Publicidad

El culo de mi madre

By Anónimo | 21 de abril del 2011 | Añadir a Favoritos Ctrl + D

Era una mujer bellísima, bueno ahora es mayor y lo sigue siendo, por tanto con 40 años, os podéis imaginar como era. De 1,70 de estatura, 55 Kg., delgada, morena, cabello largo liso, una autentica belleza. Lo que más me llamaba la atención de ella, eran quizás sus pechos, grandes y duros como piedras, también sus piernas y su culo, redondo, duro y un tanto respingón. Además era una mujer guapísima, con grandes ojos azules, boca sensual, esa típica mujer que por muy discreta que vista siempre llama la atención al que pasa a su lado.

En aquellos años, vivíamos en un pueblo de la provincia de Badajoz, mi padre trabajaba en Francia, era uno de tantos que tenían que emigrar si querían mantener a su familia, pues en España al parecer no había trabajo ni tampoco dinero. Venia a casa 15 días en el mes de Diciembre, el resto del año lo pasaba en Francia. Mi relación con ella era de lo más cordial, no como madre e hijo, sino más como dos buenos amigos, pero eso si, manteniendo las distancias y sobre todo el respeto.

Estaba acostumbrado a verla semidesnuda, algo que me excitaba sobremanera. Jamás perdía una ocasión, si la veía entrar en el baño, como sabia que no cerraba la puerta, procuraba entrar justo en el momento que se levantaba de la taza, para verla con la falda subida y poder ver sus nalgas, aun así, no lograba nunca verla totalmente desnuda. Tenia la costumbre de ducharse dos veces diarias, cuando se levantaba y por la noche antes de irse a la cama. Yo hacia lo mismo, y para verla, procuraba salir del baño con las dos toallas, así cuando ella terminaba la ducha, si quería secarse no tenia más remedio que llamarme y pedirme una toalla, yo aprovechaba la ocasión y entraba en el baño para verla desnuda, pero lo máximo que veía eran sus pechos, su culo o sus piernas, jamás le había visto el pubis y menos aun su sexo.

Ella conocía mi obsesión por verla desnuda, y creo que en alguna ocasión se dejaba ver, quizás para saber cual era mi reacción. Que no era otra que entrar en el baño y masturbarme pensando en ella. Mi madre sabia lo que mucho que me excitaba cuando la veía en el baño, prueba de ello es que en una ocasión me dijo. Ya eres un hombre, se que te gusta verme desnuda, pero eso no puede ser, porque te excita y acabas masturbándote, o no es así. La pregunta me pillo por sorpresa y no supe que contestar. Debí cambiar el color de mi cara, porque se aproximo y dándome un beso, me dijo, no confías en mi, venga no seas bobo, dímelo. Aquel día tuvimos una charla interesante, yo reconocí que la espiaba cuando se duchaba o iba a al baño, también que me masturbaba pensando en ella, etc. Ella por su parte admitió que yo era un hombrecito y reconoció que lo que hacia era normal, pero que debía hacerlo con mesura.

Todo cambio en el mismo año. En el mes de Julio, uno de mis familiares de Madrid tuvo un grave accidente y falleció. Mi madre y yo fuimos al sepelio. Lo hicimos en tren.

Cuando llegamos a casa de mis tíos en Madrid, nos encontramos a otros cuantos familiares en la casa. Por la tarde se celebro el sepelio y volvimos todos a casa de mis tíos a dormir, el problema es que no había habitaciones para todos. Mi madre se ofreció a dormir en una de las habitaciones pequeñas conmigo, pues no iba a permitir que durmiera con alguna de mis primas de edad similar a la mía. Además solo seria una noche pues a la mañana siguiente volvíamos al pueblo.

A las once de la noche, cansados del día tan ajetreado, nos fuimos a la cama. Yo, me quede en calzoncillos, mi madre, se puso su camisón, apago la luz y se quito el sujetador, acostándose a mi lado. Sentirla junto a mí me excitaba, y no podía hacer nada, mi verga estaba erecta y dura. No quería que ella se diese cuenta, me di la vuelta dándole la espalda. Ella me dijo, por favor no me des la espalda, anda, date la vuelta y mírame. Estaba cortadísimo, pero la polla seguía dura. Ante su insistencia me di la vuelta, ella me rozo con su pierna y se dio cuenta de lo que estaba pasando.

- Que pasa ya estamos otra vez, creí que el otro día había quedado claro, tienes que pensar, que soy tu madre, no una mujer cualquiera, no puedes excitarte así. Venga, piensa en otra cosa e intenta dormir.

Para mí era imposible conciliar el sueño, solo con oler su cuerpo ya estaba excitado. Se dio la vuelta dándome la espalda con la intención de dormir. La cama no era muy grande y fue peor el remedio, pues al sentir sus nalgas frías, me excite aun más. Ella lo noto, no dijo nada, simplemente apretó su culo contra mis piernas, sintiendo mi verga dura pegada a su culo.

- Piensa en otra cosa, que te van a doler los testículos, venga bobo.

