El amante de mi mujer me sodomizó y los dos me hicieron su esclavo

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Todo comenzó hace año y medio aproximadamente, les diré que mi nombre es Alex, bueno Alejandro; pero todos me llaman Alex. Llevo casado 6 años con Carmen, podríamos decir una mujer diez, buen cuerpo, el cual cuida mucho en el gimnasio, buenas tetas duras sin operar, caderas redondeadas y culo respingón, sitio por el que nunca me dejaba que se la metiera.

Vivimos en una pequeña capital de provincia, en una casa unifamiliar, con un hermoso jardín y una piscina maravillosa, donde podemos bañarnos desnudos lejos de miradas vecinales, llevo un negocio que nos da para vivir bastante bien y desahogadamente, lo puse a nombre de mi mujer, por eso de las ayudas que reciben. 😆

Ella no aparece por allí, salvo para pedirme algo de dinero para sus cosas, ya que a lo único que se dedica es a ir de compras y al gimnasio, ya que incluso tenemos una muchacha para la limpieza, que va tres horas todos los días menos los fines de semana.

Como he dicho todo comenzó como año y medio. Al salir del trabajo, habían ido un par de amigos de la infancia a buscarme y fuimos a tomar algo, ya sabemos cómo empieza esas situaciones, te tomas una copa, después dos y al final no sabes ni lo que bebes ni donde terminas.

El caso es que serían las tres de la madrugada y nos encontrábamos en un club de carretera, estuve a punto de irme con una de aquellas chicas, pero luego lo pensé, pagar alguna de aquellas muchachas, teniendo una mujer de bandera, así que decidí volver a mi casa, menos mal que no me pillaron pues iba bastante bebido. 🙃

Cuando llegué a casa mi mujer ya dormía, como era de esperar, estaba como siempre desnuda, yo también me desnudé y me arrimé a su espalda, aunque estaba bastante bebido, también me encontraba bastante cachondo y mi pene estaba gordo y duro, dispuesto para la penetración.

Cuando ella sintió mi rabo rozándola en los muslos dio un respingo y se echó para delante, yo volví a acercarme a ella y ella respondió dándome un codazo y diciéndome muy enfadada que la dejara en paz, reconozco que me cabreé y perdí la cabeza, la cogí, la tumbé boca abajo, ella se revolvía y me chillaba que la dejara en paz.

Yo estaba fuera de sí y la dije está bien, no quieres que te folle pues bueno te voy a dar por el culo puta, la separé las piernas con las mías, mientras que con un brazo la sujetaba por la espalda y con la otra mano apuntaba mi polla a su ojete. 😎

Ella no paraba de moverse para librarse, yo di un golpe de caderas logré introducir un poco en su interior, haciéndola lanzar un chillido, eso no me hizo pararme y volví a dar otro empujón, y aunque lo noté estrecho, eso no impidió que se la metiera hasta los huevos.

Cuando ella sintió mis testículos en sus nalgas, dejó de chillar y de moverse, pero si la sentí llorar, pero yo comencé a bombear sin importarme nada, hasta que me vacié dentro de ella, me eché a un lado y sin limpiarme ni nada me quedé dormido.

Cuando me desperté ella ya no estaba en la cama, pero si pude comprobar que había manchas de sangre en la sabana, estuvo más de un mes sin dirigirme la palabra y claro está sin que tampoco tuviéramos sexo, pero ella sí que continuó con la vida como antes, sus compras y su gimnasio. 🙄

Al mes y medio como he dicho, llegué por la tarde a casa y parecía que me habían cambiado a mi mujer por otra, estaba super cariñosa y alegre, estaba preparando una cena muy especial y me dio un beso cuando entre que ya con eso se me puso dura.

¿Qué te pasa cariño, que cambiada estas?, nada respondió ella que creo que ya va siendo hora de hacer las paces, esta noche prepárate que te voy a dejar seco.

Esa noche nada más cenar subimos al dormitorio y desde luego esa noche fue una noche muy especial, no hubo rincón de mi cuerpo por el que no pasara su lengua, me hizo ponerme a cuatro patas y estuvo durante mucho tiempo chupándome el culo los huevos y la polla. 😋

Me hizo poner boca arriba y me cabalgó como nunca lo había hecho, ya cuando terminamos me dijo que el fin de semana quería que hiciéramos algo más especial y mejor, no faltaba mucho pero la verdad se me hizo larguísimo.

Era ya viernes y estaba deseando llegar a casa, cuando llegué estaba mi mujer esperándome, solo llevaba puesto un vestido transparente sin nada debajo, pude ver que se había afeitado completamente el chocho.

