El vergon del cine

By Lipacuri el 28/12/16 | 44847 visitas | Descripcion: Esto me ocurrió, cuando tenía 21 años, en 1987 soy de santiago de chile, en 1987 estábamos en dictadura, la...
Esto me ocurrió, cuando tenía 21 años, en 1987 soy de Santiago de Chile, en 1987 estábamos en dictadura, la vida homosexual era muy difícil; era un delito ser homosexual, por lo tanto había que aprovechar oportunidad sexual..
No existían; bares, saunas para gente gay e ir a las disco era solo baile por lo tanto lo clandestino era la solución

EL VERGON DEL CINE

Conocí al ?Chino? cuando yo tenía 21 años, (año 1989) lo conocí en un cine de santiago (chile) que ya no existe.
Este hombre, en aquel entonces tenia 25 años, delgado, alto, moreno, feo y vendedor ambulante, pero el chino tiene un pico de 25x6 cms y unos cocos hermosos, con vello púbico negro y abundante.
, y su mayor apetito eran los gay jóvenes, blanco, lampiños y hoyo apretado, lo que había que demostrar con hechos tangibles?

El primer acercamiento, fue en el cine, cuando el se pajeaba a vista de todos, por mi edad y rasgos me dio la pasada, nos encaminamos a la sala, y me dispuse a chupar ese pico con demasiada energía y lamí sus cocos sudados, no me importó, todo iba bien, hasta que el me tomo de los hombros, me indico que me pusiera de pié, me besó como si me amara, me giro con fuerzas, me bajo el jeans y el slip, se agacho y metió toda su lengua entre mis nalgas, y me lamió el hoyo; era todo tan delicioso; el Chino, bruscamente me gira y me chanta con fuerza el pico, y sin forro, el dolor fue tan grande.
Que me mordí mi ropa para no gritar y transpiré como caballo de carrera, las piernas se me doblaron y el Chino, sacó su pico, que era duro como madero, se ensalivo los dedos y me masajeo el hoyo para calmar el dolor, me abrazó y besó el cuello y nos fuimos al baño, me ofreció disculpas sin antes ver, que no estuviera sangrando.
Le dije: no es tu culpa ni la mía, yo no te advertí de mi poca experiencia y la calentura hizo lo suyo? salimos del cine, me invitó una bebida, me contó de su vida, yo nada de la mía.

Al despedirnos, me preguntó si iría a un motel con el, y le respondí que si?el era un hombre caliente, dotado y joven.
Lo demás no me importaba

Pasaron 3 o 4 días y me llamó y acordamos juntarnos cerca del parque Ohiggins; y llegó aquel día, chino venía con ropa nueva, extra limpia y perfumada y además me regaló una agenda my bonita y nos fuimos al motel.

Nos besamos, con la calentura a 1000 %, le chupé el pico y trataba de echarme los 21 cms a mi boca, lamí sus enormes cocos y besaba eso pendejos negros.
el hacia lo suyo me lamió el hoyo, a mas no poder, hicimos un 69, y Chino, saco de su mochila un gel, lo aplicó en mi hoyo un poco en su pichula y de a poco lo metía y sacaba.
yo sudaba entero, hasta que pasado unos 10 minutos pudo metérmelo todo, y estando con pies al hombro, el Chino después de 15 minutos acabó y sentí sus mocos.
El me pajeo 10 segundos y acabé en su abdomen.


Las citas en el motel, se sucedieron 2 veces por semana durante 1 mes, y cada vez Chino me culiaba mas rico, el cuando me tenia desnudo me decía ?Blanquito déjeme darle pichula y moco? y yo capté y le pedía ?Chino culeame, moqueame, dame picoooo? pasaron 3 meses y yo me sentía enamorado de Chino, pero tenerlo 2 veces por semana, disfrutar de es pichula de 21 cms de sus mocos espesos, abundantes que a esa altura ya me había tragado muchas veces.
Todo eso terminaría de súbito?

Al encontrarnos una noche en el centro, y camino a un motel, pasamos por el parque forestal, ya pasado la media noche y en invierno, y con muy poca gente, nos besamos, y literalmente atracamos.
y un costado del bellas artes, me bajó el pantalón y me metió el pico, ¡media hora y no acabó! Llegamos al motel, no se acostó, se empeloto y sentó en una silla y me pidió que me sentara en el pico; me culió asi, luego en la cama, en el suelo, en cuatro, pasó 1 hora y nada de moco, y el con el pico mas duro que nunca.


Nos bañamos y salimos? 1 mes pasó y ningún llamado, el no tenía teléfono, o sea no podía ubicarlo.
hasta que una tarde, me lo encuentro en plaza de armas, acompañado de un chico gay mas joven que yo.
pero igual de blanco y afeminado.
Nos saludamos y me dice.
Flaco te presento a ?blanquito? el mismo apodo que había usado conmigo; el otro blanquito, me acerqué y le pregunté el oído ¿Qué pasó? Y me responde.
?Ya no tienes el encanto que me tanto me gusta? respondí, sigo siendo el mismo.
y el replica? la noche del parque y el motel, el pico te entró sin queja, y no pude tener fricción.


Nunca mas, lo vi y Chino jamás supo mi nombre ni menos dirección.
pero yo si sabia su nombre completo y hace muy poco, me acordé de el (por un pico grande que me comí) lo busque en facebook y está; casado con familia y todo.

Mas relatos porno

117996
54845
1122690
85958
39559
8204

Comentarios

blog comments powered by Disqus