Pero era imposible, en lo único que podía pensar era en ella, como la deseaba. Me moví dos o tres veces disimuladamente rozando mi verga contra su culo, esperando que ella se cabrease, pero no dijo nada. Seguí con mi movimiento, como si estuviese haciéndole el amor, apretando la polla contra sus nalgas, pero ella siguió callada, sin decir nada. Por fin me decidí a abrazarla, sintiendo sus pechos y sobre todo sus pezones erectos y duros. Toque suavemente su pezón con la yema de mi dedo.

- Por favor estate quieto, que yo también soy una persona y no soy de piedra, además, mira como estas - dijo al tiempo que con su mano izquierda tocaba mi verga.

- Duérmete, que van a pensar tus tíos si nos oyen. Dios mío, no me avergüences por favor.

Estuve rozándole el culo con mi pene bastante tiempo, ella no decía nada, pero yo si oía su respiración agitada. Era posible que la hubiese excitado. Claro que lo era, sus pezones estaban durísimos, y cuando retire la mano de su pecho, ella me la cogió y volvió a ponerla sobre el, haciendo que le tocase el pezón. Aquello me decidió, me aparte un poco de ella, introduje mi mano por detrás entre sus piernas. Ella al principio dio un ligero respingo, pero no dijo nada, es mas, ante mi insistencia abrió ligeramente las piernas permitiendo que mi mano, a través de sus bragas se aproximase a la vagina. Tenia las bragas mojadas, estaba superexcitada. Me retiro la mano de entre sus piernas, se dio la vuelta me dio un beso y me dijo:

- Te prometo que si te estas quieto y te duermes cuando lleguemos a casa te compensare.

Al día siguiente llegamos al pueblo sobre las 8 de la tarde. La vecina nos recibió en la puerta, para entregarle unas cartas que había dejado el cartero para mi madre. La saludamos, y entramos en casa. Como era habitual, cenamos y yo pase a la ducha. Cuando termine, fui a mi habitación y me puse un pantalón corto del pijama. Mi madre me precedió en la ducha. Ese día no intente verla, estaba avergonzado por lo que había sucedido la noche anterior. Estuvo mas tiempo de lo habitual en el baño, por fin salió envuelta en una toalla y entro en su habitación. Yo me estire en el sofá, en el comedor y me puse a leer unos cómics.

Cuando ella entro en el salón, no daba crédito a mis ojos. Allí estaba con un camisón transparente blanco muy cortito y un tanga del mismo color. Era increíble. No podía articular palabra. Me limite a mirarla. Mi polla estaba a punto de reventar. Ella me miro, se aproximo a mí y me dijo.

- No era esto lo que querías. Pues aquí me tienes. ¿Te gusto?.

No sabia que decir, afirme con la cabeza sin apartar la mirada de sus pechos y su entrepierna. Se sentó junto a mí en el sofá y me abrazo, comenzó por besarme suavemente en los labios.

- Tengo que enseñarte a besar, haber si aprendes.

Al mismo tiempo que me besaba con su mano derecha cogió mi pene erecto y duro como una piedra.

- Vamos a mi cama, estaremos más cómodos.

Una vez en la cama, me quito el pantalón del pijama dejando mi verga erecta al aire, no lo dudo un segundo, la acaricio con sus dedos, entreteniéndose especialmente en el glande.

- Tienes una buena polla, el capullo es enorme, te la voy a comer bien, pero ten cuidado de no correrte en mi boca, necesito tu leche en otro sitio.

Yo alucinaba, estaba a punto de reventar. Cuando apretó el capullo con sus labios estuve a punto de correrme en su boca, pero ella lo impidió. Aquello era alucinante, me sentía en la gloria. Mientras ella se comía mi polla, le introduce mi mano entre sus piernas intentando llegar con mis dedos a su vagina. Ella se quito las bragas, soltó mi verga y abrió sus piernas, al tiempo que me hacia subir acoplándome entre sus piernas. Cogió mi polla con su mano y la aproximo a su vagina, pasándose el capullo por su clítoris que ya estaba muy abultado. Tenia un coño bonito, con poco bello y de color rubio. La piel de todo su cuerpo era muy suave y especialmente la de sus piernas. Así permaneció un rato. Yo estaba excitado en extremo, deseaba meterle mi polla, pero ella no lo permitía, siguió masajeando su clítoris hasta que tuvo un orgasmo. Sentía como le corría su flujo por mi polla, estaba encharcada.

- Cariño, mira como has puesto mi coñito de mojado. Ahora meteme tu pollon, pero con suavidad, no me hagas daño.

Con su mano coloco mi capullo en la entrada de su coño, apreté suavemente. El estar tan lubricada permitió que el capullo entrase con suavidad en aquella estrecha cavidad. Fui apretando lentamente hasta que tuvo toda la polla en su interior. Mis testículos tocaban su culo. Comencé a bombear en principio con suavidad. Ella gemía, de placer, me besaba el cuello y la boca mordiendo mis labios y apretando mi espalda.

- Así amor, así, muévete un poquito más rápido. Ahh como me gusta. Me voy a correr. Siento tu cipote como llena mi coño. Muévete por favor. Me corro.