Ella solía arreglarse la pelambrera de la entrepierna pero afeitarlo nunca, fui a meter la mano allí pero ella me dio un manotazo y me dijo aún no cariño, esto para más tarde.

Me hizo taparme los ojos con un pañuelo, me tomó de la mano y me llevó al comedor y me ayudó a sentarme en una silla, había preparado una mesa a todo lujo, con velas, manteles buenos y cubertería brillante ante la luz de las llamas de las velas. 😨

Preguntó si quería tomar algún aperitivo antes de la cena, yo la dije que sí y me preparo un cubalibre y me trajo un platito con aceitunas, no sé si di tres o cuatro tragos del vaso y me comí una o dos aceitunas.

No recuerdo ya más, el caso es que me desperté al día siguiente, estaba tumbado en la cama boca arriba completamente desnudo, mis manos estaban atadas al cabecero de la cama, mis piernas estaban sujetas entre ellas con una especie de barra que sujetaba sujeta a mis tobillos y me hacía tener las piernas muy abiertas.

Mi culo iba pagar los platos rotos

No podía chillar, tenía metida en la boca una especie de pelota de plástico duro sujeta con una correa que se sujetaba en la nuca, así que lo único que podía hacer lanzar gruñidos ahogados y agitarme para ver si podía soltarme, pero al final comprobé que era imposible y al final desistí de ello. 😵

No sé el tiempo que paso hasta que se abrió la puerta de la habitación y vi entrar a Carmen, esta vez no llevaba el vestido transparente con el que me recibió, si no que iba completamente desnuda.

Intenté hablar para pedirla explicaciones de lo que realmente estaba pasando, pero aquella puta pelota metida en la boca me lo impidió, pero cual no sería mi sorpresa, cuando tras de ella entro un muchacho joven, mulato, también completamente desnudo.

Quedé de piedra intenté volver a chillar y soltarme, no sabía realmente lo que estaba pasando, ni tan siquiera las intenciones de mi mujer y sobre todo no sabía que pintaba aquel chico en mi habitación, pero solamente verle desnudo con una polla descomunal, se me izaron todos los pelos de mi cuerpo, cuando mi mujer comenzó a hablarme mientras que le agarraba a él la polla con la mano. 😫

¿Has visto esta polla? Me hace chillar como una guarra, tú me abriste el camino trasero y ahora me encanta sentir esta manguera abriéndolo, fíjate he llegado hasta mearme de gusto mientras me enculaba y claro no voy a quedarme yo sola con todo ese placer, así que decidí compartirlo contigo.

En una palabra que mi amigo Manu te va a follar, pero claro antes vamos a jugar un buen rato. Yo intentaba soltarme, pero veía que no podía, intentaba chillar y me era imposible, también vi que Manu, que así me dijo Carmen que se llamaba aquel mulato de polla grande y gorda, una cadena en la mano, sentí miedo.

No sabía que pretendía hacer con aquello, escuché a Carmen decirle que dejara lo que llevaba en la mesilla, que primero quería que el cabrón de su marido viera en primera vista como era bien follada por una buena polla negra, esas fueron sus palabras. 👉

Aparte del miedo, también sentía rabia, cabreo, dolor, vergüenza, no lo sé un montón de sensaciones a la vez. Ella se subió encima de mi como si fuéramos a practicar un 69, podía ver su coño bien abierto, sin nada de pelo.

Ven fóllame, que este cabrón vea lo que es follar bien a una mujer, a ver si aprende, pero antes le quitas lo de la boca, cuando Manu me quito la puta pelotita, mis primeras palabras fueron, puta suéltame, os voy a matar.

Desgraciados, hijos de puta soltarme, pero por más que yo chillaba ellos no me hacían ni caso, Manu también se subió a la cama, pude ver sus huevos negros encima de mi cara, me entraron ganas de morderlos, pero no podía apartar mi vista del coño de mi esposa. 💥

Pude ver como aquel cabrón iba arrimando muy despacio su capullo sonrosado que tenía al aire, que se perdió en el interior de la vagina de Carmen seguido de aquella gorda polla, que yo pensé que no la entraría a mi esposa, pero si la entró como un cuchillo caliente en la mantequilla.

Los huevos hicieron tope en la entrada de la vagina y Carmen lanzó un fuerte suspiro cuando los sintió chocar contra ella, Manu comenzó a mover las caderas adelante y atrás, podía ver la polla entrar y salir de allí, yo gritaba llorando saca tu negra polla de ella, no te folles a mi mujer. 😫

Puta no te dejes, ellos no me hicieron ni caso y continuaron follando sin parar, mi mujer gemía como una perra, entre gemido y gemido, se podía escuchar el chapoteo del coño de Carmen, chorreando y soltando flujo, que algunas gotas me llegaban a saltar a la cara.

