Dominando a mi vecina gorda

📋 Lecturas: ️3290
⏰ Tiempo estimado de lectura: 8 min.

Mi joven vecina gorda

Me llamo Manuel tengo 34 años, soy un hombre sencillo, tengo un buen cuerpo quiero pensar, soy algo blanco y rubio no Soy muy atractivo pero tengo lo mío

Está historia empieza cuando vivía con mi esposa Julia en mi antigua casa, en ese entonces teníamos solo una hija de 3 años, mi esposa y yo trabajábamos y nos tocaba pagar niñera

La niñera era una vecina Kenia, ella era algo gorda, bueno más bien gordibuena, unas piernotas sus nalgas y sus tetotas y su cara bien linda, ella tenía 22 años, se le notaba algo tímida y acomplejada por su gordura, no tenía novios y los chicos de su edad no le pelaban

Ella llegaba todos los días a mi casa de 6 de la mañana a 4 de la tarde cuando yo regresaba, ella me hacia platica pero yo por lo cansado no le prestaba mucha atención, me ofrecía siempre masaje en mis pies pero yo le rechazaba

Un día mi esposa se iba a quedar a trabajar tarde, cuando llegue a mi casa Elena iba con un vestido azul se le miraban bien ricas sus piernas, y yo llegue muy cansado, pero el verle sus piernas despertó mi interés, le dije que estaba muy cansado y que me dolían los pies, ella amablemente me dijo: hoy si quiere su masaje mi papi? Digo mi patron?. Si mi amor digo si Elena, le dije

Me senté en el sillón y ella me empezó a quitar los zapatos y a tocar mis pies con sus manos, lo hacía gentilmente,

– Manuel: no querés hacerme otro tipo de masaje?

– Elena: Cómo que?

– Manuel: No sé lo que se te imagine

– Elena: y si me siento en sus piernas y me muevo bien rico que le parece?

Asentí, y corrió a sentarse en mis piernas y sintió mi bulto entre sus nalgas y empezó a moverse

Luego nos dimos un pico en la boca y le dije que se tenía que ir. Cuando llegó mi esposa le dije lo que pasó, cabe aclarar que tenemos una relación medianamente abierta, yo puedo tener sexo con otras mujeres cuando ella lo permita y viceversa. Muchas veces no me doy cuenta y ella me hace cornudo, no me gusta que no me pida autorización para coger con otros.

Ella me dijo que Elena estaba enamorada de mi y que ella haría lo que yo le pidiera, mi esposa era una puerca pervertida, me dijo que si la quería coger tenía que convencerla de mamarle la Cuca a mi esposa

El día siguiente planeamos con mi esposa que ella llegaría tarde para yo poder hablar con Elena, cuando llegue y me miró se me abalanzó y me dio un beso y dijo, te estuve esperando papi, hoy te voy a hacer un masaje ahí abajo pero con mi boca o con lo que tu quieras, mi verga se puso dura de solo escucharlo. Pero le dije: si quieres que hagamos esto hay una o dos condiciones, si mi amo lo que usted diga, bueno le dije primero me la vas a chupar y luego te digo la condición numero uno, saque mi verga no era la mas grande 15 cm y algo gruesa, ella abrió su boca y metí mi verga ahí, tomé su cabeza con mis manos y me folle su boca le metía la verga hasta el fondo y ella daba arqueadas. Le dejé ir una buena porción de mi líquido hacedor de bebés en su boca virgen

– Manuel: ok, ahora la primera condición

– Elena: dime mi amor

– Manuel: primero, vas a hacer lo que yo diga y cuando yo lo diga en el momento que te niegues se acabó. Segundo, no le debes de decir de esto a nadie

– Elena: claro mi amor

– Manuel: Ahora vamos a mi cuarto, te voy a empezar a coger para cuando mi esposa llegue hacer un trío, y recuerda si no haces lo que te diga se acabó.

La acosté en la cama abrió sus piernas si quitarse su vestido, metí mis manos bajo su vestido y saque su calzón de color verde estaba todo mojado y olía bien delicioso,

– Manuel: querés que te meta la verga?

