Mi madre aun conserva ese cuerpo del deseo

¦ By Ricosplaceres el 28/12/16

La historia que les contare me sucedió cuando yo tenia 36 años o sea hace dos años, vivía en la colonia Condesa con mi esposo e hijo de 18 años al que tuve cuando yo tenia 18 años, mi esposo viaja frecuentemente por todo el país a revisar maquinaria de importación. Por lo que me tenia muy abandonada en el aspecto sexual y cuando estaba en México únicamente se satisfacía él lo que me hacia pensar que tenia otra mujer, situación que me orillo a buscar fuera de la casa la satisfacción sexual que mi marido no me proporcionaba, con lo que me volví adicta al sexo, se podría decir que a partir de entonces me volví ninfómana, pues gozo demasiado tener una verga dentro de mi vagina o boca y deseo ser penetrada a todas horas.

Un día que mi marido tuvo que ir a Veracruz, mi amante al que llamare Raúl me invito a un bar que se ubica en Mariano Escobedo, una vez que estabamos ahí, me dijo que era un lugar swinger en donde se podía intercambiar parejas, o contactarse con otras para tener una orgía, o participar en sesiones eróticas con la presencia de todos los participantes, la verdad ese comentario me puso bien cachonda, y de inmediato sentí como mojaba mi diminuta tanga, el solo imaginarme dar un show delante de la gente me puso super cachonda, nos sentamos en una mesa a la orilla de la pasarela en la que todavía no empezaba el espectáculo, pero todas las parejas ya daban rienda suelta a sus impulsos cachondos, pues para donde volteara, las parejas estaban fajando, unos les metían discretamente la mano entre las piernas a su acompañante, algunas de ellas estaban agarrándole la verga a su hombre, sobre el pantalón, por lo que el ambiente era de total erotismo.

Toda esa acción que veía me puso bien caliente, Raúl lo noto y empezó a besarme lujuriosamente metiéndome la lengua en la boca, yo instintivamente baje la mano y le agarré la verga para darle unas ricas sobadas, con lo que se le puso dura como una macana, no me importo que me vieran, al contrario al saber que me estaban observando las otras parejas me puso mas cachonda, además todas las parejas o la mayoría de ellas estaban haciendo lo mismo.

Después de 30 minutos de gran cachondeo se nos acerco una pareja de buen ver, ambos con muy buenos cuerpos, ella la que llamare Zoila muy buena por cierto, llevaba una minifalda super entallada que dejaba ver sus bien torneadas piernas y una tanga super minúscula de esas con triangulito en la parte posterior que con lo que lucia en todo su esplendor sus hermosas y cachondas nalgas estaban como para darles un rico mordisco, llevaba una camiseta pegada el cuerpo muy escotada que no dejaba nada a la imaginación, con un par de hermosos pechos que parecían un volcán a punto de hacer erupción que en cualquier momento iban a romper el pequeño brassiere que traía puesto, la verdad se me antojo darles una rica mamada, ante ese erótico pensamiento tuve un leve estremecimiento en mi vagina.

La verdad yo nunca he estado con una mujer, pero en ese momento de calentura me vino a la mente estar haciendo el amor con ella con lo que basto para que se humedeciera mi vagina, su pareja al que llamare Roberto era un hombre atlético con un traje muy elegante y se veía que iba bien cachondo pues se le alcanzaba a ver una tremenda erección bajo su pantalón.

Nos pidieron permiso de acompañarnos y les dijimos adelante, y por el ambiente erótico y en lugar en que estábamos empezamos a hablar lógicamente de temas sexuales con las consabidas eróticas y cachondas caricias de los cuatro.

Raúl me empezó a manosear ricamente los pechos y a darme unos besos bien lujuriosos en el cuello y boca con eso basto para ponerme como loca deseando tener verga en todos mis orificios, Roberto empezó a hacer lo mismo con Zoila, estabamos los cuatro dándonos un show bien cachondo, estábamos en eso cuando anunciaron que empezaba el espectáculo, que prestáramos atención y que además aquellas personas que lo desearan podían participar acariciando a los hombres y mujeres del show con toda confianza y sin recato alguno ya que todos los presentes lo que querían era disfrutar el sexo sin restricción alguna.

