabrochar su pantalon lo cual no pude pero el lo saco rapidamente y al tocarlo senti como me mojaba mucho mas, era suave y muy gruezo, apenas si lo podia abarcar con mi mano, no pude mas con la curiosidad y voltee para verlo y wow un hermoso pene moreno, gruezo, grande con unas venas que parecia le hiban a reventar y una cabeza grande como un durazno color rosa y tieza como un bat de beisbol el cual queria comermelo, la verdad mi marido tiene buen pene, pero este estaba delicioso, seria por el alcohol y la calentura, ya queria que me la clavara. Carlos se levanto como adivinando lo que queria, se bajo el pantalon hasta los tobillos y me ofrecio aquel enorme pene, poniendolo frente a mi, tenia unas gotitas en la punta las cuales prove cuando empeze a lamerlo primero y luego lo introduje lo que pude y con mi lengua saboreaba le acarisiaba la puntita, lo cual le hacia estremecerse. El se quito la camisa mientras se movia cogiendome la boca y empece a tocar su estomago y su pecho lleno de bellos que parecia un oso de peluche, me hizo que me parara y saco por completo mi pantalon para despues sentarse el en el sofa indicandome que me sentara arriba de el y ensartarme yo sola, de repente me entro el nervio de saber que le iba a ser infiel a mi marido y en su propia casa, empece a temblar como loca pero a la vez la extacion era mas fuerte, asi que me coloque arriba de el para acomodarmelo, el no se movia solo me miraba a los ojos y yo no dejaba de temblar, como pude agarre su pene y lo acomode y empece a sentarme poco a poco disfrutando y sintiendo como me empezaba a abrir sin poder evitar un fuerte orgazmo al momento que la tenia toda dentro, me quede quieta un rato disfrutando aquel placer que me provocaba ese enorme tronco. Poco a poco me empece a mover primero en circulos luego de arriba a abajo, el me tomo de la cintura y cada vez que bajaba lo hacia con mas fuerza para que me la introdujera toda, asi continuamos unos 15 minutos hasta que el me sostuvo con fuerza para no dejar moverme y senti como su pene se movia dentro de mi como si se hinchara mas y vi la cara de placer que nunca voy a olvidar y dandome cuenta que estaba eyaculando dentro de mi. Asi estuvo un rato, yo seguia sintiendo como se hinchaba su pene y me escurria todo su jugo por mis piernas hasta llegar a sus tesiculos, me solto y suspiro, se acerco me tomo de la cabeza y me dio un beso muy apasionado, un beso que sabia a miel. Asi estuvimos un buen rato, abrazados sin yo quitarme de encima de el hasta que senti que su pene se puso algo flacido entonces me sali y me sente a un lado en el sofa y vi como su pene estaba empapado de su semen y de mis fluidos, no se diga yo seguia con la temblorina y empapada sintiendo como mi rajita palpitaba, el volteo a verme, me beso y me decia que estaba muy rica, muy apretadita, que sabia como moverme, que mi marido a de estar encantado con una hembra como yo, mientras ya estaba tocandome el clitoris que estaba bastante hinchado, eso me puso mas caliente, yo solo movia mi cintura al ritmo de sus dedos con los ojos cerrados, el seguia diciendome cosas y me pregunto si me habia gustado como me cogio yo entre suspiros conteste que si, tu marido te coge asi? no le conteste, quieres que sea tu amante? yo ya estaba bastante exitada y dije que si, entonces vas a ser lo que te pida para que pueda seguir cojiendote, yo a todo decia que si, de repente, sin de jar de masturbarme me levanto y me inclino hacia adelante contra el sofa, el se puso detras y con senti derepente su lengua en mi ano, nunca me habian chupado el ano ni mi marido y es una sensacion riquisima, yo solo abria mas mis piernas para facilitarle el trabajo, el seguia metiendo el dedo en mi rajita y saco uno para meterlo en mi ano, luego otro y asi sigio, con el mismo liquido de mi rajita me estaba lubricando el ano, se levanto y asi de espaldas me metio su pene en mi raja sacandome un gritito de placer, luego la saco y trato de meterla por mi ano, aunque no pudo yo me hacia asia adelante por que me dolia, pero el me jalaba de la cintura y poco a poco la fue metiendo, yo sentia que me iba a romper en dos, era viergen de ahi, fue poco a poco aunque le pedia que no siguiera el no me hacia caso,lo metia mas y mas hasta que entro toda y se quedo quieto, mis piernas se doblaron y el me tuvo que detener. poco a poco me fui acostumbrando y mas que el me acariciaba el clitoris y le empece a tomar gusto, empezo a moverse poco a poco hasta ser mas duro sentia como mi ano lo apretaba como no queriendolo dejar salir, sentia un dolor muy fuerte pero tambien un placer inexplicable. Asi tardamos unos diez minutos yo llevaba varios orgasmos, hasta que senti un arrimon muy fuerte, senti su pene dentro de mi vientre y se vino a chorros nuevamente dentro de mi ano, de mis piernas temblorosas escurria todo su semen que era mucho, cuando quiso sacar su pene le pedi que no, era una sensacion extraña sentir como lo iba sacando, asi que espero hasta que se puso flacido y lo saco poco apoco, yo senti un vacio dentro de mi y mi ano palpitaba mas fuerte.

Empece a vestirme, ya estaba clareando y pense en mi esposo que no fuera a despertar, Carlos segui desnudo en el sofa con el pene flacido pero gordo y todabia con semen, al verlo ahi sentia todavia un estremecimiento en mi cuerpo, me acerque le di un beso en su pene y en su boca y me despedi, el toco mi trasero y me dijo; Ahora soy tu amante oficial y tu eres mia.

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236