Geraldine nuevamente me folló

📋 Lecturas: ️2041
⏰ Tiempo estimado de lectura: 11 min.

Hola a todos nuevamente, continuando con lo que les comenté en un inicio, realmente me encontraba muy confundida, me pase toda la semana con sensaciones contradictorias, por un lado mi cabeza me decía que lo que hicimos estaba mal, pero mi cuerpo extrañaba lo que había sentido, y el cambio que ella había producido en mi, así que tome la decisión de llamarla y hablar con ella, estaba algo molesta por como la habia tratado la última vez, pero pudimos hablar, me disculpe y le dije que nada de lo que había pasado era su culpa.

Ella me preguntó que es lo que yo sentía después de esa noche, y le dije la verdad, que fue algo impensado, pero que lo había disfrutado mucho, que ella era todo lo que yo siempre soñé ser como mujer, pero nunca pude lograrlo, ella me entendió y me dijo que seria mejor hablarlo personalmente, así que le dije que venga a mi casa así charlamos.

Unos minutos más tarde ella me toca el timbre y la hago pasar, le digo que tomemos unos mates mientras hablamos, yo estaba muy nerviosa, ella se dio cuenta, y me dijo que saque todo de mi cabeza, que arrancaríamos de cero como si no nos conociéramos, ahí me tranquilice, y comenzamos la charla.

Gera: decime una cosa, vos ya sos toda una mujer, porque dejas que todo tu pasado vuelva y no te deje hacer lo que realmente deseas, ya es tiempo de que te olvides de todo lo que vos crees que no te dejo ser una mujer como todas, y empezá a transformarte en lo que a vos te guste.

Yo: no es tan fácil, cada vez que quiero hacerlo, yo misma me pongo una barrera y vuelvo para atrás, y realmente quisiera poder cambiarlo, pero no sé cómo hacerlo.

Gera: si, entiendo que es difícil, pero déjame ayudarte, se que va a costar, pero cualquier pequeño cambio que podamos lograr, va a ser un gran paso para vos, además me vas a tener a mi para darte siempre una mano con todo lo que necesites.

Yo: para vos es facil decirlo, pero cualquier cambio me aterra, no se si estoy preparada.

Gera: vos déjame todo a mi, vas a ver qué te vas a ir animando de a poco, pero vos tenés que poner de tu parte, hoy a la noche veni a mi casa, y ahí te muestro todo, y también te cuento todo, de cómo yo fui cambiando.

Así quedamos, ella se fue y yo quedé con muchos más nervios que antes, por lo que me di una ducha, me maquillo como pude y a la hora acordada fui a su casa, cuando entre me miro y se empezo a reír, me preguntó que me habia hecho en la cara, me dio una vergüenza, le dije que si se iba a burlar de mí me iba, se disculpo y me dijo veni para aca, me sento en una silla, saco una toallita humeda y me limpio toda la cara, mientras me decía, te dije que íbamos a empezar de cero, trajo un maletín y cuando lo abrió, estaba lleno de maquillajes, lapiz de labios, y muchas cosas más, lo primero que tenes que hacer es pintarte los labios, tantas veces hasta que veas que te queda bien, y me fue enseñando como hacerlo, puso mucho enfasis en la parte de arriba, ya que me decia que por tenerlos gruesos es lo que mas me resaltaría, asi que debía marcar bien todos los contornos, y hacia que me los pinte y los limpie una y otra vez, cuando vio que ya le habia agarrado la mano de como hacerlo, me dice que después de cenar, vamos a darle un poquito de color a los ojos y nada mas porque tampoco hay que cargar la cara, porque yo tenía muy lindos rasgos, así que cenamos mientras hablabamos de todo y después hicimos el mismo procedimiento con los ojos, me pinto muy suave los párpados, y me desmaquillaba para que lo hiciera yo, así fue que aprendí a maquillarme por primera vez.