Cuando estos hicieron su aparición los hombres y mujeres todos ellos en diminutos trajes de baño que no dejaban nada a la imaginación todos ellos con unos cuerpazos, empezaron la bailar eróticamente. Raúl me dijo al oído: a que no te animas a fajar a uno de esos cuates en presencia de toda la concurrencia. Cuanto apuestas, le dije, no te creo --me dijo-- y sin mas me levante y acerque a la orilla de la pasarela, todos los asistentes empezaron a aplaudir para animarme, se acerco un chavo de la pasarela a bailar eróticamente frente a mi, le empecé a dar unas sobadas a su verga sobre el calzón con lo que de inmediato tuvo una magnifica erección que de inmediato me puso de a mil.

Lo que basto para que tuviera una inmediata erección, y la verdad esta bien armado, y ante los gritos de la gente que me incitaba a que lo cachondeara tome con mis labios su glande y se lo empece a introducir lentamente en mi boca dandole unas ricas mordidas a su verga, yo sentía que me escurría a mares.

La gente empezó a pedir que tuviera una acción más cachonda, y se me ocurrió desabrocharme la blusa y abrir mi brassiere de esos que tiene el broche por delante con lo que mis oprimidos pechos al sentir libres se lanzaron hacia delante, como retando a ver quien los mama, le tome la verga al bailador y lo coloque entre mis pechos y empece a masturbar con ellos su enorme y rica verga, yo sentía que me venia, Raúl y la pareja que estaba en la mesa empezaron a gritar: has que se venga, has que se venga, continúe dándole unas ricas mamadas mientras tenia la verga entre mis pechos con lo que el bailador no aguanto mas y se descargo en mi boca, llenándola toda ella con su semen, el cual me trague para proseguir mamadole la verga y extraerle hasta la ultima gota de sus jugos, el lo acepto y empezó a retorcerse disfrutando las ricas mamadas que le estaba proporcionando con lo que me aventó las ultimas gotas que aun tenia.

Me retire y me dirigí al baño a limpiarme y bajarme un poco la calentura y cual va siendo mi sorpresa que entre los asistentes al espectáculo que acababa de dar se encontraba mi hijo, que no me quitaba los ojos de encima, en ese momento desapareció toda mi excitación.

Nos miramos y ambos nos quedamos callados el me miro con total indiferencia como si no me conociera, creo que no hizo ninguna reclamación porque se encontraba acompañado de una chica con un hermoso cuerpo a la que no conocía y ella me dijo, mujer que buen espectáculo diste, nos pusiste a todos bien calientes y jariosos, mientras le daba una ricas sobadas a la verga a mi hijo, me metí toda apenada y nerviosa al baño para limpiarme la abundante eyaculación del bailador, cuando salí ya no estaba mi hijo, vi el reloj eran las 12:15.

Cuando llegue a la mesa, le pedí a Raúl que nos retiráramos, e inmediatamente protestaron Roberto y Zoila, me dijeron como que se van, esto se va a poner bueno o será que no somos de tu agrado, no es eso lo que pasa es que no me sentía bien, me dieron su tarjeta, les dije que nos comunicaríamos después.

Cuando salimos del lugar, Raúl extrañado me pregunto que pasa por que esa decisión, le dije que no me sentía bien que me llevara a la casa, todo el camino me fui callada pensando que le diría a mi hijo, después de 5 minutos me dejo en mi carro que estaba a 10 minutos de mi casa, llegue a la casa y me di un baño me puse una tanga y un brassiere con broche al frente pues ya que toda mi ropa interior es del tipo sexy cachonda ya que ese tipo de ropa excita a los hombres y una bata larga, a esperar a que llegara mi hijo para hablar con el.

