Me gusta ver como cogen a mi mujer

¦ By Carymar el 05/01/17
Conocì a mi mujer cuando tenia ya 25 años ella y yo de 35. Recuerdo que era muy delgada para mi gusto en esos momentos pero vaya que me dio muchas sorpresas con el tiempo. El caso es que, aun en contra de mis gustos me enrole en una relaciòn con ella como si fuese una de las tantas que a esa edad ya tenìa. No puedo negar que lo que me llamò poderosamente la atenciòn fue su enorme apetito sexual y fantasioso al momento de hacer el amor. Aunque como les comente al principio no era una mujer de mi gusto sexual, su forma de hacer el amor cambiaron totalmente mi forma de pensar y vaya que lo cambio pues los orgasmos que con ella sentìa eran de los mejores que a mi edad haya experimentado.

Tuvimos muchos encuentros sexuales y poco a poco me fui dando cuenta que su enorme apetito sexual iba en aumento tanto es asi que comenzamos a fantasear con lo que pasarìa si incluìamos a un tercero o tercera en nuestras interminables sesiones de sexo. Nuestros encuentros se volvieron cada vez mas fantasiosos y acrecentaba en nosostros la idea de compartir nuestra sexualidad con otras parejas o hacer trios sexuales pues los orgasmos que lograbamos con solo imaginarlo eran de los mas explosivos.

Empezamos la busqueda de contactos de parejas similares y con los mismos deseos de satisfacer sus inquietudes como nosostros, y asi empezò nuestra aventura en el mundo swinger, nos iniciamos con alguna parejita muy sexual y fantasiosa como nosotros, recuerdo haber visto lo bien que disfrutaba ella al sentirse penetrada y deseada por otros hombres, y asi fue que pasamos por los trios, intercambios y hasta sexo en grupo con cuatro parejas al mismo tiempo.

Para esto debo hacer un parentisis y explicarles que debido al gusto sexual que sentíamos los dos, decidimos unir nuestras vidas y llegar a algo ya muy formal, asi fue que nos casamos con la promesa de seguir siendo una pareja liberal y continuar nuestra vida sexual compartiendola en este fascinante mundo de intercambios y trios. Para ese entonces habìa pasado ya tres años desde que nos conocimos y debo confesar que la muy delgada y casi desapercibida por mis gustos se transformo en una mujer muy deseable por mi, pues su cuerpo tuvo una transformaciòn justo como a mi me gustan, ahora es dueña de un precioso trasero, de nalgas muy duras y redonditas y aunque sus senos son pequeños son muy sensibles y es capaz de sentir interminables orgasmos con solo lamerlos y besarlos. Cintura estrecha y vientre plano, hermosas piernas y color de piel canela la hacen una mujer muy deseable por muchos.

Pero bien, volviendo a nuestras andanzas, a estas alturas de haber compartido nuestras vidas y haber disfrutado de muchas reuniones de sexo con otros parejas y trios, debo confesarles que poco a poco mis deseos se fueron inclinando por verla a ella disfrutar con otros hombres, ...me di cuenta que me satisfacìa mas verla cabalgando otras vergas y viendo como mi mujer puede dar placer a uno o varios hombres al mismo tiempo y eso me pone a mil cada vez que lo recordamos. Ademàs con el cuerpo apetecible que le ha formado producto creo yo del gym y porque no de los encuentros sexuales que hemos tenido la han vuelto una mujer muy eròtica a tal punto que muchos desean cogerla cada vez que nos reunimos con algunas parejas swinger y no lo cuento solo porque es mi parecer si no que comparto lo que opinan los hombres con los cuales hemos intercambiado y pues quedan mas que satisfechos felicitàndome por la rica mujer que tengo y lo bien que los hace disfrutar.

Y asi poco a poco mis preferencias por los trios HMH fueron cada vez mayores, ahora disfruto mas vièndola penetrada y cogida repetidas veces por varios machos que la desean y casi nos hemos olvidado de los intercambios de parejas y es que a ella tambien le ha cogido la preferencia por ser usada sexualmente por varios hombres al mismo tiempo es mas, llevamos casi 10 años juntos y sin dudarlo puedo afirmar que ella sola se habrà disfrutado cerca de 80 hombres en diferentes ocasiones. La he visto coger duro en mi propio auto en la parte trasera del auto mientras yo manejo y ella va disfrutando de dos machos pingones que hemos recogido de alguna fiesta donde ella misma se encarga de coquetearles y animarlos a que hagan cosas con ella. La he visto con alguno que otro amante disfrutando de ella en nuestro cuarto sin que el amante sepa que yo estaba espiando, ...la he visto chupar varios vergas en la cocina de mi casa cuando he invitado a algunos amigos a mi casa y dado que sè las ganas que le tienen a mi mujer pues hacemos complicidad para que les coquetee, los caliente y con mi autorizaciòn y sin que ellos lo sepan, pues les de una buena mamada de verga en la cocina o en la sala. Le he dado mi permiso para que vaya a algùn hotel con el amante que quiera y disfrute su sexualidad libremente con la unica condiciòn que me cuente todo al detalle y tenga siempre presente que se trata solo de tener sexo y mas sexo.

Confieso que soy un cornudo consentido feliz, ..mi esposas se ha convertido en una insaciable hotwife y tiene mi permiso para coger con cuanto macho se le antoje, ....disfruto mucho cuando me dice emocionada que ha conocido a algùn chico atracctivo y que han quedado en irse a dar una noche de sexo en algun hotel de la ciudad.,,,,yo aguardo su regreso y con mi pija dura solo espero que me cuente al detalle como la han cogido el amante o los amantes que haya querido esa noche, nuestros orgasmos son muy intensos pues el placer que me da el imaginarla penetrada repetidas veces y en todas las poses que ella misma describe es muy exitante, ...ademas ella me dice que le gusta sentirse deseada y al mismo tiempo que le gusta verme exitado por lo que ella es capaz de hacer con otros hombres.

Soy un cornudo Feliz y ella mi putita consentida. Esperamos seguir por mucho tiempo. Haciendo de mi mujer la mas deseada y yo su servidor para su placer.


Escriban sus comentarios a mi correo [email protected] y les podre enviar algunas fotitos de mi hermosa esposa actual y puedan ver porque es que muchos hombres disfrutan con ella.

Somos Carymar, los dos por siempre.

Mas relatos porno