En un parqueadero

📋 Lecturas: ️1844
⏰ Tiempo estimado de lectura: 4 min.

Hoy les contare la confesión de mi amiga Rosalba, una chica de piel canela de 1,70 de estatura de un atractivo cuerpo con unos senos hermosos y un excelente trasero.

Una noche de fin de año fueron con su novio Roberto a la fiesta de despedida que realizaba la empresa donde mi amiga trabajaba, bailaron, cenaron y todo trascurrió normalmente. Ambos habían tomado unas cuantas copas y estaban un poco alegres y decidieron irse de la reunión. el coche estaba junto a otros en la calle contigua en un lugar con muy poca iluminación.

Oye espera me llevas corriendo, tienes mucho afán.

Es que allá adentro no te podía besar bien. Me beso apasionadamente pasándome su lengua en mi boca que estaba ansiosa de un beso así apasionado y con muchas ganas, el beso era tan intenso que yo busque su paquete y el metió su mano buscando mis tetas que empezaron a ponerse duras igual que su verga.

Era tanto el deseo que rápidamente desabrocho el brasier y empezó a chuparme los pezones que ya estaban paraditos y suavemente fue introduciendo mis tetas en su boca haciéndome gemir de placer, la adrenalina fluia porque estábamos en el parqueadero y alguien podía salir de la reunión y vernos jjejejejeje yo masajeaba su verga mientras el pasaba sus labios de un pezón al otro, volvió a besarme con mucha pasión y le dije ahora es mi turno. Baje y le chupe ese vig0roso pene que ya estaba mojadito.

Sentía su cabeza sus venas y lo succionaba de arriba abajo deseando que se parara más, el solo decía sisisi rico mami ricooo pasaron unos cuantos segundos y me dijo ven ya quiero, no me aguanto más. Me dio la vuelta me subió la pollera y corrió mi tanga para penetrar esa fuerte y vigorosa verga dentro de mí.

El placer era inmenso y me empecé a mover al ritmo que e me penetraba, el simplemente me penetraba con suavidad disfrutando mi conchita húmeda y estrecha por la posición la velocidad fue incrementando hasta que sentí como su leche caliente me escurría por la entre pierna lo saco y yo lo chupe hasta sacarle la última gota. Justo en ese momento escuchamos ruidos y rápidamente nos subimos al auto.

Esperamos unos segundos esperando ver a alguien, pero solo paso un gato corriendo que el que hizo ruido.

Ya estábamos calientes así que yo busque su verga y empecé a chuparlo y masturbarlo para que se volviera parar, poco a poco se fue parando y el estiro su mano buscando mi culito tratando de meter su dedo, sabía que me encanta sentirlo. Poco a poco fue estirando más su mano hasta que alcanzo mi conchita húmeda que se cerraba y abría de placer. Metió su dedo al ritmo que yo lo masturbaba.

Así duramos un ratito. Me abrió completamente la blusa y me chupo las tetas una y otra vez poniéndome muy cachonda. Busqué su verga y me senté en ella introduciéndola hasta el fondo, subía y bajaba sintiendo esa pija dentro de mí y no quería para era un placer inmenso, me sentía en las nubes me encanta esa pija. Me pidió que me pusiera en cuatro y me dio duro.

Yo le decía dale no pares. . seguí seguí seguí hasta acabar. Me gusta cómo me coges, me gusta tu pija amor, no pares, duro unos minutos así y luego me pidió cola.

Termine dándosela despacito al principio porque me duele y me voy abriendo los cachetes para que vaya entrando bien… le pregunto si le gusta lo que está viendo y cuando ya está toda su pija adentro se queda un ratito quieto, luego empieza a moverse despacio cuando ya no me duele le digo más rápido y bien duro… mientras me voy tocando el clítoris y le voy tocando los huevos y siento muy rico como entra y sale finalmente siento esa rica leche en mi culito.

Nos acomodamos la ropa, salieron unas personas a fumar y emprendimos la marcha casa, mientras el conducía que le chupaba su pija como acostumbraba.

Espero les guste Y dejen sus comentarios.

Compartir en tu redes !!
Carlosrelatos
Carlosrelatos
Artículos: 32