Ya una vez que estaba pintada, me dice que me veía increíble, que nadie se iba a resistir ante mi, pero que todavía quedaba algo más, así que me dijo que vaya a su habitación y me pusiera lo que ella había dejado sobre la cama, cuando entró veo que era ropa de mujer, y hago incapié en eso, porque había una pollerita corta, y una camisa con volados, cosas que jamás había usado en mi vida, siempre para mí fueron jeans o joggings, me las probé para ver cómo me quedaban, realmente me sentía muy extraña, cuando le muestro me dice que me quedaba hermoso, pero que la pollera estaba al revés, así que me acomodo todo, me paro frente a un espejo, y ni yo misma podía creer lo que veía, por primera vez en mi vida me veía femenina, podía ver mis piernas, le dije que me sentía rara, que no se si me animaría a que me vean así, me dijo quédate tranquila, que todo tiene que ir de a poco, con que empieces a pintarte vas a ver que hay un cambio, esa noche fue el punto de partida de mi vida como mujer, me dijo, ahora cuando vas tu casa, anda asi vestida y maquillada, asi vez como te sentis afuera, antes de salir nos despedimos, ella me da un beso en la boca, pero no me molesto, yo se lo devolvi y me fui a mi casa, cuando llegue no lo podia creer, me sentia toda una mujer.

Al día siguiente, me pinte como ella me enseñó y me fui al trabajo, todos me miraban y me llamaban de halagos, me decían que me veian diferente, pero mas linda, yo estaba en las nubes, cuando volví, la llame y le dije que quia contarle como fue mi dia, ella me dice que después me avisaba cuando se desocupe, asi le contaba todo, me di cuenta que estaba con alguien, como a las 2 horas veo salir a un muchacho de su casa, y al rato me llama para que le cuente, voy a su casa y me recibe con una bata de razo, le cuento como me fue, y como me senti, me abraza y me dice que sabia que iba a tener muchos interesados en vos, yo le contesto que parece que ella tambien parece que habia tenido un interesado y me rio, mucho no le gusto, pero me dice que ella tambien necesita sentirse mujer, y que yo tambien voy a querer estar con alguien, no creo le digo.

No soy de interesarme en alguien si no lo conozco y tengo confianza, ella me pregunta si confío en ella, le digo que si, y ahí nomas me da un beso, le digo que eso no esta bien, que nos vamos a confundir, y ella me dice, que para ser lo que yo quería, también tenia que aprender otras cosas, y me volvió a besar, pero esta vez yo respondí a su beso, estuvimos un rato besándonos, entonces me agarra de la mano y me lleva a su habitación, apaga la luz y continua besándome, yo no veía nada, pero sentía todo, me saca la remera y el corpiño y comienza a chupar mis tetas, me dice que le encantan.

Yo lo estaba disfrutando mucho, realmente me excitaba todo eso, pensé que me tocaría como la vez anterior, pero ahora ella se para y me hace sentar en la cama, siento algo que me golpea la cara, cuando lo agarro me doy cuenta que era su pija, ella me dice, chúpala amor, yo le digo que no, que nunca lo había hecho, me dice que le pase la lengua muy suave, al principio me desagradaba, pero de a poco esa sensación desaparecía, ella me enseñaba como hacerlo, hasta que empezó a meterla en mi boca, la sentía grande y palpitaba, lo hacia bastante torpemente.

Ella entre suspiros me decía como hacerlo, me agarro de la cabeza, y con pequeños movimientos la sacaba y la metía, yo solo dejaba que ella hiciera, y me estaba gustando, estuvimos así casi 10 minutos, podía sentir como era cada milímetro, yo trataba de no cerrar mi boca para no morderla, pero la sensación de ese pedazo de carne en mi boca hacia que mi lengua actúe por si sola, solo un instante demoro en sacarla y hacer que me recueste en la cama.

Me saco el pantalón y mi ropa interior, para comenzar a comerme la concha de una forma muy suave, jugaba con su lengua en mi interior, para luego detenerse en mi clítoris, yo estaba maravillada de tanto placer que recibía, lo hacia increíblemente, y cada tanto bajaba aun más, para pasar su lengua por mi ano, eso causaba una electricidad intensa en todo mi cuerpo, no tarde mucho en empezar a sentir mi primer orgasmo, acabe con fuerte chorro de jugos vaginales en su boca.