Cerca de las tres de la mañana escuche que abrían la puerta de la casa, era mi hijo, empecé a temblar de miedo, pues no sabia que decirle ante lo que había presenciado, subió las escaleras y toco suavemente a la puerta de mí recamara, le dije que pasara, se notaba que iba con algunas copas de mas, por lo que fue al grano y se atrevió a decirme, mamá que buena estas, al verte en ese acto tan lujurioso me excite tremendamente como no tienes idea, que en ese momento desee ser el estabas fajando, en algunas ocasiones te había observado en tu recamara en ropa interior y la verdad me excitaba al verte con esa ropa interior tan sexy y cachonda que usas que hace que luzca mas tu lujurioso cuerpo, la verdad estas muy buena.

Me quede helada ante sus comentarios, pero por otro lado me tranquilice por que no me reclamo nada de lo que había visto, además de que me excito muchisimo con ese comentario.

Lo único que se me ocurrió decirle fue: te parece que tengo buen cuerpo, a lo que contesto buen cuerpo no, hermoso cuerpo es el que tienes mamá, me he dado cuenta que muchas mujeres inclusive mas jóvenes que tu, te envidian, pues con esos pantalones tan entallados que usas lucen exquisitas tus hermosas nalgas, todas las mujeres sueñan con tener un trasero como el tuyo y todos los hombres incluyéndome yo suspiran al verlo, la verdad estas bien buena.

Los comentarios de mi hijo al que llamare a partir de este momento Jr., empezaron a despertar mi ninfomanía y empece a calentarme tremendamente sintiendo de inmediato como la pequeña tanguita que traía puesta se mojaba por mis abundantes flujos vaginales que preparaban mi vagina para una penetración.

Jr. estaba tremendamente excitado ya que se notaba el abultamiento entre sus piernas. Quería pedirme las nalgas, pero Jr. no encontraba la forma de decírmelo, yo deseaba que lo hiciera pues ya que estaba bien caliente y quería mamar verga, así que lo ayude preguntándole; que te pareció lo que vistes hoy.

Él me contesto que ya llevaba un buen rato observándome, desde que estaba en la mesa con mis amigos, que al verme en la mesa fajando con mi acompañante, su primera reacción fue de enojo pero al verme en la pasarela masturbando con mis pechos alberga del bailarín le dio envidia, pues le hubiera gustado que fuera su verga la que estuviera en mis pechos.

Ese comentario me prendió y tuve un estremecimiento de placer y lujuria y pense si eso es lo que quieres , te lo voy a dar, le pedí que bajara a la sala y preparara un par de whiskys, me quite la bata y me puse un negligé de color negro transparente super corto y muy escotado, dejando ver en toda su esplendor mis nalgas, que la verdad siempre he estado orgullosa de ellas, pues como dice Jr. todo mundo las quiera acariciar, me deje puesta la tanga que apenas cubría el vello pubico, además me puse un liguero y medias negras para verme mas cachonda y sexy, me di un par de pellizcos en mis senos para que se mostraran desafiantes y apetitosos para Jr.

Baje a la sala y Jr. se quedo con los ojos cuadrados, diciéndome mamá que rica estas y que bien te ves con esa ropa tan erótica, notando como se le levantaba la verga tratando de romper el pantalón, me ofreció la copa y le di un trago, para darme valor, le dije por que no pones música suave para bailar, el más que rápido lo hizo y empezamos a bailar, al acercarme a su cuerpo sentí su dura verga en mi vagina, Jr. estaba super excitado y caliente, lo que me enardeció y subió mi calentura a mil, tome su gran pedazo de verga con mi mano derecha dándole un gran apretón con lo que puso los ojos en blanco y le empece a sobar suavemente la verga, estaba a punto de venirse y lo solté, aguántate, le dije todavía falta mucho para que te vengas, primero vamos a gozar uno del otro y después te vienes las veces que quieras.

