Gays | Fetichismos | 4.218 lecturas |

Foot fetish gay en la universidad y rica cogida

Foot fetish gay en la universidad y rica cogida 2

Hola, este relato se remonta a mis días en la universidad.

Para empezar me describiré físicamente para que tengan una idea de mí, en aquellos días tenía 20 años, soy de 1.70 cm de estatura, de complexión robusta, moreno claro, un poco atlético, para empezar la historia he de decir que siempre me han gustado adorar los pies masculinos, en especial los pies blanquitos y delgados, esos me penden y me ponen super caliente.

Por aquellos días de universidad yo estaba en el quinto semestre  de la licenciatura en derecho, en esa ocasión eran los primeros días de clases y por ser inicio de semestre habían muchos chicos de nuevo ingreso que no sabían dónde se encontraban los salones, para eso cuando me dirigida a mi primer clase a las 4 de la tarde.

Me abordo un lindo chico, me dijo me llamo  Marco, a lo que respondí que mucho gusto que yo me llamaba Ricardo, me pregunto dónde se encontraba el salón E, al momento no me percaté muy bien del chico, pero cuando me disponía a darle las indicaciones vi  que estaba super lindo, alto, delgado, moreno claro, después de que lo vi bien, instintivamente mi mirada se dirigió a sus pies,  y es ahí cuando vi que traía unos zapatos mocasines color miel y traía  unos calcetines super delgaditos que dejaban ver sus ricos pies.

Mi mente pensaba era en poder adorar y chupar esos pies de macho

Al verlos me puse super caliente y lo único que mi mente pensaba era en poder adorar y chupar esos pies de macho, me ofrecí llevarlo a su salón, en el camino ni mente estaba ideando como convencer a ese portador de tan deliciosos pies que me dejara hacerlos míos.

Es en ese instante que se me ocurrió hacer como que si me pedía en la universidad, ya que he de decir que por ser una universidad pública es bastante grande, camino al salón equivocado al que yo quería llevar a este chico, le iba diciendo que tenía un buen gusto que estaban muy padres sus zapatos.

Cuando llegamos al salón equivocado, me hice el desentendido y le dije que me había equivocado, que me disculpase, que podía hacer para resarcir mi error, aquella ya adentro del salón en el piso de hasta arriba, en ellos no daban clase hasta las 7 de la tarde, por lo que me dejaba 2 horas y media para poder hacer míos esos ricos pies.

Ya estando ahí le propuse sentarnos un momento en las sillas del salón para descansar un momento, nos sentamos y ahí es donde empieza la rica tarde que pase con el chico de pies lindos, ya sentado le dije que me sentía mal por haberlo hecho caminar en exceso y le propuse darle un masaje en los pies por haberlo hecho caminar.

El primero se negó y me dijo que no era necesario, pero yo insistí y casi a fuerza logre que me prestará uno de sus pies, al cual le quite el zapato y su calcetín, sus pies despedían un rico olor entre olor fuerte a pies y el olor de la piel de los zapatos.

Le di un masaje en toda la planta y de un momento a otro tome su lindo pie largo y me lo metí a la boca

Primero se negó e intento retirar su pie, pero lo sujete y le dije que disfrutará, mientras lamia su pie, le quite el zapato y calcetín a su otro pie, igualmente lo chupe y lo adore como yo quise, mientras lamia sus pies vi cómo se excitaba y frotaba su pene por encima del pantalón y retorcía los dedos de los pies en mi boca.

Cuál fue mi sorpresa que cuando solté sus lindos pies, me dijo que ahora le tocaba a él disfrutar, se agachó y levanto mis pies, me quito los tenis que llevaba y con su boca quito mis calcetines, empezó a chupar dedo por dedo mis pies, me tenía encantado.

Se sacó mis pies de su boca y se desabrocho el pantalón y saco su pene, empezó a masturbarse con mis pies  se sentía super caliente aquel pene, pasaron unos minutos y se corrio sobre mis pies, después volvió a llevarse mis pies a su boca y limpio todo su semen de mis pies.

Yo no podía pedir más, pero mi sorpresa fue mayúscula cuando aquel lindo chico se hinco y desabrocho mi pantalón y lo bajo con todo y bóxer hasta la altura de mis  de las nalgas, mi pene estaba erecto.

Aquel lindo chico sujeto mi pene y empezó a mamarlo

Estaba super caliente y ya no quería solo aquella rica mamada, quería aquel rico culo que se le marcaba a ese chico, detuve  aquella rica mamada que me estaba dando ese chico, la mejor diría yo que me han dado, le dije a mi lindo chico que se parará y baje su pantalón hasta los tobillos, sin decirle nada,  le di la vuelta dándome la espalda y casi con movimientos de cómplice.

Lo incline en una silla el no puso resistencia, abrí sus lindas nalgas y empece a pasar mi lengua por su rico ano, estaba vulnerable así, empecé a dilatar ese rico culo y le metí un dedo, el de resistía, pero fue se acostumbrado  a mis dedos hasta tener 3 adentro.

Estaba listo para meter mi pene, coloque mi pene en su rico ano y de un solo golpe introduje mi pene en su rico y rosado ano, así estuvimos por un rato, hasta que lleve a ese chico al escritorio del salón y lo acosté boca arriba, me propuse nuevamente a cogerme a ese chico.

Lo tome por los pies y volví a penetrar a mi chico, mientras lo cogía, chupaba nuevamente los pies de mi chico, estaba a punto de venirme, saque mi pene y eyacule sobre su estómago y pecho, fui hasta donde había quedado nuestra ropa, tome sus calcetines y con ellos limpie mi semen y después los metí en su boca.

Lo ayude a vestirse y el a mi, salimos del salón, compartimos nuestros celulares y prometimos repetir la acción, luego les cuento como nos divertimos en las cachas de la universidad.

By: Ritchie

Scroll al inicio