A ella le encantaba y continuaba sin detenerse, yo prácticamente tenia mi concha como un canilla abierta de mis jugos que salían, su lengua era una verdadera fuente de placer para mí, me daba pequeños mordiscos que me hacían estallar, e inevitablemente llego mi segundo orgasmo, cada vez que acababa toda la electricidad de mi cuerpo se depositaban en mi concha y mis pezones, estaba exhausta, pero sabia que aun faltaba mas.

Ella se puso entre mis piernas y comenzó a meter su pija en mi concha, yo me encontraba mojadísima, por lo que entro fácilmente, la metía y sacaba a gusto, cada embestida era un golpe de placer, lo disfrutaba al máximo, me da vuelta y me pone de perrito, y comienza a penetrarme de esa forma, podía sentir que entraba mucho mas que antes, sentir como ella golpeaba mis nalgas era lo máximo, mi concha no paraba de gotear mis jugos, estaba en el cielo.

Como ella me dijo después, me encontraba en el cielo de las putas, era hermoso sentir cada movimiento en mi concha super mojada, en un momento la saco, se acostó a mi lado y me dijo que subiera yo, así lo hice, a medida que entraba aumentaba mucho mas mi placer, parecía interminable, cuando por fin sentí sus muslos en mis nalgas, parecía que la cabeza de su pija se encontraba en mi estomago, y eso me gustaba muchísimo.

A los pocos minutos de estar así vino mi tercer orgasmo, fue un chorro de líquidos no tan fuerte, pero si en gran cantidad, prácticamente había empapado todas sus partes, yo estaba muriendo de placer, y a los pocos minutos ella me dice que esta por acabar, yo podía notar en mi interior lo dura, caliente y palpitante que se le estaba poniendo, siento sus descargas una y otra vez, había algo en esa sensación que me causaba mucho placer, caigo prácticamente rendida a su lado y la abrazo, le digo que me encantó, ella me da un beso y me dice que a ella también.

Unos minutos después me levanto para ir a buscar algo de beber, y en el trayecto puedo sentir y ver cómo su leche salía de mi concha y corria por mis piernas, tenía una mezcla de vergüenza y morbo, me limpie y volví a la habitación con 2 vasos de jugo, me acuesto y ella me abraza por la espalda, me pregunta si me sentía bien.

Yo: si, me siento tranquila y no estoy insegura

Gera: me encanta que estés así, sos una mujer muy hermosa y lo vas a ser mucho más.

Yo: esto también es parte de lo que tengo que aprender

Gera: si, pero estamos acá porque deseo mucho estar con vos, no porque quiera que estés con alguien más haciéndolo

Yo: pero vos estuviste con alguien hace unas horas

Gera: si, pero no sabía que podríamos volver a estar juntas, no sabes cómo lo deseaba, vos me haces sentir lo que hace mucho no sentía

Yo: y el chico con el que estuviste, no te hace sentir lo mismo (no se porque comenzaron a caerme lágrimas, pero no lo podía evitar)

Gera: no, solo necesitaba estar con alguien masculino, pero no porque sienta algo

Yo: y el te hace lo mismo que vos me hiciste?

Gera: si, pero con el tenemos sexo anal, que es algo que nos gusta mucho, y hacemos otras cosas que seguramente más adelante podemos hacer

Yo: y no duele el sexo anal?

Gera: eso está en cada persona, a algunos les duele, otros se acostumbran rápido, y siente mucho placer como yo, si lo deseas lo vamos intentando de a poco, vos tenés una cola hermosa y seguramente darías mucho placer al que te lo haga

Yo: si me cuidas lo intentamos, vos sos muy especial y la persona que más placer me dió en la vida, estoy haciendo cosas que nunca había hecho y me gustan mucho, quiero que me hagas como vos, quiero ser toda una mujer

Gera: si amor, vamos a hacer de todo y nunca voy a lastimarte

Así abrazadas nos quedamos dormidas, hasta entrada la noche, cuando me desperté le dije que me iría, ya que tenía que trabajar, así que me vestí y me fui a mi casa, pero con la sensación de querer seguir estando con ella.

Compartir en tu redes !!