Le pedí que se recargara en el respaldo del sillón, me hinque frente y le saque la verga para darle una rica mamada, empezó a gemir aaahhhhhhh, mmmmmmmmm, mámame rico, cómetela toda, disfrútala, muérdela lastímala, aaahhhhh, mmmmmmm, que rica boca y lengua tienes, ante los gritos de placer que estaba dando Jr. yo sentía que me iba a venir, pero me aguante y me separe de el para que no se viniera, tome su verga y la coloque entre mis pechos para masturbarle la verga con ellos, ya que me había dicho que eso fue lo que le causo envidia al verme en el espectáculo que había dado unas horas antes, así que me dispuse a satisfacerlo con mis pechos, le pregunte así es como querías papacito, si, me dijo me quiero venir en ellos y que te comas todo mi semen, tome el glande entre mis labios y empece a jugar con el dándole unos ricos lengüetazos por unos 10 o 15 minutos, Jr. no aguanto y se vino en mi boca tomando mi cabeza y empujándola para que me tragará toda su verga, disfrute todo su rico y abundante semen que me envío, le exprimí hasta la ultima gota de esa su primera eyaculación.

Me tomo en sus brazos y me dio un cachondo y lujurioso beso, empezamos a jugar con nuestras lenguas, tragándose el semen que aun me quedaba en la boca, me puso de espaldas a el, sintiendo su rica verga entre mis nalgas, yo empece amoverlas pausada y cachondamente como invitándolo a que me culeara.

Jr. no desaprovecho el momento y le daba unos ricos masajes a mis pechos y me metía un dedo en la boca el que empece a mamar imaginándome que era una verga, le pedí que me culeara, pero él me subió a la mesa del comedor poniéndome de a perrito, me dijo que ricas nalgas tienes están como para comérselas, pues cómetelas Jr. le dije, y empezó a besarlas a todo lo largo y ancho de cada una de ellas, las tomo con sus manos para separarlas y empezó a introducir su lengua por mi trasero, con lo que empece a gritar de placer ¡que rico mamas Jr., metela toda así papacito, sabroso, suavemente hazme gozar papi mientras yo movía frenéticamente las nalgas y no aguantándome mas tuve una tremendo y delicioso orgasmo Jr. empezó a recorrer con su lengua desde el culo hasta mi vagina y a lamer mis jugos que ya empezaban a resbalar entre mis piernas.

Sintiendo yo la gloria le dije meteme nuevamente tu lengua por el culo, yo empece a retorcerme otra vez de placer ante ese acto lujurioso que me estaba proporcionando Jr., manejaba su lengua como si fuera un autentico maestro del beso negro me hizo disfrutar como nunca lo había gozado, que rico se siente el ser penetrada en el trasero por una lengua, es lo máximo en placer, empece a jadear y a gritar papi has que me venga nuevamente dame mas, meteme la verga por el culo, quiero ser enculada, ante el placer que me estaba proporcionando Jr. me vine por segunda ocasión, y el empezó a lamer mis fluidos vaginales que bajaban por mis piernas y a lenguetearme el clítoris, le pedí que se subiera a la mesa y se colocara de espaldas para hacer un 69, su verga tenia una dureza extraordinaria y un tamaño que haría gritar de placer a cualquier mujer, me introduje lentamente su hermosa verga en la boca mientras el me daba una ricas mamadas y leves mordiscos en el clítoris, ante la calentura y placer que me estaba proporcionando, le dije Jr., meteme un dedo por el culo, el acato inmediatamente mi indicación y al sentir su dedo penetrar mi trasero, me vine nuevamente, teniendo un orgasmo muy prolongado e intenso como nunca lo había tenido, Jr. al sentir mis espasmos no aguanto y se vino nuevamente en mi boca.

