Infidelidad me coge un albañil

📋 Lecturas: ️9568
⏰ Tiempo estimado de lectura: 8 min.

Hola lectores!

Les contaré una historia muy rica.

Espero sea de su agrado

Comenzaré por describirme físicamente para que puedan imaginarme mientras leen el relato.

Mi nombre es Marissa de 27 años

Soy de tés blanca y pelo castaño

Delgada y mido 1.69

Con tacones sueño verme alta

Mis bubis son medianas

Cómo unos pequeños melones

Y mi culito tampoco es muy grande pero si formadito.

Lo que si tengo son unas piernas envidiables

Carnosas y muy blancas

Lo que hace que siempre que uso faldas o vestidos los machos me volteen a ver para sabrosearme.

Soy casada desde los 18 años y mi relación es normal

Se podría decir que soy feliz

Pero por momentos había sentido que me faltaba experiencias para darle un poco de emoción.

Mi marido es gerente de una tienda departamental.

Yo tengo un pequeño negocio de comida.

Una pequeña cocina económica y me va muy bien.

Tengo dos empleadas. Dos jóvenes de 18 y 20 años que me ayudan tanto cocinando como atendiendo a mis clientes.

La historia que les contaré paso en diciembre del 2021.

La calle donde se encuentra mi negocio es una avenida un tanto concurrida, y a un par de locales se encontraban unos albañiles construyendo un segundo piso en una casa.

Motivo por el cual me compraban diario sus comidas.

Eran 3

Dos jóvenes que al parecer eran los chalanes y un señor maduro como de 40 años.

El horario de mi negó es de 7 am hasta las 4 pm.

Los primeros días el señor mandaba a los jóvenes a comprar los alimentos y siempre solían ir como a las 2 PM y todo transcurría normal.

Hasta un día en el que yo acudiría a una comida con mis primas y hermanas.

Ese día le encargue a mis trabajadoras para yo retirarme antes. Me cambié en el baño de mi local.

Me puse un pequeño vestido negro entallado

Y unos tacones de aguja negros también.

Pedí un Uber pero se estacionó exactamente afuera de la casa en la que ellos estaban trabajando.

Entonces me tocó correr en tacones hasta donde estaba.

Me movía rápido mientras con mis manos trataba de bajar el vestido par que no se me viera la cola.

Pues al ser tan entallado se subía con cada paso que daba.

Justo en ese momento salió el señor maduro ,y note como babeaba mientras me veía, me sabroseo tanto que casi sentí como me penetraba con su mirada.

Fue algo muy raro,por qué lo hizo de una manera muy vulgar y sucia,sin embargo me gustó tanto la manera en la que me veía que sentí un escalofrío en la espalda.

Al día siguiente mi trabajo continuo normalmente a diferencia de que el señor ya no mandaba a los chalanes por la comida

Ahora el mismo venía a comprarla obviamente para verme.

El señor trataba de hacerme plática

Y apesar de que era un señor alto,como de 1.80 y muy tosco, fuerte y no era feo, yo trataba de responderle de manera seca.

A fin de cuentas yo soy casada.

Seguían pasando los días y el señor seguia llendo diario a tratar de hacerme plática.

Poco a poco fuimos platicando más y hasta bromeabamos.

El señor me pidió mi teléfono con el pretexto de encargarme por ese medio la comida y para que le avisará el menú del día.

Pero yo le di el número del negocio no mi número personal.

Sin embargo cada que pedía o preguntaba cosas por ese medio utilizaba palabras como Hermosa,Amor y así.

Que tendrás hoy de comer Hermosa?

Te encargo la orden de Enchiladas suizas amor!

Cosas por el estilo.

Inconscientemente me gustaba la manera en la que me trataba el Albañil.

Incluso inconcientemente empecé a hacer cosas que no hacía antes.

Cómo maquillarme tanto o usar tangas.

Por comodidad en mi trabajo no hacía ni una ni la otra antes, pero podía notar de reojo como me veía las nalgas mientras se quedaba esperando su comida.

Así pasaron 3 semanas.

Un día jueves fue como cualquier otro día

Me dijo que estaba indeciso entre compra el Mole ya que le gustaba mucho pero quería probar un pollo en salsa de cacahuate que tenía en el menú ese día.

Al notar que en verdad quería ambos Le dije que Podía comprar el mole para la comida y el pollo para la cena al salir del trabajo.

qué yo podía calentarselo y que se lo llevaria al salir.

El me dijo que salía hasta las 6 pm. Cómo yo cerraba a las 4 le dije que no se preocupara. Que tenía que quedarme sentados modos a hacer unos pendientes. Que se lo recalentaria y a las 6 se lo llevaría antes de irme.

El accedió.

Fue en ese momento que me entró la espinita de la infidelidad.

La manera en que me miraba me exitaba.

Ese día yo usaba unas sandalias de para de gallo,unas licras cortas ,y una blusa de tirantes rosa.