– Elena: claro mi amor métela toda pero con cuidado hace mucho no lo hago

me quedé mirando su gran raja y se me antojo comérmela baje mi cabeza entre sus piernas y metí mi lengua entre sus labios carnosos y grandes, olía muy delicioso estaba algo saladita, y bien depilada, intenté meter mi lengua en su interior pero no le entró

– Manuel: acaso eres virgen?

– Elena: no mi amor por qué?

– Manuel: no te cabe mi lengua

– Elena: es que el único hombre que me ha cogido la tiene pequeña

– Manuel: y quién es?

– Elena: mi papá es el único que me ha cogido

En eso llegó mi esposa y dijo: así los quería agarrar par de cerdos, yo aún tenía mi boca en la panocha de Elena

– Elena: hay no jefa perdón esto no es lo que parece

– Julia: como que no es lo que parece si mi marido tiene su cara metida en tu panocha, eso si ahora me toca a mi

– Elena: señor patrón ahora hágale a la patrona

– Julia: yo no quiero que el me lo coma, yo quiero que tú me lo comas a mi Elena

– Elena: como?

– Manuel: hazlo

Ella no se miraba muy de acuerdo pero le dije que si no lo hacia esto se terminaba, deje de chuparle. Mi esposa se quito la ropa, se acostó en la cama abrió sus piernas dejando ver su coño peludo, y Elena le dio algo de asco, no le gustaba la idea

Empezó a acercar su cabeza a la pepa de mi esposa, le olía un poco fuerte por la caminada que daba en el trabajo, y le tomé la cabeza y la termine de acercar a la panocha sus labios tocaron y empezó a lamer y obvio no le gustó, escupió y se limpio lengua con la mano

No me obligue a hacer esto me dijo, bueno ya sabes entonces, agachó su cabeza y volvió a lamer está vez no paro, no le seguía gustando pero no paraba, mi mujer la tomo del pelo y la apretó contra su vagina, Elena tenía sus nalgas paradas y me dispuse a penetrarla, estaba bien apretada apenas y le entraba

Julia gemia Elena estaba muy concentrada en la vagina de julia ya que apenas y gemía, era muy rico ver cómo una mujer le comia el coño a mi perra mujer, mientras yo me la cogia, no dure mucho y le llene la panocha a Elena con mi semilla, me acosté a un lado de Julia mientras Elena seguía mamando cuca, parecía que ya le gustaba, Julia se retorcía de la lujuria y el placer que sentía, le ordene a Elena que se movíera a un lado yo quería penetrar a mi mujer pero que siguiera lamiendo desde otro angulo, julia siguió acostada con sus piernas abiertas la empecé a penetrar y Elena desde su abdomen se acercó a lamer su clítoris de vez en cuando sacaba mi verga y Elena me la mamaba toda llena de los fluidos de mi mujer, cogimos así durante horas, mi mujer nunca le lamió su vagina a Elena,no sabia de lo que se perdía

Los días después Elena siempre llegaba y lo primero que hacía era ir a la entrepierna de mi mujer, le encantaba que me la cogiera mientras le mamaba la cuca a mujer, o le gustaba limpiar mi semen de de la panocha de Julia, no le dábamos mucho placer a Elena solo nosotros disfrutabamos en la mayoría del tiempo. Elena se conformaba con que la metieramos a la cama

Un tiempo después empecé a coger con Elena a escondidas, no tardó mucho en quedar embarazada, por esos días mi mujer también quedó embarazada, pero tiempo después me di cuenta que ese hijo no era mío si no de uno de sus amantes

Decidí divorciarme de Julia y ahora vivo con Elena, a Elena le gusta que le ponga el cuerno, o que tenga sexo con otras mujeres frente a ella, de vez en cuando traigo mujeres que se dejen mamar la cuca para que Elena les limpie mi semen de sus vaginas, a Elena le encanta que la humille en la cama mientras me cojo a otra o que otras mujeres la humillen también, se que de vez en cuando queda con mi ex mujer para que le domine y la haga su puta

Fin.

Compartir en tu redes !!
Rexton
Rexton

Voy a estar subiendo algunos relatos
Historias son100% reales, talvez no todas serán mías pero cuando no lo sean pondré el nombre de los personajes

Artículos: 11