Terminamos agotados pero satisfechos, y me dijo que nos fuéramos a su recamara, presagiando que ahí me iba a dar una cogida de antología, por lo menos eso era lo que yo deseaba, se fue a dar un baño momento que aproveche para ir a mi recamara a ponerme un liguero y medias negras para verme bien cachonda y provocativa para Jr., y excitarlo nuevamente, pero fue de mas hacerlo ya que cuando salió del baño desnudo ya sin recato alguno tenia la verga bien parada, pero si se dio cuenta de mi nuevo vestuario he hizo el comentario que ricas estas, esa ropa tan sexy y provocativa que tienes puesta hace que se me ponga mas dura la verga.

Yo estaba sentada en la orilla de la cama Jr. se paro frente a mi y coloco su verga a unos cinco centímetros de mi boca y empezó a masturbarse situación que aproveche para acercar mi lengua a su orificio y darle unas ricos y sabrosos toques con mi lengua así estuvimos por unos 10 minutos hasta que me introduje otra vez en la boca tan magnifico instrumento deseando ya ser penetrada por tan hermosa macana.

Lo invite a que se acostara junto a mi y agarre su verga suavemente y empece a subir y bajar mi mano mientras nos dábamos un lujurioso beso, me pidió que me subiera sobre el y que lo cabalgara como yegua desbocada, a lo que accedí inmediatamente pues ya deseaba sentir en mis entrañas esa hermosa verga, al sentir su enorme verga en mi vagina empece a moverme frenéticamente mientras el apretaba con fuerza mis pechos, con lo que no aguante y me vine nuevamente, Jr. se contuvo y me pidió que me pusiera de a perrito pues quería culearme, al ponerme de a perrito me dijo que cachonda te ves con las medias negras y el liguero, haces que se me ponga la verga mas dura, diciendo esto se aplicaba mentolato en la verga, yo le pregunte para que hacia eso el contesto ya veras vas a disfrutar la culeada como nunca, sentirás un rico ardor en tu culo.

Empece a sentir como se acercaba su rígida verga a mi trasero y lo dejo ir suavemente metiendo centímetro a centímetro con una tremenda lentitud, diciéndome querías que te culeara, pues goza la verga, yo grite de placer al sentir tan magnifico instrumento en mi culo, que le grite dame duro con el, en eso empece a sentir un rico ardor debido al mentolato, empece a gritar dame duro, quiero venirme, que rico placer dolor y ardor estoy sintiendo, Jr. me vengo, Jr. me vengo, muévete mas aprisa y metela toda, aaaaaahh mmmmmmm culeame rico vente conmigo, cuando siento que Jr. al sentir que se estaba eyaculando, apreté con fuerza su verga con mis nalgas para venirme junto con el.

Quedamos desfallecidos después de la batalla, y nos abrazamos y acariciamos mutuamente, le dije que de ahora en adelante el iba a ser mi amante, que me iba a olvidar de todos los hombres con los que me acostaba, ya que en casa tenia lo que me hacia gozar, el asintió con la cabeza dando su aprobación.

A la mañana siguiente nos despertamos como a las diez, Jr. con la verga bien parada a pesar de la gran sesión que habíamos tenido en la noche, estabamos abrazados yo dándole la espalda por lo que tenia su verga en mi trasero, lo cual me excito nuevamente, Jr. me pidió que me volteara y que le pusiera mentolato en la verga y que lo masturbara, lo empece a masturbar y se notaba que lo disfrutaba al máximo, me imagino que sentía los ricos ardores que yo tuve cuando me lo aplico en el culo, el tomo el mentolato con un dedo y lo aplico en mi clítoris empezando a sobarlo cachondamente, ay que rico sentía, nada mas de acordarme del placer tan intenso que tuve en esos momentos me estoy viniendo al estar escribiendo esta historia.

A partir de esa noche tuvimos sexo a morir entre Jr. y yo, y eran sesiones muy seguidas ya que mi esposo salía frecuentemente a cumplir con su trabajo.

Aquí no concluye mi cachonda historia, pues queda pendiente un encuentro swiger con Zoila y Roberto, pero lo haría con mi nuevo hombre, pronto les contare como adquirí mi afición lesbica.

Saludos y besos para todos los que saben disfrutar sin recato alguno el sexo.

Mas relatos porno