Obviamente llevaba tanga para que no se marcara en la licra.

Cómo a eso de las 5:50

Y como ya había cerrado mi negocio

Me asomaba por una pequeña rendija esperando que se dieran los chalanes para que se quedara solo.

El tiempo se me hizo eterno

Nomás no se iban los chalanes y solo de imaginar que nos quedaremos solo ya me tenía mi puchita muy mojada

Cuando porfin se fueron los jóvenes ,me apresure a salir ,cerré mi negocio y con el plato de comida en las manos me encamine a la casa donde trabajaba.

La puerta que daba a la calle la tenían abierta ,pues entraban y salían por el trabajo.

Me pase sin tocar ni hacer ruido para sorprender a ese macho.

el señor se encontraba a dos cuartos de la entrada y se sorprendió al verme entrar.

-hay hermosa ya me trajiste el pollo!

Dijo mientras extendía sus manos para recibirlo.

Le di el pollo y sin dejarlo si quiera pensar. Me abalance para besarlo.

Dejo al pollo sobre una mesa que estaba al lado.

Y con sus manos fuertes y callosas me agarró rápidamente de las nalgas.

Yo tenía los brazos sobre su pecho.

Por su tamaño y físico me hacía sentir muy frágil.

Solo sentía como me apretaba contra el mientras

Me agasajaba toda y empezaba a crecer un bulto debajo

Yo ya estaba mojadisima.

Me cargo y me subió a la mesa que tenía en el cuarto donde estaba.

Me dijo espérame tantito chiquita!

Y fue a cerrar la puerta que daba a la calle.

Yo me apresure a quitarme la licra para recibirlo en pura tanga.

Al regresar yo estaba sobre la mesa con las piernas abiertas en tanga esperándolo.

Se acercó desabrochandose la camisa y empezó a manosearme la vagina con esos dedos gruesos.

Yo sacaba mi tetas bajandome la blusa.

El se desabrochó su pantalón y dejo ver una verga muy dura y peluda mientras la sostenía con sus dos manos!

Yo chorreaba por qué quería que me destruyera la matriz a puras metidas!

Me hizo la tanga a un lado y me la comenzó a meter lentamente.

Estaba tan mojada que entró muy fácil sin dolor.

El estaba parado frente a la mesa donde yo estaba sentada con las piernas abiertas.

Con sus manos me jalaba hacia el de las caderas y con su boca me mamaba las tetas.

Sacaba su lengua y me la pasaba por mi pezón que estaba casi tan duro como la verga que tenía dentro de mi vagina.

Yo gemía de placer mientras el hacía como toro bufando cada que me envestia.

De repente me cargo con sus dos manos en el aire mientras no paraba de cogerme

Yo tenía los ojos en blanco ,podía sentir como entraba toda esa rica vergota muy profundo.

-No que no querías culera?

Me dijo como reclamandome por sentír tanto placer.

Extrañamente me exito más y yo moví con ma fuerza mi cadera mientras estaba colgada de su cuello.

Yo no podía ni hablar.

Solo escuchaba todo lo que me decía:

-pinche putita! Sabía que me ibas a dar estás nalgas desde que te Vi con ese vestidito negro y eso tacones!

Sabía que te iba a coger!

Yo estaba gritando de placer!

Al fin nadie vivía en esa casa.

Después de cargarme me bajo y me volteo deteniendome de los brazos

Yo estaba de puntitas para alcanzar y que mi vagina estuviera donde su verga.

El sentir ese hombre tan fuerte y tosco haciéndo lo que quería con mi cuerpo era un placer.

Me puso en 4 sobre el suelo y yo bajé mi pecho y cabeza para que solo quedara mis culo levantado y el me penetraba tan rico que no oaraba de gemir y pedirle mas de su verga!

Pero nada se compara al orgasmo que me hizo sentir cuando me volteo boca arriba, yo alce y abrí mis piernas y el estaba totalmente acostado sobre mi.

Dejaba caer todo el peso de cuerpo mientras me besaba de una manera tan sucia ,sacabamos nuestras lenguas y pasábamos la saliva el uno del otro.

Lo abrace con mis piernas y sentí como empezó a moverse más rápido y a gemir que mi cuerpo se fue exitando tanto que explote en un gemido cuando sentí su leche caliente llenarme toda por dentro.

Juraría que me hecho medio litro de mecos por todo lo que me escurría.

Yo estaba totalmente agotada y bañada en sudor y mecos de ese macho que me había dado el cogidón de mi vida.

Al día siguiente me tomé la píldora para evitar el embarazo

Las sesiones de sexo con el albañil se repitieron dos veces más

Hasta que terminó su trabajo en esa casa

Y aunque el me seguía buscando yo aproveche para dejar de verlo.

Al final de cuentas solo quería la experiencia y ya la había tenido.

Le había Sido infiel a mi esposo.

Compartir en tu redes !!
SabinaFan
SabinaFan
Artículos: 1