El comienzo de mi morbo

📋 Lecturas: ️5225
⏰ Tiempo estimado de lectura: 08:00 min.

Hola a todos, esto que les voy a relatar, creo que fue el comienzo de como nació mi morbo con respecto al incesto y todos lo que tiene que ver con el sexo en familia, si bien yo no soy el protagonista de los hechos, soy el principal espectador de todo lo que ocurrió.

Esto sucedió por esas casualidades de la vida, yo por cuestiones que no vienen al caso tuve que ir a vivir a casa de mis padres, ellos en ese momento contaban con al rededor de 55 años cada uno, yo recién separado me la pasaba saliendo mucho los fines de semana, así que era todo muy normal.

Una de las tantas noches, salgo como de costumbre, pero como no había mucho movimiento y estaba todo muy aburrido, decido volver temprano a casa, cerca de la 1:00 de la madrugada, cuando llegó estaba todo apagado, así que para no despertar a mis padres, voy sigilosamente a mi habitación sin hacer ruido, cuando paso por la habitacion de ellos, la puerta estaba un poco entreabierta y se iluminaba con la luz del velador, al pasar siento un ruido raro, y me asomo para ver qué era, lo hago con mucho silencio y cuando veo, no lo podía creer, mi mamá le estaba tragando la pija a mi papá de una manera desesperada, no tenía ni un milímetro fuera de su boca, en ese instante me quedé paralizado, y me dió como un especie de vergüenza y morbo a la vez, mi pija salto como un resorte, no sabía si irme, o quedárme a ver, así que opte por la segunda opción, solo veía la cabeza de mi madre moviéndose queriendo tragar hasta los huevos de mi padre, cuando por fin levanta la cabeza para sacarla de su boca, pude ver porque era la desesperación, sale la pija de mi padre de la boca de mi mamá, y era enorme, larga y gruesa, no entendía como mi madre podía tragar todo eso, y lo volvía a hacer una y otra vez, y cada vez con más ganas, ella daba arcadas cada vez que la metía por completo en su boca, y la cara de mi padre era de pura satisfacción.

Luego de varios minutos de que mi madre le estuvo chupando su enorme pija, el la corre y le dice “ahora yo te voy a comer la concha” y sin más preámbulo se acomoda entre las piernas de mi madre y se pone a chuparsela, mientras lo hacía mi mamá abre cada vez más sus piernas, y agarrando la cabeza de mi padre y hundiendola contra ella le dice “dale, chúpamela como vos sabés, cómeme toda la concha”, yo estaba incrédulo de lo que oía, mi madre desesperada pidiendo que le chupen la concha, ni en mis pensamientos más morbosos lo hubiera imaginado, mi madre no paraba de gemir y mi padre hundía cada vez más la cabeza en la concha de mi madre, no tardo mucho en comenzar a temblar y acabar como loca en la boca de mi padre, el cual seguía chupando sin ningún miramiento, pude ver cómo ella blanqueaba los ojos de placer, estaba gozando como loca de la comida de concha que le estaba dando mi padre, el siguió hasta sacarle un segundo orgasmo, está vez ella no paro de gritar y gemir, pidiendo que no pare, luego de unos segundos para que mi madre recuperara el aliento, el se levanta y le da nuevamente de chupar la pija, ella pasaba su lengua como si fuera el mejor de los helados, y cada tanto la metía toda en su boca, mi padre le dice que se recueste que la iba a cojer, y ella le responde que necesitaba que la coja duro, y que quería sentirse muy puta, yo casi me desmayo ahí mismo al escucharlo, el se acomodo sobre ella y con una sola estocada se la clavo hasta el fondo, ella dió un fuerte gemido de placer y desahogo, se ve que lo deseaba mucho, el hacía movimientos violentos, que mi madre disfrutaba muchísimo, y era una sinfonía de gemidos que emitía.