Volví a escuchar la voz de mi esposa, mira Manu al cabrón de mi querido esposo le gusta ver cómo me estas follando, se le ha puesto la polla dura, se ha empalmado el muy cabrón, hay cariñito te gusta ver como un buen semental de polla negra se folla a la puta de tu mujer. 😜

Tú me volviste en puta cuando me rompiste el culo sin miramientos, que pensabas que yo iba a dejarlo pasar, Manu golpéame bien en el coño, que este cabrón lo vea y cuando te corras sácamela rápido que tengo una sorpresa para esta putita que tengo debajo.

No sabía a lo que se refería, pero lo supe enseguida, vi como Manu hundió su polla hasta lo más profundo de ella y se quedó quieto durante unos segundos y rápidamente se apartó de ella bajándose de la cama. 😮

Carmen se sentó encima de mi cara colocando su coño encima de mi boca y note como de allí salía el semen de Manu, intente cerrar la boca, pero no podía respirar y no tuve más remedio que abrirla dejando que aquel liquido junto con el flujo de ella me entrara en su interior y no tuve más remedio que tragar todo aquello.

Carmen estuvo un buen rato restregando su coño por mi cara hasta que volvió a correrse, se bajó de mí y los dos salieron de la habitación, la cabeza me daba vueltas, no entendía lo que pasaba, acababa de ver a mi mujer follando con un negro, que ella me echo directamente de su chocho a la boca y la cara. 😵

La llamaba a gritos pero nadie me oía, me arrepentí de haber exigido que pusieran un buen aislante en toda mi vivienda, así que por mucho que gritara nadie podría oírme, me estaba volviendo loco, no creía que aquello pudiera pasarme a mí.

Me aterraba pensar que sería lo que podría pasar después, volví a escuchar abrirse la puerta y entraron mi esposa y Manu, los dos continuaban desnudos, él se acercó a la mesilla y cogió las cadenas que allí había dejado, en las correas que sujetaban aquella barra a mis tobillos había un mosquetón en cada una. 😉

Manu sujetó la punta de las cadenas en cada una de ella, luego Carmen le ayudó sujetando las cadenas en el cabecero, dejándome las piernas bien en alto y separadas, yo les pedía que por favor pararan, que me dejaran, pero me ignoraban.

No me hacían caso y volví a escuchar a Carmen hablarme. Mira has visto la polla de Manu, como entraba y salía de mi coño, pues ahora va a hacer lo mismo en tu culo y te voy a decir una cosa.

Él ya se ha corrido un par de veces, así que puede tirarse mucho tiempo bombeándote el ojete, pero tranquilo, solo duele las dos o tres primeras veces, después seguro que te va a gustar, yo ahora incluso algunas veces me meo de gusto mientras Manu me sodomiza como un salvaje. 😨

Yo miraba a Manu que no paraba de tocarse la polla poniéndola dura, se subió a la cama y se puso de rodillas frente a mí y comenzó a restregar su polla por mis huevos, yo hacía fuerzas pegando mi culo a la cama pero noté varias veces rozar su capullo por mi ojete.

Mi mujer se sentó a mi lado y me dijo, no te resistas cariño, te va a romper el culo si o si, así que relájate y disfruta, bueno voy a chupar la polla a Manu, para que por lo menos te entre más suave. 😮

Comencé a chillar y a pedir socorro pero fue inútil, sentí como Carmen metió sus manos por debajo de mis caderas y me levantó el culo, continué chillando y pidiendo por favor que no me lo hiciera, pero sentí su capullo en la entrada de mi ojete.

Intenté apretar con todas mis fuerzas, pero fue inútil y al primer empujón, note como me lo reventaba entrando parte de su polla y haciéndome lanzar un chillido desgarrador, que retumbó en toda la habitación, volvió a dar otro empujón haciéndome lanzar otro chillido. 😣

El dolor era insoportable, no paraba de decir que por favor pararan, creía que se me reventarían las entrañas y notaba unas fuertes ganas de defecar, pero eso a ellos parecía no importarles y continuó bombeándome el culo.

Perdí la noción del tiempo y el dolor comenzó a desaparecer y comencé a sentir una especie de gusto raro, no entendía, nadie me estaba tocando la polla y ni siquiera la tenía gorda, pero era como si alguien me estuviera haciendo una paja muy despacio.

Cuando escuche a Carmen gritar, mira el cabrón si le gusta que le follen el culo, la muy puta se ha corrido, será maricón, pues venga Manu continua follándole hasta que reviente. 😫

Mientras tanto Carmen hizo una especie de cucharilla con una tarjeta que tenía en la mesilla y recogió en ella todo el semen que me había salido y apretándome con una mano los mofletes de la cara me hizo abrir la boca y me volcó en ella todo el contenido de la tarjeta arrancándome un montón de arcadas.