El orgasmo fue inmediato. Los dos nos corrimos al mismo tiempo. Descargue toda mi leche en el interior de su coño. Mientras me corría deje de moverme, pero ella cruzo sus piernas a mi espalda y apretó con fuerza su coño contra mi polla, consiguiendo una penetración profunda.

- Para cariño para que me matas. Me haces daño con tu polla. Me siento llena. Además, te has corrido dentro de mí y eso es un peligro. Tienes que tener mas cuidado y echar tu leche fuera.

Estuvimos abrazados toda la noche. Por la mañana antes de levantarnos intente de nuevo penetrarla, pero dijo que no tenia ganas, además no estaba segura de lo que había pasado y tenia que pensar lo ocurrido.

Paso toda la mañana sin decirme nada. La ayude a hacer las compras en las tiendas del pueblo y volvimos a casa. Nada mas entrar, cerro la puerta con llave desde el interior, fue al baño y salió con una camisa, sin bragas y sin sujetador. Se acerco y me dijo.

- Vamos quítate esa ropa y ponte cómodo. Te gusta como estoy.

- Claro mama que me gustas, mira como se pone mi polla cuando te miro.

- Vale, pero ahora vamos a hacer la comida y luego nos vamos a la cama de acuerdo.

No veía el momento de llevarla a la cama, se me hacia interminable. Cada vez que se agachaba a coger algo, veía sus glúteos por debajo de su camisa. Aquella situación me tenia a cien. En varias ocasiones introduje mi mano bajo la camisa y agarre su coño. Ella no se molestaba, sino que se daba la vuelta y me besaba.

Cuando termino en la cocina la abrace por detrás y pegado a su espalda, la lleve a la habitación. La obligue a tenderse en la cama y comencé a besarle por todo el cuerpo. Ella estaba tan excitada como yo. Cuando llegue pasándole mi lengua a la altura de su ombligo, jadeaba y se movía, tal era su excitación. Separe sus piernas y comencé a comerme su coño.

- Déjame, vamos a hacer un 69 - me dijo.

Me di la vuelta y metí mi polla en su boca. Comí despacio con suavidad su rajita de color rosado, introduciendo mi lengua en ella. Al momento exploto, tuvo un orgasmo descomunal. Su flujo vaginal caía sobre mi lengua. Limpie bien su vagina haciéndola correrse por segunda vez. Me aparte y la abrace.

- Déjame que te la chupe, quiero que te corras en mi boca, me voy a comer toda tu leche.

- No, déjame, quiero correrme en tu culo.

- Estas loco, como vas a meterme ese cipoton en el culo, es imposible, no entrara, y además me vas a hacer mucho daño.

Ante mi insistencia, y a base de pasar mis dedos por su coño y su culo, accedió a que la penetrase por detrás. De la mesilla cogió un bote de crema, se dio con ella en el ano y a mí en el glande, mojándome bien con ella toda la polla. Se puso en la posición del perrito y separo sus nalgas mostrándome su agujerito de color marrón.

- Ponme crema en el culo, por favor y además suavízamelo un poco con tus dedos, sino, no conseguirás meterme todo eso.

Estuve un rato introduciéndole un dedo con crema, unte un poco mi glande lo apoye en su agujero. Apreté un poquito, tímidamente se abrió y penetro un poco la punta, pero comenzó a quejarse que le dolía, por lo que lo retire y le di mas crema. Así estuve bastante rato, hasta que conseguí introducir mi capullo. Ella se quejo un poco, pero yo me pare hasta que el estrecho orificio se acostumbro a lo que tenia dentro. Con suavidad, paciencia y vaselina conseguí penetrarla, llegando a introducir mi polla entera. Ella gemía y se quejaba de dolor, pero cuando hube bombeado 8 o 10 veces su culo, los gritos de dolor cambiaron.

- Así, así, follame bien. Me gusta tu polla, siento mi culo lleno de ti, cógeme el coño, que me voy a correr.

Inmediatamente me corrí en su culo, llenándolo de leche, ella estiro sus piernas y me quede acoplado hasta que mi polla debido a la flaccidez salió del estrecho conducto de su culo, que en aquel momento había dejado de ser virgen y estaba bastante abierto. Seguiría contando la historia, pero mi relación duro mas de 5 años y me extendería demasiado, en otro momento os contare otro poco.


Tags: amor filial

Comentarios


blog comments powered by Disqus

Visita Tambien | Sexo Gratis | Culos Gratis | Webcams Pornstar | Fotos Caseras Gratis | Fotos Amateur | Relatos Eroticos | Fotos Caseras X | Sexo Bolivia | Chibolitas | Famosas Desnudas | Modelos 69 | Sexo Peru | Tangas y Bikinis | Culito Caliente | Gilero vivo | Webcam en Vivo | Secretos Eroticos | Buscador Porno | Culos en Tangas | Sexo en Babosas | Busca Culos | Videos Porno | Videos porno

© www.toprelatos.com | Aviso Legal y Privacidad | NO a la pornografía Infantil | Denunciala! | Proteje a tus hijos de las web eróticas