Pasado varios minutos mi padre empieza a agarrarla del cuello intentando ahogarla, en ese momento no sabía que hacer, pero podía ver qué ella lo disfrutaba mucho, el le decía “así te gusta puta” y ella le respondía como podía, “si, trátame como puta, soy tu puta” y el literalmente lo estaba haciendo, al mismo tiempo no paraba de cojerla, realmente era un verdadero espectáculo lo que estaba viendo desde la puerta, en un momento él le da la orden de que de vuelta y se ponga en 4 patas, y ella obedece, el se acomodo detrás de ella, la toma de la cintura y vuelve a penetrarla con todas sus fuerzas, solo se escuchaban los gemidos de mi madre y como golpeaban los huevos de mi padre en su concha, luego de varios minutos mi madre le avisa que está por acabar nuevamente, el aumenta la velocidad y la fuerza de sus embestidas, y mi madre da un alarido estruendoso y comienza a acabar temblando de tal forma que pareciera que estaba convulsionando, prácticamente queda casi desvanecida, intentando recuperar el aliento, me sentía un privilegiado por haber asistido a tan espectacular seción de sexo.

Ya mi noche estaba totalmente ganada, pero para mí sorpresa, esa noche estaba lejos de acabarse, una vez que mi madre había recuperado su aliento, escucho que mi padre le dice “acomodate que te voy a cojer el culo, te lo voy a romper como te gusta”, así como estaba apoya su pecho en la cama, y con sus manos abre sus nalgas dejando su ano y concha a disposición de mi padre, yo desde donde estaba tenía una vista increíble, podía ver su orificio oscuro y su concha abierta de par en par, mi padre acomodo la cabeza de su pija en la entrada de su ano, lo tapaba completamente de lo gruesa que la tiene, empezó a empujar lentamente.

Mi madre daba quejidos de dolor, pero en ningún momento pidió que se detenga, en cuestión de segundos pudo meter la cabeza de ese monstruo en su interior y mi madre dijo un “hay” entre dolor y placer, y parece que fue la señal para que mi padre disponga de ella a su gusto, poco a poco el fue metiendo y sacando cada vez más profundo en su culo, hasta que en un momento pudo tenerla toda adentro, aumentaba cada vez más su velocidad, y mi madre cambio los quejidos por gemidos, ella le decía “así, así, romperme el culo, dame tu leche”, yo estaba que no daba más de la calentura que tenía.

Mi padre no paraba de cojerle el culo con gran violencia, en un momento él se para, y montando su culo, la empieza a cojer desde arriba, mi visión era realmente de primera, cada vez que mi padre sacaba la pija para volver a meterla, podía ver la gran dilatación del ano de mi madre, mi padre no paraba de cojerla y al mismo tiempo le decía “que rico culo de mi puta, ya te voy a dar la sorpresa para que te lo cojan mucho”, pude darme cuenta que estaban planeando hacer un trío o más, pero en ese momento solo me importaba ver el culo de mi madre, que estaba siendo penetrado ferozmente por mi padre, luego nuevamente se pone detrás de ella y sigue cojiendola con todas sus fuerzas, ella no paraba de gemir, y mi padre le dice que estaba que estaba por acabar.

En ese momento pasa algo totalmente impensado, mi padre se levanta, la da vuelta a mi madre, y se la pone en la boca, empieza a bramar de placer, y noto que acaba en la boca de mi madre, escucho que le dice “ahhh, toma toda la leche putita, sácame toda la leche”, y mi madre le contesta “dame tu leche, te voy a ordeñar toda la leche que es mía, lléname de leche” y no paraba de chupar, en ese momento sabía que me tenía que ir, así que me metí en mi habitación a descargar toda la calentura que tenía, nunca hubiera imaginado que mis padres cojieran de una forma tan salvaje.

Casi al medio día me levanto, y voy al comedor, estaban mis padres tomando mate, mi madre me pregunta cómo me había ido en la noche, yo le contesto que bien, que había visto un espectáculo excelente, ella me comenta que le dolía todo el cuerpo y no sabía porque (yo si sabía), y continuo el día como cualquier otro.

Al comenzar el relato dije que así había empezado mi morbo con respecto al incesto, es que después de aquella noche me obsesioné con disfrutar de la misma manera a mi madre, pero eso se los comento en el próximo relato

Compartir en tu redes !!
Leandro74
Leandro74
Relatos: 7