Al final comprobé que Manu comenzó a darme unos golpes secos, noté que su pene palpitaba con más fuerza y comprendí que se estaba corriendo en mi interior, se quedó un rato quieto sin moverse, cuando la sacó sentí como si tuviera diarrea y apreté el culo para no cagarme.

Por favor le dije a Carmen, dejarme ir al servicio asearme, está bien dijo ella pero no quiero ninguna tontería, ni bronca, mira bien a Manu es mi profesor de gimnasia y no tienes nada que hacer con él, así que si intentas algo te aseguro que te volvemos a sujetar y en vez de ser Manu quien te meta la polla soy yo la que te rompe el culo con el puño. 😛

Cuando me fui a levantar casi me caigo no podía tenerme en pie y fue Manu quien me sujeto y me llevo al servicio, me senté en el servicio pensando que me iba a ser fácil defecar, pero me costó muchísimo, después me lave bien.

Mi mujer tiene una pera que utiliza para lavarse el culo y la vagina, la cogí la llené de agua templadita y me la plante en el ojete, también pude ver que no había sangrado nada, aún me dolía un poco, pero era llevadero, cuando salí me encontré a Carmen y Manu sentados en el comedor.

Tenemos que hablar me dijo Carmen, yo no tengo nada que hablar con vosotros largaros de mi casa, antes de que llame a la policía y os denuncie a los dos, hazlo contestó mi mujer, mira tendrías que pasar una revisión médica y al final todo el mundo sabría que te han dado por el culo. 😣

Diría como afligida esposa pillada en casa con su profesor de gimnasia que cogiste celos y me pegaste un bofetón y el muchacho me defendió, la casa no es tuya es mía ya que se ha comprado a través del negocio que está a mi nombre.

Recuerda que tenemos separación de bienes, así que pediría el divorcio y me quedaría con todo y el que se quedaría en la puta calle serias tú y personalmente yo no quiero eso, así que te propongo un trato, en el que los dos salimos ganando.

Entre semana somos un matrimonio normal, y nos comportaremos como tal, podrás follarme las veces que quieras, que no son muchas ya lo sé pero bueno, mi culo no volverás a tocarlo jamás, ese solamente podrá follarlo Manu los fines de semana. 😜

Te garantizo no follar con él entre semana, pero los fines de semana tú te convertirás en nuestro esclavo a nuestro servicio, nos respetarás, nos obedecerás y nos servirás sin rechistar, eso quiere decir que todo cuanto te pidamos lo harás sin rechistar, así que ya estoy esperando tu respuesta.

Me quedé pensando, no sabía que decir, lo que si sabía era que mi mujer estaba hablando completamente en serio, ¿y va a volver a darme por el culo este? Pregunté tímidamente, claro contesto ella, eso tenlo por seguro, dos tres veces todos los fines de semana y yo también te daré por el culo y ya sabes eso o nada.

Volví a quedarme callado y pensando, si decía que no perdía todo y bueno ya me habían follado y no me había muerto solo me dolía un poco el culo, así que peor que eso no iba a ser y la dije que aceptaba el trato. 😁

Ella sin decir nada más, se levantó de donde estaba y se fue a donde estaba Manu, se arrodilló y comenzó a chuparle la polla, yo no sabía qué hacer, ella así de rodillas se giró y me dijo que a que estaba esperando, que la ayudara a chuparle la polla a Manu que tenía ganas de que la follara.

Me arrodillé junto a ella y me fue indicando como tenía que hacerlo, era una sensación extraña sentir aquella polla en mi boca y sentir como dentro de ella iba creciendo.

Carmen  se levantó y se sentó encima de Manu, cariño, me dijo métele esa pollita a tu linda esposa en el coño y continua chupando todo junto, así lo hice, me quedé chupando mientras ella cabalgaba sobre aquel miembro. 😵

Tengo que reconocer que me gustaba verlo, me ponía cachondo, Manu sin avisar sacó su polla del coño de ella y varios chorros de lefa me saltaron a la cara, que mi mujer se ocupó de quitar con su lengua.

Ese primer fin de semana me follaron unas cuantas veces más, y digo me follaron ya que la guarra de mi mujer se había comprado un arnés con un buen consolador para también follarme ella. 🙃

Ya llevamos tiempo así y ahora estoy deseando que llegue el fin de semana y el ver como Manu le mete esa polla a mi mujer me pone como una moto, se la metan por donde se la metan, ahora dice que la gustaría meter a otro macho o algún transexual que nos folle a los dos.

By: Extraterrestre55

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236